Dón­de in­ver­tir en tiem­pos de cau­te­la

Cuá­les son los me­jo­res ac­ti­vos pa­ra in­ver­tir en el cor­to y lar­go pla­zo, según el ries­go que es­té dis­pues­to a to­mar. Las ta­sas del Ban­co Cen­tral, la sa­li­da a la bol­sa de va­rias em­pre­sas y el mo­vi­mien­to del dó­lar.

Fortuna - - Sumario - CLAU­DIO ZU­CHO­VIC­KI* MA­NUEL OY­HAM­BU­RU*

Clau­dio Zu­cho­vic­ki y Ma­nuel Oy­ham­bu­ru ex­pli­can cuá­les son los me­jo­res ac­ti­vos pa­ra in­ve­tir en el cor­to y lar­go pla­zo, según el ries­go que se bus­que. Có­mo ana­li­zar las ta­sas del Ban­co Cen­tral, la sa­li­da a la Bol­sa de va­rias em­pre­sas y el mo­vi­mien­to del dó­lar.

An­te to­do que­re­mos ini­ciar es­ta no­ta pi­dién­do­le al lec­tor cier­to gra­do de cau­te­la al mo­men­to de ele­gir sus in­ver­sio­nes.

Jus­ti­fi­ca­mos el pe­di­do de cau­te­la des­ta­can­do al­gu­nos pun­tos que des­pier­tan en no­so­tros des­con­fian­za en re­la­ción a los pre­cios de los ac­ti­vos fi­nan­cie­ros en la ac­tua­li­dad.

Exis­te un re­la­to que tie­ne cier­ta ana­lo­gía con lo que per­ci­bi­mos que es­tá pa­san­do en el mun­do fi­nan­cie­ro.

Cuen­ta la historia que du­ran­te la Edad Me­dia los ta­ber­ne­ros es­pa­ño­les que acu­dían a la zo­na de La Man­cha pa­ra com­prar vi­nos lo pro­ba­ban siem­pre an­tes de ce­rrar el tra­to. Los bo­de­gue­ros, pa­ra co­lo­car al­gu­nos de sus peores ba­rri­les, ofre­cían al com­pra­dor un pla­to de sa­bro­so que­so man­che­go an­tes de que be­bie­ran, de tal for­ma que el fuer­te sa­bor de és­te ha­cía que el vino no fue­ra de­bi­da­men­te ca­ta­do. El vino con mal sa­bor no era de­tec­ta­do por el com­pra­dor por­que te­nía el pa­la­dar co­rrom­pi­do por el que­so. Así, se pa­ga­ba más por un vino ma­lo, que lue­go se­ría muy di­fí­cil de ven­der. De ahí vie­ne la ex­pre­sión “dár­se­la con que­so”.

Cree­mos que es­to sigue sien­do muy ha­bi­tual y es una de las má­xi­mas de la pu­bli­ci­dad: en­tre­te­ner­nos con otra co­sa pa­ra que com­pre­mos el pro­duc­to sin que real­men­te lle­gue­mos a co­no­cen bien lo que es­ta­mos com­pran­do.

Por des­gra­cia, es­to tam­bién ha si­do muy común en el mun­do fi­nan­cie­ro: re­ga­lo de via­jes y des­cuen­tos pa­ra que no nos pre­gun­te­mos por las con­di­cio­nes de la cuen­ta, ha­blar­nos de cuo­tas pa­ra es­con­der­nos el cos­to fi­nan­cie­ro to­tal, leer­nos rá­pi­do la le­tra pe­que­ña, que es la que tra­ta las cues­tio­nes más re­le­van­tes, y otras tan­tas co­sas a las que, la­men­ta­ble­men­te, los ar­gen­ti­nos es­ta­mos acos­tum­bra­dos. Cuá­les son los pun­tos que nos ha­cen du­dar so­bre si, tal co­mo en la historia con­ta­da, ¿no es­ta­re­mos co­mien­do un pla­to de sa­bro­so que­so man­che­go es­pa­ñol?

■ Que los paí­ses de­ban ca­da vez más di­ne­ro y, le­jos de ajus­tar­se, au­men­ten más sus dé­fi­cits fis­ca­les. Con po­co po­der po­lí­ti­co los go­bier­nos pro­me­ten más gasto pú­bli­co y ba­ja de im­pues­tos: EE.UU., Fran­cia, UK, Ru­sia y por­que no Bra­sil y Argentina. Pa­ra­do­ja­men­te ca­da vez con­si­guen

pla­ta más ba­ra­ta…eso nos ha­ce rui­do.

