Gue­rra co­mer­cial: las dos pre­mi­sas erra­das de Trump

Fortuna - - Columnistas - Ri­car­do Hausmann*

Si uno es­tá pi­lo­tean­do un avión, es útil sa­ber có­mo man­te­ner­lo es­ta­ble. Pa­ra ello, hay que po­der leer los ins­tru­men­tos. Si la al­tu­ra del vue­lo es cons­tan­te, pe­ro uno cree que el avión va en pi­ca­da, es po­si­ble que ti­re la pa­lan­ca de con­trol y ha­ga que la na­ve en­tre en ba­rre­na. Es­ta­mos en ries­go de que es­to sea lo que su­ce­de hoy con la po­lí­ti­ca co­mer­cial de Es­ta­dos Uni­dos.

En la raíz del pro­ble­ma se en­cuen­tran dos in­te­rro­gan­tes: si en reali­dad Es­ta­dos Uni­dos tie­ne un dé­fi­cit co­mer­cial, y, de ser así, qué hacer al res­pec­to. El go­bierno de Trump di­ce que Es­ta­dos Uni­dos de he­cho tie­ne un dé­fi­cit, y que la so­lu­ción es una gue­rra co­mer­cial fá­cil de ga­nar.

Los eco­no­mis­tas tien­den a dis­cre­par de la res­pues­ta de Trump a la se­gun­da in­te­rro­gan­te, sos­te­nien­do que los des­equi­li­brios externos son re­fle­jo de des­equi­li­brios in­ter­nos. En to­da transac­ción, lo que una par­te llama gasto, la otra llama in­gre­so. Por lo tan­to, la su­ma de los in­gre­sos de to­dos los par­ti­ci­pan­tes en el mer­ca­do debe ser igual al to­tal de sus gas­tos. Pe­ro, si uno di­vi­de el mun­do en dos ti­pos de in­di­vi­duos –los re­si­den­tes y los no re­si­den­tes– en­ton­ces la única for­ma en que los no re­si­den­tes pue­den re­ci­bir más de lo que gas­tan en un país es si los re­si­den­tes gas­tan más de lo que ga­nan.

El pri­mer in­te­rro­gan­te, sin em­bar­go, sigue sin res­pues­ta: ¿exis­te real­men­te ese dé­fi­cit co­mer­cial del que se ha­bla? En el fon­do, es­ta es una pre­gun­ta di­fí­cil. Éra­se una vez cuan­do ca­si to­das las transac­cio­nes in­ter­na­cio­na­les in­vo­lu­cra­ban el co­mer­cio de bie­nes, los cua­les son vo­lu­mi­no­sos, de mo­do que a los agen­tes de adua­nas en puer­tos, ae­ro­puer­tos y fron­te­ras te­rres­tres les re­sul­ta­ba fá­cil re­por­tar­los a la ofi­ci­na de es­ta­dís­ti­cas. En el año que ter­mi­nó en sep­tiem­bre de 2017, la ba­lan­za de bie­nes ex­por­ta­dos e importados de Es­ta­dos Uni­dos re­gis­tró un dé­fi­cit de u$s 789 mil mi­llo­nes, o cer­ca del 4% de su PBI.

Pe­ro el pro­ble­ma re­si­de en que hoy día el co­mer­cio in­ter­na­cio­nal no com­pren­de ex­clu­si­va­men­te bie­nes, sino que tam­bién in­clu­ye ser­vi­cios, co­mo via­jes, tu­ris­mo, te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, trans­por­te, se­gu­ros, y otros. En el mis­mo pe­río­do, Es­ta­dos Uni­dos re­gis­tró un su­pe­rá­vit de ser­vi­cios de u$s 242 mil mi­llo­nes, lo que im­pli­ca que cuan­do se lo su­ma al dé­fi­cit de bie­nes, los números ro­jos de di­cho país se re­du­cen a US$ 547 mil mi­llo­nes, o el 2,8% de su PBI. Por ejem­plo, en el ca­so de la re­la­ción bi­la­te­ral con Ca­na­dá, in­cluir los ser­vi­cios ha­ce que el dé­fi­cit se con­vier­ta en su­pe­rá­vit.

En el ám­bi­to con­ta­ble, es­te dé­fi­cit su­po­ne que se lo debe pa­gar ya sea li­qui­dan­do ac­ti­vos fi­nan­cie­ros o emi­tien­do pa­si­vos –o sea, in­cre­men­tan­do la deu­da ne­ta (ac­ti­vos ne­tos). Y a me­di­da que la deu­da au­men­ta en el tiempo, es pre­ci­so pa­gar sus in­tere­ses, con lo cual que­da menos di­ne­ro pa­ra gas­tar. Si no se la con­tro­la, tar­de o tem­prano la acu­mu­la­ción de deu­da

Los dé­fi­cits externos re­fle­jan to­do lo que los re­si­den­tes gas­tan por en­ci­ma de sus in­gre­sos; es­te pro­ble­ma no va a des­apa­re­cer me­dian­te una gue­rra co­mer­cial.

