Có­mo si­gue to­do lue­go de las tur­bu­len­cias

La suba del dó­lar y el au­men­to de ta­sas tan­to en Es­ta­dos Uni­dos co­mo a ni­vel lo­cal hi­cie­ron que la eco­no­mía des­ace­le­ra­ra su rit­mo de ex­pan­sión. Cré­di­to ex­terno, en ries­go. Có­mo afec­ta a ca­da sec­tor.

Fortuna - - Sumario - POR GUS­TA­VO RE­YES*

La suba del dó­lar y el au­men­to de ta­sas tan­to en Es­ta­dos Uni­dos co­mo a ni­vel lo­cal hi­cie­ron que la eco­no­mía con­ti­nua­ra cre­cien­do pe­ro ha­ya des­ace­le­ra­do su rit­mo de ex­pan­sión. El ries­go del cré­di­to ex­terno.

Las tur­bu­len­cias fi­nan­cie­ras de las úl­ti­mas se­ma­nas han ge­ne­ra­do l a aten­ción tan­to del país co­mo tam­bién de una par­te im­por­tan­te de la pren­sa fi­nan­cie­ra in­ter­na­cio­nal. De acuer­do a es­ti­ma­cio­nes pri­va­das, en el pri­mer tri­mes­tre del 2018 el ni­vel de ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca en Ar­gen­ti­na se ex­pan­dió a un rit­mo cer­cano al 4.4% anual res­pec­to del mis­mo pe­río­do del 2017.

Si bien es­ta ci­fra re­pre­sen­ta un ma­yor crecimiento al que re­gis­tró la eco­no­mía du­ran­te to­do el año 2017 (2.8%), con res­pec­to del IV tri­mes­tre del 2017, la eco­no­mía con­ti­nuó cre­cien­do pe­ro des­ace­le­ró no­to­ria­men­te su rit­mo de ex­pan­sión. Es­ta des­ace­le­ra­ción del ni­vel de ac­ti­vi­dad es con­sis­ten­te con lo su­ce­di­do con la ma­yo­ría de los mo­to­res del con­su­mo, que ca­ye­ron con res­pec­to a los úl­ti­mos me­ses del 2017

La des­ace­le­ra­ción del ni­vel de ac­ti­vi­dad du­ran­te los úl­ti­mos me­ses coin­ci­dió con una im­por­tan­te ace­le­ra­ción en la ta­sa de in­fla­ción, fru­to de di­ver­sos fac­to­res: in­cre­men­tos ta­ri­fa­rios, caí­da en las ta­sas reales de in­te­rés (ne­tas de in­fla­ción), au­men­to del dó­lar (di­ciem­bre de 2017 y fe­bre­ro de 2018) y ma­yo­res ex­pec­ta­ti­vas de in­fla­ción lue­go del cam­bio en las Me­tas de In­fla­ción.

La cons­truc­ción ten­drá una des­ace­le­ra­ción por la fuer­te vo­la­ti­li­dad del dó­lar, la suba en la ta­sa de in­te­rés y el freno en la obra pú­bli­ca.

Un me­nor gra­do de finan­cia­mien­to ex­terno ne­ce­sa­ria­men­te re­du­ce la mag­ni­tud del ex­ce­so de gas­to pú­bli­co. De acuer­do a es­ti­ma­cio­nes pri­va­das, en el pri­mer tri­mes­tre el ni­vel de ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca se ex­pan­dió un 4,4%.

El au­men­to en las ta­sas de in­te­rés en Es­ta­dos Uni­dos sin du­da in­flu­yó y bas­tan­te en las tur­bu­len­cias del mer­ca­do cam­bia­rio. No obstante, te­nien­do en cuen­ta que los efec­tos tan­to so­bre los ti­pos de cam­bio co­mo so­bre las pri­mas de ries­go en otros paí­ses fue­ron bas­tan­te me­no­res que en nues­tro país, exis­ten cla­ra­men­te otros fe­nó­me­nos adi­cio­na­les que han com­pli­ca­do aún más la si­tua­ción pa­ra Ar­gen­ti­na.

Los fac­to­res que “po­ten­cia­ron” el efec­to de la suba de ta­sas en Es­ta­dos Uni­dos fue­ron va­rios. El pri­me­ro de ellos es­tá da­do por el he­cho que nues­tro país es al­ta­men­te de­pen­dien­te del finan­cia­mien­to ex­terno ya que lo ne­ce- si­ta pa­ra cu­brir el ex­ce­so de gas­to que pre­sen­ta su eco­no­mía (dé­fi­cit en cuen­ta co­rrien­te).

