Cen­ti­ne­las pa­ra sa­ber más so­bre el mar

Pan Ame­ri­can Energy pro­mue­ve un pro­gra­ma pa­ra pre­ser­var es­ta es­pe­cie y apro­ve­char su ex­tra­or­di­na­ria sen­si­bi­li­dad pa­ra mo­ni­to­rear el en­torno don­de vi­ven, el eco­sis­te­ma ma­rino san­ta­cru­ce­ño.

Fortuna - - Sumario - ELE­NA MO­REI­RA, DES­DE PUER­TO DESEA­DO

Pan Ame­ri­can Energy pro­mue­ve un pro­gra­ma pa­ra pre­ser­var a los pin­güi­nos de Ma­ga­lla­nes y apro­ve­char su ex­tra­or­di­na­ria sen­si­bi­li­dad pa­ra mo­ni­to­rear el en­torno don­de vi­ven.

Cuan­do en 1833, Char­les Dar­win na­ve­gó a bor­do de los bu­ques Bea­gle y Ad­ven­tu­re, por la Ría del Desea­do, es­cri­bió: “No creo ha­ber vis­to ja­más un lu­gar más ale­ja­do del mun­do que es­ta grie­ta de ro­cas en me­dio de la in­men­sa lla­nu­ra”. Y es allí, en es­te an­ti­guo le­cho de río que se se­có y que lue­go fue in­va­di­do por el mar, en la pro­vin­cia de San­ta Cruz, don­de nos en­con­tra­mos pa­ra acom­pa­ñar a un gru­po de cien­tí­fi­cos a la co­lo­ca­ción de dis­po­si­ti­vos de se­gui­mien­to (bio­tracks) en 21 ejem­pla­res de pin­güi­nos, de la Is­la Qui­ro­ga, ubi­ca­da en la Re­ser­va Pro­vin­cial Na­tu­ral Ría Desea­do. Es­ta ac­ción es par­te del pro­gra­ma de Pre­ser­va­ción del Pin­güino de Ma­ga­lla­nes, pa­ra la cual Pan Ame­ri­can Energy en­ta­bló alianzas es­tra­té­gi­cas con la Fun­da­ción Te­mai­kèn, la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de la Pa­ta­go­nia Austral (UNPA) y la Wild­li­fe Con­ser­va­tion So­ciety.

VIEN­TO A FA­VOR. En es­ta so­lea­da mañana de oto­ño jun­to a un gru­po de pe­rio­dis­tas de me­dios na­cio­na­les y lo­ca­les, la co­mi­ti­va abor­da un bo­te se­mi rí­gi­do y sur­ca la Ría rum­bo a la Is­la Qui­ro­ga. La re­ser­va se mues- tra en to­do su es­plen­dor: el fuer­te vien­to pa­ta­gó­ni­co, un cie­lo ce­les­te lím­pi­do y el agua cris­ta­li­na en to­nos de ver­de y azul. “Es­ta zo­na es un te­so­ro de bio­di­ver­si­dad, un lu­gar muy ca­rac­te­rís­ti­co, don­de con­vi­ven más de 20 es­pe­cies”, ex­pli­ca Carina Rig­hi, bió­lo­ga y responsable del De­par­ta­men­to de Con­ser­va­ción e In­ves­ti­ga­ción de Fun­da­ción Te­mai­kèn. “Los pin­güi­nos son un ex­ce­len­te in­di­ca­dor de la con­ser­va­ción de los eco­sis­te­mas. Su sen­si­bi­li­dad a los cam­bios en la ca­li­dad del há­bi­tat y la fac­ti­bi­li­dad pa­ra mo­ni­to­rear­las ha­cen po­si­ble que su estudio sea esen­cial pa­ra en­ten­der el es­ta­do del en­torno en

PAE en­ta­bló alianzas con la Fun­da­ción Te­mai­kèn, la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de la Pa­ta­go­nia Austral y la Wild­li­fe Con­ser­va­tion So­ciety.

el que vi­ven”, se­ña­la la ex­per­ta.