pon­drá fin al dé­fi­cit. De 1999 a 2017, la su­ma de to­dos los dé­fi­cits en cuen­ta co­rrien­te ofi­cia­les de Es­ta­dos Uni­dos lle­gó a u$s 9, 4 bi­llo­nes. En 1999, los in­gre­sos ne­tos por in­tere­ses y di­vi­den­dos lle­ga­ron a u$s 11 mil mi­llo­nes. Es­tos se­rían los in­gre­sos de­ven­ga­dos de una po­si­ción de ac­ti­vos ne­tos de u$s 275 mil mi­llo­nes si se su­po­ne una ta­sa de ren­di­mien­to de 4%. Pe­ro des­de en­ton­ces, da­do el dé­fi­cit en cuen­ta co­rrien­te es­ti­ma­do, Es­ta­dos Uni­dos de­be­ría ha­ber­se en­deu­da­do en y$s 9,4 bi­llo­nes, en tér­mi­nos ne­tos. Su­ma­do a la po­si­ción ini­cial po­si­ti­va de ac­ti­vos ne­tos de u$s 275 mil mi­llo­nes, los números ro­jos es­ta­dou­ni­den­ses de­be­rían ser u$s 9,1 bi­llo­nes. Y si su­po­ne­mos que Es­ta­dos Uni­dos se en­deu­dó al 4%, de­be­ría es­tar pa­gan­do u$s 364 mil mi­llo­nes al año, en tér­mi­nos ne­tos, a sus acree­do­res ex­tran­je­ros.

Sin em­bar­go, el mon­to que Es­ta­dos Uni­dos pa­ga por sus su­pues­tos u$s 9,1 bi­llo­nes de deu­da ne­ta es ce­ro. Por el con­tra­rio, ga­nó u$s 208 mil mi­llo­nes el año que ter­mi­nó en sep­tiem­bre de 2017, una di­fe­ren­cia de u$s 572 mil mi­llo­nes. Si ello fue­ra con­se­cuen­cia de po­seer al­gún ti­po de ac­ti­vo que rin­da 4% al año, sig­ni­fi­ca que en lu­gar de de­ber u$s 9,1 bi­llo­nes, Es­ta­dos Uni­dos acu­mu­ló un ac­ti­vo cu­yo va­lor es de u$s 5,2 bi­llo­nes. Una enor­me di­fe­ren­cia de u$s 14,3 bi­llo­nes.

¿Qué es­tá su­ce­dien­do? ¿Por qué Es­ta­dos Uni­dos pue­de ex­pe­ri­men­tar un dé­fi­cit, en­deu­dar­se ex­ter­na­men­te, no pa­gar por ello, y en su lu­gar be­ne­fi­ciar­se de ma­ne­ra ex­tra­or­di­na­ria? Y ¿qué es es­te ex­tra­ño ac­ti­vo cu­yo va­lor as­cien­de al 73% del PBI?

En un estudio que reali­cé en 2005 jun­to con Fe­de­ri­co Stur­ze­neg­ger, el ac­tual ti­tu­lar del Ban­co Cen­tral de Argentina, de­no­mi­na­mos “ma­te­ria oscura” a es­te ex­tra­ño ac­ti­vo. De mo­do se­me­jan­te a su equi­va­len­te cós­mi­co, no se lo pue­de ob­ser­var di­rec­ta­men­te, pe­ro sus efec­tos se sienten, no a tra­vés de su fuer­za gra­vi­ta­cio­nal sino de su ren­di­mien­to fi­nan­cie­ro. El estudio mos­tró que el ac­ti­vo pro­vie­ne prin­ci­pal­men­te del va­lor in­ter­na­cio­nal de la tec­no­lo­gía de ca­da país, de for­mas que no son bien cap­ta­das por las es­ta­dís­ti­cas, pe­ro que es real. Se lo pue­de ad­ver­tir en el ex­tra­or­di­na­rio va­lor pro­ve­nien­te de las ac­ti­vi­da­des in­ter­na­cio­na­les de Ama­zon, Ap­ple, Facebook, Goo­gle, Holly­wood, y Uber, las que no se cap­tan bien co­mo ex­por­ta­cio­nes ya sea de bie­nes o de ser­vi­cios.

Do­nald Trump sos­tie­ne que una gue­rra co­mer­cial la ga­na fá­cil­men­te el país con dé­fi­cit, pues­to que la otra par­te tie­ne más que per­der. Pen­se­mos otra vez. No exis­te dé­fi­cit. Así co­mo el co­mer­cio ha pa­sa­do de bie­nes a ser­vi­cios y des­pués al co­no­ci­mien­to, lo mis­mo pue­de su­ce­der con las gue­rras co­mer­cia­les. A un aran­cel so­bre el ace­ro se pue­de res­pon­der, no con un aran­cel so­bre el maíz, sino con un im­pues­to so­bre Ama­zon o Goo­gle. Man­te­ner­se en la os­cu­ri­dad en cuan­to a la ma­te­ria oscura del co­mer­cio, con­du­ci­rá al mun­do a un lu­gar ver­da­de­ra­men­te os­cu­ro.

Bien me­di­do, EE.UU. no tie­ne dé­fi­cit, según un tra­ba­jo que hi­ci­mos con Fe­de­ri­co Stur­ze­neg­ger en 2005. Allí, des­cu­bri­mos la “ma­te­ria oscura”.

TRUMP. Em­pe­ña­do en una gue­rra co­mer­cial, pe­ro ¿tie­ne real­men­te su país un dé­fi­cit co­mer­cial?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.