Kio­to

Fortuna - - Turismo -

La an­ti­gua capital de Ja­pón mantiene vi­va la tra­di­ción orien­tal co­mo nin­gu­na otra ciu­dad. Las geis­has son par­te del pai­sa­je co­ti­diano, con sus clá­si­cos ves­ti­dos co­lo­ri­dos y pei­na­dos per­fec­tos.

En Kio­to es don­de más tem­plos bu­dis­tas y san­tua­rios sin­toís­tas va­le la pe­na re­co­rrer. Ca­da uno tie­ne una in­va­lo­ra­ble historia. Aun­que ele­gir no es fá­cil, mi top tres lo ar­ma­ría de la si­guien­te ma­ne­ra: el san­tua­rio Fus­hi­mi Ina­ri-Tais­ha es el que más se dis­fru­ta, por­que tie­ne un re­co­rri­do de cua­tro ki­ló­me­tros ba­jo mi­les de to­rii, que son con­si­de­ra­das puer­tas sa­gra­das en la cul­tu­ra ja­po­ne­sa. En se­gun­do lu­gar des­ta­ca­ría el tem­plo To-ji, con su pa­ga­do de siete pi­sos y, en ter­cer lu­gar, San­ju­san­gen-do, otro tem­plo bu­dis­ta con mil es­ta­tuas del Kan­non de los mil bra­zos. Otro im­per­di­ble de la ciu­dad es el Cas­ti­llo Ni­jo, muy di­fe­ren­te al de Osa­ka y una de las cons­truc­cio­nes más lla­ma­ti­vas y an­ti­guas de Kio­to. Se eri­gió en 1603 y su­po ser el pa­la­cio prin­ci­pal du­ran­te el pe­río­do Edo. Lue­go de re­co­rrer­lo va­le la pe­na ca­mi­nar un par de cua­dras pa­ra vi­si­tar el Pa­la­cio Im­pe­rial, que es la se­gun­da re­si­den­cia del ac­tual em­pe­ra­dor, que vi­ve en el de To­kio.

Hay par­ques y jar­di­nes por to­dos la­dos. Tu­ve la suer­te de es­tar en Kio­to a co­mien­zos de la pri­ma­ve­ra y dis­fru­tar del flo­re­ci­mien­to de los ce­re­zos. No es fá­cil de­cir en cuán­tos días se re­co­rre la ciu­dad, pe­ro a quie­nes les gus­ta ca­mi­nar re­co­mien­do no menos de cua­tro días com­ple­tos pa­ra per­der­se por sus ca­lle­jo­nes y sus mer­ca­dos. Uno de los al­muer­zos hay que ha­cer­lo en el mer­ca­do de Nis­hi­ki pa­ra de­gus­tar los ma­ris­cos y pes­ca­dos más ex­tra­va­gan­tes que vi. Hay de­li­cias y sa­bo­res al­go cu­rio­sos pa­ra nues­tro pa­la­dar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.