San Pe­ters­bur­go: Jo­ya im­pe­rial y ca­pi­tal cul­tu­ral

“La ven­ta­na de Ru­sia a Eu­ro­pa” re­ci­be a más de 6 mi­llo­nes de tu­ris­tas por año. Pa­la­cios, igle­sias, pla­zas, es­ta­tuas y un an­cho río con nu­me­ro­sos afluen­tes y 400 ca­na­les. Ar­gen­ti­na jue­ga allí por el Mun­dial en ple­na “no­che blan­ca”.

Fortuna - - Sumario - CEFERINO REATO, DES­DE SAN PE­TERS­BUR­GO

“La ven­ta­na de Ru­sia a Eu­ro­pa” re­ci­be a más de seis mi­llo­nes de tu­ri­tas por año. Pa­la­cios, igle­sias, pla­zas, es­ta­tuas y un an­cho río con nu­me­ro­sos afluen­tes y 400 ca­na­les. La Ar­gen­ti­na jue­ga allí por el Mun­dial en ple­na “no­che blan­ca”. Se­rá el 26 de ju­nio, en el úl­ti­mo par­ti­do del gru­po, fren­te a la se­lec­ción de Ni­ge­ria, en el Ze­nit Are­na.

Ca­mi­nan­do un día de ma­yo –a pleno sol y con las no­ches ca­da vez más fu­ga­ces– por la ca­lle Bols­haia Mors­kaia (“Ma­rí­ti­ma gran­de”), pa­sé por de­ba­jo del ar­co de triun­fo del mi­nis­te­rio de Gue­rra za­ris­ta pa­ra desem­bo­car en uno de los ma­yo­res pai­sa­jes ar­qui­tec­tó­ni­cos del mun­do: la Pla­za del Pa­la­cio de In­vierno. Fue co­mo si, de re­pen­te, se le­van­ta­ra el te­lón y apa­re­cie­ra una de las es­ce­no­gra­fías que em­be­lle­cen a una ciu­dad di­se­ña­da pa­ra con­ver­tir­se ya des­de su na­ci­mien­to, en 1703, en un ca­tá­lo­go de pos­ta­les ins­pi­ra­das en Pa­rís, Ro­ma, Ams­ter­dam y Ve­ne­cia.

En el cen­tro de la pla­za se le­van­ta la ga­llar­da co­lum­na de Alejandro

I, de 25 me­tros de al­tu­ra, le­van­ta­da en ho­nor del em­pe­ra­dor que ven­ció a Na­po­león Bo­na­par­te. Pe­ro, lo que más lla­ma la aten­ción es la es­plén­di­da fa­cha­da del Pa­la­cio de In­vierno, con sus co­lo­res ver­de, blan­co y do­ra­do. Fue el cen­tro del do­mi­nio de los za­res has­ta la re­vo­lu­ción de 1917, que de­ri­vó en la to­ma del po­der por par­te de los so­viets y el co­mu­nis­mo.

Hoy, el Pa­la­cio de In­vierno es un mu­seo; me­jor di­cho, for­ma par­te del mu­seo del Er­mi­ta­ge con sus apo­sen­tos reales, sus sa­lo­nes, sus dos igle­sias, un tea­tro, una far­ma- cia con la­bo­ra­to­rio, y las ofi­ci­nas, ca­ba­lle­ri­zas y ha­bi­ta­cio­nes pa­ra la ser­vi­dum­bre: cua­tro mil sir­vien­tes se alo­ja­ban en el pa­la­cio. Allí vi­vía tam­bién la po­de­ro­sa y te­mi­da guardia im­pe­rial.

El Er­mi­ta­ge no es so­lo uno de los más de dos­cien­tos mu­seos que tie- ne San Pe­ters­bur­go, que no por na­da es la ca­pi­tal cul­tu­ral de Ru­sia, ade­más de un des­ta­ca­do cen­tro económico, fi­nan­cie­ro y mi­li­tar; na­val, so­bre to­do. Es el mu­seo más im­por­tan­te de es­ta ciu­dad y del país. Na­ció por vo­lun­tad de uno de los per­so­na­jes más ru­ti­lan­tes

de la bien nu­tri­da his­to­ria ru­sa: la za­ri­na Ca­ta­li­na II, la Gran­de. La co­lec­ción de pin­tu­ra y es­cul­tu­ra de Eu­ro­pa Oc­ci­den­tal se cuen­ta en­tre los te­so­ros del Er­mi­ta­ge, en es­pe­cial las pin­tu­ras de Rem­brandt, Leo­nar­do da Vin­ci, Rafael, Ve­láz­quez, El Gre­co, Re­noir, Mo­net, Van Gogh y Ma­tis­se.

