Jor­ge Co­li­na

Fortuna - - Sumario - Jor­ge Co­li­na*

Pa­ra re­du­cir la po­bre­za hay que ba­jar más la in­fla­ción.

El IN­DEC in­for­mó que la po­bre­za es­tá ba­jan­do. Pa­ra ace­le­rar es­te pro­ce­so y ha­cer­lo sos­te­ni­ble hay que se­guir ba­jan­do la in­fla­ción.

Por eso, la prio­ri­dad de­be­ría ser ba­jar el gasto pu­bli­co eli­mi­nan­do pro­gra­mas na­cio­na­les que se su­per­po­nen con ro­les lo­ca­les y no se­guir de­mo­ran­do la re­for­ma pre­vi­sio­nal.

La ac­tua­li­za­ción del re­le­va­mien­to so­bre la in­ci­den­cia de la po­bre­za se­ña­la que en el 2° se­mes­tre del 2017 el 18% de los ho­ga­res y el 26% de la po­bla­ción de los 31 aglo­me­ra­dos ur­ba­nos más gran­des del país son po­bres. Es­to es, tie­nen in­gre­sos fa­mi­lia­res to­ta­les del or­den de los $11 mil men­sua­les, lo que les im­pi­de al­can­zar el va­lor de su Ca­nas­ta Bá­si­ca To­tal que se es­ti­mó en los $17 mil.

Los datos de po­bre­za del IN­DEC de­ben ser to­ma­dos to­da­vía con ex­tre­ma cau­te­la ya que hay in­di­cios de que sub­sis­ten de­fi­cien­cias en el re­le­va­mien­to de la in­for­ma­ción. Uno de ellos es que apro­xi­ma­da­men­te un 20% de ho­ga­res que in­te­gran la mues­tra no tie­ne re­gis­tra­dos el to­tal de sus in­gre­sos. De to­das for­mas, a ni­ve­les más agre­ga­dos la in­for­ma­ción au­men­ta en con­fia­bi­li­dad.

Da­do que la in­ci­den­cia de la po­bre­za es­tá muy aso­cia­da a los ni­ve­les de in­fla­ción, con la en­cues­ta de ho­ga­res del IN­DEC se pue­den tra­zar pa­ra el 2018 los si­guien­tes es­ce­na­rios:

s Si la in­fla­ción se mantiene en torno al 20% anual, la po­bre­za se va a ubi­car en 24%.

s Si la in­fla­ción ba­ja al 15% –me­ta del Go­bierno– la po­bre­za se re­du­ci­ría al 23% de la po­bla­ción.

s Si la in­fla­ción fue­ra del 5% anual –más a tono con la nor­ma­li­dad– la po­bre­za afec­ta­ría al 20% de la po­bla­ción.

Es­tos datos mues­tran que la me­ta de in­fla­ción adop­ta­da re­sul­ta muy mo­des­ta en tér­mi­nos de lo­gros so­cia­les. Su­po­nien­do que se cum­plie­ra con la me­ta de in­fla­ción fi­ja­da por el Go­bierno, la re­duc­ción de la po­bre­za se­ría ín­fi­ma. La ra­zón es que los au­men­tos de pre­cios si­guen sien­do muy al­tos lo que da­ña los pre­su­pues­tos fa­mi­lia­res, en es­pe­cial, los de la gen­te más hu­mil­de.

El otro pun­to re­le­van­te que mues­tran es­tas si­mu­la­cio­nes es que, aun lo­gran­do ta­sas de in­fla­ción cer­ca­nas al 5%, la po­bre­za se man­ten­dría al­ta. Es­to confirma que ba­jar sus­tan­cial­men­te la in­fla­ción es una con­di­ción ne­ce­sa­ria, pe­ro no su­fi­cien­te pa­ra mar­char ha­cia la me­ta de Po­bre­za Ce­ro.

Pa­ra que la re­duc­ción de la po­bre­za ob­ser­va­da en el se­gun­do se­mes­tre del año pa­sa­do no sea un fe­nó­meno efí­me­ro es ne­ce­sa­rio un ordenamiento de las cuen­tas públicas lo su­fi­cien­te­men­te pro­fun­do co­mo pa­ra dar­le sustentabilidad y ve­lo­ci­dad al pro­ce­so de re­duc­ción de la in­fla­ción.

Re­du­cien­do la in­fla­ción a ni­ve­les nor­ma­les (5%), se ha­ce más ex­plí­ci­to el desafío de re­du­cir la po­bre­za es­truc­tu­ral (20%). Pa­ra es­to, son las pro­vin­cias y los mu­ni­ci­pios los que de­ben asu­mir con efi­cien­cia la ges­tión de los sis­te­mas de edu­ca­ción y sa­lud pú­bli­ca, ur­ba­nis­mo, vi­vien­da, se­gu­ri­dad y asis­ten­cia so­cial ya que son sus res­pon­sa­bi­li­da­des.

Las pro­vin­cias y los mu­ni­ci­pios son quie­nes de­ben asu­mir la ges­tión de los sis­te­mas de edu­ca­ción y sa­lud pú­bli­ca, ur­ba­nis­mo, vi­vien­da, se­gu­ri­dad y asis­ten­cia so­cial. No, la Na­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.