Ese do­lor de ca­be­za lla­ma­do gasto pú­bli­co

Fortuna - - Economía - GUS­TA­VO GAR­CíA*

Co­mo la Hi­dra de Ler­ma, el gasto pú­bli­co se yer­gue an­te el Go­bierno co­mo un mons­truo de mil cabezas di­fí­cil de liquidar. Qué cor­tar, cuál es el co­ra­zón, el cen­tro vi­tal de la cria­tu­ra, es lo que se pre­gun­ta por es­tas ho­ras el equi­po eco­nó­mi­co en su afán por re­ver­tir lo que es la ma­dre de to­dos los pro­ble­mas fis­ca­les.

La ca­de­na es lar­ga, los es­la­bo­nes se mul­ti­pli­can. De­trás del enor­me gasto pú­bli­co se su­ce­den el dé­fi­cit fis­cal, la mo­ne­ti­za­ción del rojo de las cuen­tas públicas, el en­deu­da­mien­to que per­mi­te el gra­dua­lis­mo, y un pro­ce­so in­fla­cio­na­rio dís­co­lo, que no se apla­ca pe­se a to­das las pro­me­sas ofi­cia­les.

A es­ta al­tu­ra del par­ti­do, tras dos años de ges­tión de Cam­bie­mos, que- da cla­ro que el prin­ci­pal esfuerzo pa­ra ta­lar el gasto ha re­caí­do so­bre los hom­bros del sec­tor pri­va­do. Só­lo a tra­vés de la qui­ta de sub­si­dios a los ser­vi­cios pú­bli­cos, cu­yo gasto ca­yó 3 pun­tos y hoy re­pre­sen­ta el 4,7% de las ero­ga­cio­nes, es que el Go­bierno se ha mos­tra­do efi­cien­te. Pe­se a que el esfuerzo se ve en par­te anu­la­do por el ma­yor pa­go de in­tere­ses de la deu­da ex­ter­na.

Pe­ro la so­cie­dad re­cla­ma un ges­to sim­bó­li­co de la cla­se po­lí­ti­ca. Un pu­ña­do de de­ci­sio­nes, qui­ta de pri­vi-

le­gios, po­ner­se a la al­tu­ra de las cir­cuns­tan­cias, co­sas que no mo­ve­rán el am­pe­rí­me­tro del gasto to­tal pe­ro que sig­ni­fi­ca­rán pa­ra el ciu­da­dano de a pie un ejem­plo es­ti­mu­lan­te a la ho­ra de car­gar­se la mo­chi­la de apre­tar el bol­si­llo y hacer sa­cri­fi­cios. Po­co y na­da de eso se ha vis­to hasta el mo­men­to.

Los números du­ros sir­ven pa­ra tra­zar el ma­pa del gasto pú­bli­co en la Argentina. Un estudio ela­bo­ra­do por la con­sul­to­ra C&T Ase­so­res Eco­nó­mi­cos da cuen­ta de los rum­bos por

“Se es­tá fi­nan­cian­do un ni­vel de con­su­mo ma­yor del que se pue­de afron­tar, y el responsable es el Es­ta­do”, ase­gu­ra Da­niel Ar­ta­na.

don­de se fil­tra el di­ne­ro pú­bli­co en es­te bo­te que ha­ce agua.

El desafío 2018-2022 es pa­ra va­lien­tes: re­duc­ción del dé­fi­cit fis­cal eje­cu­tan­do al mis­mo tiempo una teó­ri­ca ba­ja de im­pues­tos. Las ci­fras in­di­can que Ju­bi­la­cio­nes y pen­sio­nes, Asig­na­cio­nes Fa­mi­lia­res, Asig­na­ción Uni­ver­sal por Hi­jo (AUH) y pla­nes so­cia­les re­pre­sen­tan el 12,5% del PBI.

El documento se­ña­la que el au­men­to de gas­tos fue ge­ne­ra­li­za­do en los úl­ti­mos años. La Ad­mi­nis­tra­ción Na­cio­nal ca­si du­pli­có el pe­so del gasto, las em­pre­sas y otros en­tes na­cio­na­les tie­nen po­co pe­so pe­ro au­men­ta­ron sus ero­ga­cio­nes en ca­si 3 pun­tos del PBI. En tan­to, las pro­vin­cias lo in­cre­men­ta­ron en 4,65 pun­tos, y los Mu­ni­ci­pios en 1,24 pun­tos del Pro­duc­to.

