EL PRE­SI­DEN­TE Y UNA DE­CI­SIÓN CRU­CIAL

Fortuna - - Carta al lector - POR CEFERINO REATO

El re­gre­so al Fondo Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal es un pé­si­mo ne­go­cio político pa­ra un go­bierno que ve­ne­ra el mar­ke­ting; la con­sig­na “¡Fue­ra FMI!” se­du­ce no so­lo a los opo­si­to­res en ge­ne­ral sino tam­bién a tan­tos vo­tan­tes de Cam­bie­mos, se­gún las en­cues­tas; se pue­de adi­vi­nar el ges­to agrio de Jaime Du­rán Barba y sus dis­cí­pu­los, que creían ha­ber des­cu­bier­to una nue­va po­lí­ti­ca.

El re­torno al Fondo y la po­lé­mi­ca al­re­de­dor de es­ta me­di­da re­ve­la que no ha ha­bi­do tan­ta re­no­va­ción co­mo se pre­go­na­ba; más aún: el de­ba­te político de pron­to se vol­vió vie­jo. Y lo es por­que la co­rri­da cam­bia­ria y la sú­bi­ta de­va­lua­ción de un 24 por cien­to a pe­sar de la pér­di­da de 10 mil mi­llo­nes de dó­la­res de re­ser­vas nos mues­tra una de nues­tras peo­res ca­ras: la Ar­gen­ti­na gas­ta más de lo que pro­du­ce.

En ese mar­co, el pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri ha co­rri­do en busca del pa­ra­guas del FMI más por ne­ce­si­dad que por elec­ción; lo con­ven­ció el mer­ca­do o “el mun­do”, co­mo ha pre­fe­ri­do de­cir él, en un ma­yo que ha si­do el peor mes de su Go­bierno. El mun­do, el mer­ca­do, es con­tun­den­te: ya no quie­re pres­tar­le di­ne­ro a un país que avan­za tan len­to en la re­duc­ción de sus dé­fi­cits fis­cal y de la balanza de pa­gos.

Lo pri­me­ro que nos sa­le a los ar­gen­ti­nos es cul­par a los otros, en es­te ca­so a nues­tros acree­do­res de cor­to pla­zo. No son las in­ver­sio­nes que el Go­bierno que­ría sino las que vi­nie­ron. Y el Go­bierno las acep­tó por­que las ne­ce­si­ta­ba pa­ra el “gra­dua­lis­mo”, esa tan­gen­te que le per­mi­tió elu­dir las re­for­mas sal­vo la can­ce­la­ción pro­gre­si­va de sub­si­dios eco­nó­mi­cos a tra­vés del au­men­to de­sigual de las ta­ri­fas de los ser­vi­cios.

Hu­bo un mo­men­to en que es­te gra­dua­lis­mo pa­re­ció una obra maes­tra de la po­lí­ti­ca ma­cris­ta; su pun­to más al­to fue el triun­fo en las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas del año pa­sa­do. En reali­dad, re­sul­tó un es­pe­jis­mo: esa vic­to­ria se de­bió más al te­mor al re­torno de Cris­ti­na Kirch­ner y del kirch­ne­ris­mo que a la ges­tión eco­nó­mi­ca y so­cial de Cam­bie­mos.

Re­le­ga­da Cris­ti­na a la his­to­ria y con un fu­tu­ro más vin­cu­la­do a los tribunales de Co­mo­do­ro Py que a la Ca­sa Rosada, Cam­bie­mos se vio con­fron­ta­do con los he­chos del pre­sen­te y las ex­pec­ta­ti­vas del fu­tu­ro.

Bien mi­ra­do, el re­torno al Fondo pue­de en­cau­zar al Go­bierno en un ca­mino que po­dría ser un le­ga­do his­tó­ri­co más que res­pe­ta­ble: eli­mi­nar el dé­fi­cit fis­cal, la prin­ci­pal cau­sa de la in­fla­ción, y, en si­mul­tá­neo, li­de­rar una se­rie de re­for­mas pa­ra li­be­rar las fuer­zas de la pro­duc­ción, ade­más de con­ver­tir­se en el pri­mer pre­si­den­te ci­vil no peronista en ter­mi­nar su man­da­to des­de el sur­gi­mien­to del pe­ro­nis­mo.

¿No ha­brá si­do ele­gi­do Ma­cri pa­ra esa mi­sión?

El re­torno al FMI pue­de en­cau­zar al Go­bierno en un ca­mino que lo lle­va­ría a un buen le­ga­do his­tó­ri­co: eli­mi­nar el dé­fi­cit fis­cal y li­de­rar las re­for­mas eco­nó­mi­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.