La me­nor can­ti­dad de fondos dis­po­ni­bles pa­ra los mer­ca­dos emer­gen­tes de­ri­va­da del au­men­to en las ta­sas de in­te­rés en Es­ta­dos Uni­dos re­per­cu­te más fuer­te en las eco­no­mías más ne­ce­si­ta­das de fondos co­mo la Ar­gen­ti­na.

El al­to gra­do de de­pen­den­cia de los fondos ex­ter­nos pa­ra fi­nan­ciar el ex­ce­so de gas­to que tie­ne la Ar­gen­ti­na es­tu­vo acom­pa­ña­do por otros fac­to­res co­mo la ace­le­ra­ción de la in­fla­ción en los úl­ti­mos me­ses, la dispu­ta en­tre la Jefatura de Ga­bi­ne­te y las au­to­ri­da­des del Ban­co Cen­tral que de­bi­li­tó la in­de­pen­den­cia de es­te úl­ti­mo ór­gano, la en­tra­da en vi­gen­cia del im­pues­to a los te­ne­do­res ex­tran­je­ros de Le­bacs, las me­no­res di­vi­sas es­pe­ra­das por los pro­ble­mas cli­má­ti­cos de la co­se­cha del agro y la im­por­tan­te opo­si­ción (in­clu­si­ve den­tro del par­ti­do ofi­cia­lis­ta) al úl­ti­mo ajus­te rea­li­za­do en las ta­ri­fas pú­bli­cas (co­ra­zón del pro- ble­ma fis­cal). To­dos es­tos he­chos coin­ci­die­ron en una es­pe­cie de tor­men­ta per­fec­ta y desata­ron las fuer­tes ten­sio­nes en el mer­ca­do fi­nan­cie­ro y cam­bia­rio.

REAC­CIÓN. Las me­di­das im­ple­men­ta­das por las au­to­ri­da­des mo­ne­ta­rias pa­ra afron­tar es­tas tur­bu­len­cias no lle­ga­ron to­das jun­tas y fue­ron com­ple­men­ta­rias. Por un la­do, al­gu­nas de las ac­cio­nes apun­ta­ron a me­jo­rar la ofer­ta de dó­la­res en el cor­to pla­zo y a re­du­cir su de­man­da. Por otro la­do, se to­ma­ron tam­bién me­di­das ten­dien­tes a re­du­cir el des­equi­li­brio de las cuen­tas pú­bli­cas y ase­gu­rar la co­ber­tu­ra de las ne­ce­si­da­des fi­nan­cie­ras del go­bierno.

Pa­ra di­na­mi­zar la ofer­ta de dó­la­res de cor­to pla­zo se re­du­je­ron los lí­mi­tes a las te­nen­cias de mo­ne­da ex­tran­je­ra por par­te de los ban­cos al tiem­po que se au­men­tó fuer­te­men­te la ta­sa de in­te­rés de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria (en tres opor­tu­ni­da­des) has­ta lle­var­la al 40% anual de for­ma tal de con­te­ner la de­man­da de di­vi­sas en el cor­to pla­zo. A efec­tos de re­du­cir la mag­ni­tud de los de­se­qui­li­brios fis­ca­les se anun­ció una ace­le­ra­ción en la re­duc­ción de la me­ta del dé­fi­cit fis­cal pri­ma­rio pa­ra es­te año así co­mo tam­bién que el país co­men­za­ría a ne­go­ciar una lí­nea de cré­di­to con el Fondo Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal a fin de res­pal­dar la to­tal co­ber­tu­ra de las ne­ce­si­da­des fi­nan­cie­ras del sec­tor pú­bli­co.

Es­te nue­vo es­ce­na­rio pue­de traer apa­re­ja­do im­por­tan­tes cam­bios pa­ra la di­ná­mi­ca ma­cro­eco­nó­mi­ca del país más allá de los mon­tos y con­di­cio­na­li­da­des

que pue­da te­ner el cré­di­to so­li­ci­ta­do al FMI. En pri­mer lu­gar, el me­nor finan­cia­mien­to ex­terno im­pli­ca un ni­vel más ele­va­do del Ti­po de Cam­bio Real (po­der ad­qui­si­ti­vo del dó­lar) de equi­li­brio de la eco­no­mía.

En se­gun­do lu­gar, un me­nor gra­do de finan­cia­mien­to ex­terno ne­ce­sa­ria­men­te re­du­ce la mag­ni­tud del ex­ce­so de gas­to de la eco­no­mía. Los ca­na­les por los cua­les pue­de ma­te­ria­li­zar­se es­ta caí­da del gas­to pro­ba­ble­men­te sean va­rios. El ca­nal por el cual de­be­ría ace­le­rar­se el ajus­te del gas­to pú­bli­co en par­te ya fue ade­lan­ta­do por el pro­pio go­bierno y es el de re­du­cir prin­ci­pal­men­te la Obra Pú­bli­ca. No obstante, de las con­di­cio­na­li­da­des del prés­ta­mo del FMI pue­den sur­gir otras va­rian­tes com­ple­men­ta­rias y/o adi­cio­na­les.