■ En­ten­de­mos que a los que no les con­vie­ne que suba la ta­sa es a los en­deu­da­dos, y es­tos son ca­sual­men­te los paí­ses cen­tra­les; por lo tan­to, ve­mos con­flic­to de in­tere­ses en­tre el cos­to real del di­ne­ro y el ries­go real que re­pre­sen­tan las eco­no­mías en­deu­da­das.

■ Que ha­ya re­cord de sa­li­da a Bol­sa de em­pre­sas nue­vas, don­de los due­ños ven­den, los fon­dos com­pran y los pre­cios se es­tan­can; nos ha­ce rui­do.

■ Sa­lió es­te mes a la Bol­sa de Nue­va York, Spo­tify . Va­le ya 20.000 mi­llo­nes de dó­la­res de ca­pi­ta­li­za­ción bursátil. Ra­ro, por­que pe­se a co­se­char una gran po­pu­la­ri­dad aún no ha con­se­gui­do ser ren­ta­ble.

■ Drop­box sa­le a bol­sa con un des­cuen­to del 30% res­pec­to a su va­lo­ra­ción pri­va­da en 2014. La tec­no­ló­gi­ca as­pi­ra a una va­lo­ra­ción de al­go más de 7.000 mi­llo­nes de dó­la­res. Ra­ro, por­que Drop­box por aho­ra es una em­pre­sa que pier­de pla­ta.

■ Por úl­ti­mo, y en lo es­tric­ta­men­te lo­cal, no sub­es­ti­ma­ría­mos la lec­tu­ra de per­cep­ción de más ries­go por par­te de los in­ver­so­res pa­ra con la Argentina. Por un lado, los gran­des ban­cos in­ter­na­cio­na­les nos elo­gian mu­cho, pe­ro pa­re­ce que es­tos me­ses es­tu­vie­ron ven­dien­do; es­to nos ha­ce mu­cho rui­do.

Re­cor­de­mos que Argentina aun tie­ne dé­fi­cit pri­ma­rio en sus cuen­tas públicas, el dé­fi­cit fis­cal to­tal no se ha re­du­ci­do por­que hu­bo que to­mar deu­da pa­ra fi­nan­ciar el ex­ce­so de gasto por so­bre los in­gre­sos, y eso hay que pa­gar­lo (in­tere­ses). Ade­más te­ne­mos un ele­va­do dé­fi­cit en la Cuen­ta Co­rrien­te.

PORTFOLIOS DE INVERSIóN. Rea­li­za­das es­tas acla­ra­cio­nes tra­ba­je­mos en la elec­ción de por­ta­fo­lios de inversión. Co­men­ce­mos por el prin­ci­pio… ¿Có­mo es­tán hoy las va­ria­bles

El Ti­po de Cam­bio Real Mul­ti­la­te­ral au­men­tó un 11% des­de di­ciem­bre. Es­ta­mos más ba­ra­tos que nues­tros so­cios co­mer­cia­les.

de la macroeconomía argentina cla­ves pa­ra el in­ver­sor?

El dó­lar minorista se ha es­ta­bi­li­za­do en el or­den de los $20,4 y lo más pro­ba­ble es que a par­tir de es­te va­lor se des­li­ce a un rit­mo si­mi­lar al que lo ha­ce la in­fla­ción, que en los pró­xi­mos 12 me­ses es­ta­ría en el or­den del 20%. En el Ban­co Cen­tral hay u$s62.000 mi­llo­nes de Re­ser­vas In­ter­na­cio­na­les que, de acuerdo a los úl­ti­mos co­mu­ni­ca­dos de Po­lí­ti­ca Mo­ne­ta­ria de la en­ti­dad -que pa­re­ce ha­ber to­ma­do una pos­tu­ra di­fe­ren­te en va­rios as­pec­tos a par­tir del 28 de di­ciem­bre, día en que se anun­ció el cam­bio de me­tas de in­fla­ción pa­ra los pró­xi­mos

tres años, in­clu­yen­do 2018- es­ta­rán dis­po­ni­bles pa­ra frenar cual­quier “di­ná­mi­cas dis­rup­ti­va” en el pre­cio del dó­lar…por lo tan­to, no ve­mos co­mo una bue­na al­ter­na­ti­va man­te­ner un por­cen­ta­je muy ele­va­do de la car­te­ra do­la­ri­za­da.