En los po­cos ki­ló­me­tros que nos se­pa­ran de nues­tro des­tino, la be­lle­za del lu­gar im­pac­ta. Nos aden­tra­mos en ca­na­les y ca­ña­do­nes, ob­ser­va­mos una co­lo­nia de cor­mo­ra­nes gri­ses y avis­ta­mos to­do ti­po de aves co­mo el bi­guá, os­tre­ro austral, ga­vio­tín de pi­co ama­ri­llo y la ga­vio­ta co­ci­ne­ra. “Hoy, a cau­sa del vien­to, no po­de­mos lle­gar a ver la co­lo­nia de lo­bos ma­ri­nos de un pe­lo ni la de los pin­güi­nos de pe­na­cho ama­ri­llo”, nos ex­pli­ca Ja­vier Fer­nán­dez, guía na­tu­ra­lis­ta de Dar­win Ex­pe­di­tions, mien­tras una to­ni­na ove­ra se acer­ca a ju­gar con nues­tra em­bar­ca­ción.

IS­LA QUI­RO­GA. Mi­nu­tos más tar­de, des­em­bar­ca­mos en la ro­co­sa Is­la Qui­ro­ga, ha­bi­ta­da por una de las 12 co­lo­nias de pin­güi­nos de Ma­ga­lla­nes (Sp­he­nis­cus ma­ge­lla­ni­cus), co­no­ci­do tam­bién co­mo pin­güino Pa­ta­gó­ni­co, que exis­ten en el país. Ellos nos re­ci­ben, im­per­tur­ba­bles y al mis­mo tiempo cu­rio­sos, la­dean­do sua­ve­men­te sus cabezas pa­ra po­der en­fo­car su mi­ra­da. Van y vie­nen, con ese ca­mi­nar tan es­pe­cial, en­tre los ar­bus­tos don­de es­con­den sus ni­dos.

Son pe­que­ños, de unos 50 cen­tí­me­tros de al­to, y pue­den pe­sar hasta 6 ki­los. Sus co­lo­res son su ca­mu­fla­je pa­ra evi­tar a de­pre­da­do­res aé­reos y ma­ri­nos: tie­nen el lo­mo ne­gro pa­ra mi­me­ti­zar­se con la pro­fun­di­dad del mar y su par­te de­lan­te­ra es blan­ca pa­ra evi­tar pa­re­cer os­cu­ros cuan­do se en­cuen­tran cer­ca de la su­per­fi­cie. “Po­seen glán­du­las que acei­tan sus plu­mas pa­ra im­per­mea­bi­li­zar­las y pro­te­ger­los del frío. El plu­ma­je tie­ne tres ca­pas, una ca­pa de gra­sa ba­jo la piel y un sis­te­ma de va­sos san­guí­neos es­pe­cia­li­za­dos en las ale­tas y las pa­tas, lo cual le per­mi­te ser un muy buen na­da­dor y pa­sar el 85% de su tiempo en el agua”, nos ex­pli­ca Es­te­ban Fre­re, bió­lo­go e in­ves­ti­ga­dor de Co­ni­cet, lí­der de es­te pro­yec­to de con­ser­va­ción.

CO­LO­CA­CIÓN DE BIO­TRACKS. Co­mo el tiempo y el vien­to nos apre­mian, jun­to a su co­le­ga Rig­hi, y a una de sus co­la­bo­ra­do­ras, la bió­lo­ga Me­li­na

Es­tos pin­güi­nos son pe­que­ños y pue­den pe­sar hasta seis ki­los. Sus co­lo­res les per­mi­ten elu­dir a los de­pre­da­do­res.

Ba­rrio­nue­vo, Fre­re po­ne ma­nos a la obra. Se de­tie­ne en un ni­do mar­ca­do con un pres­cin­to y ob­ser­va al ani­mal pa­ra de­tec­tar un cua­dra­do de me­tal que tie­ne ado­sa­do a una pa­ta. La mar­ca in­di­ca que es uno de los pre­se­lec­cio­na­dos, por su buen es­ta­do de sa­lud, pa­ra co­lo­car­les un bio­track o geo­lo­ca­li­za­dor solar (GLS). El dis­po­si­ti­vo, que mi­de lu­mi­no­si­dad y tem­pe­ra­tu­ra, ayu­da­rá a los in­ves­ti­ga­do­res a de­ve­lar, a tra­vés de al­go­rit­mos, su mis­te­rio­sa ru­ta mi­gra­to­ria. Co­no­cer con pre­ci­sión el tra­yec­to que re­co­rren por mar de abril a sep­tiem­bre, sin to­car ja­más el con­ti­nen­te, per­mi­ti­rá de­ter­mi­nar qué áreas po­drían ser pro­te­gi­das de sus prin­ci­pa­les ame­na­zas. Se cree que es­tas aves via­jan ha­cia el nor­te del país, pa­ra ter­mi­nar en el sur de Bra­sil. Lue­go re­gre­san al pun­to de ori­gen, don­de se re­en­cuen­tran con su pa­re­ja y anidan en el mis­mo lu­gar que la tem­po­ra­da an­te­rior.