Con res­pec­to al gas­to pri­va­do, tan­to el gas­to en In­ver­sión co­mo en Con­su­mo es pro­ba­ble que tam­bién se des­ace­le­ren. El fuer­te au­men­to en la pri­ma de ries­go país jue­ga en con­tra del pro­ce­so de in­ver­sio­nes. Res­pec­to al con­su­mo, di­ver­sos fac­to­res tam­bién po­drían acen­tuar la des­ace­le­ra­ción de sus mo­to­res ya evi­den­cia­da en el pri­mer tri­mes­tre del año.

El au­men­to de la in­cer­ti­dum­bre de­ri­va­da de las tur­bu­len­cias pro­ba­ble­men­te afec­te ne­ga­ti­va­men­te a la con­fian­za de los con­su­mi­do­res y a la di­ná­mi­ca de los prés­ta­mos pa­ra con­su­mo que a su vez tam­bién se ve­rán al­te­ra­dos por el au­men­to en las ta­sas de in­te­rés. Por otro la­do, el au­men­to del dó­lar du­ran­te las úl­ti­mas se­ma­nas se tra­du­ci­rá en una nue­va ace­le­ra­ción (pro­ba­ble­men­te tran­si­to­ria) de la in­fla­ción nú­cleo co­mo su­ce­dió du­ran­te los pri­me­ros me­ses del año.

Es­ta si­tua­ción ju­ga­rá cla­ra-

men­te en con­tra de una rá­pi­da re­cu­pe­ra­ción en el po­der ad­qui­si­ti­vo de los sa­la­rios (en caí­da du­ran­te los úl­ti­mos me­ses). En cuan­to a los sec­to­res, la cons­truc­ción se­gu­ra­men­te evi­den­cia­rá tam­bién una des­ace­le­ra­ción de­bi­do a la fuer­te vo­la­ti­li­dad del dó­lar (al­ta in­cer­ti­dum­bre), el in­cre­men­to en las ta­sas de in­te­rés y la ra­len­ti­za­ción es­pe­ra­da en la Obra Pú­bli­ca co­mo con­se­cuen­cia del ajus­te fis­cal anun­cia­do.

En­tre los sec­to­res fa­vo­re­ci­dos se en­cuen­tran aque­llos que son ex­por­ta­do­res y/o sus­ti­tu­tos de im­por­ta­cio­nes ya que la re­cu­pe­ra­ción del Ti­po de Cam­bio Real les ayu­da­rá se­gu­ra­men­te a me­jo­rar la ren­ta­bi­li­dad de sus ac­ti­vi­da­des. En un es­ce­na­rio don­de las ta­sas de in­te­rés en el mun­do co­mien­zan a su­bir, la ne­ce­si­dad de fi­nan­ciar un im­por­tan­te des­equi­li­brio en la Cuen­ta Co­rrien­te (ex­pli­ca­do en gran me­di­da por el dé­fi­cit fis­cal) re­pre­sen­ta un cla­ro ries­go pa­ra la eco­no­mía.

Las ac­tua­les tur­bu­len­cias es­tán re­la­cio­na­das con es­te ries­go. La fle­xi­bi­li­dad cam­bia­ria, la po­si­bi­li­dad que el Ban­co Cen­tral ejer­za su rol de pres­ta­mis­ta de úl­ti­ma ins­tan­cia del sis­te­ma fi­nan­cie­ro y al­gu­nas nor­mas pru­den­cia­les im­pe­ran­tes en es­te úl­ti­mo ha per­mi­ti­do que es­tas tur­bu­len­cias no se tras­la­den al sis­te­ma ban­ca­rio co­mo ha ocu­rri­do en otras oca­sio­nes.

No obstante, co­mo se ana­li­zó an­te­rior­men­te, el me­nor finan­cia­mien­to con que cuen­ta la eco­no­mía de nues­tro país se­gu­ra­men­te re­per­cu­ti­rá so­bre las pers­pec­ti­vas de crecimiento económico.

DESAFíO. Du­jov­ne fue as­cen­di­do a mi­nis­tro coor­di­na­dor del área eco­nó­mi­ca. Se­rá el prin­ci­pal res­pon­sa­ble del cum­pli­mien­to del acuer­do con el FMI.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.