Es cier­to, la co­se­cha grue­sa an­du­vo muy mal, al­go se­rá com­pen­sa­do por suba de pre­cios pe­ro la se­quía com­pli­có al sec­tor que en­tre abril y ma­yo, con la ven­ta de es­ta co­se­cha (y sus sub­pro­duc­tos), apor­ta dó­la­res fres­cos a la eco­no­mía. Por lo menos es el sec­tor que más apor­ta a tra­vés de la Cuen­ta Co­rrien­te por­que por la Cuen­ta Financiera lle­gan dó­la­res co­mo con­se­cuen­cia del fi­nan­cia­mien­to del Te­so­ro: la to­ma de deu­da en el ex­te­rior. Sin em­bar­go, el mi­nis­tro de Fi­nan­zas, Luis Capu­to, ya se en­car­gó de cu­brir gran par­te de las ne­ce­si­da­des fi­nan­cie­ras del año to­man­do 9 mil mi­llo­nes de dó­la­res de deu­da en enero, an­ti­ci­pán­do­se a una po­ten­cial suba en las ta­sas de in­te­rés in­ter­na­cio­na­les. Ade­más, el mi­nis­tro men­cio­nó, en una gi­ra re­cien­te que reali­zó por Es­ta­dos Uni­dos en la que se reunió con re­pre­sen­tan­tes de fon­dos y ban­cos de inversión, que en lo que res­ta de 2018 no to­ma­ría más deu­da en el ex­te­rior; lo que fal­ta cu­brir de fi­nan­cia­mien­to se va a bus­car en el mer­ca­do lo­cal…En otras pa­la­bras: el in­gre­so de dó­la­res por es­ta vía no vol­ve­ría hasta 2019.

Pa­re­ce con­fu­so, menos dó­la­res por una ma­la co­se­cha, cul­pa de la se­quía, y menos dó­la­res por la cuen­ta financiera por­que el res­to de las ne­ce­si­da­des fi­nan­cie­ras se va a fi­nan­ciar en el mer­ca­do lo­cal; cul­pa de la Re­ser­va Fe­de­ral, y no­so­tros no su­ge­ri­mos do­la­ri­zar las car­te­ras en un ele­va­do por­cen­ta­je: ¿por qué? Por­que lo que ana­li­za­mos son ta­sas no va­lo­res ab­so­lu­tos, y no cree­mos que la ta­sa de de­pre­cia­ción del pe­so fren­te al dó­lar suba de aquí en más muy por en­ci­ma de la ta­sa de in­fla­ción, y menos que co­rra por arri­ba de la ac­tual ta­sa de in­te­rés en Pe­sos; por lo menos en el pró­xi-

Por los au­men­tos de ta­ri­fas pro­gra­ma­dos, la in­fla­ción más al­ta se va a dar hasta ju­lio. Des­de agos­to, em­pe­za­rá a des­cen­der.

mo año, que es el ho­ri­zon­te tem­po­ral de aná­li­sis al que nos en­fo­ca­mos en es­ta no­ta.

El Ti­po de Cam­bio Real Mul­ti­la­te­ral (TCRM), el que nos sir­ve pa­ra sa­ber si es­ta­mos ca­ros o ba­ra­tos en re­la­ción a otros paí­ses, au­men­tó un 11% des­de ini­cios de di­ciem­bre de 2017; es de­cir, so­mos un 11% más ba­ra­tos (o menos ca­ro) en dó­la­res en re­la­ción a nues­tros so­cios co­mer­cia­les; es­te fue el efec­to de la suba en el pre­cio del dó­lar que se dio en el pri­mer tri­mes­tre del año. Es cier­to, el TCRM aún se en­cuen­tra un 22% por de­ba­jo del promedio 1997-2018…es de­cir que es­ta­mos un 22% más ca­ros que nues­tros so­cios co­mer­cia­les si nos com­pa­ra­mos con el promedio de los úl­ti­mos 20 años. Es por es­to que la su­ge­ren­cia se­rá te­ner igual­men­te una par­te de la car­te­ra en ac­ti­vos do­la­ri­za­dos. Sea cual sea su per­fil de inversión, mien­tras ha­ya un ele­va­do dé­fi­cit fis­cal y no se re­suel­va el pro­ble­ma

Pa­ra los do­ce me­ses que vie­nen, ve­mos al dó­lar acom­pa­ñan­do la in­fla­ción, o qui­zá un pa­si­to por en­ci­ma.

in­fla­cio­na­rio, es acon­se­ja­ble que una par­te de la car­te­ra, aun­que sea me­nor, es­té do­la­ri­za­da.