Fre­re to­ma por el cue­llo al pin­güino se­lec­cio­na­do, lo apo­ya so­bre sus pier­nas y le co­lo­ca el GLS en una de las pa­tas. Cuan­do ter­mi­na la ope­ra­ción, Fre­re lo de­vuel­ve a su ni­do. Así, lo ha­rán con otros 20 ejem­pla­res.

“La co­lo­ca­ción de bio­tracks es una de las ac­cio­nes del Pro­yec­to de con­ser­va­ción del pin­güino de Ma­ga­lla­nes, que in­clu­yen cen­sos de las es­pe­cies; es­tu­dios del es­ta­do de sus po­bla­cio­nes; mo­ni­to­reos del com­por­ta­mien­to re­pro­duc­ti­vo, mi­gra­to­rio y ali­men­ta­rio; re­co­lec­ción de in­for­ma­ción so­bre su eco­lo­gía; con­trol de es­pe­cies in­va­so­ras; re­cu­pe­ra­ción de há­bi­tats; re­cría en cau­ti­ve­rio, y di­fu­sión de la pro­ble­má­ti­ca y de los pro­gre­sos en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, en­tre otras ac­ti­vi­da­des” sub­ra­ya Rig­hi. La es­pe­cie es­tá ca­ta­lo­ga­da co­mo “ca­si ame­na­za­da” por la Unión In­ter­na­cio­nal pa­ra la Con­ser­va­ción de la Na­tu­ra­le­za (IUCN), y co­mo “vul­ne­ra­ble” en nues­tro país.

Los es­tu­dios más re­cien­tes han mos­tra­do ten­den­cias errá­ti­cas en­tre las po­bla­cio­nes del pin­güino de Ma­ga­lla­nes en Argentina, unas de­cre­cen y otras au­men­tan. “Acá, en el nor­te de la pro­vin­cia de San­ta Cruz es­ta­mos en un sitio cla­ve pa­ra es­ta ave; hay 12 co­lo­nias de ni­di­fi­ca­ción que al­ber­gan cer­ca de 110.000 pa­re­jas re­pro­duc­ti­vas. En­tre las ame­na­zas más im­por­tan­tes ca­be des­ta­car el cam­bio cli­má­ti­co, la pes­ca no con­tro­la­da, la con­ta­mi­na­ción de las cos­tas y del mar, el tu­ris­mo no re­gu­la­do y la ex­pan­sión de pre­da­do­res”, en­fa­ti­za Fre­re.

Nos va­mos de la Is­la Qui­ro­ga, no sin an­tes ob­ser­var por úl­ti­ma vez a es­tos her­mo­sos pin­güi­nos de Ma­ga­lla­nes, con la sa­tis­fac­ción del ob­je­ti­vo cum­pli­do. En po­cos días, ellos aban­do­na­ran la is­la y na­da­ran in­can­sa­ble­men­te por la in­men­si­dad del océano. En­tre los mi­les de ejem­pla­res, ha­brá 21 que ha­rán ho­nor a su tra­di­cio­nal apo­do, “los cen­ti­ne­las del mar”.

TA­REA CUI­DA­DO­SA. Los ex­per­tos co­lo­can­do bio­tracks en 21 pin­güi­nos se­lec­cio­na­dos por su es­ta­do de sa­lud.

EN LAS RO­CAS. Una de las 12 co­lo­nias de pin­güi­nos de Ma­ga­lla­nes, en la Is­la Qui­ro­ga.

“CEN­TI­NE­LAS DEL MAR”. El apo­do les cal­za per­fec­to a es­tos pin­güi­nos. El Pro­gra­ma de Con­ser­va­ción in­clu­ye dis­tin­tas ac­ti­vi­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.