Si Ca­ta­li­na II fue “la Gran­de”, Pe­dro I tie­ne el bien ga­na­do tí­tu­lo de “el Gran­de”, y to­do su es­plen­dor fue con­quis­ta­do a par­tir de San Pe­ters­bur­go, ciu­dad a la que fun­dó y con­vir­tió pron­ta­men­te en la ca­pi­tal de Ru­sia. Aquí no había na­da cuand cuan­do Pe­dro lle­gó al tron trono; ni si­quie­ra era t te­rri­to­rio per­te­ne­cía ru­so a Sue­cia, ya que el ri­val de siem­pre en el Bál­ti­co. Pe­dro creó la fuer­za na­val d de su país, de­rro­tó a los sue­cos y le­van­tó San Pe­ters­bur­go en un pantano pantano, gra­cias tam­bién al tra­ba­jo a des­ta­jo de los mi­les de anó­ni­mos cam­pe­si­nos que fue­ron traí­dos por la fuer­za des­de to­da Ru­sia.

LA VE­NE­CIA DEL NOR­TE. Pe­dro I era un ad­mi­ra­dor de Eu­ro­pa y lle­vó ade­lan­te una mo­der­ni­za­ción ab­so­lu­tis­ta de su ex­ten­so país. Los no­bles tu­vie­ron que mu­dar­se de Mos­cú a San Pe­ters­bur­go y sem­bra­ron a la fla­man­te ca­pi­tal de pa­la­cios que fue­ron cons­trui­dos por ar­qui­tec­tos ita­lia­nos, fran­ce­ses y ho­lan­de­ses a la ve­ra del río Ne­va y de sus nu­me­ro­sos afluen­tes.

Un pa­seo en bar­co por los ríos y ca­na­les, de día o de no­che, es ca­si obli­ga­do pa­ra cual­quie­ra de los más de 6 mi­llo­nes de tu­ris­tas que to­dos los años la vi­si­tan. Una ci­fra ma­yor a la de sus ha­bi­tan­tes por­que San Pe­ters­bur­go es uno de los des­ti­nos más apre­cia­dos de europeos, ja­po­ne­ses y chi­nos.

No se tra­ta so­lo de una ciu­dad fun­da­da al la­do de un río an­cho y po­ten­te: el Ne­va es mu­cho más que eso ya que or­ga­ni­za la ciu­dad en un gran­dio­so con­jun­to al pun­to que en­tre el Pa­la­cio de In­vierno y la for­ta­le­za de San Pe­dro y San Pa­blo se con­vier­te en una suer­te de pla­za acuá­ti­ca, des­de don­de se pue­den ver las cú­pu­las do­ra­das de al­gu­nos de sus edi­fi­cios e igle­sias más em­ble­má­ti­cos. Es­ta vis­ta es po­si­ble gra­cias a una dis­po­si­ción man­te­ni­da des­de el tiem­po de Pe­dro I: nin­gún edi­fi­cio del ex­ten­di­do

Es­ta ciu­dad fue la ca­pi­tal del im­pe­rio du­ran­te 200 años, has­ta el co­mu­nis­mo. Lue­go, se llamó Le­nin­gra­do.

cen­tro his­tó­ri­co pue­de ser más al­to que la re­si­den­cia del zar.

El Ne­va es tan cen­tral que has­ta le da el nom­bre a la prin­ci­pal ave­ni­da: Nevsky, que sig­ni­fi­ca “del Ne­va”.

LOS SUBURBIOS. Ya des­de prin­ci­pios del si­glo XVIII, los za­res y los no­bles fue­ron cons­tru­yen­do otros pa­la­cios en las afue­ras: te­nían que pa­sar el ve­rano. Tam­bién en es­to Pe­dro I fue el pre­cur­sor al or­de­nar la cons­truc­ción de Pe­ter­hof (“La ca­sa de Pe­dro”, en ho­lan­dés), a una ho­ra y me­dia de San Pe­ters­bur­go.

Con­ce­bi­do con una ré­pli­ca del Pa­la­cio de Ver­sai­lles, Pe­ter­hof asom­bra con una fas­tuo­sa hi­le­ra de trein­ta sa­las pro­fu­sa­men­te or­na­das con ta­llas do­ra­das, mol­du­ras, cua­dros, es­cul­tu­ras, es­pe­jos y ara­ñas. Pe­ro tam­bién con su pa­tio in­te­rior, en es­pe­cial sus fuen­tes y cas­ca­das; la prin­ci­pal es la Cas­ca­da Gran­de, don­de se des­ta­ca la fi­gu­ra dorada de Sansón des­ga­rran­do las fau­ces de un león, en alu­sión a Sue­cia.