Aho­ra nos fal­ta sa­ber cuál es la al­ter­na­ti­va que te­ne­mos a mano en lu­gar de ac­ti­vos en dó­la­res. Es­tas son, co­lo­car­se a ta­sa en Pe­sos o en Bo­nos que ajus­ten por in­fla­ción (BO­NOS CER).

La ta­sa en Pe­sos, considerando las LEBAC, ac­tual­men­te es­tá en el or­den del 26,5% no­mi­nal anual, pa­ra co­lo­car­se a 30 días, y 25,5% pa­ra co­lo­car­se a un pla­zo su­pe­rior a los 150 días. Co­mo con­se­cuen­cia del au­men­to de ta­ri­fas pro­gra­ma­do, la in­fla­ción más al­ta se va a dar hasta el mes de ju­lio y a par­tir de agos­to em­pe­za­rá a des­cen­der pau- la­ti­na­men­te. Por tal mo­ti­vo, en los pró­xi­mos me­ses el Ban­co Cen­tral ten­drá po­co mar­gen pa­ra ba­jar la ta­sa de in­te­rés en las su­bas­tas de LEBAC. Por es­to lo acon­se­ja­ble es co­lo­car­se en los pla­zos más cor­tos en los pró­xi­mos tres me­ses y co­men­zar a ex­ten­der di­chos pla­zos a par­tir de ju­lio.

Aho­ra vea­mos có­mo po­drían con­for­mar­se tres car­te­ras di­fe­ren­tes de acuerdo con tres per­fi­les di­fe­ren­tes de in­ver­sor: con­ser­va­dor, de ries­go mo­de­ra­do, y con cier­ta pro­pen­sión a to­mar ries­go.

CAR­TE­RA PA­RA UN PER­FIL CON­SER­VA­DOR. A pe­sar de que no se per­ci­be un dó­lar su­bien­do por arri­ba de la ta­sa de in­te­rés en Pe­sos, si se con­si­de­ra la ta­sa que se con­si­gue por las in­ver­sio­nes en dó­la­res con menos ries­go den­tro del mer­ca­do lo­cal, co­mo las Le­tras del Te­so­ro o los Bo­nos del Te­so­ro más cor­tos, que­da­ría­mos in­di­fe­ren­tes en­tre in­ver­tir en Pe­sos o en dó­la­res; es de­cir, el mer­ca­do es­ta­ría ar­bi­tra­do. Sin em­bar­go, que es­to real­men­te sea así ex post de­pen­de­rá de que la ta­sa de de­pre­cia­ción del Pe­so coin­ci­da con nues­tra pre­vi­sión. Por lo tan­to, un in­ver­sor con­ser­va­dor de­be­ría man­te­ner en­tre un 40% y 50% de su car­te­ra en Le­tras del Te­so­ro en dó­la­res (que a un año pa­gan una ta­sa del 3,55%), o Bo­nos cor­tos del Te­so­ro en dó­la­res, por ejem­plo, el AO20.

El res­to de su car­te­ra de in­ver­sio­nes po­dría co­lo­car­se en un Bono

co­mo el A2M2, que pa­ga una ta­sa fi­ja efec­ti­va anual del 21% o la evo­lu­ción del CER (in­fla­ción) más 4% no­mi­nal anual, lo que sea más al­to.

CAR­TE­RA PA­RA UN PER­FIL DE RIES­GO MO­DE­RA­DO. Pa­ra es­tos in­ver­so­res, que es­tán dis­pues­tos a to­mar al­go de ries­go, la par­ti­ci­pa­ción de ac­ti­vos en dó­la­res de­be­ría ser más ba­ja, en el or­den del 30% de la car­te­ra. En­tre los ac­ti­vos en dó­la­res, el Bono pa­ra es­ta car­te­ra se­ría el AY24.

Un 50% de la car­te­ra de­be­ría co­lo­car­se, e ir re­no­van­do, las LEBAC más cor­tas hasta el mes de ju­lio, pa­ra lue­go alar­gar pla­zos e ir al tra­mo me­dio de la cur­va de LEBAC (90 a 150 días). Tam­bién, más cer­ca del mes de ju­lio, po­dría op­tar­se por Le­tras del Te­so­ro en Pe­sos, de las cua­les ha­brá mu­cha emi­sión a lo lar­go de 2018.

