GO­BER­NAR DOS PE­RÍO­DOS, UN DESAFÍO PA­RA CAM­BIE­MOS

Fortuna - - Documento - POR EDUAR­DO L. FRACCHIA*

La po­lí­ti­ca mun­dial se des­pla­za ha­cia el na­cio­na­lis­mo pro­tec­cio­nis­ta con una in­ten­si­dad mu­cho me­nor que des­pués de la cri­sis del ‘30. Putin si­gue fir­me en el po­der con bue­na po­pu­la­ri­dad du­ran­te dos dé­ca­das. Trump con­ti­núa con ba­jo ín­di­ce de acep­ta­ción cum­plien­do sus pro­me­sas de cam­pa­ña.

En su vo­ca­ción pro­glo­ba­li­za­ción, Ma­cri que­da a con­tra­mano de es­ta ten­den­cia mun­dial don­de Chi­na pa­ra­dó­ji­ca­men­te es una ex­cep­ción. En la re­gión, la geo­gra­fía elec­to­ral es dis­par. Bra­sil se in­cli­na por Lu­la pe­ro no sa­be­mos si po­drá ser can­di­da­to por su si­tua­ción pro­ce­sal. An­drés Ló­pez Obra­dor de cen­tro iz­quier­da, po­dría ven­cer en Mé­xi­co con el te­mor del es­ta­blish­ment a sus po­lí­ti­cas po­pu­lis­tas.

Co­lom­bia se di­vi­de en dos can­di­da­tos y es­tá cier­ta­men­te po­la­ri­za­da por la cues­tión de la in­clu­sión de la FARC al sis­te­ma político. Cu­ba se des­pi­de de la “ge­ne­ra­ción his­tó­ri­ca” con 60 años de ape­lli­do Cas­tro en el po­der, aun­que no pa­re­ce que ha­ya mu­chos cam­bios en la tran­si­ción. Ve­ne­zue­la se pre­sen­ta co­mo un Es­ta­do fa­lli­do es­pe­ran­do con po­cas chan­ces que par­te del ejér­ci­to to­me el po­der pa­ra sa­car a Ma­du­ro. El ca­mino ins­ti­tu­cio­nal es­tá blo­quea­do y la opo­si­ción de­sar­ti­cu­la­da.

En nues­tro país, Cam­bie­mos va pre­pa­ran­do el te­rreno pa­ra las elec­cio­nes y se­gu­ra­men­te des­pués del mun­dial lar­ga­rá la cam­pa­ña a pleno. Exis­te hoy un de­ba­te so­bre el even­tual pues­to a vi­ce­pre­si­den­te, sien­do Ma­cri el can­di­da­to pre­si­den­cial des­con­ta­do. Ga­brie­la Mi­chet­ti, Juan Ma­nuel Ur­tu­bey y Juan Schiaretti son al­gu­nos nom­bres. Ma­ría Eu­ge­nia Vidal apa­ren­te­men­te no quie­re ese car­go y apues­ta por ser re­ele­gi­da en la pro­vin­cia.

La po­pu­la­ri­dad del pre­si­den­te ba­jó bas­tan­te pe­ro aún pue­de re­cu­pe­rar­se. La idea de cam­pa­ña es pro­fun­di­zar el “cam­bio” se­gu­ra­men­te con mu­chas re­des so­cia­les y don­de Du­rán Barba ten­drá mu­cho que apor­tar. El ana­lis­ta ha es­cri­to mu­cho so­bre la mu­jer y és­te es un te­ma muy sen­si­ble en la ac­tua­li­dad y en la cam­pa­ña.

El go­bierno qui­so te­ner pro­ta­go­nis­mo con anun­cios pro­cli­ves a te­ner una legislación po­si­ti­va de apo­yo al co­lec­ti­vo fe­me­nino. La cin­tu­ra po­lí­ti­ca de Cam­bie­mos vie­ne sien­do bas­tan­te acer­ta­da, in­clu­so me­jor que la eco­nó­mi­ca.

