El gra­dua­lis­mo no con­ven­ce al mer­ca­do

La cla­ve es el pro­ble­ma de li­qui­dez del Go­bierno, que ten­dría que ba­jar el gas­to, pe­ro asegura que ha­cer­lo es im­po­si­ble. El con­se­jo: pa­sar to­do a dó­la­res has­ta que las ac­cio­nes ba­jen a un pre­cio atrac­ti­vo.

Fortuna - - Su­ma­rio - SAL­VA­DOR DI STÉ­FANO*

La cla­ve es el pro­ble­ma de li­qui­dez del Go­bierno, que ten­drá que ba­jar el gas­to, pe­ro asegura que ha­cer­lo es im­po­si­ble. El con­se­jo es do­la­ri­zar las car­te­ras has­ta que ba­jen las ac­cio­nes.

El mer­ca­do se di­vor­ció de los pe­sos y to­das las apues­tas se ha­cen al dó­lar. La Ar­gen­ti­na no tie­ne un pro­ble­ma de sol­ven­cia, no se vie­ne un 2001. Pe­ro, sí tie­ne un pro­ble­ma de li­qui­dez y por eso se eva­lúa ven­der ac­ti­vos pú­bli­cos –pri­va­ti­za­cio­nes– y re­abrir el blan­queo.

—¿Por qué de­cís que el gra­dua­lis­mo no con­ven­ce?

— Muy sen­ci­llo: las ac­cio­nes no mues­tran un mer­ca­do con gran vo­lu­men de ne­go­cios y los pre­cios rea­li­zan un re­co­rri­do la­te­ral, y la apa­tía in­va­de al mer­ca­do. En el mer­ca­do de bo­nos, la ta­sa de ries­go país si­gue sien­do muy ele­va­da; y le­jos de la ta­sa ries­go país de Brasil. Los agen­tes eco­nó­mi­cos com­pran dó­la­res an­te la incertidumbre y el Go­bierno tie­ne que sa­cri­fi­car re­ser­vas pa­ra con­te­ner la co­ti­za­ción. En re­su­men, lo que no con­ven­ce es el plan eco­nó­mi­co.

—¿Qué ves a fu­tu­ro?

— Una in­fla­ción del 23% anual. La se­quía es­tá ge­ne­ran­do es­ca­sez de pro­duc­tos pri­ma­rios, que, an­te una de­man­da cons­tan­te, ha­ce su­bir los pre­cios. La suba de ta­ri­fas em­pu­ja al ín­di­ce de pre­cios a la suba. La je­fa­tu­ra de Ga­bi­ne­te le or­deno al Ban­co Cen­tral que sol­ta­ra al dó­lar y en dos me­ses ge­ne­ró una in­fla­ción del 9,6% en los pre­cios ma­yo­ris­tas. Por es­tas tres ra­zo­nes, fa­lle­ció la me­ta del 15% anual; la es­tán ve­lan­do en el mi­nis­te­rio de Eco­no­mía.

—¿Qué pa­sa en el mun­do de las em­pre­sas?

— No pue­den tras­la­dar a pre­cios es­ta suba de cos­tos. Ya sean ta­ri­fas, ma­te­rias pri­mas y ti­po de cam­bio. Por en­de, las em­pre­sas pier­den ren­ta­bi­li­dad, y es­to da­rá co­mo re­sul­ta­do me­nos ga­nan­cias em­pre­sa­ria­les. Por eso, el ín­di­ce Mer­val es­tá de­jan­do trans­cu­rrir el tiem­po con co­ti­za­cio­nes re­pe­ti­das y es­ca­so vo­lu­men.

—¿Qué ha­rán las em­pre­sas? — Tra­ta­rán de ir tras­la­dan­do a pre­cios los ma­yo­res cos­tos pe­ro len­ta­men­te, es­pe­ran­do que lle­guen las pa­ri­ta­rias y los con­su­mi­do­res ten­gan más di­ne­ro en el bol­si­llo. Aco­da­te que se­gui­re­mos en el es­ce­na­rio pre­cios 2018 y sa­la­rios 2017 has­ta ma­yo por lo me­nos.

—¿Hay que pa­sar las Pas­cuas?

— Te di­ría el Mun­dial; has­ta ju­lio no sa­bre­mos có­mo que­da­mos pa­ra­dos. Ojo que la se­quía es muy gra­ve y que no in­gre­sa­rán los dó­la­res que el Go­bierno es­pe­ra­ba por la co­se­cha.

—¿Qué pue­de pa­sar des­pués del Mun­dial?

— Ve­mos un es­ce­na­rio com­ple­jo pa­ra el Go­bierno. Con los da­tos ac­tua­les, la eco­no­mía no arran­ca; el cre­ci­mien­to es­ti­ma­do pa­ra 2018 se­ría me­nor al 2% anual. La co­se­cha de so­ja, de 57 mi­llo­nes pa­sa­ría a 40 mi­llo­nes de to­ne­la­das; en el ca­so de maíz, de 43 a 32 mi­llo­nes de to­ne­la­das. Es­te efec­to po­bre­za lo sen­ti­rá to­do el país.

—El Go­bierno, ¿ten­drá pro­ble­mas pa­ra pa­gar la deu­da?

