La sustentabilidad, eje de to­do el ne­go­cio

Por qué se ha­bla aho­ra de Ges­tión Responsable Orien­ta­da a la Sustentabilidad (GROS). Los siete cam­bios, según Ale­jan­dro Ro­ca, di­rec­tor Eje­cu­ti­vo de IARSE. Qué es­tán ha­cien­do las em­pre­sas.

Fortuna - - Sumario -

Por qué se ha­bla aho­ra de Ges­tión Responsable Orien­ta­da a la Sustentabilidad (GROS). Los siete cam­bios, según Ale­jan­dro Ro­ca, di­rec­tor Eje­cu­ti­vo de IARSE. Qué es­tán ha­cien­do las em­pre­sas.

En el cons­tan­te de­ve­nir del mun­do de los ne­go­cios las com­pa­ñías han evo­lu­cio­na­do ha­cia una mo­da­li­dad ope­ra­ti­va abar­ca­do­ra y sis­té­mi­ca que les per­mi­te ga­nar en ren­ta­bi­li­dad y efi­cien­cia, al mis­mo tiempo que es­tre­chan sus la­zos con el me­dio am­bien­te y la co­mu­ni­dad que los ro­dea. Hay en to­do es­to una re­la­ción win-win.

De eso se tra­tó el úl­ti­mo Co­lo­quio or­ga­ni­za­do por la re­vis­ta For­tu­na, que ba­jo el tí­tu­lo de ‘Nue­vas ten­den­cias en la re­la­ción en­tre las em­pre­sas y sus co­mu­ni­da­des’ tu­vo

en Ale­jan­dro Ro­ca, di­rec­tor Eje­cu­ti­vo del Ins­ti­tu­to Ar­gen­tino de Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial Em­pre­sa­ria (Iarse), al prin­ci­pal ora­dor.

Mo­de­ra­do por Ce­fe­rino Rea­to, edi­tor eje­cu­ti­vo de For­tu­na, el en­cuen­tro dis­cu­rrió por los carriles de la teo­ría apli­ca­da y tu­vo en las ex­pe­rien­cias de los eje­cu­ti­vos pre-

sen­tes una bue­na mues­tra de lo que las com­pa­ñías rea­li­zan en el te­rreno de la vi­da co­ti­dia­na.

El uni­ver­so empresarial mu­ta a pa­sos agi­gan­ta­dos. “Ya no se ha­bla tan­to de RSE sino de res­pon­sa­bi­li­dad so­cial apli­ca­ble a cual­quier or­ga­ni­za­ción, no ne­ce­sa­ria­men­te em­pre­sa­ria, sino tam­bién a otras

co­mo universidades o sin­di­ca­tos”, ex­pli­có Ro­ca.

Y agre­gó: “Hay un cam­bio de ten­den­cias, lo cual in­vo­lu­cró un vi­ra­je de las ge­ren­cias tra­di­cio­na­les de RSE ha­cia ge­ren­cias de sustentabilidad. Las com­pa­ñías ele­va­ron es­te rol y le die­ron un lu­gar en la me­sa chi­ca de la to­ma de de­ci­sio­nes”.

Ro­ca tra­ji­na el país ha­cia to­dos los pun­tos car­di­na­les. El Iarse tie­ne 17 años de tra­yec­to­ria y cuen­ta co­mo clien­tes a 170 em­pre­sas, mu­chas de ellas ubi­ca­das en otros paí­ses de Amé­ri­ca la­ti­na.

“¿Cuán­tas for­mas de capital se ne­ce­si­tan en una or­ga­ni­za­ción efi­cien­te y creí­ble? La reali­dad es que fui­mos se­tea­dos pen­san­do en que el capital eco­nó­mi­co era el úni­co va­lio­so, pe­ro no es el úni­co. En to-

tal exis­ten cua­tro va­ria­bles que con­for­man el queha­cer empresarial”, de­ta­lló el ex­per­to.

Según el ma­nual, la ex­pe­rien­cia de la em­pre­sa es­tá di­vi­di­da en cua­tro va­ria­bles: capital eco­nó­mi­co, capital so­cial (per­so­nas que se or­ga­ni­zan pa­ra lo­grar un fin), capital am­bien­tal (to­do tie­ne un im­pac­to so­bre el am­bien­te), capital éti­co y capital cul­tu­ral.

Pe­ro la evo­lu­ción en es­te as­pec­to es no­ta­ble. Co­mo afir­mó Ro­ca, “se creía que si se apos­ta­ba por al­gu­na de ellas en par­ti­cu­lar, es­to iría en con­tra del capital eco­nó­mi­co, y eso es men­ti­ra”.