La si­tua­ción aso­ma es­ca­lo­frian­te. Los datos re­co­gi­dos por C&T destacan que en la Ad­mi­nis­tra­ción Na­cio­nal ca­si 50% del al­za del gasto se debe a Ju­bi­la­cio­nes, ca­si 30% a las trans­fe­ren­cias co­rrien­tes y 12% a sa­la­rios. En tan­to, en las Pro­vin­cias el au­men­to del gasto co­mo por­cen­ta­je del PBI se ex­pli­ca 82% por sa­la­rios, mien­tras que en los Mu­ni­ci­pios los

suel­dos son el ma­yor cau­sal de las ero­ga­cio­nes fis­ca­les.

Del al­za de 18.2 pun­tos del PBI del gasto, 80% se ex­pli­ca por Sa­la­rios (32,3%), Ju­bi­la­cio­nes (25,2%), y Trans­fe­ren­cias Co­rrien­tes (sub­si­dios y so­cia­les) (22,1%).

“Lo que se po­día re­du­cir más rá­pi­da­men­te del enor­me gasto pú­bli­co ya se re­du­jo: los sub­si­dios a los ser­vi­cios pú­bli­cos. Las fu­tu­ras ba­jas re­quie­ren un tra­ba­jo más mi­nu­cio­so y ne­ce­sa­ria­men­te len­to, so­bre to­do si van com­bi­na­das con re­duc­cio­nes de im­pues­tos. Es crí­ti­co el cum­pli­mien­to del acuerdo fis­cal con las pro­vin­cias pa­ra evi­tar excesos fue­ra del go­bierno na­cio­nal”, des­ta­ca Ma­ría Cas­ti­glio­ni, di­rec­to­ra de CyT Con­sul­to­res.

ALAR­MA. Los ex­per­tos es­tán preo­cu­pa­dos. Co­mo ex­pli­có Jo­sé Luis Es­pert du­ran­te las jornadas del Congreso Eco­nó­mi­co Ar­gen­tino, el pro­ble­ma es gra­ve. “Só­lo en 4 años de un to­tal de 58 la Argentina tu­vo su­pe­rá­vit fis­cal, y eso ocu­rrió du­ran­te el go­bierno de Nés­tor Kirch­ner. Hoy es­ta­mos con ni­ve­les crí­ti­cos de dé­fi­cit fis­cal. Es­to es fi­nan­cia­ble, sí, pe­ro só­lo por un tiempo”.

Y agre­gó: “Ca­da cri­sis es un pun­to de in­fle­xión pa­ra el fis­co, que pa­re­ce con­tro­lar­se, re­traer­se, hasta que vuel­ve con sus po­lí­ti­cas ex­pan­si­vas y se ge­ne­ra es­te ni­vel de gasto pú­bli­co

ex­tra­va­gan­te que es im­po­si­ble de sos­te­ner”.

Da­niel Ar­ta­na, eco­no­mis­ta de FIEL, tra­zó un pa­no­ra­ma si­mi­lar. “Argentina tie­ne un Es­ta­do gran­de pa­ra su ni­vel de de­sa­rro­llo. Y por eso ge­ne­ra im­pues­tos dis­tor­si­vos. Ade­más exis­te un dé­fi­cit ex­terno im­por­tan­te. El Go­bierno eli­gió re- sol­ver el pro­ble­ma en for­ma gra­dual, es de­cir con­vi­vir con el dé­fi­cit y el en­deu­da­mien­to”.

Y agre­ga: “El dé­fi­cit ex­terno no es bueno ni ma­lo per se. La reali­dad es que se es­tá fi­nan­cian­do un ni­vel de con­su­mo ma­yor del que se pue­de afron­tar y el gran responsable de es­to es el Es­ta­do, a par­tir de la ma­sa

sa­la­rial, el pa­go de las ju­bi­la­cio­nes y los sub­si­dios”.

El ex­ce­so de gasto es­ta­tal ge­ne­ra pro­ble­mas in­ter­nos, pe­ro por so­bre to­do pue­de en­cen­der la alar­ma de los pres­ta­do­res que lu­bri­can el gra­dua­lis­mo. “Mu­chos en el ex­te­rior mi­ran a la Argentina con preo­cu­pa­ción a par­tir de sus números fis­ca­les. El 2017 fue el pri­mer año de ba­ja del gasto pú­bli­co. Es pe­que­ño, pe­ro sig­ni­fi­ca un cam­bio de tendencia”.

