Eduar­do Ba­bor “La obe­si­dad es la ma­dre de otras en­fer­me­da­des”

El es­pe­cia­lis­ta en ci­ru­gía ba­riá­tri­ca re­ve­la por qué Argentina es uno de los tres paí­ses que ha tri­pli­ca­do su ta­sa de obe­si­dad. “El 60% de la po­bla­ción tie­ne so­bre­pe­so”, ase­gu­ra. Cau­sas y con­se­cuen­cias de una epi­de­mia.

Fortuna - - Sumario - GUS­TA­VO GAR­CíA

El es­pe­cia­lis­ta en ci­ru­gía ba­riá­tri­ca re­ve­la por qué Argentina es uno de los tres paí­ses que ha tri­pli­ca­do su ta­sa de obe­si­dad. Cau­sas y con­se­cuen­cias de una epi­de­mia.

De sím­bo­lo aso­cia­do a lo sa­lu­da­ble a epi­de­mia; de preo­cu­pa­ción es­té­ti­ca a en­fer­me­dad cró­ni­ca. La obe­si­dad ha tran­si­ta­do una lar­ga pa­rá­bo­la hasta con­ver­tir­se en una do­len­cia que no só­lo con­di­cio­na la vi­da del pa­cien­te, sino que im­pac­ta de ma­ne­ra di­rec­ta so­bre la sustentabilidad del sis­te­ma de sa­lud pú­bli­co y pri­va­do.

Las es­ta­dís­ti­cas abru­man. En las úl­ti­mas tres dé­ca­das la Argentina ha tri­pli­ca­do su ta­sa de obe­si­dad. El 60% de la po­bla­ción tie­ne so­bre­pe­so y el 27% es obe­so. “Así no hay sis­te­ma que aguan­te”, des­ta­ca el doc­tor Eduar­do Ba­bor, es­pe­cia­lis­ta en ci­ru­gía ba­riá­tri­ca y ca­be­za de un equi­po mul­ti­dis­ci­pli­na­rio de tra­ta­mien­to de la en­fer­me­dad.

FOR­TU­NA: ¿La obe­si­dad es­tá re­co­no­ci­da co­mo una en­fer­me­dad en la Argentina?

BA­BOR: La obe­si­dad vie­ne sien­do tra­ta­da des­de ha­ce más de 40 años, pe­ro co­bra au­ge en los ’90 con el ad­ve­ni­mien­to de la téc­ni­ca de ci­ru­gía la­pa­ros­có­pi­ca. Acá se le da lu­gar co­mo en­fer­me­dad en 2008 cuan­do se san­cio­na la Ley de Obe­si­dad, don­de es­tán abar­ca­dos los tra­ta­mien­tos mé­di­cos y qui­rúr­gi­cos. Hasta ese en­ton­ces la obe­si­dad, des­de el lado pro­fe­sio­nal y tam­bién des­de la so­cie­dad, era un pro­ble­ma es­té­ti­co.

FOR­TU­NA: ¿Acom­pa­ña­mos la tendencia mun­dial o la en­fer-

me­dad em­pe­zó a ser un ver­da­de­ro pro­ble­ma en nues­tro país?

BA­BOR: Argentina, Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­dá son los tres paí­ses que han du­pli­ca­do y tri­pli­ca­do su ta­sa de obe­si­dad en los úl­ti­mos trein­ta años. En Amé­ri­ca la­ti­na li­de­ra­mos có­mo­dos la ta­sa de obe­si­dad. El 60% de la po­bla­ción tie­ne so­bre­pe­so y el 27% tie­ne obe­si­dad mór­bi­da en sus dis­tin­tos gra­dos. Eso dio lu­gar al re­co­no­ci­mien­to de las en­fer­me­da­des que vie­nen co­mo con­se­cuen­cia de la obe­si­dad. Po­dría­mos de­cir que es la ma­dre de mu­chas otras en­fer­me­da­des.

FOR­TU­NA: ¿Por qué avan­za la obe­si­dad en el mun­do?

BA­BOR: Es una en­fer­me­dad mul­ti­fac­to­rial por­que tie­ne un ori­gen ge­né­ti­co, uno so­cial y otro eco­nó- mi­co. Así co­mo el pro­gre­so trae mu­chos be­ne­fi­cios, tam­bién trae mu­chas con­tras. Ha­ce 40 años los chi­cos ju­ga­ban en la ca­lle, ca­mi­ná­ba­mos ha­cia el tra­ba­jo, pa­ra cam­biar el ca­nal del te­le­vi­sor ha­bía que le­van­tar­se. La tec­no­lo­gía nos lle­vó ha­cia el se­den­ta­ris­mo. Los chi­cos es­tán en­ce­rra­dos con la compu­tado­ra, tam­bién co­mo par­te de un cam­bio so­cial vin­cu­la­do a la in­se­gu­ri­dad. A es­to hay que su­mar­le la in­dus­tria­li­za­ción de los ali­men­tos. An­tes la mu­jer co­mo ama de ca­sa co­ci­na­ba ali­men­tos sa­lu­da­bles, pe­ro su in­cor­po­ra­ción al área la­bo­ral hi­zo que se per­die­ra la co­men­sa­li­dad fa­mi­liar. Hoy ocu­pan otro rol y la co­ci­na es re­em­pla­za­da por to­do lo rá­pi­do.

