Ri­car­do Haus­mann

Fortuna - - Sumario -

Las PPP tam­bién tie­nen sus li­mi­ta­cio­nes y ries­gos.

Se­gún lo cuen­ta una an­ti­gua pa­rá­bo­la, hu­bo una vez una com­pe­ten­cia en­tre dos pia­nis­tas. Des­pués de es­cu­char al pri­me­ro, el ju­ra­do otor­gó el pre­mio al se­gun­do pia­nis­ta. No había ne­ce­si­dad de es­cu­char más, ya que ¿quién po­dría ser peor?

Esa pa­rá­bo­la, ¿se apli­ca a las alian­zas pú­bli­co-pri­va­das (PPP, se­gún su si­gla en in­glés) crea­das pa­ra pro­por­cio­nar in­fra­es­truc­tu­ra co­mo via­li­dad, ener­gía eléc­tri­ca, agua po­ta­ble, ae­ro­puer­tos, o el desa­rro­llo de zo­nas tu­rís­ti­cas im­por­tan­tes? De he­cho, es esen­cial es­cu­char a los dos con­cur­san­tes, y eva­luar sus for­ta­le­zas y de­bi­li­da­des.

El pri­mer pia­nis­ta es la pro­vi­sión pú­bli­ca, la cual en­fren­ta dos pro­ble­mas: uno de in­cen­ti­vos (o de co­rrup­ción) y el otro pre­su­pues­ta­rio. En­tra el se­gun­do pia­nis­ta. Su­pon­ga­mos que el pro­yec­to es una ru­ta es­truc­tu­ra­da co­mo una ca­rre­te­ra con pea­je, con una con­ce­sión a 20 años. Es­to pa­re­ce­ría re­sol­ver tan­to el pro­ble­ma de in­cen­ti­vos co­mo el de pre­su­pues­to. Ade­más, co­mo el pea­je fi­nan­cia­rá el pro­yec­to, és­te no ten­drá que es­tar sujeto a res­tric­cio­nes fis­ca­les.

De mo­do que pa­re­ce­ría que el ga­na­dor es el se­gun­do pia­nis­ta. Sin em­bar­go, la vi­da es más com­pli­ca­da que la pa­rá­bo­la, de­bi­do a los pro­ble­mas que se pre­sen­tan en el cur­so del pro­yec­to. La pri­me­ra pre­gun­ta que de­be con­tes­tar un pro­yec­to es si se tra­ta o no de una bue­na idea. La res­pues­ta a es­to re­quie­re de un pro­ce­so de eva­lua­ción o de prein­ver­sión que pue­de ser cos­to­so, y cu­yo re­sul­ta­do qui­zás no sea me­jor que un buen es­ti­ma­do.

Su­pon­ga­mos que se aprue­ba un pro­yec­to vial pa­ra una ca­rre­te­ra con pea­je, se re­dac­ta el con­tra­to de con­ce­sión y se pre­sen­tan em­pre­sas a la li­ci­ta­ción. Las em­pre­sas par­ti­ci­pan­tes ne­ce­si­tan pla­near pa­ra dos fa­ses: in­ge­nie­ría, pro­cu­ra y cons­truc­ción (EPC, por su si­gla en in­glés) y una fa­se más lar­ga de ope­ra­ción, cuan­do se re­cau­dan los in­gre­sos pro­ve­nien­tes del pea­je y se re­cu­pe­ran los gas­tos in­cu­rri­dos y los be­ne­fi­cios pre­vis­tos.

Exis­ten nu­me­ro­sas in­cer­ti­dum­bres en am­bas fa­ses, pe­ro es­pe­cial­men­te en la EPC, que pue­de du­rar de 3 a 7 años, de­pen­dien­do del pro­yec­to. Da­dos los ries­gos de es­ta fa­se, los mer­ca­dos de ca­pi­tal exigen que su finan­cia­mien­to pro­ven­ga más de ca­pi­tal que de deu­da, y es­pe­ran una ta­sa in­ter­na de re­torno que sue­le lle­gar al 18% o más.

El pro­yec­to con­lle­va una in­ge­nie­ría fi­nan­cie­ra bas­tan­te so­fis­ti­ca­da. Y por lo ge­ne­ral, no se pue­den po­ner en prác­ti­ca a me­nos que el go­bierno otor­gue ga­ran­tías con­tra los ries­gos geo­ló­gi­cos o de trá­fi­co. Es­to sig­ni­fi­ca que no des­apa­re­cen los pro­ble­mas de in­cen­ti­vos ni los pre­su­pues­ta­rios que su­pues­ta­men­te iba a eli­mi­nar el se­gun­do pia­nis­ta. To­da­vía más, el se­gun­do pia­nis­ta tam­po­co eli­mi­na la ne­ce­si­dad de con­tar con un Es­ta­do com­pe­ten­te y hon­ra­do, ca­paz de di­se­ñar y ges­tio­nar pro­yec­tos de tan­ta com­ple­ji­dad.

Las PPP tam­po­co eli­mi­nan la ne­ce­si­dad de con­tar con un Es­ta­do com­pe­ten­te y hon­ra­do, ca­paz de di­se­ñar y ges­tio­nar pro­yec­tos de mu­cha com­ple­ji­dad.

Ri­car­do Haus­mann*

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.