Tris­tán Ro­drí­guez Lo­re­do

Fortuna - - Sumario -

Una ra­dio­gra­fía del ma­yor fo­ro de coope­ra­ción glo­bal.

Había un di­cho que em­pe­zó en los círcu­los aca­dé­mi­cos y que en el Río de la Pla­ta se hi­zo mu­le­ti­lla. Exis­ten paí­ses desa­rro­lla­dos, sub­de­sar ro­lla­dos, Ja­pón, Ale­ma­nia… y la Ar­gen­ti­na. Los que se ha­bían le­van­ta­do mi­la­gro­sa­men­te de su ca­si ani­qui­la­ción com­pa­ra­dos con el que te­nía mu­cho por ga­nar y de­cep­cio­nó.

El gran acree­dor mun­dial pa­só en po­cos años al deu­dor cró­ni­co de los or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les, a los que pri­me­ro des­de­ñó y ter­mi­nó men­di­gan­do ayu­das a cual­quier pre­cio.

¿Qué pa­só en­tre un ex­tre­mo y otro? No fue­ron los brus­cos cam­bios cli­má­ti­cos que sem­bra­ron in­cer­ti­dum­bre en el prin­ci­pal re­cur­so de ex­por­ta­ción. Tam­po­co los pre­cios in­ter­na­cio­na­les: en un lar­go pe­río­do en que se pa­só del ca­te­cis­mo de los tér­mi­nos del in­ter­cam­bio des­fa­vo­ra­bles al boom de la soja y la se­gun­da re­vo­lu­ción en las pam­pas de fin de si­glo XX, de la mano de la in­no­va­ción en mé­to­dos pro­duc­ti­vos, la bio­tec­no­lo­gía y los pre­cios as­tro­nó­mi­cos.

Las cri­sis eco­nó­mi­cas se hi­cie­ron ca­da vez más fre­cuen­tes y con un co­mún de­no­mi­na­dor: la cri­sis en la balanza de pa­gos que po­ten­cia­ba los de­se­qui­li­brios fis­ca­les. A ve­ces exis­tía la ten­ta­ción de ce­rrar la puer­ta al mun­do y vi­vir con lo nues­tro. Una uto­pía que fue ad­qui­rien­do di­men­sión mi­li­tan­te a me­di­da que las re­ce­sio­nes se pro­fun­di­za­ban y se ex­ten­día por otros paí­ses de la re­gión. La aper­tu­ra eco­nó­mi­ca, el li­bre flu­jo de ca­pi­ta­les y el es­ta­ble­ci­mien­to de zo­nas de in­te- gra­ción co­mer­cial y po­lí­ti­ca sur­gie­ron co­mo una ame­na­za con­cre­ta pa­ra la so­be­ra­nía y el bie­nes­tar de los pue­blos a so­juz­gar­se. “ALCA, al ca­ra­jo” im­po­nía el his­trio­nis­mo de Hu­go Chá­vez en la cum­bre pa­ra­le­la de Mar del Pla­ta, que ha­cía nau­fra­gar la po­lí­ti­ca aper­tu­ris­ta de la ad­mi­nis­tra­ción Busch. De allí, una su­ce­sión de he­chos hil­va­na­dos por el mis­mo dis­cur­so: el di­bu­jo pa­trió­ti­co de Moreno, el ce­po cam­bia­rio y la lu­cha épi­ca con­tra los fondos bui­tres que “ve­nían por lo nues­tro”.

Lo que en reali­dad es­tá en dis­cu­sión es la re­la­ción del país con el res­to del mun­do. Se pue­den en­con­trar ins­tan­cias más ami­ga­bles y di­ge­ri­bles pa­ra una vo­ca­ción re­gio­na­lis­ta, co­mo la pro­cla­ma­da so­li­da­ri­dad la­ti­noa­me­ri­ca­na, pe­ro que efec­ti­va­men­te ter­mi­nan ge­ne­ran­do con­flic­tos in­ter­nos co­mo las pu­jas por las sal­va­guar­das en el Mer­co­sur, las de­va­lua­cio­nes asi­mé­tri­cas pa­ra ga­nar com­pe­ti­ti­vi­dad o la im­po­si­bi­li­dad de coor­di­nar po­lí­ti­cas fis­ca­les, adua­ne­ras y has­ta de po­lí­ti­ca ex­te­rior.

Qui­zás en un es­ca­lón más en la pro­fun­di­dad del in­cons­cien­te co­lec­ti­vo, hay una re­sis­ten­cia ac­ti­va a cual­quier me­di­da que ob­je­ti­ve me­tas y pue­da eva­luar la per­for­man­ce po­lí­ti­ca de ca­da país. Im­pli­ca sa­lir de la pu­ra sub­je­ti­vi­dad y so­me­ter los pos­tu­la­dos ideo­ló­gi­cos al es­cru­ti­nio de la reali­dad.

El an­da­mia­je ins­ti­tu­cio­nal pa­ra pro­mo­ver la in­te­gra­ción y la coope­ra­ción in­ter­na­cio­nal es ca­da vez más am­plio y se ha ve­ni­do mo­der­ni­zan-

Nues­tras cri­sis se han he­cho ca­da vez más fre­cuen­tes y con un de­no­mi­na­dor co­mún: la cri­sis en la balanza de pa­gos, que po­ten­cia los de­se­qui­li­brios fis­ca­les.

do pa­ra mos­trar una ca­ra más cer­ca­na que las so­lem­ni­da­des di­plo­má­ti­cas del sis­te­ma clá­si­co mul­ti­la­te­ral. Y es­te en­sam­ble se mo­to­ri­zó por una sen­ci­lla ra­zón: la glo­ba­li­za­ción de las eli­tes di­ri­gen­tes. Ya ha­ce dos dé­ca­das el politólogo Sa­muel Hun­ting­ton pro­mo­vía el con­cep­to que, ade­más de las di­fe­ren­cias has­ta ideo­ló­gi­cas, la cla­se di­ri­gen­te de to­dos los paí­ses te­nía una ba­se edu­ca­ti­va y un co­no­ci­mien­to co­mún que los ase­me­ja­ba mu­cho más en­tre sí que con otros es­tra­tos de sus mis­mos paí­ses.

