Las ame­na­zas a la li­ber­tad de Fa­ce­book y Goo­gle.

Fortuna - - Su­ma­rio - Geor­ge So­ros

Vi­vi­mos un mo­men­to acia­go de la his­to­ria mun­dial. Las so­cie­da­des abier­tas es­tán en cri­sis y es­tán en as­cen­so di­ver­sas for­mas de dic­ta­du­ra y es­ta­do ma­fio­so, de las que la Ru­sia de Vla­di­mir Pu­tin es un ejem­plo. En Es­ta­dos Uni­dos, al pre­si­den­te Do­nald Trump le gus­ta­ría ins­ti­tuir una ver­sión pro­pia de un es­ta­do de ti­po ma­fio­so, p e ro no pue­de por­que l a Cons­ti­tu­ción, otras ins­ti­tu­cio­nes y una ac­ti­va so­cie­dad ci­vil no lo per­mi­ti­rán.

No só­lo es­tá en du­da la su­per­vi­ven­cia de la so­cie­dad abier­ta; tam­bién es­tá en jue­go la su­per­vi­ven­cia de la ci­vi­li­za­ción to­da. El as­cen­so de lí­de­res co­mo Kim Jong-un en Co­rea del Nor­te y Trump en Es­ta­dos Uni­dos tie­ne mu­cho que ver con es­to.

El au­ge de las gran­des pla­ta­for­mas de In­ter­net es­ta­dou­ni­den­ses y su con­duc­ta mo­no­pó­li­ca con­tri­bu­yen po­de­ro­sa­men­te a la im­po­ten­cia del go­bierno es­ta­dou­ni­den­se. Es­tas em­pre­sas han te­ni­do mu­chas ve­ces una ac­tua­ción in­no­va­do­ra y li­be­ra­do­ra. Pe­ro el cre­cien­te po­der de Fa­ce­book y Goo­gle las con­vir­tió en obs­tácu­los a la in­no­va­ción y cau­san­tes de una va­rie­dad de pro­ble­mas de los que ape­nas co­men­za­mos a dar­nos cuen­ta.

Las em­pre­sas ge­ne­ran ga­nan­cias ex­plo­tan­do su en­torno. Las mi­ne­ras y pe­tro­le­ras ex­plo­tan el en­torno fí­si­co; las pro­vee­do­ras de re­des so­cia­les ex­plo­tan el en­torno so­cial. Es­to es par­ti­cu­lar­men­te per­ver­so por­que es­tas em­pre­sas in­flu- yen so­bre la for­ma en que las per­so­nas pien­san y ac­túan sin que és­tas ni si­quie­ra se den cuen­ta. Es­to in­ter­fie­re con el fun­cio­na­mien­to de la de­mo­cra­cia y la in­te­gri­dad de las elec­cio­nes.

Co­mo las pla­ta­for­mas de In­ter­net son re­des, tie­nen ren­di­mien­to mar­gi­nal cre­cien­te, lo que ex­pli­ca su asom­bro­so cre­ci­mien­to. El efec­to red es al­go real­men­te iné­di­to y trans­for­ma­dor, pe­ro tam­bién es in­sos­te­ni­ble. A Fa­ce­book le lle­vó ocho años y me­dio al­can­zar mil mi­llo­nes de usua­rios, y la mi­tad de ese tiem­po su­mar otros mil mi­llo­nes. A es­te rit­mo, en me­nos de tres años Fa­ce­book se que­da­rá sin gen­te a la que con­ver­tir.

Fa­ce­book y Goo­gle con­tro­lan en la prác­ti­ca más de la mi­tad de to­dos los in­gre­sos por pu­bli­ci­dad di­gi­tal. Pa­ra man­te­ner la po­si­ción do­mi­nan­te, ne­ce­si­tan am­pliar sus re­des y au­men­tar la cuo­ta que re­ci­ben de la aten­ción de los usua­rios. En la ac­tua­li­dad, lo ha­cen dan­do a los usua­rios una pla­ta­for­ma con­ve­nien­te. Cuan­to más tiem­po pa­san es­tos en la pla­ta­for­ma, más va­lio­sos se vuel­ven pa­ra las em­pre­sas.

Ade­más, los pro­vee­do­res de con­te­ni­do no pue­den evi­tar el uso de las pla­ta­for­mas y de­ben acep­tar sin más sus con­di­cio­nes, con lo que con­tri­bu­yen a las ga­nan­cias de las em­pre­sas de re­des so­cia­les. De he­cho, la ex­cep­cio­nal ren­ta­bi­li­dad de es­tas em­pre­sas de­ri­va en gran par­te del he­cho de que no asu­men res­pon­sa­bi­li­dad (ni pa­gan) por el con­te­ni­do pre­sen­te en sus pla­ta­for­mas.

Fa­ce­book y Goo­gle con­tro­lan más de la mi­tad de to­dos los in­gre­sos por pu­bli­ci­dad di­gi­tal. Y los pro­vee­do­res de con­te­ni­do no pue­den evi­tar el uso de las pla­ta­for­mas.

Las em­pre­sas afir­man que lo úni­co que ha­cen es dis­tri­buir in­for­ma­ción. Pe­ro su ca­rác­ter de dis­tri­bui­do­res cua­si­mo­no­pó­li­cos las con­vier­te en ser­vi­cios pú­bli­cos, que de­be­rían es­tar su­je­tos a una re­gu­la­ción más es­tric­ta con el ob­je­ti­vo de pro­te­ger la com­pe­ten­cia, la in­no­va­ción y el ac­ce­so jus­to y abier­to.