“¿Qué mi­de un ba­lan­ce en una em­pre­sa? Só­lo capital eco­nó­mi­co y fi­nan­cie­ro, pe­ro la em­pre­sa en su to­ta­li­dad es mu­cho más que eso –acla­ra. En RSE ha­bla­mos de ges­tión. Se tra­ta de las de­ci­sio­nes co­ti­dia­nas que se to­man den­tro de la or­ga­ni­za­ción, orien­ta­das a pro­du­cir un nue­vo ba­lan­ce cuá­dru­ple de crea­ción de va­lor, adon­de se con­tem­ple lo eco­nó­mi­co, pe­ro tam­bién lo éti­co, lo so­cial y lo am­bien­tal”.

En los al­bo­res de la Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial Em­pre­sa­ria la ac­ción di­rec­ta so­bre la co­mu­ni­dad era un clá­si­co, aún a ries­go de ofre­cer soluciones que la so­cie­dad no de-

man­da­ba ni re­co­no­cía co­mo pro­pias. Co­mo ex­pli­có Ro­ca, “no se tra­ta só­lo de la ac­tua­ción co­mu­ni­ta­ria que pue­de te­ner la com­pa­ñía a par­tir de di­ver­sas ac­cio­nes, sino de lle­var ade­lan­te una ver­da­de­ra ac­ción trans­ver­sal”.

Y agre­gó: “La RSE vie­ne a in­te­rro­gar de qué ma­ne­ra una em­pre­sa ga­na su di­ne­ro, que es a tra­vés de sus víncu­los con la so­cie­dad, de la éti­ca y la trans­pa­ren­cia. To­do a fa­vor de la en­ti­dad, pe­ro tam­bién de las per­so­nas, la so­cie­dad y el pla­ne­ta”.

“Exis­ten dos for­mas de crear va­lor: po­ten­ciar lo que ten­go o dis­mi­nuir mis pa­si­vos. ¿Por qué no hay per­so­nas en las em­pre­sas

des­ti­na­das a to­mar el pasivo éti­co, so­cial o am­bien­tal y trans­for­mar­lo en un ac­ti­vo?”

A ma­ne­ra de ejem­plo, Ro­ca se­ña­ló que tal vez exis­tan ope­ra­rios que no ter­mi­na­ron el se­cun­da­rio. “En­ton­ces se pue­de im­ple­men­tar un plan en ho­ra­rio la­bo­ral pa­ra que es­tu­dien y así trans­for­mar un pasivo en un ac­ti­vo. Se pue­de dar es­to en múl­ti­ples as­pec­tos”.

“No exis­te una fór­mu­la se­cre­ta que las em­pre­sas pue­dan apli­car de ma­ne­ra ge­ne­ral pa­ra ga­nar en sustentabilidad. Ca­da una tie­ne que crear su pro­pio plan es­tra­té­gi­co, de acuerdo al sec­tor al que per­te­ne­ce y a la so­cie­dad con la que es­tá vin­cu­la­da”, en­fa­ti­zó.

La evo­lu­ción es per­ma­nen­te, “por eso es que aho­ra no se ha­bla tan­to de RSE sino de va­lor to­tal, que son los cua­tro as­pec­tos que con­for­man la em­pre­sa. Hay que ha­blar en­ton­ces de Ges­tión Responsable Orien­ta­da a la Sustentabilidad (GROS). Se tra­ta de una brú­ju­la, un nor­te pa­ra ges­tio­nar ca­da vez más res­pon­sa­ble­men­te a una com­pa­ñía. No hay em­pre­sas en­te­ra­men­te sus­ten­ta­bles ni hay te­cho pa­ra avan­zar en es­to”.

Ro­ca re­sal­tó que “exis­te una lar- ga tra­di­ción fi­lan­tró­pi­ca por par­te de las em­pre­sas. Es­to es­tá bien, pe­ro no es lo me­jor que pue­de hacer la com­pa­ñía. Cuan­do se po­ne el foco en el tra­ba­jo co­mu­ni­ta­rio de ma­ne­ra ex­clu­si­va, se pier­de de vis­ta el cri­te­rio trans­ver­sal. La me­jor sustentabilidad se lo­gra a tra­vés de lo que se eje­cu­ta lo más cer­ca po­si-

ble de lo que sa­be­mos hacer”.

El gran desafío de la GROS es lle­gar a las py­mes, crea­do­ras del 90% del em­pleo. “Hay que in­vo­lu­crar tam­bién a los sec­to­res gu­ber­na­men­ta­les en es­ta ta­rea”, sub­ra­yó Ro­ca.