En­tre es­tos in­ten­tos coope­ra­ti­vos es­tá el G20, “el prin­ci­pal fo­ro in­ter­na­cio­nal pa­ra la coope­ra­ción eco­nó­mi­ca, fi­nan­cie­ra y po­lí­ti­ca” y que tie­ne por mi­sión abor­dar “los gran­des desafíos glo­ba­les y busca ge­ne­rar po­lí­ti­cas pú­bli­cas que los re­suel­van”. No es una reunión más: re­pre­sen­tan el 85% del pro­duc­to bru­to glo­bal, dos ter­cios de la población mun­dial y el 75% del co­mer­cio in­ter­na­cio­nal.

Una con­jun­ción de fac­to­res cons­tru­ye es­ta cul­tu­ra de fun­cio­na­rio in­ter­na­cio­nal de di­rec­to­res, con­sul­to­res, mi­nis­tros y se­cre­ta­rios de to­dos los paí­ses, po­bres o ri­cos; que se en­cuen­tran en las más di­sí­mi­les circunstancias. De la mis­ma ma­ne­ra, esa flui­da co­mu­ni­ca­ción por te­ner una vi­sión co­mún per­mi­te una em­pa­tía que ha­ce im­po­si­ble ocul­tar agen­das y des­viar in­tere­ses. Por eso, en una co­yun­tu­ra de ten­sas ne­go­cia­cio­nes co­mo la pre­sen­te, es un da­to a con­si­de­rar. Co­mo tam­bién la existencia de es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les que tam­po­co han es­ca­pa­do a la glo­ba- li­za­ción.

Por eso, las exi­gen­cias no se­rán más de ca­bo­ta­je, al uso nos­tro o las de atar­la con alam­bre. En un mun­do in­ter­co­nec­ta­do, con eli­tes con va­sos co­mu­ni­can­tes, las so­lu­cio­nes exi­gi­das tam­bién se­rán “world class”. O no se­rán.

¿Qué es el G20?

■ Con­gre­ga a la Unión Eu­ro­pea y a otros 19 paí­ses in­di­vi­dual­men­te (Ale­ma­nia, Ara­bia Sau­di­ta, Ar­gen­ti­na, Aus­tra­lia, Bra­sil, Ca­na­dá, Chi­na, Co­rea del Sur, Es­ta­dos Uni­dos, Fran­cia, In­dia, In­do­ne­sia, Ita­lia, Ja­pón, Mé­xi­co, Ru­sia, Reino Uni­do, Su­dá­fri­ca y Tur­quía).

■ No tie­ne un es­pa­cio pro­pio. El país an­fi­trión (en 2018, la Ar­gen­ti­na) se en­car­ga de la or­ga­ni­za­ción de las ac­ti­vi­da­des, de­fi­ne la agen­da que se van a de­ba­tir y qué paí­ses y or­ga­ni­za­cio­nes in­vi­tar.

■ Ha­brá más de 45 en­cuen­tros que se desa­rro­lla­rán a lo lar­go de to­do 2018 y se ha­rán en 11 ciu­da­des: Ba­ri­lo­che, Cór­do­ba, Ciu­dad de Bue­nos Ai­res, Mar del Pla­ta, Men­do­za, Puer­to Igua­zú, Ro­sa­rio, Sal­ta, San Salvador de Ju­juy, San Mi­guel de Tu­cu­mán y Us­huaia.

■ En 2018 el G20 “se en­fo­ca­rá en tres cues­tio­nes cla­ve: el fu­tu­ro del tra­ba­jo, la in­fra­es­truc­tu­ra pa­ra el desa­rro­llo, y un fu­tu­ro ali­men­ta­rio sos­te­ni­ble”.

■ Fun­cio­na or­gá­ni­ca­men­te por dis­tin­tos ca­na­les: el de Fi­nan­zas (mi­nis­tros del área y pre­si­den­tes de los ban­cos cen­tra­les); Sher­pas (fun­cio­na­rios de se­guir los de­ba­tes y el víncu­lo en­tre el fo­ro y su Go­bierno).

■ La Troi­ka es­tá in­te­gra­da por el país an­fi­trión, el úl­ti­mo y el pró­xi­mo. En es­te ca­so, pa­ra­dó­ji­ca­men­te los tres sin­gu­la­res: Ar­gen­ti­na, Ale­ma­nia y Ja­pón.

■ Hay Gru­pos de Afi­ni­dad: Bu­si­ness 20 (B20), Ci­vil 20 (C20), La­bour 20 (L20), Scien­ce 20 (S20), Think 20 (T20), Wo­men 20 (W20), Youth 20 (Y20).

Más de 45 en­cuen­tros se desa­rro­llan a lo lar­go del año en el mar­co del G20, en 11 ciu­da­des. La Troi­ka es­tá for­ma­da por Ale­ma­nia, Ar­gen­ti­na y Ja­pón.

Tris­tán Ro­drí­guez Lo­re­do*

FAURIE. El can­ci­ller ar­gen­tino, en uno de los en­cuen­tros en el mar­co del G20.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.