Mar­tín San­do­val

Fortuna - - Sumario -

Có­mo se­rá el tra­ba­jo en un fu­tu­ro muy cer­cano.

Se ima­gi­na un mun­do don­de su tra­ba­jo ac­tual ya no exis­ta? ¿Un mun­do don­de su tra­ba­jo ac­tual se li­mi­te a apre­tar un bo­tón ca­da me­dia ho­ra? En el 2050, es pro­ba­ble que su tra­ba­jo ac­tual no exis­ta co­mo tal. O, al me­nos, no exis­ta co­mo lo lle­va a ca­bo hoy día.

El empleo co­mo lo con­ce­bi­mos ac­tual­men­te (“re­la­ción de de­pen­den­cia”, tér­mino hoy ca­si ar­cai­co), pro­ba­ble­men­te se ex­tin­gui­rá. Y el tra­ba­jo del hom­bre, co­mo Uni­dad Pres­ta­do­ra de Ser­vi­cios, se­rá lo re­le­van­te, don­de el ser hu­mano sea cla­ve pa­ra pro­gra­mar y ope­rar so­lu­cio­nes di­gi­ta­les, ya ca­si sin tra­ba­jo ma­nual.

Pa­ra los abo­ga­dos, ya atrás que­dó la ne­ce­si­dad de con­tar con bi­blio­te­cas mo­nu­men­ta­les en li­bro pa­pel (li­bros ca­rí­si­mos, por otro la­do). Hoy los sis­te­mas di­gi­ta­les de ju­ris­pru­den­cia per­mi­ten on li­ne y en tiem­po real con­tar con la in­for­ma­ción apli­ca­ble a ca­da ca­so. En la con­tra­par­te, la Jus­ti­cia, ya fun­cio­nan ha­ce tiem­po los ex­pe­dien­tes di­gi­ta­les. Ven­drá el tiem­po de jui­cios ín­te­gra­men­te lle­va­dos por me­dios di­gi­ta­les.

En cuan­to a los empleos in­dus­tria­les, en el sec­tor me­tal­me­cá­ni­co, el his­tó­ri­co y ca­si ro­mán­ti­co tra­ba­jo del tor­ne­ro, que me­ca­ni­za­ba un tro­zo de gran por­te de ace­ro y/o alu­mi­nio, dio pa­so al CNC (Con­trol Nu­mé­ri­co Compu­tari­za­do), apa­ra­to que, lue­go de su pro­gra­ma­do (por una per­so­na, obvio), me­ca­ni­za y “crea” la pie­za por sí so­lo, en cues­tión de mi­nu­tos. Otro ejem­plo, el pun­zo­na­do de pie­zas de cha­pa ma­nual da pa­so a un ro­bot, que pre­vio pro­gra­ma­do lo ha­rá en cues­tión de mi­nu­tos.

En 2050, en la in­dus­tria au­to­mo­triz la pro­duc­ción se ha­rá ca­si ín­te­gra­men­te a tra­vés de la ro­bó­ti­ca. Las per­so­nas pro­gra­ma­rán y los sis­te­mas de ca­li­dad pre­ven­ti­vos (tam­bién ro­bó­ti­cos) su­per­vi­sa­rán la ges­tión pro­duc­ti­va. Si ha­bla­mos de la in­du­men­ta­ria y el cal­za­do, el fac­tor hu­mano se­gui­rá sien­do de­ci­si­vo en el di­se­ño y crea­ti­vi­dad, aun­que la pro­duc­ción, ca­da vez más ro­bo­ti­za­da.

En la in­dus­tria vitivinícola se­rán ne­ce­sa­rios más in­ge­nie­ros y téc­ni­cos agró­no­mos es­pe­cia­li­za­dos en rie­go, con co­no­ci­mien­tos en eno­lo­gía. Ro­bots su­per­vi­sa­rán –ya lo ha­cen- el es­ta­do de evo­lu­ción de las uvas, hu­me­dad del sue­lo y otras va­ria­bles aso­cia­das. La co­se­cha, so­lo en par­te se­rá ma­nual, y los co­se­cha­do­res de­be­rán, tam­bién, te­ner co­no­ci­mien­tos de eno­lo­gía.

