Johan Nor­berg

Fortuna - - Sumario -

La glo­ba­liz­ción re­du­jo la po­bre­za co­mo nun­ca an­tes.

Por qué al­gu­nas per­so­nas son po­bres?” No ne­ce­si­ta­mos una ex­pli­ca­ción pa­ra la po­bre­za, por­que es el pun­to de par­ti­da pa­ra to­dos. La de­fi­ni­ción acep­ta­da de “po­bre­za” en un país co­mo Fran­cia era muy sim­ple: si al­guien po­día com­prar pan pa­ra so­bre­vi­vir un día más, no era po­bre. En tiem­pos di­fí­ci­les, los pue­blos es­ta­ban lle­nos de ejér­ci­tos de po­bres, ves­ti­dos con ha­ra­pos y men­di­gan­do al­go pa­ra co­mer.

Eu­ro­pa era un po­co más pri­vi­le­gia­da que otros con­ti­nen­tes, pe­ro en 1820 el PBI per cá­pi­ta de los paí­ses más ricos de Eu­ro­pa oc­ci­den­tal equi­va­lía a en­tre 1500 y 2000 dó­la­res (en dó­la­res de 1990, ajus­ta­do al po­der ad­qui­si­ti­vo), un PBI me­nor que el de Mozambique y Pa­kis­tán en la ac­tua­li­dad. In­clu­so si se hu­bie­ran dis­tri­bui­do equi­ta­ti­va­men­te to­dos los in­gre­sos (lo que sin du­da no se hi­zo), eso ha­bría sig­ni­fi­ca­do una vi­da de pri­va­ción ex­tre­ma pa­ra to­dos.

La in­di­gen­cia era un fe­nó­meno común. Según datos ofi­cia­les, en­tre el 10% y el 20% de la po­bla­ción eu­ro­pea y es­ta­dou­ni­den­se en­tra­ba en la ca­te­go­ría de in­di­gen­tes y va­ga­bun­dos. In­clu­so, a la po­bre­za se la con­si­de­ra­ba ne­ce­sa­ria, co­mo la única ma­ne­ra de in­cen­ti­var a las per­so­nas a tra­ba­jar ar­dua­men­te, y se creía que los sa­la­rios ba­jos eran la única for­ma de re­du­cir los cos­tos de pro­duc­ción pa­ra que un país si­guie­ra sien­do com­pe­ti­ti­vo.

Pe­ro, cuan­do en Eu­ro­pa es­ta­ba to­man­do vue­lo la Re­vo­lu­ción in­dus­trial, la nue­va aper­tu­ra a los ex­pe­ri­men­tos y apli­ca­cio­nes tec­no­ló­gi­cas de los des­cu­bri­mien­tos cien­tí­fi­cos me­jo­ró los mé­to­dos de pro­duc­ción que se ha­bían man­te­ni­do ca­si igua­les des­de ha­cía mil años. Se me­ca­ni­za­ron el hi­la­do y el te­ji­do, y la má­qui­na de va­por, y a me­di­da que la in­no­va­ción pro­du­cía au­men­tos sin pre­ce­den­tes en la pro­duc­ti­vi­dad, el va­lor de la pro­duc­ción de ca­da tra­ba­ja­dor au­men­ta­ba, al igual que sus in­gre­sos.

Karl Marx creía que el ca­pi­ta­lis­mo ha­ría a los ricos más ricos y a los po­bres más po­bres. Pa­ra que al­guien ga­na­ra, otro de­bía per­der en el mer­ca­do li­bre. La cla­se me­dia se con­ver­ti­ría en pro­le­ta­ria­do, y los pro­le­ta­rios mo­ri­rían de ham­bre. Pe­ro cuan­do Marx mu­rió en 1883, el in­glés promedio era tres ve­ces más ri­co de lo que ha­bía si­do cuan­do Marx na­ció, en 1818. Ha­cia 1900, en In­gla­te­rra ya se ha­bía re­du­ci­do la po­bre­za ex­tre­ma en tres cuar­tos, a al­re­de­dor del 10%.

La hu­ma­ni­dad no ha­bía ex­pe­ri­men­ta­do na­da pa­re­ci­do an­tes. Des­pués de mi­les de años en que nin­gún país ex­pe­ri­men­tó un cre­ci­mien­to sos­te­ni­do en el in­gre­so per cá­pi­ta, Oc­ci­den­te co­men­zó a cre­cer más de 1% per cá­pi­ta anual­men­te en­tre 1820 y 1870, ta­sa que au­men­tó a 1,6% de 1870 a 1913, y que vol­vió a as­cen­der des­pués de las dos gue­rras mundiales.

Des­de 1820, el PBI per cá­pi­ta en el mun­do oc­ci­den­tal ha au­men­ta­do más de quin­ce ve­ces. A prin­ci­pios de la dé­ca­da de 1900, la po­bre­za ex­tre­ma se ha­bía re­du­ci­do a al­re­de­dor del 10% al 20% en Eu­ro­pa oc­ci­den­tal y en Amé­ri­ca del Nor­te.

Johan Nor­berg* El pro­gre­so de las eco­no­mías asiá­ti­cas no tie­ne pre­ce­den­tes. Des­de 1950, el PBI per cá­pi­ta de la In­dia cre­ció 5 ve­ces; el de Ja­pón, 11 ve­ces, y el de Chi­na, ca­si 20 ve­ces.

