LO QUE CUES­TA, VA­LE

Fortuna - - Carta Al Lector - POR CE­FE­RINO REA­TO

El kirch­ne­ris­mo ter­mi­nó sien­do, en par­te, un fes­ti­val de sub­si­dios que de­ri­vó en un dé­fi­cit fis­cal gi­gan­tes­co y en una in­fla­ción ro­bus­ta. Par­te de esos sub­si­dios ali­men­ta­ron la ilusión de ser­vi­cios pú­bli­cos prácticamente gra­tui­tos. Ese sue­ño ha ter­mi­na­do, en bue­na me­di­da por­que, más allá del mal hu­mor so­cial ac­tual, es lo más fá­cil de re­cor­tar en el mar­co de un gasto pú­bli­co en­ye­sa­do por de­ma­sia­das ri­gi­de­ces.

El ajus­te en las ta­ri­fas ha­bía si­do sus­pen­di­do du­ran­te el se­gun­do se­mes­tre del año pa­sa­do por ra­zo­nes tí­pi­ca­men­te elec­to­ra­les que el PRO y Cam­bie­mos han aten­di­do pro­li­ja­men­te. Ha­bía que crear la ilusión —la po­lí­ti­ca tie­ne una di­men­sión sim­bó­li­ca fun­da­men­tal— de una in­fla­ción ba­jo con­trol y, en con­se­cuen­cia, de una re­cu­pe­ra­ción del sa­la­rio real así co­mo de la ba­ja de la po­bre­za.

Ese capítulo ter­mi­nó en di­ciem­bre, lue­go del triun­fo del ofi­cia­lis­mo en las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas. Los au­men­tos han si­do par­ti­cu­lar­men­te al­tos en el gas, don­de, según los ana­lis­tas, el pre­cio del BTU ya ha re­cu­pe­ra­do el ni­vel que te­nía an­tes de la gran cri­sis de 2001 y del con­ge­la­mien­to de las ta­ri­fas.

De acuerdo con la con­sul­to­ra IDESA, “en el acu­mu­la­do des­de el año 2016 a la fe­cha, el pre­cio del gas re­si­den­cial subió el do­ble que la in­fla­ción”.

Es más, no so­lo la opo­si­ción sino tam­bién los alia­dos del PRO —Li­li­ta Ca­rrió y el ra­di­ca­lis­mo— afir­man que un ter­cio de ese in­cre­men­to es una com­pen­sa­ción a las em­pre­sas pro­duc­to­ras, trans- por­ta­do­ras y dis­tri­bui­do­ras pa­ra que can­ce­len sus de­man­das ju­di­cia­les por el con­ge­la­mien­to de las ta­ri­fas.

En pri­va­do, los fun­cio­na­rios ad­mi­ten esa com­pen­sa­ción pe­ro enfatizan otro ob­je­ti­vo: de­vol­ver­le a las em­pre­sas un mar­gen de ren­ta­bi­li­dad tal que las in­cen­ti­ve a in­ver­tir pa­ra au­men­tar la pro­duc­ción de un re­cur­so que la Argentina su­po ex­por­tar a sus ve­ci­nos, en es­pe­cial a Chi­le.

Pe­ro, la cas­ca­da de au­men­tos es­tá ge­ne­ran­do un cre­cien­te mal­hu­mor so­cial. La ra­zón es sim­ple: la in­ci­den­cia de ese gasto en el pre­su­pues­to de los sec­to­res po­pu­la­res ha au­men­ta­do del 5 al 21 por cien­to.

De to­dos mo­dos es to­da­vía fuer­te el con­sen­so so­cial en con­tra de un re­torno al con­ge­la­mien­to de las ta­ri­fas.

Co­mo ex­pli­ca IDESA, “usar fon­dos pú­bli­cos pa­ra man­te­ner las ta­ri­fas por de­ba­jo de los cos­tos que de­man­da pro­du­cir esos ser­vi­cios lle­va, por un lado, a la es­ca­sez y a la ba­ja ca­li­dad de los ser­vi­cios y, por el otro, a ma­yor in­fla­ción por­que obli­ga a pa­gar sub­si­dios con emi­sión mo­ne­ta­ria”.

En el me­diano pla­zo, el en­ca­re­ci­mien­to de los ser­vi­cios lle­va­rá a una res­tric­ción for­za­da del con­su­mo.

Mien­tras tan­to, el ajus­te pu­so en te­la de jui­cio los im­pues­tos, ta­sas y con­tri­bu­cio­nes que el Es­ta­do na­cio­nal, las pro­vin­cias y los mu­ni­ci­pios fue­ron agre­gan­do en las bo­le­tas.

Cuan­do el pre­cio era muy ba­ra­to, esos agre­ga­dos no pe­sa­ban de­ma­sia­do. Aho­ra, es dis­tin­to.

Y ése es un capítulo bueno en to­da es­ta historia: si los con­su­mi­do­res de­ben es­for­zar­se pa­gan­do pre­cios ra­zo­na­bles, tam­bién el Es­ta­do tie­ne que hacer su par­te y re­du­cir su vo­ra­ci­dad, en to­dos sus ni­ve­les.

Tam­bién los alia­dos del PRO afir­man que en el gas se es­tá com­pen­san­do a las em­pre­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.