Aun­que tam­po­co po­de­mos ser to­dos in­ge­nie­ros o in­for­má­ti­cos (se­ño­ra, se­ñor: si es­tá le­yen­do es­to y su hi­jo es­tá eli­gien­do una ca­rre­ra, dí­ga­le que es­tu­die tec­no­lo­gía, que ten­drá tra­ba­jo de por vi­da), se irán ge­ne­ran­do nue­vos per­fi­les, co­mo los nue­vos pues­tos en mar­ke­ting di­gi­tal, e-com­mer­ce y com­mu­nity ma­na­ge­ment, que acom­pa­ñan la ges­tión, el so­por­te, la pro­mo­ción y la co­mer­cia­li­za­ción de los va­lo­res agre­ga­dos de ca­da pro­duc­to y/o ser­vi­cio.

En es­ta era lí­qui­da, don­de las cer­ti­dum­bres fi­na­li­za­ron, se ha­ce ne­ce­sa­rio que la ima­gi­na­ción crea­do­ra de ca­da ser hu­mano pue­da en­con­trar a tra­vés de su co­no­ci­mien­to, ac­ti­vi­dad y pa­sión la rea­li­za­ción pro­fe­sio­nal, eco­nó­mi­ca, y so­bre to­do, per­so­nal/de au­to­rrea­li­za­ción que an­he­la.

El empleo tal co­mo lo con­ce­bi­mos ac­tual­men­te (“re­la­ción de de­pen­den­cia”, tér­mino hoy ca­si ar­cai­co) pro­ba­ble­men­te se ex­tin­gui­rá den­tro de po­cas dé­ca­das.

El pen­sa­mien­to crí­ti­co, la crea­ti­vi­dad, la ca­pa­ci­ta­ción y nues­tro plan a fu­tu­ro de­ben ser los pi­la­res esen­cia­les pa­ra no per­der el rum­bo de nues­tra tra­yec­to­ria la­bo­ral. La ca­rre­ra, si es que exis­te en su con­cep­to tra­di­cio­nal, pa­só de ser una “ma­ra­tón gre­co­rro­ma­na” a un “triatlón” y a la de Iron Man (hom­bre de ace­ro, cons­ta de 3,86 km de natación, 180 km de ci­clis­mo y 42,2 km de ca­rre­ra a pie. La ca­rre­ra tie­ne un tiem­po lí­mi­te de 17 hs.). El pa­ra­dig­ma ac­tual de la com­ple­ji­dad nos de­sa­fía a en­la­zar “las re­ce­tas” e ir pro­ban­do.

Lue­go de es­te bre­ve re­co­rri­do his­tó­ri­co, po­de­mos acor­dar que el “mix” per­fil di­gi­tal-per­fil la­bo­ral de­ben guar­dar ar­mo­nía y cohe­ren­cia.

El sujeto de­be crear y pro­yec­tar una mar­ca (di­fe­ren­cial in­sos­la­ya­ble, te­ner cla­ro en qué me dis­tin­go en lo que ha­go) per­so­nal (es­ti­lo) y pro­fe­sio­nal (ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va), acor­de con su ob­je­ti­vo la­bo­ral en ca­da una de las re­des en don­de ten­ga pre­sen­cia, guián­do­se por el trián­gu­lo ho­lís­ti­co (Lo que de­man­da el mer­ca­do - Lo que ha­go me­jor - Lo que dis­fru­to más ha­cien­do).

