El po­pu­lis­mo glo­bal preo­cu­pa, pe­ro no tan­to

Fortuna - - Columnistas -

Uno de los de­ba­tes que se plan­teó en el Foro de Davos es­te año fue el del cre­ci­mien­to del po­pu­lis­mo en Oc­ci­den­te. Fue pre­sen­ta­do un estudio, de acuerdo al cual en 2010 el vo­to por par­ti­dos po­pu­lis­tas al­can­za­ba a só­lo 7% de los vo­tan­tes, pe­ro que en 2017 lle­gó al 35%.

Por aho­ra, na­da in­di­ca que la tendencia va­ya a cam­biar. Pa­ra los au­to­res del tra­ba­jo, el in­cre­men­to del vo­to po­pu­lis­ta pro­yec­ta ines­ta­bi­li­dad e in­cre­men­ta el ries­go de con­flic­tos bé­li­cos. To­man co­mo re­fe­ren­cia lo ocu­rri­do en la dé­ca­da del trein­ta del si­glo XX, cuan­do el in­cre­men­to del po­pu­lis­mo, con un fuer­te ses­go na­cio­na­lis­ta co­mo tam­bién su­ce­de aho­ra, de­ri­vó en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

Aho­ra, los con­flic­tos se han in­cre­men­ta­do en­tre Chi­na y sus ve­ci­nos en sus ma­res orien­tal y sur; en­tre EE.UU. y sus alia­dos con Co­rea del Nor­te; en Me­dio Orien­te, en­tre Is­rael y las or­ga­ni­za­cio­nes pa­les­ti­nas y en­tre Ara­bia Sau­di­ta e Irán; en­tre Tur­quía y los se­pa­ra­tis­tas kur­dos y en­tre Eu­ro­pa y Ru­sia.

Pe­ro, la eli­te glo­bal asu­me que en años re­cien­tes ha­bían si­do pre­sen­ta­dos va­rios tra­ba­jos con es­ce­na­rios catástrofes que fi­nal­men­te no se die­ron. Lo mis­mo se ar­gu­men­ta res­pec­to a ries­gos eco­nó­mi­cos es­pe­cí­fi­cos, co­mo los va­lo­res del mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio chino, un de­sa­rro­llo des­con­tro­la­do del Bit­coin o el re­cru­de­ci­mien­to de una nue­va cri­sis financiera.

Al mis­mo tiempo, se pre­sen­tó un estudio que da cuen­ta del fuer­te au­men­to de la de­sigual­dad en el mun­do. Sos­tie­ne que el 82% de la ri­que­za que se ge­ne­ró en el mun­do en 2007 fue a ma­nos del 1% más ri­co, mien­tras que el 50% menos ri­co no ob­tu­vo na­da. Es un ejem­plo de la de­sigual­dad exis­ten­te en el mun­do, pe­ro tam­bién de có­mo se es­tá ace­le­ran­do.

Pa­ra los de­fen­so­res a ul­tran­za de la glo­ba­li­za­ción eco­nó­mi­ca y sus ven­ta­jas, la dis­mi­nu­ción de la po­bre­za que se es­tá dan­do neu­tra­li­za los efec­tos ne­ga­ti­vos de la de­sigual­dad y no ha­cen fal­ta po­lí­ti­cas es­pe­cí­fi­cas pa­ra co­rre­gir­la.

Sin em­bar­go, es cla­ra la vin­cu­la­ción en­tre el in­cre­men­to del po­pu­lis­mo y el au­men­to de la de­sigual­dad. Las per­so­nas tie­nen la im­pre­sión de que sus in­gre­sos no mejoran, mien­tras que los muy ricos acu­mu­lan ca­da vez más.

Pe­ro el in­cre­men­to de es­ta co­rre­la­ción po­pu­lis­mo-de­sigual­dad no ge­ne­ra en la eli­te glo­bal la de­ci­sión de im­pul­sar po­lí­ti­cas pa­ra co­rre­gir­la.

Al­go si­mi­lar su­ce­de con el in­cre­men­to del ries­go de con­flic­to bé­li­co (en Davos, se lo lla­mó “ries­go geo­po­lí­ti­co”). Di­ver­sos es­tu­dios afir­man que nun­ca hu­bo tan­to ries­go de gue­rra en el mun­do des­de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. El ata­que de las po­ten­cias oc­ci­den­ta­les a Si­ria lo aca­ba de co­rro­bo­rar. Al mis­mo tiempo, se en­fren­ta la ma­yor po­si­bi­li­dad de con­flic­to nu­clear al com­bi­nar­se la pro­li­fe­ra­ción cre­cien­te jun­to con la im­pre­vi­si­bi­li­dad de ac­to­res co­mo Trump. Ru­sia se ha trans­for­man­do en una po­ten­cia mi­li­tar glo­bal agre­si­va y Chi­na, sin pri­sa pe­ro sin pau­sa, va acom­pa­ñan­do su ca­mino de ser la

Es cla­ra la vin­cu­la­ción en­tre el in­cre­men­to del po­pu­lis­mo y el au­men­to de la de­sigual­dad. Las per­so­nas pien­san que sus in­gre­sos no mejoran y que los muy ricos acu­mu­lan ca­da vez más.

pri­me­ra po­ten­cia eco­nó­mi­ca del mun­do, con pla­nes de de­sa­rro­llo pa­ra con­ver­tir­se en la se­gun­da po­ten­cia mi­li­tar del mun­do. El te­rro­ris­mo sui­ci­da no se re­du­ce en el mun­do pe­se a la de­rro­ta del EI en Irak y Si­ria. La com­bi­na­ción de te­rro­ris­mo con armas nu­clea­res, es qui­zás la ma­yor ame­na­za pa­ra la se­gu­ri­dad in­ter­na­cio­nal.