— No creo, al Go­bierno le fal­ta po­co di­ne­ro pa­ra cu­brir las ne­ce­si­da­des fi­nan­cie­ras de 2018. In­clu­si­ve, le pue­de so­brar si le pi­de un cré­di­to al Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal, pe­ro no sa­be­mos si se ani­ma­ra a di­cha me­di­da. Un cré­di­to del FMI es a una ta­sa del 4,5% anual; to­mar di­ne­ro en el mer­ca­do cues­ta mu­cho más del 6% anual. No to­mar­lo es un pe­ca­do.

—¿El dé­fi­cit fis­cal?

— Pa­ra no­so­tros, no cie­rra: ha­bría que ba­jar el dé­fi­cit de­ma­sia­do y, se­gún nues­tras pro­yec­cio­nes, no hay chan­ces sal­vo que ba­jen en el gas­to de ca­pi­tal (a fe­bre­ro ca­yó el 18% anual), lle­ven ade­lan­te al­gu­nas pri­va­ti­za­cio­nes (ade­más de la mega ven­ta de tie­rras que es­tán rea­li­zan­do) o bien, re­abran el blan­queo en el se­gun­do se­mes­tre.

—Mu­cho diag­nós­ti­co, pe­ro ¿qué ha­ce­mos?

— Es­ta­mos en un es­ce­na­rio de bie­nes es­ca­sos ver­sus bie­nes abun­dan­tes. El dó­lar es cla­ra­men­te un

Veo una in­fla­ción del 23% anual. La se­quía genera es­ca­sez de pro­duc­tos pri­ma­rios, que ha­ce su­bir los pre­cios.

bien es­ca­so; por en­de, com­prar dó­la­res no es­ta­ría na­da mal. Las re­ser­vas lí­qui­das y dis­po­ni­ble son de u$s 62.000 mi­llo­nes. Los pe­sos son, por el con­tra­rio, un bien abun­dan­te: la ba­se mo­ne­ta­ria es de $ 1.076.000 mi­llo­nes y el en­deu­da­mien­to del Ban­co Cen­tral es de $ 1.289.000 mi­llo­nes; en­tre am­bos va­lo­res, lle­va­dos a dó­la­res, su­ma­mos u$s 117.079 mi­llo­nes.

—Es­tá cla­ri­to: guar­do dó­la­res y me des­pren­do de los pe­sos.

— Co­rrec­to, nos va­mos en­ten­dien­do.

—Va­mos a un es­ce­na­rio co­mo el año 2001.

— En ab­so­lu­to, la Ar­gen­ti­na no tie­ne hoy un pro­ble­ma de sol­ven­cia. La deu­da ex­ter­na del Go­bierno co­mo por­cen­ta­je del PBI es muy baja: ape­nas del 21,7% so­bre PBI. Im­po­si­ble te­ner un pro­ble­ma co­mo el del año 2001.

—¿No te­ne­mos pro­ble­mas? — Sí que los te­ne­mos, pe­ro de li­qui­dez. El pa­go de in­tere­ses de la deu­da equi­va­le al 10% de los in­gre­sos fis­ca­les. El dé­fi­cit equi­va­le al 20% de los in­gre­sos fis­ca­les. Te­ne­mos se­ve­ros pro­ble­mas de li­qui­dez; por eso el mer­ca­do com­pra dó­la­res y no se que­da en pe­sos. Una for­ma de so­lu­cio­nar­lo es de­va­luar y li­cuar el gas­to pú­bli­co, es­ta­fan­do a los te­ne­do­res de pe­sos.

—Es lo que es­tá pa­san­do.

— El es­ce­na­rio es com­ple­jo. Si de­jas el dó­lar ba­jo, te pe­gan en los me­dios por­que le ha­ces ha­cer ne­go­cio a los que ven­den dó­la­res y se po­si­cio­nan en pe­sos a ta­sas al­tas. Si de­va­lúas, ma­tas a los que in­vir­tie­ron en pe­sos. La so­lu­ción es ba­jar el gas­to pú­bli­co, pe­ro eso es co­mo la can­ción de Se­rrat: “Eso no se di­ce, eso no se ha­ce, eso no se to­ca”.

—Dos pre­gun­tas: ¿has­ta dón­de su­be el dó­lar? y ¿en qué in­vier­to?

— El dó­lar a fin de año lo ve­re­mos en­tre $ 23,00 y $ 23,50. La ta­sa en dó­la­res a un año es del 3,5% anual; a 5 años, del 5,4% anual; a10 años, del 6,8% anual; a 15 años, del 7,3% anual; y a 100, años del 8,0% anual. Te­nés pa­ra to­dos los pla­zos; ma­ri­dá la car­te­ra que más te gus­te, pe­ro pá­sa­te a dó­la­res; te lo ven­go can­tan­do des­de di­ciem­bre: se ter­mi­nó el amor con el pe­so, es­ta­mos di­vor­cia­dos. To­do a dó­la­res has­ta que las ac­cio­nes ba­jen y se pon­gan a pre­cios atrac­ti­vos.

Te­ne­mos pro­ble­mas de li­qui­dez: por eso, el mer­ca­do com­pra dó­la­res y no se que­da en pe­sos. El es­ce­na­rio es muy com­ple­jo.

SE­QUíA. Un pai­sa­je cons­tan­te en el pri­mer tri­mes­tre en el in­te­rior del país: cie­lo des­pe­ja­do, au­sen­cia de llu­vias y cul­ti­vos arra­sa­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.