De Chica­go a L.A., un pa­seo por el nor­te

Inau­gu­ra­da en 1926, la Ru­ta 66 era uno de los ca­mi­nos más tran­si­ta­dos en Es­ta­dos Uni­dos. Hoy en desuso, gran­des ciu­da­des, pue­blos fan­tas­mas y asom­bro­sos pai­sa­jes for­man par­te de un re­co­rri­do his­tó­ri­co.

Fortuna - - Somario -

Inau­gu­ra­da en 1926, la Ru­ta 66 era uno de los ca­mi­nos más tran­si­ta­dos de Es­ta­dos Uni­dos. Hoy en desuso, gran­des ciu­da­des, pue­blos fan­tas­mas y asom­bro­sos pai­sa­jes for­man par­te de un re­co­rri­do his­tó­ri­co.

Aprin­ci­pios del si­glo XX, Es­ta­dos Uni­dos da­ba los pri­me­ros pa­sos en la cons­truc­ción de una red de ca­rre­te­ras fe­de­ra­les con la que unir dis­tin­tos pun­tos de su ex­ten­so te­rri­to­rio. Oriun­do de Oklaho­ma, el co­mer­cian­te Cy­rus Avery pro­pu­so el tra­za­do que ter­mi­na­ría por co­nec­tar, en un so­lo tra­mo, la prós­pe­ra ciu­dad de Chica­go con la cos­ta del Pa­cí­fi­co, y que se­ría bau­ti­za­do Ru­ta 66.

A lo lar­go de 3.935 ki­ló­me­tros que atra­vie­san los es­ta­dos de Illi­nois, Mis­sou­ri, Kan­sas, Oklaho­ma, Te­xas, Nueva Mé­xi­co, Ari­zo­na y Ca­li­for­nia, el ca­mino en­con­tró su mo­men­to de au­ge en la pri­me­ra mi­tad del si­glo, so­bre to­do du­ran­te la dé­ca­da del ’30 cuan­do las tor­men­tas de pol­vo y la Gran De­pre­sión obli­ga­ron a mi­les de cam­pe­si­nos a tras­la­dar­se de si­tios agri­cul­to­res co­mo Oklaho­ma, Kan- sas y Te­xas, ha­cia el Oes­te.

Sin em­bar­go, en 1985, la pro­li­fe­ra­ción de las au­to­pis­tas co­mo nue­vos sis­te­mas de co­ne­xión, die­ron lu­gar a una Red In­ter­es­ta­tal que mar­có el de­cli­ve de la ru­ta y, con ella, el de­te­rio­ro de mu­chos de los pue­blos que ha­bían na­ci­do y cre­ci­do du­ran­te sus años do­ra­dos.

La re­cu­pe­ra­ción de la ca­rre­te­ra lle­gó po­co tiem­po des­pués, cuan­do un gru­po de aso­cia­cio­nes, in­clui­das mu­chas de las co­mu­ni­da­des afec­ta­das por el aban­dono de la ru­ta, re­cla­mó el re­co­no­ci­mien­to de la im­por­tan­cia his­tó­ri­ca del tra­yec­to.

Bau­ti­za­da co­mo la Ru­ta Ma­dre o la Ca­lle Prin­ci­pal de Amé­ri­ca, la Ru­ta 66 no so­lo vi­vió sus años de gloria en el pa­sa­do, si no que pa­só a for­mar par­te de una mís­ti­ca pro­pia de la iden­ti­dad es­ta­dou­ni­den­se. Pro­ta­go­nis­ta de la cul­tu­ra po­pu­lar, Nat King Co­le le can­tó en su mo­men­to: “Si al­gu­na vez pla­neas an­dar ha­cia el oes­te, so­lo to­ma mi ca­mino, es el de la ca­rre­te­ra que es la me­jor. An­da­rás bien por la Ru­ta 66. Ser­pen­tea des­de Chica­go has­ta L.A. Más de 2.000 mi­llas has­ta el fi­nal”. Tiem­po des­pués, la can­ción, que se­ría re­ver­sio­na­da por ar­tis­tas co­mo Chuck Berry, los Ro­lling Sto­nes, De­pe­che Mo­de e in­clu­so el gui­ta­rris­ta ar­gen­tino Pap­po, de­mos­tra­ría la re­le­van­cia de la ca­rre­te­ra en el ima­gi­na­rio so­cial.

Ca­rac­te­rís­ti­ca por ser el pa­seo in­dis­cu­ti­do pa­ra fa­ná­ti­cos de las mo­to­ci­cle­tas, es­ta tra­ve­sía im­pli­ca aden­trar­se en la di­ver­si­dad pro­pia del te­rri­to­rio nor­te­ame­ri­cano. Des­de gran­des me­tró­po­lis, a ciu­da­des cos­te­ras, pa­san­do por au­tén­ti­cos pue­blos lo­ca­les, a tra­vés de pai­sa­jes de­sér­ti­cos y sor­pren­den­tes for­ma­cio­nes ro­co­sas, la Ru­ta 66 mar­ca un

itinerario que per­mi­te em­pa­par­se de la he­te­ro­gé­nea reali­dad lo­cal. El pun­to ce­ro del re­co­rri­do se en­cuen­tra ubi­ca­do en Chica­go, Es­ta­do de Illi­nois. A ori­llas del la­go Mi­chi­gan, la ter­ce­ra ciu­dad más gran­des del país ofre­ce una gran va­rie­dad de atrac­cio­nes idea­les pa­ra quie­nes dis­fru­tan co­nec­tar­se con una at­mós­fe­ra ur­ba­na. Lue­go de un día de ad­mi­rar su ar­qui­tec­tu­ra mo­der­na, per­der­se en­tre sus ras­ca­cie­los y em­pa­par­se de ar­te y cul­tu­ra en al­gu­nos de sus múl­ti­ples mu­seos, por la no­che, los vi­si­tan­tes po­drán dis­fru­tar de la vi­da noc­tur­na, don­de en­con­tra­rán una va­ria­da ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca, ade­más de clu­bes de blues y jazz con shows en vi­vo.

Una vez en la ca­rre­te­ra, se re­quie­ren apro­xi­ma­da­men­te 15 días pa­ra vi­si­tar los pun­tos más em­ble­má­ti­cos que ofre­ce el tra­yec­to de ini­cio a fin, lo que im­pli­ca re­co­rrer un pro­me­dio de 250 ki­ló­me­tros re­co­rri­dos por día. De to­das for­mas, las po­si­bi­li­dad son in­fi­ni­tas, de acuer­do a los in­tere­ses de los via­jan­tes.

A po­co más de 260 ki­ló­me­tros al sud­oes­te, Spring­field, la ca­pi­tal del Es­ta­do re­ci­be a los aven­tu­re­ros que eli­jan pa­sar la no­che en la ciu­dad. En­tre sus atrac­cio­nes, el Me­mo­rial de Lin­coln, cons­trui­do en 1868, alo­ja la tum­ba en la que fue en­te­rra­do el

PUN­TO CE­RO. La ciu­dad de Chica­go, en Illi­nois, es el pun­to ini­cial de es­ta tra­ve­sía que cu­bre ca­si4 mil ki­ló­me­tros de lar­go y atra­vie­sa 8 de los 50 es­ta­dos que in­te­gran el te­rri­to­rio es­ta­dou­ni­den­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.