FOR­TU­NA: ¿Cuán­do se de­tec­ta es­ta es­ca­la­da en la obe­si­dad?

BA­BOR: En los úl­ti­mos 25 años se ha du­pli­ca­do y ca­si tri­pli­ca­do la ta­sa de obe­si­dad. Uno de ca­da tres chi­cos ya en­tra en el ran­go de la obe­si­dad. ¿A quién va di­ri­gi­da la pu­bli­ci­dad de los ali­men­tos hoy? A los chi­cos. Y to­dos esos ali­men­tos son procesados, ricos en gra­sas e hi­dra­tos de car­bono, más una se­rie de quí­mi­cos que ne­ce­si­tan pa­ra ser con­ser­va­dos por mu­cho tiempo. Ha cam­bia­do la for­ma de ali­men­ta­ción. La co­mi­da cha­ta­rra vino a so­lu­cio­nar mu­chos pro­ble­mas, pe­ro crea otros.

FOR­TU­NA: ¿Se es­tá pro­du­cien­do una to­ma de cons­cien­cia des­de la em­pre­sa?

BA­BOR: Se es­tá in­ten­tan­do, pe­ro hay que pe­lear con las gran­des em­pre­sas. En al­gún mo­men­to, cuan­do el doc­tor Al­ber­to Cor­mi­llot ocu­pó un car­go en el Mi­nis­te­rio de Sa­lud, intentó mo­di­fi­car es­to, pe­ro es una pe­lea de­sigual. ¿Có­mo se ha­ce pa­ra que una ga­seo­sa sea gra­va­da y cues­te 100 pe­sos?

FOR­TU­NA: ¿Cuál es el cos­to de la obe­si­dad pa­ra el sec­tor pú­bli­co y pa­ra el pri­va­do?

BA­BOR: La obe­si­dad tie­ne cos­tos di­rec­tos y cos­tos in­di­rec­tos. Es­to pa­ra to­do lo que son las em­pre­sas de sa­lud, pri­va­das o es­ta­ta­les. Co­mo con­se­cuen­cia de la obe­si­dad, el pa­cien­te tie­ne hi­per­ten­sión, diabetes o tan­tas otras do­len­cias. Si no tie­ne co­ber­tu­ra, el Es­ta­do se tie­ne que hacer car­go de dar­le la in­su­li­na y los an­ti­hi­per­ten­si­vos. Si tie­ne co­ber­tu­ra, irá por ese ca­nal. Eso tie­ne un cos­to di­rec­to, el pa­go de los in­su­mos. Los in­di­rec­tos son el tra­ta­mien­to de las po­ten­cia­les com­pli­ca­cio­nes de la obe­si­dad. Por ejem­plo, la obe­si­dad pue­de ge­ne­rar diabetes y el dia­bé­ti­co pue­de te­ner pro­ble­mas car­dio­vas­cu­la­res. To­do es­to es­tá es­ti­ma­do en ci­fras pa­ra un pa­ga­dor. Si uno tra­ta la en­fer­me­dad de ba­se, el aho­rro es una ci­fra si­de­ral.

FOR­TU­NA: ¿Es­to im­pli­ca edu­car al con­su­mi­dor?

BA­BOR: Se cal­cu­la que pa­ra el año 2025 ha­brá 2.300 mi­llo­nes de pa­cien­tes obe­sos. Con los dia­bé­ti­cos la pro­yec­ción es si­mi­lar. Los cos­tos son si­de­ra­les. Hay cos­tos pa­ra el Es­ta­do, pa­ra las em­pre­sas ase­gu­ra­do­ras de sa­lud, pa­ra el pa­cien­te que no pue­de tra­ba­jar y no lo­gra re­in­ser­tar­se en el mer­ca­do. El cos­to de un pa­cien­te ob­se­so es al­tí­si­mo en tra­ta­mien­to, con­sul­tas mé­di­cas, au­sen­tis­mo. Si se tra­ta la obe­si­dad, eso pa­re­ce que cues­ta mu­cha pla­ta des­de lo qui­rúr­gi­co, pe­ro al ca­bo de seis me­ses o un año el pa­ga­dor re­cu­pe­ra la inversión. La obe­si­dad es la ter­ce­ra cau­sa de muer­te de en­fer­me­da­des no trans­mi­si­bles.

