Ro­sen­do Fra­ga

Fortuna - - Sumario -

Ma­cri, en el mo­men­to más di­fí­cil de su pre­si­den­cia.

Un lí­der político pien­sa en in­tere­ses co­lec­ti­vos y un lí­der em­pre­sa­rio en cam­bio per­si­gue in­tere­ses par­ti­cu­la­res. El pri­me­ro busca el con­sen­so y la ad­he­sión de la gen­te, el se­gun­do la ren­ta­bi­li­dad. Al­go co­mún es que los dos bus­can el éxi­to.

Has­ta aho­ra, Ma­cri ha te­ni­do un li­de­raz­go ba­sa­do en la ima­gen y las as­pi­ra­cio­nes co­lec­ti­vas. El mar­ke­ting y el con­tac­to con la gen­te han si­do el ori­gen de su po­der.

Pe­ro la Ar­gen­ti­na, por Cons­ti­tu­ción, his­to­ria, tra­di­ción y cul­tu­ra, es un país pre­si­den­cia­lis­ta.

En las cri­sis, los gobernadores, le­gis­la­do­res, sin­di­ca­lis­tas, em­pre­sa­rios, in­ver­so­res, et­cé­te­ra, quie­ren ha­blar di­rec­ta­men­te con el Pre­si­den­te y no con sus de­le­ga­dos o re­pre­sen­tan­tes.

Eso pue­de re­que­rir mo­di­fi­car el rol asu­mi­do por el Je­fe de Ga­bi­ne­te en ma­te­ria de po­der.

Un lí­der de­be asu­mir su rol de es­ta­dis­ta de­jan­do en se­gun­do plano el de can­di­da­to. De­be es­tar más aten­to a la his­to­ria que a la no­ti­cia, a la ac­ción que a la ima­gen. En las cri­sis, no de­be du­dar en sa­cri­fi­car ima­gen por re­sol­ver pro­ble­mas.

Se pue­de go­ber­nar un país con ba­ja apro­ba­ción siem­pre que va­ya re­sol­vien­do pro­ble­mas.

La opi­nión pú­bli­ca no es es­tá­ti­ca, sino di­ná­mi­ca. Se pue­de pa­gar un cos­to hoy por re­sol­ver pro­ble­mas y a lo me­jor en el fu­tu­ro pue­de te­ner re­cu­pe­ra­ción elec­to­ral. Sino, se­rá la his­to­ria la que de­ter­mi­na­rá si un político ha si­do un es­ta­dis­ta o no.

En lo in­me­dia­to, es pro­ba­ble que el Se­na­do dé san­ción de­fi­ni­ti­va al pro­yec­to de “emer­gen­cia ta­ri­fa­ria” ya san­cio­na­do por Dipu­tados. El Pre­si­den­te ve­ta­rá la ley. Pe­ro hay que “des­dra­ma­ti­zar” el ve­to. Se tra­ta de una atri­bu­ción que la Cons­ti­tu­ción Na­cio­nal otor­ga al Pre­si­den­te y que pue­de ser re­vo­ca­da por los dos ter­cios de las dos cá­ma­ras. Ello es muy im­pro­ba­ble, con lo cual el ve­to que­da­rá fir­me.

Ma­cri pue­de pa­gar un cos­to político por ve­tar —en reali­dad, ya lo pa­gó al au­men­tar las ta­ri­fas— pe­ro tam­bién da una se­ñal de fir­me­za que el mun­do económico se la pue­de re­co­no­cer.

Den­tro del pe­ro­nis­mo, Schiaretti, el go­ber­na­dor de Cór­do­ba, es­tá ha­cien­do una opo­si­ción “dia­lo­guis­ta” que en ma­yor o me­nor me­di­da es­tán rea­li­zan­do to­dos los gobernadores del PJ. Es­to ex­pli­ca su in­ten­to de im­pe­dir la san­ción de la ley en el Se­na­do. Pe­ro, en es­te ca­so, pue­de ha­ber te­ni­do un error de cálcu­lo so­bre la po­si­ción que fi­nal­men­te adop­ten sus co­le­gas.

Los gobernadores pa­re­cen en­ca­mi­nar­se a de­jar ha­cer a Ma­cri, pe­ro no a com­par­tir el cos­to político por las me­di­das que adop­te.

Res­pec­to al fu­tu­ro de Schiaretti, es in­cier­to. Si en un mo­men­to Ma­cri se ve obli­ga­do a am­pliar su coa­li­ción in­cor­po­ran­do a sec­to­res del PJ, por su ex­pe­rien­cia, ca­pa­ci­dad y re­pre­sen­ta­ción po­lí­ti­ca, po­dría ser el je­fe de Ga­bi­ne­te

La Ar­gen­ti­na no ha re­suel­to una cri­sis; la es­tá vi­vien­do. En lo so­cial, lo peor es­tá por lle­gar y lo mis­mo su­ce­de con la in­fla­ción.

ideal, en una eta­pa en la cual Ma­cri ten­ga que dar más prio­ri­dad a la po­lí­ti­ca.

El go­ber­na­dor de Cór­do­ba es una fi­gu­ra cen­tral del PJ “dia­lo­guis­ta”, pe­ro es di­fí­cil aven­tu­rar mu­cho más de eso.

La in­cor­po­ra­ción de fi­gu­ras po­lí­ti­cas con buen diá­lo­go con la opo­si­ción co­mo Fri­ge­rio y Monz a la “Me­sa Po­lí­ti­ca” —no a la “Me­sa Chi­ca”— es con­se­cuen­cia de la ne­ce­si­dad po­lí­ti­ca. Ma­cri y Pe­ña si­guen te­nien­do una vi­sión crí­ti­ca so­bre la po­lí­ti­ca tra­di­cio­nal y só­lo la acep­tan cuan­do se ha­ce inevi­ta­ble. Acep­tan la po­lí­ti­ca por ne­ce­si­dad, no por elec­ción.

En cuan­to Cris­ti­na sa­lió del cen­tro de la es­ce­na en di­ciem­bre, Ma­cri se ha ido de­te­rio­ran­do sis­te­má­ti­ca­men­te. La au­sen­cia de la ex Pre­si­den­ta no es la cau­sa úni­ca de es­te fe­nó­meno, pe­ro sin ella, Ma­cri se que­da sin enemi­go. A él le con­vie­ne que ella apa­rez­ca, pe­ro la ex Pre­si­den­ta pa­re­ce ad­ver­tir que, mi­ran­do el me­diano pla­zo, la me­jor for­ma de de­bi­li­tar a Ma­cri es no opo­ner­se a él fron­tal­men­te, por aho­ra.

Ro­sen­do Fra­ga*

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.