La otra al­ter­na­ti­va pa­ra es­te 50% de la car­te­ra se­ría un Bono cor­to que ajus­te por in­fla­ción, co­mo el BONCER 2020 (TC20) o BONCER 2021 (TC21). Pa­ra no­so­tros, la ta­sa de in­fla­ción va a ir en des­cen­so y cree­mos que se com­pro­ba­rá que las ta­sas de in­te­rés reales son po­si­ti­vas, por lo tan­to con­si­de­ra­mos una me­jor al­ter­na­ti­va co­lo­car­se en ta­sa en Pe­sos; pe­ro cla­ra­men­te es­to que­da a cri­te­rio de la vi­sión de ca­da in­ver­sor. Si su ex­pec­ta­ti­va es que la in­fla­ción va a ser del 23% o su­pe­rior en los pró­xi­mos 12 me­ses, la me­jor op­ción son los BONCER.

El 20% res­tan­te de la car­te­ra po­dría orien­tar­se a ac­cio­nes: Em­pre­sas de sec­to­res ener­gía, ce­men­to, fi­nan­zas y te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes son las que más po­ten­cial tie­nen de acuerdo a nues­tra vi­sión.

CAR­TE­RA PA­RA IN­VER­SOR PRO­PEN­SO A TO­MAR AL­GO DE RIES­GO. La car­te­ra pa­ra un in­ver­sor que es­tá dis­pues­to a to­mar cier­to ries­go a cam­bio de ma­yor ren­di­mien­to po­ten­cial de­be­ría man­te­ner apro­xi­ma­da­men­te un 20% en ac­ti­vos en dó­la­res, pe­ro

en es­te ca­so los Bo­nos a in­cor­po­rar pa­ra man­te­ner es­te por­cen­ta­je se­rían más lar­gos; po­drían ser los Bo­nos Dis­count, tan­to en su ver­sión Ley Argentina (DICA) o Ley Nue­va York (DICY), o el BONO IN­TER­NA­CIO­NAL

2028 (A2E8) re­cien­te­men­te emi­ti­do.

Pa­ra aque­llos que te­man por la po­si­ble vo­la­ti­li­dad en las ta­sas de in­te­rés in­ter­na­cio­na­les pro­vo­ca­da por las de­ci­sio­nes de la Re­ser­va Fe­de­ral du­ran­te los pró­xi­mos me­ses, una com­bi­na­ción en­tre AY24 y el BONAR 2037 (AA37) po­dría ser otra al­ter­na­ti­va pa­ra cu­brir es­te 20% de la car­te­ra do­la­ri­za­da... con más por­cen­ta­je de AY24 que de AA37 pa­ra que los más te­men por una suba de ta­sas.

So­bre el 80% res­tan­te de la car­te­ra, la mi­tad ten­dría que po­si­cio­nar­se en Ac­cio­nes (40% del to­tal); nue­va­men­te, em­pre­sas de sec­to­res ener­gía, ce­men­to, fi­nan­zas y te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes son las que más po­ten­cial tie­nen de acuerdo a nues­tra vi­sión.

Nos que­da de­ter­mi­nar qué su­ge­ri­mos pa­ra el 40% res­tan­te… Otra vez apa­re­ce la ta­sa en Pe­sos: LEBAC más cor­tas hasta el mes de ju­lio, pa­ra lue­go alar­gar pla­zos e ir al tra­mo me­dio de la cur­va de LEBAC (90 a 150 días) o Le­tras del Te­so­ro en Pe­sos, de las cua­les ha­brá mu­cha emi­sión a lo lar­go de 2018. Aho­ra bien, si Ud. es un amante del ries­go, ubi­car una gran par­te de la por­ción de la car­te­ra de ac­cio­nes en em­pre­sas bra­si­le­ñas po­dría dejar re­tor­nos im­por­tan­tes… elec­cio­nes de por me­dio.

CONCLUYENDO. Pa­ra los do­ce me­ses que vie­nen ve­mos al dó­lar acom­pa­ñan­do la in­fla­ción o qui­zá un pa­si­to por en­ci­ma, pe­ro só­lo un pa­si­to. Una in­fla­ción que se­rá muy al­ta hasta ju­lio in­clu­si­ve, pe­ro irá des­cen­dien­do pau­la­ti­na­men­te, y en los pró­xi­mos do­ce me­ses estará en el or­den del 20%. Co­mo un Bono cor­to con ajus­te por CER (TC20) rin­de apro­xi­ma­da­men­te 3,85% anual y una Le­tra en dó­la­res rin­de 3,5%, cree­mos que las ta­sas ya es­tán ar­bi­tra­das con las ex­pec­ta­ti­vas. Sin em­bar­go, en ba­se a nues­tra vi­sión su­ge­ri­mos man­te­ner Bo­nos en dó­la­res an­tes que Bo­nos que ajus­ten por CER. Por eso, en to­das las car­te­ras pro­pu­si­mos al­gún por­cen­ta­je de Bo­nos en dó­la­res: AO20, AY24, DICA, DICY, A2E8, AA37. La elec­ción de qué Bo­nos de­pen­de de ca­da per­fil de in­ver­sor.