FOR­TU­NA: ¿Qué per­fil tie­ne el pa­cien­te que lle­ga a la in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca?

BA­BOR: Cuan­do el pa­cien­te lle­ga a la in­ter­ven­ción es por­que ha ago­ta­do to­dos los me­dios. Es la úl­ti­ma ins­tan­cia. De­pen­de del gra­do de

“Cuan­do el pa­cien­te lle­ga a la in­ter­ven­ción es por­que ha ago­ta­do to­dos los me­dios”. “En Amé­ri­ca la­ti­na li­de­ra­mos có­mo­dos la ta­sa de obe­si­dad. La tec­no­lo­gía nos lle­vó ha­cia el se­den­ta­ris­mo”.

obe­si­dad. Hay pa­cien­tes que son obe­sos des­de la in­fan­cia y pe­sa­ban 70 ki­los a los 10 años. Del por­cen­ta­je to­tal de pa­cien­tes obe­sos, só­lo el 10% lo­gra ba­jar to­do el ex­ce­so de pe­so y man­te­ner­lo en el tiempo. El pro­ble­ma no es ba­jar­lo sino man­te­ner­lo. En­ton­ces hay un 90% de po­si­bi­li­da­des de fra­ca­so. El pa­cien­te tie­ne que sa­ber que debe cam­biar de há­bi­tos, que no ha­rá más die­ta sino que co­me­rá menos. La ci­ru­gía es una herramienta. Es men­ti­ra que lue­go tie­nen que co­mer pa­pi­lla to­da la vi­da. Pa­ra que la ci­ru­gía ten­ga éxi­to la con­di­ción es que el ci­ru­jano ten­ga un equi­po mul­ti­dis­ci­pli­na­rio que lo acom­pa­ñe. Hay un an­tes y un des­pués. El an­tes es la pre­pa­ra­ción del pa­cien­te por par­te de un equi­po mul­ti­dis­ci­pli­na­rio don­de hay una tría­da: nu­tri­ción, psi­co­lo­gía y clí­ni­ca mé­di­ca. De­ben des­cen­der en­tre un 5% y 10% del ex­ce­so de pe­so an­tes de la ci­ru­gía pa­ra co­men­zar la re­edu­ca­ción y por­que ba­ja el ries­go qui­rúr­gi­co por ca­da ki­lo.

FOR­TU­NA: ¿Cuán­to tiempo de­man­da to­do es­te pro­ce­so?

BA­BOR: Los pa­cien­tes pa­san en­tre tres y seis me­ses en que com­pren­den ha­cia dón­de van y se pre­pa­ran. Lue­go hay ca­sos es­pe­cia­les, por ejem­plo un pa­cien­te de más de 200 ki­los tal vez ne­ce­si­te un año. El ap­to lo da el equi­po mul­ti­dis­ci­pli­na­rio. El pa­cien­te ope­ra­do co­mien­za con die­ta lí­qui­da, pa­pi­lla, lue­go mas­ti­ca, al ter­cer mes in­cor­po­ra ali­men­tos y lo acom­pa­ña con su­ple­men­tos vi­ta­mí­ni­cos. Acá vie­nen pa­cien­tes que to­man 24 com­pri­mi­dos dia­rios y que gas­tan una for­tu­na en esa me­di­ca­ción. Esos com­pri­mi­dos tie­nen un cos­to di­rec­to pa­ra el pa­cien­te y pa­ra la obra so­cial. Eso se cam­bia por cal­cio, dos in­yec­cio­nes de hie­rro y al­gún otro com­ple­men­to de vi­ta­mi­na C. Si se ha­cen las cuen­tas, re­du­cen el 85% del gasto.

FOR­TU­NA: ¿Las em­pre­sas de

“La obe­si­dad es una en­fer­me­dad mul­ti­fac­to­rial por­que tie­ne un ori­gen ge­né­ti­co, uno so­cial y otro eco­nó­mi­co”.

“El pa­cien­te tie­ne que sa­ber que debe cam­biar los há­bi­tos y que co­me­rá menos”.

me­di­ci­na pre­pa­ga con­tem­plan la co­ber­tu­ra de la ci­ru­gía ba­riá­tri­ca?