Y agre­ga: “En la dé­ca­da del “90 te­nía­mos una pre­sión tri­bu­ta­ria del 18% del PBI, lue­go con el kirch­ne­ris­mo subió hasta el 42% y aho­ra em­pe­zó a ba­jar. Es­ta­mos mar­gi­nal­men­te me­jor. Es de­ma­sia­do len­ta la so­lu­ción fren­te a la enor­me ta­rea que hay que en­fren­tar”.

“La ma­yor vul­ne­ra­bi­li­dad es el dé­fi­cit am­plio con res­pec­to al ta­ma­ño de nues­tra eco­no­mía. El gra­dua­lis­mo es po­si­ble mien­tras se man­ten­ga el cré­di­to. No hay es­pa­cio pa­ra re­la­jar las me­tas fis­ca­les. El ajus­te no lo de­fi­ne la po­lí­ti­ca sino los que nos pres­tan la pla­ta. Sin cré­di­to, ha­brá que hacer el ajus­te de gol­pe. Es ne­ce­sa­rio ase­gu­rar la sol­ven­cia fis­cal”.

INTRÍNGULIS. La gran pre­gun­ta es qué va a hacer el Go­bierno con la gran ma­sa del gasto pú­bli­co. El pa­no­ra­ma no es sen­ci­llo y bue­na par­te de la res­pues­ta pa­sa por el cum­pli­mien­to del Pac­to Fis­cal con las pro­vin­cias. Los sa­la­rios pú­bli­cos ocu­pan ca­si 14 pun­tos del PBI y el acuerdo fis­cal brin­da al­gu­nas se­ña­les alen­ta­do­ras.

Por lo pron­to, el Go­bierno ya pu­so en mar­cha un pro­gra­ma de re­ti­ro vo­lun­ta­rio pa­ra em­plea­dos de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca.

“La reali­dad es que na­die se re­sis­te cuan­do sube el gasto, pe­ro ba­jar­lo es di­fí­cil y ge­ne­ra re­sis­ten­cia. Las ba­jas muy severas no se sos­tie­nen en el tiempo, aun­que es­tén fi­ja­das por ley -se­ña­la Se­bas­tián Ga­lia­ni, se­cre­ta­rio de Ha­cien­da-. Del gasto, 5 pun­tos son sub­si­dios al sec­tor pri­va- do, ser­vi­cios pú­bli­cos. Otros 5 pun­tos son ma­sa sa­la­rial. El em­pleo pú­bli­co es dos ter­cios en las pro­vin­cias y los mu­ni­ci­pios. Es­to re­quie­re de una ver­da­de­ra in­ge­nie­ría po­lí­ti­ca pa­ra que des­cien­da”.

Y con­clu­ye: “El ter­cer pun­to cla­ve es la Anses, don­de hay mu­chos de­re­chos ad­qui­ri­dos. Por lo tan­to, el ru­bro don­de se pue­de ac­tuar más rá­pi­do es en el de los sub­si­dios. To­do el tiempo hay que con­tro­lar el gasto. Lo más im­por­tan­te fue con­tro­lar el ex­ce­so en se­gu­ri­dad so­cial, que era in­sos­te­ni­ble. La nue­va fór­mu­la pa­ra el cálcu­lo de ha­be­res ju­bi­la­to­rios tam­bién re­sul­ta cla­ve”.

“Las fu­tu­ras ba­jas del gasto re­quie­ren un tra­ba­jo más mi­nu­cio­so y len­to, so­bre to­do si van con qui­tas en im­pues­tos. ”. MA­RíA CAS­TI­GLIO­NI “Hoy es­ta­mos con ni­ve­les crí­ti­cos de dé­fi­cit fis­cal. Es­to es fi­nan­cia­ble, sí, pe­ro só­lo por un cor­to tiempo””. JO­Sé LUIS ES­PERT

OB­JE­TI­VO. El mi­nis­tro Ni­co­lás Dujovne tie­ne que ba­jar el gasto pú­bli­co, pe­ro el pe­so del apa­ra­to es­ta­tal, en to­dos sus ni­ve­les, es muy gran­de.

AL­ZAS. Las ju­bi­la­cio­nes, las AUH y los pla­nes so­cia­les re­pre­sen­tan el 12,5% del PBI.

ANSES. Pa­ra Se­bas­tián Ga­lia­ni, se­cre­ta­rio de Ha­cien­da, en la ANSES “Hay mu­chos de­re­chos ad­qui­ri­dos”.

TA­RI­FAS. Lo que se po­día re­du­cir más rá­pi­do, que son los sub­si­dios a los ser­vi­cios, ya se hi­zo, en bue­na me­di­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.