Se ha de­li­nea­do un nue­vo mo­de­lo de gue­rra “hí­bri­da”, que com­bi­na fuer­zas irre­gu­la­res con fuer­zas re­gu­la­res en­cu­bier­tas y ac­cio­nes de Cy­ber­gue­rra. La se­ce­sión de Ucra­nia im­ple­men­ta­da con éxi­to por Ru­sia es con­si­de­ra­da el ejem­plo más aca­ba­do de es­te ti­po de gue­rra, la que se es­ti­ma se di­fun­di­rá.

Pe­ro to­do es­to no im­pi­de que Wall Street no en­cuen­tre te­cho y que los bo­nos so­be­ra­nos si­gan su­bien­do al igual que los emi­ti­dos por las gran­des em­pre­sas glo­ba­les. Se ha es­ti­ma­do, sin de­ma­sia­do fun­da­men­to, que de una u otra for­ma es­tos rie­gos se ter­mi­na­rán evi­tan­do o, por lo menos, con­tro­lan­do.

Es­te pen­sa­mien­to pa­re­ce con­fiar en una suer­te de es­ta­bi­li­za­ción na­tu­ral de los con­flic­tos y sub­es­ti­ma la im­por­tan­cia del “error de cálcu­lo” y el azar en los con­flic­tos es­tra­té­gi­cos y en su de­ri­va­ción al cam­po mi­li­tar.

Sur­ge una con­tra­dic­ción al plan­tear los mis­mos de­fen­so­res de la glo­ba­li­za­ción eco­nó­mi­ca la ne­ce­si­dad y hasta la ur­gen­cia de re­gu­lar in­ter­net. Hasta ha­ce po­cos años, la eli­te glo­bal de­fen- día la ma­yor li­ber­tad po­si­ble pa­ra el mun­do de in­ter­net y las re­des so­cia­les, co­mo im­pul­sa­ban e im­pul­san pa­ra la eco­no­mía y la cir­cu­la­ción de bie­nes. Pe­ro, se ha pro­du­ci­do un cam­bio drás­ti­co. Aho­ra pro­pug­nan y exi­gen que se re­gu­len la di­fu­sión de los con­te­ni­dos. Mien­tras hasta ha­ce un lus­tro pen­sa­ban que la glo­ba­li­za­ción iba a li­be­ra­li­zar na­cio­nes y so­cie­da­des, aho­ra se per­ci­be que las re­des es­tán sien­do uti­li­za­das con ma­yor efi­ca­cia por los enemi­gos de la glo­ba­li­za­ción eco­nó­mi­ca: el na­cio­na­lis­mo, el ex­tre­mis­mo y hasta por el te­rro­ris­mo.

Los mis­mos sec­to­res que re­sis­ten la regulación financiera y de­fien­den que po­cos ban­cos con­cen­tren la ri­que­za cues­tio­nan y cri­ti­can que Facebook, Goo­gle, Twit­ter, Ama­zon, et­cé­te­ra con­cen­tren el flu­jo de in­for­ma­ción de in­ter­net. A ello se agre­ga el sur­gi­mien­to de fe­nó­me­nos co­mo la ban­ca di­gi­tal, que ame­na­zan a los ban­cos tra­di­cio­na­les, ge­ne­ran­do nue­vos con­flic­tos. To­do es­to hi­zo eclo­sión dos me­ses des­pués de Davos, al co­no­cer­se el uso de in­for­ma­ción de Facebook pa­ra cam­pa­ñas elec­to­ra­les por par­te de la em­pre­sa bri­tá­ni­ca Cam­brid­ge Analy­ti­ca.

La protección y de­fen­sa del me­dio am­bien­te ha per­di­do así prio­ri­dad co­mo ame­na­za glo­bal en ma­te­ria de ac­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les, pe­se al Acuerdo de París. El sur­gi­mien­to del es­pa­cio co­mo nue­vo ám­bi­to del de­sa­rro­llo hu­mano no ge­ne­ra de­ma­sia­do in­te­rés por aho­ra, pe­se a que ha avan­za­do la inversión pri­va­da en es­te te­ma.

El rol eco­nó­mi­co, so­cial y mi­li­tar de los ro­bots ge­ne­ra más cu­rio­si­dad que con­cien­cia de pro­ble­ma glo­bal.

A tres me­ses del úl­ti­mo Foro de Davos es cla­ro que sus de­ba­tes más re­le­van­tes han te­ni­do que ver con los pro­ble­mas y los ries­gos que es­tán afec­tan­do y afec­ta­rán al mun­do en los pró­xi­mos años.

Los sec­to­res que re­sis­ten la regulación financiera cri­ti­can que Facebook, Goo­gle, Twit­ter y Ama­zon con­cen­tren el flu­jo de in­for­ma­ción de In­ter­net.

Ro­sen­do Fra­ga*

CON­FIAN­ZA. La eli­te glo­bal cree que que los pro­nós­ti­cos alar­mis­tas se­rán fi­nal­men­te su­pe­ra­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.