CAM­BIO EN LA OPI­NIóN Pú­BLI­CA, PE­RO IN­COM­PLE­TO

Fortuna - - Economía -

E n

ma­te­ria de gasto pú­bli­co se da tam­bién una dis­cu­sión con­cep­tual. Es des­de el dis­cur­so don­de se instalan ideas y se ga­nan con­tien­das po­lí­ti­cas y eco­nó­mi­cas. En es­to el Go­bierno se mue­ve co­mo pez en el agua.

Según un tex­to del po­li­tó­lo­go Ju­lio Burdman, “el gra­dua­lis­mo se ha con­ver­ti­do en una suer­te de na­rra­ti­va eco­nó­mi­ca do­mi­nan­te del go­bierno”, y des­ta­ca que “en la bús­que­da de una eco­no­mía más es­ta­ble y más com­pe­ti­ti­va se bus­ca re­du­cir el ta­ma­ño del es­ta­do, la pre­sión im­po­si­ti­va y los cos­tos de pro­duc­ción”.

El ex­per­to re­cal­ca que “los opo­si­to­res, cla­ro es­tá, se ubi­can por fue­ra de ese de­ba­te y son aque­llos que no creen que la com­pe­ti­ti­vi­dad argentina pa­se por una re­duc­ción del ta­ma­ño del es­ta­do”.

“En es­ta cues­tión, tan­to los ofi­cia­lis­tas (en sus dos va­rian­tes) co­mo los or­to­do­xos crí­ti­cos (con mu­chas ho­ras de ai­re en pri­me ti­me) ga­na­ron una ba­ta­lla. Han lo­gra­do ins­ta­lar en la opi­nión pú­bli­ca la idea de que el gasto pú­bli­co es muy al­to, y hay que ba­jar­lo”, acla­ra Burdman.

De acuerdo a una en­cues­ta de Ob­ser­va­to­rio Elec­to­ral con­sul­to­res, rea­li­za­da en los úl­ti­mos días de mar­zo (ám­bi­to na­cio­nal, 1.158 ca­sos, en­tre­vis­tas te­le­fó­ni­cas), un im­por­tan­te por­cen­ta­je de los con­sul­ta­dos (56,8%) cree que el gasto pú­bli­co debe ser ba­ja­do. Un 31,8% es­tá en desacuer­do con esa idea, y el 11,4% res­tan­te res­pon­de no sa­ber.

Burdman sub­ra­ya que “se tra­ta de un lo­gro dis­cur­si­vo im­por­tan­te del go­bierno de Cam­bie­mos. En otros mo­men­tos de la historia, y en otras la­ti­tu­des, es di­fí­cil con­se­guir que un seg­men­to tan im­por­tan­te de los ciu­da­da­nos pien­se que el gasto pú­bli­co debe ba­jar”.

“El pro­ble­ma pa­ra el go­bierno es a la ho­ra de la de­cons­truc­ción del con­cep­to de gasto pú­bli­co, que con éxi­to se ha lo­gra­do ins­ta­lar. Ahí apa­re­cen las re­sis­ten­cias e in­con­gruen­cias del elec­to­ra­do. La ma­yo­ría de los ar­gen­ti­nos (de los por­te­ños, los bo­nae­ren­ses, los cor­do­be­ses) es­tán dis­con­for­mes con la edu­ca­ción pú­bli­ca, los hos­pi­ta­les pú­bli­cos, la se­gu­ri­dad pú­bli­ca. Y creen que en to­dos esos ru­bros, el es­ta­do

de­be­ría gas­tar o in­ver­tir más. Y lo mis­mo apli­ca a la in­fra­es­truc­tu­ra so­cial: se pi­de más vi­vien­das, más cloa­cas, más ru­tas as­fal­ta­das. Los des­pi­dos en el sec­tor pú­bli­co no son apo­ya­dos”.

Por úl­ti­mo, Burdman re­mar­ca en su es­cri­to que “se lo­gró ins­ta­lar con éxi­to en la so­cie­dad la idea de que el gasto debe ba­jar, pe­ro no se ex­pli­có por dón­de, ni a qué cos­to. Tal vez ello con­tri­bu­ya a ex­pli­car por qué te­mas ab­sur­dos e irre­le­van­tes co­mo el can­je de pa­sa­jes de los dipu­tados, o so­bre­di­men­sio­na­dos co­mo el cos­to fis­cal de los pla­nes so­cia­les pa­ra los ar­gen­ti­nos y ar­gen­ti­nas sin tra­ba­jo y su­mer­gi­dos en la po­bre­za, prenden con tan­ta ve­lo­ci­dad en la te­le­vi­sión o las re­des so­cia­les. El gra­dua­lis­mo, co­mo na­rra­ti­va de po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca, es in­com­ple­ta. Y el con­sen­so so­cial so­bre la ba­ja del gasto tam­bién. El elec­to­ra­do ar­gen­tino, aun­que por mo­men­tos di­ga lo con­tra­rio, no lu­ce dis­pues­to a re­sig­nar ser­vi­cios es­ta­ta­les”.

AGEN­DA. El po­li­tó­lo­go Ju­lio Burdman afir­ma que Cam­bie­mos lo­gró ins­ta­lar en la so­cie­dad la ne­ce­si­dad de ba­jar el gasto pú­bli­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.