Jef­frey Sachs

Fortuna - - Sumario -

Ideas pa­ra res­guar­dar la pri­va­ci­dad on­li­ne.

Ch­ris Hug­hes, cofundador de Fa­ce­book, re­cien­te­men­te ob­ser­vó que el es­cru­ti­nio pú­bli­co de Fa­ce­book “de­bió ha­ber­se pro­du­ci­do ha­ce mu­cho tiem­po”, y di­jo que “me re­sul­ta sor­pren­den­te que no ha­yan te­ni­do que res­pon­der más de es­tas pre­gun­tas an­tes”. Los lí­de­res del sec­tor de la tec­no­lo­gía de la in­for­ma­ción, es­pe­cial­men­te en Eu­ro­pa, han ve­ni­do ad­vir­tien­do so­bre los abu­sos co­me­ti­dos por Fa­ce­book (y otros por­ta­les) des­de ha­ce años. Sus per­cep­cio­nes y re­co­men­da­cio­nes prác­ti­cas son es­pe­cial­men­te ur­gen­tes hoy.

El tes­ti­mo­nio del CEO de Fa­ce­book, Mark Zuc­ker­berg, an­te el Se­na­do de Es­ta­dos Uni­dos sirvió de po­co pa­ra apun­ta­lar la con­fian­za pú­bli­ca en una em­pre­sa que tra­fi­ca da­tos per­so­na­les de sus usua­rios. El mo­men­to más elo­cuen­te del tes­ti­mo­nio se pro­du­jo cuan­do Ri­chard Dur­bin, se­na­dor por Illi­nois, pre­gun­tó si Zuc­ker­berg es­ta­ría có­mo­do com­par­tien­do el nom­bre de su ho­tel y la gen­te con la que había in­ter­cam­bia­do men­sa­jes esa se­ma­na, exac­ta­men­te el ti­po de da­tos ras­trea­dos y uti­li­za­dos por Fa­ce­book. Zuc­ker­berg res­pon­dió que no se sen­ti­ría có­mo­do ofre­cien­do esa in­for­ma­ción. “Creo que tal vez de eso se tra­te to­do es­to”, di­jo Dur­bin: “su derecho a la pri­va­ci­dad”.

Los crí­ti­cos de Fa­ce­book vie­nen sos­te­nien­do es­te pun­to des­de ha­ce años. Ste­fano Quin­ta­re­lli, uno de los prin­ci­pa­les ex­per­tos en TI de Eu­ro­pa y un de­fen­sor des­ta­ca­do de la pri­va­ci­dad on­li­ne ( y, has­ta ha­ce po­co, miem­bro del Par­la­men­to ita­liano), ha si­do un crí­ti­co per­sis­ten­te y pro­fé­ti­co del abu­so por par­te de Fa­ce­book de su po­si­ción de mer­ca­do y del mal uso de los da­tos per­so­na­les on­li­ne. Ha de­fen­di­do des­de ha­ce mu­cho tiem­po una idea po­de­ro­sa: que ca­da uno de no­so­tros de­be­ría re­te­ner el con­trol de nues­tro per­fil on­li­ne (per­fil que de­be­ría ser fá­cil­men­te trans­fe­ri­ble en­tre por­ta­les). Si de­ci­di­mos que no nos gus­ta Fa­ce­book, de­be­ría­mos po­der pa­sar­nos a un com­pe­ti­dor sin per­der los en­la­ces a los con­tac­tos que si­guen en Fa­ce­book.

Pa­ra Quin­ta­re­lli, el abu­so por par­te de Cambridge Analy­ti­ca de da­tos ad­qui­ri­dos de Fa­ce­book fue una con­se­cuen­cia inevi­ta­ble del mo­de­lo de ne­go­cio irres­pon­sa­ble de Fa­ce­book. Fa­ce­book aho­ra ha re­co­no­ci­do que Cambridge Analy­ti­ca no es el úni­co que ex­plo­tó per­fi­les per­so­na­les ad­qui­ri­dos de Fa­ce­book.

En co­mu­ni­ca­cio­nes per­so­na­les con­mi­go, Quin­ta­re­lli di­jo que el Re­gla­men­to Ge­ne­ral de Pro­tec­ción de Da­tos de la Unión Eu­ro­pea, que en­tra en vi­gen­cia el 25 de ma­yo, des­pués de seis años de pre­pa­ra­ción y de­ba­te, “pue­de ser­vir co­mo guía en al­gu­nos as­pec­tos”. Se­gún el RGPD, ob­ser­va, “las or­ga­ni­za­cio­nes in­cum­pli­do­ras pue­den en­fren­tar san­cio­nes se­ve­ras, de has­ta el 4% de sus in­gre­sos. Si el RGPD ya es­tu­vie­ra es­ta­ble­ci­do, Fa­ce­book, pa­ra evi­tar esas pe­na­li­da­des, ha­bría te­ni­do que no­ti­fi­car a las au­to­ri­da­des so­bre la fil­tra­ción de da­tos in­me­dia­ta­men­te des­pués de to­mar cons­cien­cia de ello,

Quin­ta­re­lli de­fien­de una idea po­de­ro­sa: que ca­da uno de­be­ría re­te­ner el con­trol de su per­fil on­li­ne, que de­be­ría ser fá­cil­men­te trans­fe­ri­ble en­tre por­ta­les.

mu­cho an­tes de la pa­sa­da elec­ción de EE.UU.”.