Los ver­da­de­ros clien­tes de las em­pre­sas de re­des so­cia­les son quie­nes pa­gan por po­ner anun­cios en ellas. Pe­ro es­tá apa­re­cien­do de a po­co un nue­vo mo­de­lo de ne­go­cios, que se ba­sa no só­lo en la pu­bli­ci­dad sino tam­bién en la ven­ta di­rec­ta de pro­duc­tos y ser­vi­cios a los usua­rios. Las em­pre­sas ex­plo­tan los da­tos que con­tro­lan, ofre­cen ser­vi­cios com­bi­na­dos y usan la dis­cri­mi­na­ción de pre­cios pa­ra que­dar­se con una cuo­ta ma­yor de los be­ne­fi­cios, que de lo con­tra­rio de­be­rían com­par­tir con los con­su­mi­do­res. Es­to au­men­ta to­da­vía más la ren­ta­bi­li­dad de la em­pre­sa; pe­ro los ser­vi­cios com­bi­na­dos y la dis­cri­mi­na­ción de pre­cios re­du­cen la efi­cien­cia de la eco­no­mía de mer­ca­do.

Las em­pre­sas de re­des so­cia­les en­ga­ñan a los usua­rios ya que ma­ni­pu­lan su aten­ción, la re­di­ri­gen ha­cia sus ob­je­ti­vos co­mer­cia­les pro­pios y di­se­ñan de­li­be­ra­da­men­te los ser­vi­cios que ofre­cen pa­ra que sean adic­ti­vos. Es­to pue­de ser muy no­ci­vo, en par­ti­cu­lar pa­ra los ado­les­cen­tes.

Se ne­ce­si­ta mu­cho es­fuer­zo pa­ra afir­mar y de­fen­der aque­llo que John Stuart Mill lla­mó la li­ber­tad de pen­sa­mien­to. Es­to im­pli­ca con­se­cuen­cias po­lí­ti­cas de lar­go al­can­ce. Las per­so- nas que no tie­nen li­ber­tad de pen­sa­mien­to son fá­ci­les de ma­ni­pu­lar. Es­te pe­li­gro no es só­lo una ace­chan­za fu­tu­ra; ya tu­vo un pa­pel im­por­tan­te en la elec­ción pre­si­den­cial de 2016 en Es­ta­dos Uni­dos.

Los mo­no­po­lios de In­ter­net no tie­nen ni la vo­lun­tad ni el in­te­rés de pro­te­ger a la so­cie­dad de las con­se­cuen­cias de sus ac­cio­nes. Eso los con­vier­te en una ame­na­za pú­bli­ca; y es res­pon­sa­bi­li­dad de las au­to­ri­da­des re­gu­la­to­rias pro­te­ger a la so­cie­dad de ellos. En Es­ta­dos Uni­dos, di­chas au­to­ri­da­des no son su­fi­cien­te­men­te fuer­tes pa­ra opo­ner­se a la in­fluen­cia po­lí­ti­ca de los mo­no­po­lios. La UE es­tá en me­jor po­si­ción por­que no tie­ne me­ga­pla­ta­for­mas pro­pias.

La UE usa una de­fi­ni­ción de po­der mo­no­pó­li­co dis­tin­ta a la de Es­ta­dos Uni­dos. Mien­tras que las au­to­ri­da­des es­ta­dou­ni­den­ses apun­tan so­bre to­do a los mo­no­po­lios crea­dos me­dian­te ope­ra­cio­nes de ad­qui­si­ción, la le­gis­la­ción eu­ro­pea prohí­be el abu­so del po­der mo­no­pó­li­co sin im­por­tar có­mo se ha­ya con­se­gui­do. La pro­tec­ción de los da­tos y de la pri­va­ci­dad es mu­cho más fuer­te en Eu­ro­pa que en Es­ta­dos Uni­dos.

El en­fo­que eu­ro­peo tie­ne su prin­ci­pal ada­lid en la co­mi­sa­ria eu­ro­pea pa­ra la Com­pe­ten­cia, Mar­gret­he Ves­ta­ger. A la UE le lle­vó sie­te años for­mu­lar una acu­sa­ción con­tra Goo­gle, pe­ro su éxi­to ace­le­ró en gran me­di­da el pro­ce­so de ins­ti­tu­ción de nor­mas ade­cua­das. Ade­más, gra­cias a los es­fuer­zos de Ves­ta­ger, en Es­ta­dos Uni­dos se es­tá dan­do un cam­bio de ac­ti­tud ins­pi­ra­do por la vi­sión eu­ro­pea.

Tar­de o tem­prano se ter­mi­na­rá el do­mi­nio glo­bal de las em­pre­sas es­ta­dou­ni­den­ses de In­ter­net. La re­gu­la­ción y los im­pues­tos, los me­dios que pro­pug­na Ves­ta­ger, se­rán su rui­na.

La UE es­tá en me­jor po­si­ción que EE.UU. pa­ra opo­ner­se a la in­fluen­cia po­lí­ti­ca de esos mo­no­po­lios por­que no tie­ne me­ga­pla­tor­mas pro­pias.

Geor­ge So­ros*

MAR­GRET­HE VES­TA­GER. La co­mi­sa­ria eu­ro­pea, con­tra las prác­ti­cas mo­no­pó­li­cas de Goo­gle y otros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.