El he­cho de que tra­ba­já­ba­mos más in­te­li­gen­te­men­te, con me­jor tec­no­lo­gía, tam­bién per­mi­tió re­du­cir las ho­ras de tra­ba­jo. La se­ma­na de tra­ba­jo promedio pa­ra los es­ta­dou­ni­den­ses se ha re­du­ci­do en vein­ti­cin­co ho­ras des­de 1860. A es­to se aña­de el he­cho de que tam­bién co­men­za­mos a tra­ba­jar más tar­de en la vi­da, nos ju­bi­la­mos más tem­prano y vi­vi­mos más tiempo des­pués de la jubilación.

Si con­si­de­rá­ra­mos las ho­ras de ocio ex­tra con el sa­la­rio promedio, el PBI per cá­pi­ta au­men­ta­ría cer­ca de un 120%. Es­te as­cen­so ca­si se com­ple­ta en la dé­ca­da de 1950 al erra­di­car la po­bre­za ex­tre­ma en ca­si to­dos los paí­ses de Eu­ro­pa oc­ci­den­tal. En ese mo­men­to, co­men­zó el se­gun­do gran as­cen­so, en Asia orien­tal, don­de paí­ses co­mo Ja­pón, Co­rea del Sur, Tai­wán, Hong Kong y Sin­ga­pur se in­te­gra­ron a la eco­no­mía mun­dial y de­mos­tra­ron al mun­do que el de­sa­rro­llo era po­si­ble. Y se ace­le­ró cuan­do los dos gi­gan­tes del mun­do, Chi­na y la In­dia, de­ci­die­ron co­men­zar a abrir sus eco­no­mías en 1979 y 1991, res­pec­ti­va­men­te.

El fac­tor cla­ve pa­ra el de­sa­rro­llo de Asia fue su in­te­gra­ción a la eco­no­mía glo­bal. Las me­jo­res tec­no­lo­gías del trans­por­te y las co­mu­ni­ca­cio­nes y la ma­yor aper­tu­ra al co­mer­cio y a las in­ver­sio­nes en los úl­ti­mos años han per­mi­ti­do que los paí­ses de in­gre­sos ba­jos y me­dia­nos pros­pe­ren. In­clu­so los paí­ses po­bres que abrie­ron sus eco­no­mías pu­die­ron en­con­trar un ni­cho en el mun­do del li­bre co­mer­cio me­dian­te la pro­duc­ción de bie­nes co­mo ro­pa, ju­gue­tes y pro­duc­tos de elec­tró­ni­ca.

El rá­pi­do au­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad tam­bién au­men­tó los sa­la­rios y me­jo­ró las con­di­cio­nes de tra­ba­jo. Can­tón se con­vir­tió en una po­ten­cia in­dus­trial y ex­por­ta­do­ra, e ins­pi­ró al res­to del país a ir en la mis­ma di­rec­ción. El re­sul­ta­do fue un cre­ci­mien­to asom­bro­so y una re­duc­ción de la po­bre­za. Apro­xi­ma­da­men­te nue­ve de ca­da diez chi­nos vi­vían en la po­bre­za ex­tre­ma en 1981, y hoy so­lo lo ha­ce uno de ca­da diez

Un estudio rea­li­za­do por el Ins­ti­tu­to Pe­ter­son in­ten­ta me­dir la de­sigual­dad en­tre to­dos los ciu­da­da­nos del mun­do. Su con­clu­sión es que la de­sigual­dad glo­bal de los in­gre­sos co­men­zó a dis­mi­nuir sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te a co­mien­zos del si­glo.

Vi­vi­mos en una épo­ca ex­cep­cio­nal. El mun­do ja­más ha vis­to una re­duc­ción tan mar­ca­da de la po­bre­za. En cier­to mo­do, la glo­ba­li­za­ción es más gran­de que la Re­vo­lu­ción in­dus­trial. Cuan­do el mun­do oc­ci­den­tal co­men­zó a in­dus­tria­li­zar­se, cer­ca del año 1800, éra­mos dos­cien­tos mi­llo­nes de per­so­nas y nos lle­vó cin­cuen­ta años du­pli­car el in­gre­so promedio. Chi­na y la In­dia han he­cho lo mis­mo, cin­co ve­ces más rá­pi­do, con diez ve­ces esa can­ti­dad de per­so­nas, así que po­dría­mos de­cir que la glo­ba­li­za­ción es cin­cuen­ta ve­ces más po­ten­te que la Re­vo­lu­ción In­dus­trial.

Es­te cam­bio gi­gan­tes­co, con la apa­ri­ción de una cla­se me­dia glo­bal, no so­lo cam­bia­rá los pa­tro­nes de con­su­mo, sino que tam­bién mo­di­fi­ca­rá nues­tros es­ti­los de vi­da y nues­tra pos­tu­ra res­pec­to de la vi­da y los de­más se­res hu­ma­nos. Las per­so­nas con al­go pre­cio­so que per­der –una lar­ga y bue­na vi­da por de­lan­te– no es­tán tan dis­pues­tas a apos­tar to­do por al­go tem­po­ral. Quie­nes creen en el fu­tu­ro tam­bién in­vier­ten más en él.

La glo­ba­li­za­ción es cin­cuen­ta ve­ces más po­ten­te que la Re­vo­lu­ción In­dus­trial en la me­jo­ra de las con­di­cio­nes de vi­da con la emer­gen­cia de una cla­se me­dia glo­bal.

IN­DIA. Fue el úl­ti­mo gran país en abrir su eco­no­nía e in­te­grar­la al mun­do, en 1991.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.