Por úl­ti­mo, con­si­de­ra­mos que el BCRA tie­ne muy po­co mar­gen pa­ra ba­jar la ta­sa, por lo menos hasta el mes de ju­lio; por es­to su­ge­ri­mos es­tar en LEBAC cor­tas hasta ju­lio pa­ra lue­go ir alar­gan­do los pla­zos de co­lo­ca­ción, ya sea en LEBAC o en Le­tras del Te­so­ro, las que pro­ba­ble­men­te co­mien­cen a te­ner un mer­ca­do se­cun­da­rio más ac­ti­vo.

Ter­mi­na­mos la no­ta co­mo la co­men­za­mos, pi­dien­do cier­ta cau­te­la; par­ti­cu­lar­men­te a los in­ver­so­res que es­tán dis­pues­tos a to­mar más ries­go. Cuan­do de­fi­na los ac­ti­vos que va a com­prar, re­cuer­de la historia de los bo­de­gue­ros es­pa­ño­les.

FI­NAN­ZAS PER­SO­NA­LES AL MAN­DO. El pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri es el ver­da­de­ro mi­nis­tro de Eco­no­mía. Ni­co­las Dujovne y Luis Capu­to son sus in­tér­pre­tes prin­ci­pa­les en Ha­cien­da y Fi­nan­zas.

TA­SAS. El BCRA, li­de­ra­do por Fe­de­ri­co Stur­ze­neg­ger, ba­jó la ta­sa de Le­bacs a 26,3% en la úl­ti­ma li­ci­ta­ción de abril.

TA­RI­FAS. El país to­da­vía tie­ne dé­fi­cit fis­cal en sus cuen­tas públicas, a pe­sar de los úl­ti­mos au­men­tos en las ta­ri­fas de los trans­por­tes pú­bli­cos y de los ser­vi­cios. Por otro lado, es­tos ajus­tes afec­tan el con­su­mo.

ME­SA DE TRA­BA­JO. Ni­co­lás Dujovne, Gus­ta­vo Lo­pe­te­gui, Mar­cos Pe­ña, Ma­rio Quin­ta­na, Luis Capu­to y Ro­ge­lio Fri­ge­rio for­man el equi­po más cer­cano al pre­si­den­te Ma­cri. Aba­jo, Spo­tify, una es­tre­lla du­do­sa.

PRO­TA­GO­NIS­TAS. Ma­cri, en la pre­sen­ta­ción de ByMA, el nue­vo mer­ca­do bursátil del país. Capu­to, en el Foro Empresarial, don­de ha­bló de la Argentina. Y Do­nald Trump, que al atacar Si­ria pro­du­jo un cim­bro­na­zo a ni­vel in­ter­na­cio­nal.

SEC­TO­RES. Pa­ra los in­ver­so­res mo­de­ra­dos, un 20% de su car­te­ra de­be­ría orien­tar­se a ac­cio­nes de em­pre­sas de sec­to­res co­mo ce­men­to, ener­gía, te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes y fi­nan­zas, que tie­nen mu­cho po­ten­cial.

EN LA MI­RA. La se­quía afec­ta­rá el re­sul­ta­do de la co­se­cha 2018. Por su par­te, el sec­tor de las tel­cos se per­fi­la co­mo uno de los más in­tere­san­tes pa­ra in­ve­tir en el cor­to pla­zo.

BOL­SA. Des­de el co­mien­zo de la ges­tión de Cam­bie­mos, las ac­cio­nes lo­ca­les han te­ni­do muy buen ren­di­mien­to.

VI­SI­TA. Lue­go de más de una dé­ca­da, la ti­tu­lar del FMI, Ch­ris­ti­ne La­gar­de, estuvo en Argentina y se reunió con el pre­si­den­te Ma­cri.

AL FREN­TE. Fe­de­ri­co Stur­ze­neg­ger y Ni­co­lás Dujovne en el mar­co de la pre­si­den­cia argentina del G-20.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.