Na­din Ar­ga­ña­raz

Fortuna - - Sumario -

El di­le­ma de los sub­si­dios a los ser­vi­cios pú­bli­cos.

Si el pre­cio de un bien sube a igual rit­mo que los cos­tos y és­tos lo ha­cen al rit­mo de la in­fla­ción ge­ne­ral, el pre­cio re­la­ti­vo no cam­bia, con lo que tam­po­co lo ha­ce el gra­do de es­ca­sez re­la­ti­va de es­te bien.

Si, en cam­bio, los cos­tos suben al rit­mo de la in­fla­ción, pe­ro el go­bierno de­ci­de que los pre­cios lo ha­gan a me­nor ve­lo­ci­dad, apa­re­ce la ne­ce­si­dad de sub­si­diar la di­fe­ren­cia. Es­te sub­si­dio es una trans­fe­ren­cia al con­su­mi­dor o al pro­duc­tor, sig­ni­fi­can­do un gas­to pú­bli­co.

En la me­di­da que la in­fla­ción sea sos­te­ni­da, el sub­si­dio se acre­cien­ta y con­se­cuen­te­men­te el gas­to pú­bli­co en sub­si­dios eco­nó­mi­cos cre­ce a ma­yor rit­mo que la in­fla­ción.

En nues­tro país, du­ran­te va­rios años los sub­si­dios a la ener­gía y al trans­por­te per­mi­tie­ron que los pre­cios pa­ga­dos por el con­su­mi­dor subie­ran a me­nor rit­mo que la in­fla­ción. Es­to hi­zo que los sub­si­dios eco­nó­mi­cos lle­ga­ran a re­pre­sen­tar un 3,8% del PIB en 2015.

Sin con­si­de­rar a las Rentas de la pro­pie­dad co­mo in­gre­sos, el dé­fi­cit pri­ma­rio de 2015 fue del 4,3% del PIB. Por en­de, los sub­si­dios eco­nó­mi­cos re­pre­sen­ta­ban al fi­nal del man­da­to del go­bierno an­te­rior ca­si un 90% del dé­fi­cit pri­ma­rio.

El ac­tual go­bierno prio­ri­zó el ob­je­ti­vo de ba­jar la in­fla­ción a par­tir de una ba­ja real del gas­to pú­bli­co. En es­ta lí­nea, la dis­mi­nu­ción real de los sub­si­dios eco­nó­mi­cos fue con­si­de­ra­da cla­ve.

En el año 2016 los sub­si­dios eco­nó­mi­cos no se mo­di­fi­ca­ron y ter­mi­na­ron prác­ti­ca­men­te con la mis­ma par­ti­ci­pa­ción en el PIB. Du­ran­te el 2017 los sub­si­dios eco­nó­mi­cos ini­cia­ron un pro­ce­so de re­duc­ción no­mi­nal y por en­de real. Los des­ti­na­dos a la ener­gía pa­sa­ron de $210.000 mi­llo­nes en 2016 a $125.000 mi­llo­nes a fi­nes de 2017. Es de­cir que dis­mi­nu­ye­ron un 40% en tér­mi­nos no­mi­na­les.

Por su par­te, los sub­si­dios des­ti­na­dos al trans­por­te pa­sa­ron de $80.000 mi­llo­nes a $90.000 mi­llo­nes. Es­to im­pli­có un au­men­to no­mi­nal del 13%. Es­ta com­bi­na­ción de­ri­vó en una ba­ja del pe­so de los sub­si­dios eco­nó­mi­cos en el PIB del orden de 1,5 pun­tos por­cen­tua­les. Se re­du­je­ron del 3,7% del PIB al 2,2% del PIB.

Du­ran­te 2018 es­tá pre­vis­ta la con­ti­nui­dad de la ba­ja no­mi­nal de sub­si­dios en ma­te­ria ener­gé­ti­ca y una le­ve suba no­mi­nal de los des­ti­na­dos al trans­por­te. Los pri­me­ros po­drían ba­jar has­ta un 45% y los se­gun­dos su­bir un 5%. Es­te com­por­ta­mien­to im­pli­ca, ob­via­men­te, una nue­va ba­ja del pe­so de es­tas trans­fe­ren­cias den­tro del PIB. Se pro­yec­ta que sea del orden de 0,9 pun­tos por­cen­tua­les.

Co­mo pue­de apre­ciar­se, hay un cam­bio de com­po­si­ción no­ta­ble. Los sub­si­dios al trans­por­te ter­mi­na­rían ex­pli­can­do el 60% del to­tal de sub­si­dios eco­nó­mi­cos.

La con­tra­ca­ra de es­ta ba­ja de sub­si­dios a la ener­gía es la suba de ta­ri­fas por en­ci­ma de la in­fla­ción. Se­gún el IN­DEC, en los úl­ti­mos 12 me­ses los pre­cios re­gu­la­dos subie­ron un 38%, mien­tras la in­fla­ción pro­me­dio subió un 25%.

El IVA es el prin­ci­pal amor­ti­gua­dor pa­ra una eliminación tran­si­to­ria de la mo­chi­la tri­bu­ta­ria en los ser­vi­cios pú­bli­cos. Por sí so­lo, re­pre­sen­ta un 15% de lo que se pa­ga.

Es­ta di­ná­mi­ca de pre­cios re­la­ti­vos es la in­ver­sa a la de años anteriores.

En con­se­cuen­cia, la dis­cu­sión ac­tual se cen­tra en la mag­ni­tud del cam­bio de pre­cios re­la­ti­vos que es­tá re­ci­bien­do el usua­rio hoy. En es­te pun­to sur­gen di­ver­sas pro­pues­tas. Des­de IARAF se pre­sen­tó una pro­pues­ta pa­ra ami­no­rar el im­pac­to de la suba de ta­ri­fas en el va­lor de la fac­tu­ra, con­cen­tra­da en una eliminación tran­si­to­ria de la mo­chi­la tri­bu­ta­ria. En es­te pun­to el IVA es el prin­ci­pal amor­ti­gua­dor, da­do su pe­so ac­tual en el mon­to to­tal de la fac­tu­ra. Co­mo re­fe­ren­cia, en cier­tas ciu­da­des la mo­chi­la equi­va­le al 27% del va­lor de la fac­tu­ra. El IVA por sí so­lo re­pre­sen­ta un 15%. El cos­to fis­cal se­ría de $30.000 mi­llo­nes anua­les, es de­cir 0,23% del PIB, com­par­ti­do en par­tes igua­les en­tre Na­ción y Pro­vin­cias. Es­te cos­to fis­cal sur­gi­ría, en prin­ci­pio, da­da la di­ná­mi­ca ac­tual de suba de las ta­ri­fas.

Pa­ra una co­rrec­ta dis­cu­sión par­la­men­ta­ria es im­por­tan­te que los le­gis­la­do­res dis­tin­gan bien que un IVA del 21% siem­pre va a ser equi­va­len­te a un me­nor por­cen­ta­je del va­lor de la fac­tu­ra to­tal. En el me­jor de los ca­sos, equi­va­le al 17,3% del va­lor de la fac­tu­ra. La cues­tión es sim­ple: si al­go cues­ta $100 y el IVA es $21, la fac­tu­ra es de $121. El por­cen­ta­je del IVA es $21/$121, es de­cir 17,3%.

Na­din Ar­ga­ña­raz*

2018. Los sub­si­dios al trans­por­te ter­mi­na­rán ex­pli­can­do el 60% del to­tal de ellos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.