Hay tres bas­tio­nes a re­no­var que son cla­ves: Ca­pi­tal, Pro­vin­cia y Na­ción. A su vez, el PRO quie­re en­trar­le al co­n­ur­bano. Alejandro Fi­no­chia­ro es un ejem­plo de ello ya que quie­re dispu­tar La Ma­tan­za.

Ma­ría Eu­ge­nia Vidal, sin pun­tos os­cu­ros en la ges­tión, acu­mu­la po­der y es un cua­dro pre­si­den­cial pa­ra 2023-2031, 8 años que con­so­li­da­rían el pro­yec­to del país nor­mal de Cam­bie­mos, pe­ro es muy in­cier­to es­te pro­nós­ti­co.

La­rre­ta es­tá muy fir­me y quie­re el pre­mio ma­yor (la Pre­si­den­cia), pe­ro

le fal­ta ca­ris­ma. Ca­rrió ge­ne­ra po­lí­ti­ca y es muy du­ra con al­gu­nos di­ri­gen­tes so­cia­les. Su es­ti­lo es di­fí­cil de com­pa­ti­bi­li­zar con la lí­nea de Ma­cri.

El pe­ro­nis­mo es­tá des­ar­ti­cu­la­do. Hay un res­to fiel a CFK, otro gru­po in­te­gra­do por in­ten­den­tes del co­n­ur­bano co­mo el ca­so de Me­nen­dez, re­pre­sen­tan­tes del Con­gre­so don­de Mi­guel Pi­chet­to ejer­ce cier­to li­de­raz- go, gobernadores co­mo Ur­tu­bey y fi­nal­men­te Ser­gio Mas­sa que pue­de volver al pe­ro­nis­mo si ya no se ve com­pe­ti­ti­vo en el Fren­te Re­no­va­dor.

Par­te del pe­ro­nis­mo se ilu­sio­na con los vo­tos de Cris­ti­na, mien­tras otro sec­tor quie­re pa­sar de pá­gi­na. To­dos sa­ben que el pe­ro­nis­mo uni­fi­ca­do es ga­na­dor en 2019, con ma­yor mo­ti­vo si la eco­no­mía in­gre­sa en una me­se­ta y no ba­ja la in­fla­ción. En ge­ne­ral, hay un re­le­vo de la cla­se po­lí­ti­ca. En 2018 se cum­plie­ron 17 años del “que se va­yan to­dos”. El 2001 ex­pli­ca tan­to el des­cen­so de la UCR co­mo el sur­gi­mien­to del PRO y del kirch­ne­ris­mo.

Co­mo plan­tea Juan Car­los To­rre, el test áci­do de la de­mo­cra­cia su­po­ne que un go­bierno no peronista se man­ten­ga en el po­der du­ran­te dos pe­río­dos. Eso no ocu­rre des­de ha­ce mu­chos años y qui­zás ex­pli­que la ra­zón por la cual Cam­bie­mos op­tó por el gra­dua­lis­mo. La vi­sión po­lí­ti­ca del go­bierno es que lo peor ya pa­só, se es­ta­bi­li­zó el avión. Sin em­bar­go, con­si­de­ro que es­ta­mos aún en tur­bu­len­cias. Que­da pen­dien­te, en­tre otras cues­tio­nes, la re­for­ma del Es­ta­do con un pro­ce­so de ra­cio­na­li­za­ción nun­ca en­ca­ra­do en la de­mo­cra­cia. El se­gun­do go­bierno de Ma­cri es un desafío por­que mu­chas ve­ces las se­gun­das par­tes no fue­ron bue­nas, tal co­mo ocu­rrió con los se­gun­dos go­bier­nos de Iri­go­yen, Pe­rón y Cris­ti­na. Ha­brá que ver­lo.

2019. El prin­ci­pal ob­je­ti­vo del ofi­cia­lis­mo es que las tur­bu­len­cias no em­pa­ñen las pró­xi­mas elec­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.