La web 3.0, cu­yo ob­je­ti­vo es la “in­ter­co­ne­xión de apli­ca­cio­nes con el fin de en­ri­que­cer la ex­pe­rien­cia de na­ve­ga­ción de las per­so­nas”, apa­re­ce por pri­me­ra vez en 2006 y con­ti­núa su evo­lu­ción. Se tra­ta de una web ac­ce­si­ble des­de múl­ti­ples apli­ca­cio­nes “in­te­li­gen­tes”, que cuen­ta con el alo­ja­mien- to en la nu­be pa­ra pres­tar ser­vi­cios sin ne­ce­si­dad de dis­po­ner de com­ple­jos sis­te­mas ope­ra­ti­vos ni gran­des sis­te­mas de al­ma­ce­na­mien­to de la in­for­ma­ción, con ca­pa­ci­dad de es­tar pro­vis­ta o sus­ten­ta­da por apli­ca­cio­nes.

La es­truc­tu­ra em­pre­sa­rial es­tá ten­dien­do a apla­nar­se, po­nien­do el fo­co en las re­la­cio­nes en­tre las áreas o ter­ce­ros y orien­tán­do­se al cus­to­mer ex­pe­rien­ce (fi­de­li­za­ción del clien­te a tra­vés del uso de he­rra­mien­tas on­li­ne). No so­lo ha­bla­mos de en­tor­nos cul­tu­ral­men­te di­fe­ren­tes in­ter­co­nec­ta­dos, es de­cir, mu­chas cul­tu­ras em­pre­sa­ria­les tra­ba­jan­do co­mo so­por­te de otras em­pre­sas al mis­mo tiem­po, sino que la fi­gu­ra del lí­der, co­mo or­ga­ni­za­dor y trac­tor de gru­po, es­ta­rá ocu­pan­do su lu­gar en la ge­ne­ra­ción de ese víncu­lo in­ter­or­ga­ni­za­cio­nal.

Nue­vas vías en la or­ga­ni­za­ción del tra­ba­jo exi­gi­rán un nue­vo con­cep­to tan­to en el li­de­raz­go del per­so­nal di­rec­ti­vo, co­mo en el pa­pel que juegan los em­plea­dos que for­man par­te de una es­truc­tu­ra ca­da vez más fle­xi­ble y vir­tual. El au­to-ma­na­ge­ment, pre­ce­de­rá al ma­na­ge­ment; ca­da per­so­na den­tro de una or­ga­ni­za­ción tra­ba­ja­rá vía pre­sen­cial/vir­tual, más que cum­plien­do ob­je­ti­vos asig­na­dos, com­pro­me­tién­do­se in­te­gral­men­te con el pro­yec­to asig­na­do, don­de po­drá equi­li­brar su vi­da la­bo­ral y per­so­nal.

Lo que po­dría­mos lla­mar el “eje­cu­ti­vo 3.0”, un nue­vo pro­fe­sio­nal que se mueve y ha­bi­ta en un en­torno di­gi­tal sin fron­te­ras y pa­ra el que no exis­ten ho­ra­rios la­bo­ra­les, con­sis­te en un sujeto que saca par­ti­do a la tec­no­lo­gía en be­ne­fi­cio de la em­pre­sa y es mul­ti­ca­nal en su desa­rro­llo la­bo­ral.

En es­te nue­vo es­ce­na­rio la­bo­ral, el fu­tu­ro de­pa­ra­rá com­pa­ñías que fa­vo­rez­can el au­men­to del nú­me­ro de em­plea­dos 3.0, es de­cir, del desa­rro­llo de pues­tos de tra­ba­jo vir­tual­men­te in­te­li­gen­tes.

La es­truc­tu­ra em­pre­sa­rial es­tá ten­dien­do a apla­nar­se, po­nien­do el fo­co en las re­la­cio­nes en­tre las áreas o ter­ce­ros y orien­tán­do­se al cus­to­mer ex­pe­rien­ce.

Mar­tín San­do­val*

RO­BOTS. La pro­duc­ción se­rá rea­li­za­da ca­si ìn­te­gra­men­te de es­ta ma­ne­ra en va­rios sec­to­res, no so­lo el au­to­mo­triz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.