FÚT­BOL. Sien­do el prin­ci­pal des­tino tu­rís­ti­co de Ru­sia no sor­pren­de que es­ta ciu­dad sea la se­de de sie­te par- ti­dos del Mun­dial, in­clui­do el del 26 de ju­nio en­tre Ar­gen­ti­na y Ni­ge­ria. Se­rá a las 21, seis ho­ras me­nos en nues­tro país, pe­ro a ple­na luz del día da­do que es­tos dos me­ses –ma­yo y ju­nio– for­man la épo­ca de las “No­ches Blancas”: los días son lar­guí­si­mos y las no­ches du­ran po­cas ho­ras.

Es po­si­ble que los ru­sos hin­chen

por nues­tra Se­lec­ción ya que el par­ti­do se ju­ga­rá en el nue­vo es­ta­dio del Ze­nit, el equi­po lo­cal don­de juegan cin­co ar­gen­ti­nos, en­tre ellos los ex ri­ver­pla­ten­ses Ma­tías Kra­ne­vit­ter y Sebastián Drius­si. El Ze­nit Are­na tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra 68 mil es­pec­ta­do­res y des­de allí se ve el Gol­fo de Fin­lan­dia.

Es­ta ciu­dad es­pe­ra re­ci­bir un mi­llón de vi­si­tan­tes du­ran­te el Mun­dial, pe­ro sus ha­bi­tan­tes no pa­re­cen muy preo­cu­pa­dos por el alu­vión. Ha­bi­tua­dos al tu­ris­mo, to­do es­tá pron­to: el mo­derno ae­ro­puer­to de Pul­ko­va, sus ca­si mil ho­te­les y su red de sub­tes, fa­mo­sa por su pro­fun­di­dad, que lle­ga a los 135 me­tros.

Es la úni­ca ciu­dad ru­sa que lan­zó un programa pa­ra pre­pa­rar a sus ha­bi­tan­tes so­bre la lle­ga­da de los fa­ná­ti­cos del fút­bol. Se lla­ma “La ciu­dad es­tá lis­ta”. El nom­bre pa­re­ce muy ade­cua­do.

ZE­NIT ARE­NA. El es­ta­dio don­de Ar­gen­ti­na ju­ga­rá el 26 de ju­nio. Allí es lo­cal el Ze­nit, el equi­po del ex ri­ver­pla­ten­se Drius­si. La mas­co­ta del Mun­dial es el lo­bi­to Za­bi­va­ka, “pe­que­ño go­lea­dor” en ru­so.

POS­TA­LES. La Pla­za del Pa­la­cio de In­vierno, la ave­ni­da Nevsky, un pa­seo en bar­co y la to­rre de Gaz­próm, la más al­ta de Eu­ro­pa.

FABERGÉ. Uno de sus fa­mo­sos hue­vos.

PE­TER­HOF. El Pa­la­cio de Ve­rano de Pe­dro I es­tá a una ho­ra y me­dia de San Pe­ters­bur­go. Se des­ta­can su pa­tio in­te­rior y sus sa­las.

RAS­GO. Hoy, Putin, 18 años al man­do; ayer, Pe­dro I, Ca­ta­li­na II y Le­nin. Un país ha­bi­tua­do a los li­de­raz­gos fuer­tes.

“EL JI­NE­TE DE BRON­CE”. El au­tor, fren­te a la es­ta­tua de Pe­dro I, la es­ta­tua más em­ble­má­ti­ca de la ciu­dad.

CÚ­PU­LAS. Las ca­te­dra­les de San Isaac, del Salvador so­bre la San­gre De­rra­ma­da y de la Re­su­rrec­ción de Cris­to de Smol­ni, tres de los mag­ní­fi­cos tem­plos or­to­do­xos, la re­li­gión de la ma­yo­ría de los 146 mi­llo­nes de ru­sos.

Es un com­ple­jo de cin­co edi­fi­cios cons­trui­dos en di­fe­ren­tes pe­rio­dos. Las obras de ar­te se alo­jan en más de 350 sa­las. Uno de sus te­so­ros es la pin­tu­ra “El re­gre­so del hi­jo pró­di­go”, de Rem­brandt.

MU­SEO DEL ER­MI­TA­GE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.