Quin­ta­re­lli en­fa­ti­za que “la com­pe­ten­cia efec­ti­va es una he­rra­mien­ta po­de­ro­sa pa­ra au­men­tar y de­fen­der la bio­di­ver­si­dad en el es­pa­cio di­gi­tal”. Y aquí el RGPD de­be­ría ser de ayu­da, por­que “in­tro­du­ce el con­cep­to de por­ta­bi­li­dad del per­fil, por el cual un usua­rio pue­de mo­ver su per­fil de un pro­vee­dor de ser­vi­cios a otro, co­mo ha­ce­mos cuan­do pa­sa­mos nues­tro per­fil te­le­fó­ni­co de un ope­ra­dor a otro”.

Sa­rah Spie­ker­mann, pro­fe­so­ra de la Uni­ver­si­dad de Eco­no­mía y Ne­go­cios de Vie­na (WU) y pre­si­den­ta de su Ins­ti­tu­to de Sis­te­mas de In­for­ma­ción de Ges­tión, es otra pio­ne­ra de la pri­va­ci­dad on­li­ne que ha ad­ver­ti­do des­de ha­ce mu­cho tiem­po so­bre el ti­po de abu­sos vis­tos con Fa­ce­book. Spie­ker­mann, una au­to­ri­dad glo­bal en ma­te­ria de trá­fi­co de nues­tras iden­ti­da­des on­li­ne pa­ra fi­nes de pu­bli­ci­dad di­ri­gi­da, pro­pa­gan­da po­lí­ti­ca, vi­gi­lan­cia pú­bli­ca y pri­va­da u otros fi­nes ne­fas­tos, des­ta­ca la ne­ce­si­dad de to­mar las rien­das de “los mer­ca­dos de da­tos per­so­na­les”.

“Des­de que el Fo­ro Económico Mun­dial em­pe­zó a dis­cu­tir los da­tos per­so­na­les co­mo una nue­va cla­se de ac­ti­vos en 2011”, me di­jo, “los mer­ca­dos de da­tos per­so­na­les han pros­pe­ra­do en ba­se a la idea de que los da­tos per­so­na­les po­drían ser el “nue­vo pe­tró­leo” de la eco­no­mía di­gi­tal así co­mo -apa­ren­te­men­te- de la po­lí­ti­ca”. Co­mo con­se­cuen­cia de ello, “más de mil em­pre- sas hoy par­ti­ci­pan en una ca­de­na de va­lor de in­for­ma­ción di­gi­tal que re­co­pi­la da­tos a par­tir de cual­quier ac­ti­vi­dad on­li­ne y ofre­ce con­te­ni­do di­ri­gi­do a usua­rios on­li­ne o mó­vi­les en el lap­so de apro­xi­ma­da­men­te 36 se­gun­dos de su in­gre­so al reino di­gi­tal”. No son “só­lo Fa­ce­book y Goo­gle, Ap­ple o Ama­zon los que re­co­gen y usan nues­tros da­tos pa­ra cual­quier fin que se nos pue­da ocu­rrir”, di­ce Spie­ker­mann. “Las pla­ta­for­mas de ges­tión de da­tos, co­mo las ope­ra­das por Ac­xiom u Ora­cle BlueKai po­seen mi­les de atri­bu­tos per­so­na­les y per­fi­les so­cio-psi­co­ló­gi­cos so­bre cien­tos de mi­llo­nes de usua­rios”.

Si bien Spie­ker­mann pien­sa que “los mer­ca­dos de da­tos per­so­na­les y el uso de los da­tos de­be­rían prohi­bir­se en su for­ma ac­tual”, pien­sa que el RGPD “es un buen mo­ti­va­dor pa­ra que las em­pre­sas en to­do el mun­do cues­tio­nen sus prác­ti­cas de com­par­tir da­tos per­so­na­les”. Tam­bién ob­ser­va que “un eco­sis­te­ma ri­co de ser­vi­cios on­li­ne ami­ga­bles con la pri­va­ci­dad es­tá em­pe­zan­do a fun­cio­nar”. El in­men­so po­der de lobby de Fa­ce­book has­ta aho­ra ha elu­di­do esen­cial­men­te las ideas prác­ti­cas de Quin­ta­re­lli, Spie­ker­mann y sus co­le­gas ac­ti­vis­tas. Sin em­bar­go, el es­cán­da­lo re­cien­te le ha abier­to los ojos a la población so­bre la ame­na­za que plan­tea la inac­ción pa­ra la de­mo­cra­cia mis­ma.

La UE ha to­ma­do la de­lan­te­ra en la res­pues­ta, gra­cias a sus nue­vas nor­mas de pri­va­ci­dad, y pro­pu­so el co­bro de ma­yo­res im­pues­tos a Fa­ce­book y otros ven­de­do­res de da­tos per­so­na­les on­li­ne. No obstante ello, es po­si­ble ha­cer más. Quin­ta­re­lli, Spie­ker­mann y sus co­le­gas de­fen­so­res de la éti­ca on­li­ne nos ofre­cen un ca­mino prác­ti­co ha­cia una In­ter­net que sea trans­pa­ren­te, jus­ta, de­mo­crá­ti­ca y res­pe­tuo­sa de los de­re­chos per­so­na­les.

Spie­ker­mann pien­sa que “los mer­ca­dos de da­tos per­so­na­les y el uso de los da­tos en su in­te­rior de­be­rían prohi­bir­se en su for­ma ac­tual”.

Jef­frey D. Sachs*

ZUC­KER­BERG. Su tes­ti­mo­nio en el Se­na­do es­ta­dou­ni­den­se no sirvió pa­ra tran­qui­li­zar a sus usua­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.