NUE­VAS TEN­DEN­CIAS. Ale­jan­dro Ro­ca des­cri­bió en su ex­po­si­ción que exis­ten siete ten­den­cias en lo que se ha da­do en lla­mar la Ges­tión Responsable Orien­ta­da a la Sustentabilidad (GROS).

s 1. Abor­dar los asun­tos ma­te­ria­les. Ca­da vez más com­pa­ñías lo ha­cen. Se tra­ta de la va­lo­ri­za­ción in­ter­na y ex­ter­na de los te­mas. Se ar­man cua­dran­tes de aná­li­sis des­de lo In­tere­san­te, Emer­gen­te, Sig­ni­fi­ca­ti­vo y lo crí­ti­co, que es el cua­dran­te desea­ble. “Se tra­ta de la pe­ri­fe­ria del ne­go­cio. La ma­te­ria­li­dad es la coin­ci­den­cia del ne­go­cio con los in­tere­ses de los sta­kehol­ders”, en­fa­ti­za.

s 2. De­man­da cre­cien­te de trans­pa­ren­cia. Ya no se tra­ta de al­go op­cio­nal, sino que es obli­ga­to­rio pa­ra la com­pa­ñía. Los con­su­mi­do­res de­man­dan otra co­sa y es ne­ce­sa­rio el ac­to de la co­mu­ni­ca­ción. “Los si­len­cios tam­bién co­mu­ni­can”, acla­ra. Exis­te un cam­bio de per­fil en los con­su­mi­do­res, que aho­ra va­lo­ran más la ho­nes­ti­dad, la res­pon­sa­bi­li­dad, el dar la ca­ra.

s 3. La sustentabilidad es ca­da vez menos vo­lun­ta­ria. Se pro­du­ce en la ac­tua­li­dad una exi­gen­cia de ren­di­ción de cuen­tas que pa­sa, en­tre otros pun­tos, por la tra­za­bi-

li­dad en los pro­duc­tos en di­ver­sos sec­to­res, so­bre to­do aque­llos que ex­por­tan, pe­ro tam­bién en lo so­cial y am­bien­tal.

4. Ini­cia­ti­vas de al­can­ce glo­bal. Exis­ten 17 ob­je­ti­vos de de­sa­rro­llo sus­ten­ta­ble. Por ejem­plo, que só­lo 8 per­so­nas con­cen­tren más ri­que­za que el res­to del mun­do no es al­go sus­ten­ta­ble. “El cam­bio cli­má­ti­co es re­co­no­ci­do co­mo la prin­ci­pal ame­na­za de la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria”, se­ña­la Ro­ca.

5. Me­di­ción y pla­ni­fi­ca­ción. To­do lo que no se mi­de y ges­tio­na fra­ca­sa. Es al­go im­pe­ra­ti­vo hoy en día.

6. Ca­pa­ci­ta­ción de cua­dros en la or­ga­ni­za­ción. Hay que mul­ti­pli­car la for­ma­ción. “Mu­chas ve­ces una so­la per­so­na con­cen­tra to­do el sa­ber y cuan­do se va de la com­pa­ñía, to­do vuel­ve a fo­jas ce­ro. Hay que for­mar co­mu­ni­ca­do­res, mar­ke­ti­ne­ros, je­fes de plan­ta con el nue­vo li­nea­mien­to de la sustentabilidad”, di­ce el ex­per­to del Iarse.

7. Co­mu­ni­car el pro­pó­si­to. Es una ac­ti­vi­dad que pue­de ser mo­ti­va­do­ra pa­ra el pro­pio per­so­nal. Sir­ve, ade­más, pa­ra di­fe­ren­ciar­se de la com­pe­ten­cia y re­sul­ta un ac­ti­vo es­tra­té­gi­co de la com­pa­ñía.

TRANS­FOR­MA­CIÓN. Ale­jan­dro Ro­ca ha­bló so­bre los desafíos que en­fren­tan las em­pre­sas en el país.

Gis­le­ne San­tos Ro­drí­gues, responsable de Sos­te­ni­bi­li­dad e In­no­va­ción

Gas­tón Pé­rez Iz­quier­do, CEO de Ca­te­na Za­pa­ta ASIS­TEN­TE. El eje­cu­ti­vo de la bo­de­ga de Men­do­za no qui­so per­der­se un nue­vo Co­lo­quio de For­tu­na.

El Co­lo­quio fue aus­pi­cia­do por Ban­co Pro­vin­cia

GES­TIóN. Ale­jan­dro Ro­ca, di­rec­tor Eje­cu­ti­vo del Ins­ti­tu­to Ar­gen­tino de Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial Em­pre­sa­ria, jun­to a Ce­fe­rino Rea­to, edi­tor eje­cu­ti­vo de For­tu­na.

PRE­SEN­CIA. Ta­to La­nus­se, de La­nus­se Con­sul­to­res, en el Co­lo­quio de For­tu­na, que fue mo­de­ra­do por Ce­fe­rino Rea­to.

AU­DI­TO­RIO. Rea­to, fren­te a los res­pon­sa­bles de sustentabilidad de dis­tin­tas em­pre­sas en Argentina.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.