BA­BOR: Una de las di­fi­cul­ta­des que se tie­ne es que la Ley de Obe­si­dad po­ne una se­rie de pa­rá­me­tros pa­ra que el pa­cien­te se ope­re. Tie­ne que te­ner una obe­si­dad de más de cin­co años de evo­lu­ción, tie­ne que ha­ber fra­ca­sa­do en tra­ta­mien­tos pre­vios, el ín­di­ce de ma­sa cor­po­ral debe ser de 35 (el pe­so del pa­cien­te di­vi­di­do por la al­tu­ra al cua­dra­do). En la ta­bla, por de­ba­jo de 22 es des­nu­tri­ción, en­tre 23 y 28 es sa­lu­da­ble; a par­tir de 30 es obe­si­dad ti­po 1. Las ge­ren­cia­do­ras y las pre­pa­gas se ba­san en esa ley. Si me pon­go del lado de una em­pre­sa de sa­lud, se abre la puer­ta y la em­pre­sa se fun­de. Es­to es una epi­de­mia. El ad­mi­nis­tra­dor tie­ne que ad­mi­nis­trar al pa­cien­te obe­so, al he­pá­ti­co, al dia­bé­ti­co… La ley es am­bi­gua y hoy se ope­ran pa­cien­tes con menos de 35 de ma­sa cor­po­ral. La idea es con­sen­suar qué pa­cien­tes ope­rar y cuán­do. Así no hay sis­te­ma que aguan­te. La ley impone dos años de tra­ta­mien­to pre­vio, pe­ro a un dia­bé­ti­co de di­fí­cil ma­ne­jo no se lo pue­de hacer es­pe­rar tan­to. Se mez­cla lo eco­nó­mi­co con lo mé­di­co. La pre­gun­ta es qué ha­ce­mos mien­tras tan­to.

FOR­TU­NA: ¿Se pue­de ha­blar de cu­ra­ción en la obe­si­dad?

BA­BOR: Es una en­fer­me­dad cró­ni­ca. Y co­mo es de ori­gen mul­ti­fac­to­rial, uno de los pro­ble­mas es el as­pec­to psi­co­ló­gi­co. Y la co­mi­da es la dro­ga. El con­trol debe ser per­ma­nen­te por par­te del equi­po mul­ti­dis­ci­pli­na­rio.

FOR­TU­NA: ¿Es ele­va­do el cos­to de la ci­ru­gía ba­riá­tri­ca?

BA­BOR: La ci­ru­gía es ca­ra por­que se ne­ce­si­tan una se­rie de in­su­mos pa­ra dar se­gu­ri­dad. Esos in­su­mos son to­dos importados. Ope­ra­mos con pis­to­las que dis­pa­ran cier­tos car­tu­chos con clips. Cor­ta y de­ja su­tu­ra­do el te­ji­do. La pis­to­la des­car­ta­ble cues­ta $ 15.000 y los car­tu­chos tie­nen un cos­to de hasta $ 6.000, y se pue­den usar tal vez 8. Hay un gasto de in­su­mos im­por­tan­te. Si no se usan los in­su­mos de ca­li­dad co­rre pe­li­gro la in­te­gri­dad del pa­cien­te. Se ne­ce­si­ta ope­rar en un lu­gar con la com­ple­ji­dad ne­ce­sa­ria co­mo pa­ra re­sol­ver cual­quier con­tra­tiem­po. To­do eso hay que pa­gar­lo. A ve­ces ha­ce fal­ta equi­pa­mien­to es­pe­cial. Tu­ve un pa­cien­te cu­yo pe­rí­me­tro de cin­tu­ra era 1,70 me­tro y no en­tró en nin­gún to­mó­gra­fo. Des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co, al to­mó­gra­fo es­pe­cial al­guien lo tie­ne que com­prar. Co­mo tam­bién al­guien pa­ga la ca­mi­lla o la ca­ma más an­cha. Así se su­man cos­tos, tan­to pa­ra el Es­ta­do co­mo pa­ra las obras so­cia­les o las pre­pa­gas. En­ton­ces hay que bus­car el equi­li­brio. En un país po­bre co­mo la Argentina, es­to se vuel­ve muy di­fí­cil.

“Se cal­cu­la que pa­ra el año 2025 ha­brá 2.300 mi­llo­nes de pa­cien­tes obe­sos. Con los dia­bé­ti­cos, la pro­yec­ción es si­mi­lar”.

FOCO. Eduar­do Ba­bor li­de­ra un equi­po mul­ti­dis­ci­pli­na­rio pa­ra tra­tar la obe­si­dad. “La ci­ru­gía es una herramienta, hay un an­tes y un des­pués”, ex­pli­ca.

SA­LUD. La obe­si­dad es una en­fer­me­dad que ge­ne­ra un al­tí­si­mo cos­to pa­ra el Es­ta­do, las em­pre­sas de sa­lud, el pa­cien­te y el mer­ca­do. Los ma­los há­bi­tos ali­men­ti­cios y el se­den­ta­ris­mo la­bo­ral po­ten­cian las po­si­bi­li­da­des de caer en la obe­si­dad.

PRO­BLE­MA. Ba­bor se­ña­la que “acá vie­nen pa­cien­tes que to­man 24 com­pri­mi­dos dia­rios y que gas­tan una for­tu­na en esa me­di­ca­ción. Eso es un cos­to di­rec­to pa­ra él y pa­ra la obra so­cial”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.