Mar­tin Felds­tein

Fortuna - - Sumario -

La ver­da­de­ra ra­zón de los aran­ce­les de Trump.

Al igual que ca­si to­dos los eco­no­mis­tas y la ma­yo­ría de los ana­lis­tas po­lí­ti­cos, pre­fie­ro los aran­ce­les co­mer­cia­les ba­jos o, di­rec­ta­men­te, que no ha­ya aran­ce­les. ¿Có­mo se pue­de jus­ti­fi­car, en­ton­ces, la de­ci­sión del pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano, Do­nald Trump, de im­po­ner aran­ce­les sus­tan­cia­les a las im­por­ta­cio­nes de ace­ro y alu­mi­nio? Trump, sin du­da, ve po­ten­cia­les ré­di­tos po­lí­ti­cos en los dis­tri­tos que pro­du­cen ace­ro y alu­mi­nio, así co­mo en au­men­tar la pre­sión so­bre Ca­na­dá y México en tan­to su ad­mi­nis­tra­ción re­ne­go­cia el Tratado de Li­bre Co­mer­cio de Amé­ri­ca del Nor­te. La Unión Eu­ro­pea ha anun­cia­do pla­nes pa­ra to­mar represalias con­tra las ex­por­ta­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses, pe­ro al fi­nal la UE pue­de acep­tar re­du­cir los aran­ce­les ac­tua­les a los pro­duc­tos nor­te­ame­ri­ca­nos que ex­ce­den los aran­ce­les es­ta­dou­ni­den­ses a los pro­duc­tos eu­ro­peos.

Sin em­bar­go, el ver­da­de­ro ob­je­ti­vo de los aran­ce­les al ace­ro y al alu­mi­nio es Chi­na. Ha­ce años que el go­bierno chino vie­ne pro­me­tien­do re­du­cir la ca­pa­ci­dad en ex­ce­so de ace­ro, re­cor­tan­do así la pro­duc­ción ex­ce­den­te que se ven­de a Es­ta­dos Uni­dos a pre­cios sub­si­dia­dos.

Co­mo los aran­ce­les se es­tán apli­can­do según una cláu­su­la de la ley co­mer­cial de Es­ta­dos Uni­dos re­fe­ri­da a la se­gu­ri­dad na­cio­nal, y no por dum­ping o por in­cre­men­tos de las im­por­ta­cio­nes, se­rá po­si­ble exi­mir a las im­por­ta­cio­nes pro­ve­nien­tes de alia­dos mi­li­ta­res de la OTAN, así co­mo Ja­pón y Co­rea del Sur, cen­tran­do los aran­ce­les en Chi­na y evi­tan­do el ries­go de una gue­rra co­mer­cial más am­plia. La ad­mi­nis­tra­ción to­da­vía no ha di­cho si apli­ca­rá los aran­ce­les de es­ta ma­ne­ra, pe­ro, da­do que se es­tán in­tro­du­cien­do en un pe­río­do gra­dual, esa fo­ca­li­za­ción pa­re­ce ser el es­ce­na­rio más fac­ti­ble.

Pa­ra Es­ta­dos Uni­dos, la cues­tión co­mer­cial más im­por­tan­te con Chi­na tie­ne que ver con las trans­fe­ren­cias de tec­no­lo­gía, no con las ex­por­ta­cio­nes chi­nas de ace­ro y alu­mi­nio sub­si­dia­do. Si bien es­tos sub­si­dios afec­tan a los pro­duc­to­res es­ta­dou­ni­den­ses de ace­ro y alu­mi­nio, los ba­jos pre­cios re­sul­tan­tes tam­bién ayudan a las em­pre­sas es­ta­dou­ni­den­ses que uti­li­zan ace­ro y alu­mi­nio, así co­mo a los con­su­mi­do­res es­ta­dou­ni­den­ses que com­pran esos pro­duc­tos. Pe­ro Chi­na cla­ra­men­te afec­ta los in­tere­ses es­ta­dou­ni­den­ses cuan­do roba tec­no­lo­gía desa­rro­lla­da por em­pre­sas es­ta­dou­ni­den­ses a tra­vés de la exi­gen­cia de trans­fe­ren­cias de tec­no­lo­gías “vo­lun­ta­rias” pa­ra ac­ce­der al mer­ca­do chino.

En mi opi­nión, los ne­go­cia­do­res es­ta­dou­ni­den­ses uti­li­za­rán la ame­na­za de im­po­ner aran­ce­les a los pro­duc­to­res chi­nos co­mo una ma­ne­ra de per­sua­dir al go­bierno de Chi­na de aban­do­nar la po­lí­ti­ca de las trans­fe­ren­cias de tec­no­lo­gía “vo­lun­ta­rias”. Si eso su­ce­de, y las em­pre­sas es­ta­dou­ni­den­ses pue­den hacer ne­go­cios en Chi­na sin ver­se obli­ga­das a pa­gar un pre­cio com­pe­ti­ti­vo tan al­to, la ame­na­za de los aran­ce­les ha­brá si­do una herramienta muy exi­to­sa de po­lí­ti­ca co­mer­cial.

La cues­tión co­mer­cial más im­por­tan­te con Chi­na tie­ne que ver con las trans­fe­ren­cias de tec­no­lo­gía y no con las ex­por­ta­cio­nes sub­si­dia­das de ace­ro y alu­mi­nio.

Mar­tin Felds­tein*

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.