“Es­ta­mos en el in­fierno, no po­de­mos es­tar peor”

El eco­no­mis­ta y pro­fe­sor del CEMA fue uno de los ma­yo­res im­pul­so­res de la Con­ver­ti­bi­li­dad. Por qué ase­gu­ra que mien­tras ten­ga­mos un Ban­co Cen­tral, la ten­den­cia a de­va­luar se­rá muy gran­de. ¿Hay que do­la­ri­zar?

Fortuna - - Somario - JOR­GE ÁVI­LA

Jor­ge Ávi­la, eco­no­mis­ta y pro­fe­sor del CEMA, fue uno de los ma­yo­res im­pul­so­res de la Con­ver­ti­bi­li­dad. Por qué ase­gu­ra que, mien­tras ten­ga­mos un Ban­co Cen­tral, la ten­den­cia a de­va­luar se­rá muy gran­de.

Cuen­ta el eco­no­mis­ta Jor­ge Ávi­la, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad del CEMA, que la im­plo­sión de la Con­ver­ti­bi­li­dad, es­que­ma del que ha­bía si­do un im­pul­sor des­de la pri­me­ra ho­ra, lo lle­vó al con­ven­ci­mien­to de que la úni­ca so­lu­ción pa­ra es­ta­bi­li­zar a la Ar­gen­ti­na es la do­la­ri­za­ción. En un país de nor­mas sen­ci­lla e im­pu­ne­men­te re­vo­ca­bles, la res­pues­ta de­bía ser ex­tre­ma.

Cla­ro que su plan, bien fun­da­men­ta­do, si­gue te­nien­do ma­la pren­sa. El Go­bierno ha es­co­gi­do, en cam­bio, una es­tra­te­gia de ban­das de li­bre flo­ta­ción pa­ra el ti­po de cam­bio, al­tas ta­sas de in­te­rés y el con­ge­la­mien­to de la Ba­se Mo­ne­ta­ria. Una ac­ción de po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria, és­ta úl­ti­ma, que en­cuen­tra un re­mo­to an­te­ce­den­te: el go­bierno de Car­los Pe­lle­gri­ni.

FOR­TU­NA: Cuan­do uno lo es­cu­cha, tras­cien­de que tie­ne una gran de­silu­sión en torno a lo que se ha con­ver­ti­do la Ar­gen­ti­na.

AVI­LA: De­fi­ni­ti­va­men­te. La sa­li­da de la Con­ver­ti­bi­li­dad pa­ra mí fue un shock. To­da mi vi­da fui un con­ven­ci­do de que la Ar­gen­ti­na, tar­de o temprano, iba a re­to­mar la tra­di­ción li­be­ral y de po­ten­cia me­dia. Iba a re­cu­pe­rar ese pa­pel en el mun­do, a re­cu­pe­rar la po­si­ción en el ran­king mun­dial que ha­bía ex­hi­bi­do en­tre los años 1890 y 1930. En mí des­per­tó una gran ilu­sión la re­for­ma eco­nó­mi­ca y de re­in­ser­ción in­ter­na­cio­nal del go­bierno de Me­nem. Des­pués de ver la es­ta­bi­li­dad de la Con­ver­ti­bi­li­dad, las pri­va­ti­za­cio­nes ma­si­vas, el res­ta­ble­ci­mien­to de re­la­cio­nes fran­cas con los Es­ta­dos Uni­dos, de al­gu­na ma­ne­ra me cau­ti­vó ese en­fo­que del mun­do. Era la ma­ne­ra de ver­lo de la Ge­ne­ra­ción del ’80, y an­te­rior­men­te de Al­ber­di y Sar­mien­to.

FOR­TU­NA: Has­ta que to­do se des­plo­mó.

AVI­LA: Cuan­do vi que en­tre ga­llos y me­dia­no­che era re­vo­ca­da la Con­ver­ti­bi­li­dad, y lue­go el derrumbe del sis­te­ma, la pe­si­fi­ca­ción asi­mé­tri­ca, el co­rra­li­to, el de­fault, su­frí un gran shock emo­cio­nal. En ese mo­men­to em­pe­cé a bus­car la po­si­bi­li­dad de di­se­ñar po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas y mo­ne­ta­rias que fue­ran un an­tí­do­to con­tra el ries­go país. De ahí sur­gió mi li­bro ‘An­tí-

“Una do­la­ri­za­ción exi­ge co­mo con­di­ción ne­ce­sa­ria en­con­trar­le al país un pres­ta­mis­ta de úl­ti­ma ins­tan­cia”.

do­tos con­tra el ries­go ar­gen­tino’. Cam­bié mi po­si­ción. Era fa­vo­ra­ble a la con­ver­ti­bi­li­dad, pe­ro dada la vio­la­ción de las le­yes an­te­rio­res, me pa­re­ció que no ha­bía otra al­ter­na­ti­va más que re­em­pla­zar la mo­ne­da por el dó­lar o por el eu­ro. De ma­ne­ra que el cos­to de re­ver­sión de es­to fue­ra muy al­to, y en con­se­cuen­cia la pro­ba­bi­li­dad de que es­to ocu­rra se­ría ba­ja. Así se ga­ran­ti­za­ría un ho­ri­zon­te de es­ta­bi­li­dad ex­cep­cio­nal.

FOR­TU­NA: ¿Ar­gen­ti­na no tie­ne la ma­du­rez pa­ra en­fren­tar una po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria de lar­go pla­zo que brin­de fi­nal­men­te es­ta­bi­li­dad?

AVI­LA: El país no tie­ne la ma­du­rez cí­vi­ca e ins­ti­tu­cio­nal co­mo pa­ra, te­nien­do un Ban­co Cen­tral, evi­tar una de­va­lua­ción y la con- se­cuen­te in­fla­ción. Mi creen­cia es que en tan­to y en cuan­to ten­ga­mos Ban­co Cen­tral, en la Ar­gen­ti­na la ten­den­cia a de­va­luar es muy gran­de y la in­fla­ción es inevi­ta­ble. Es­ta­mos con­de­na­dos a vi­vir con gol­pes in­fla­cio­na­rios per­ma­nen­tes.

FOR­TU­NA: ¿De­be­ría adop­tar­se el dó­lar es­ta­dou­ni­den­se? ¿Pue­de rea­li­zar­se una ca­nas­ta de mo­ne­das?

AVI­LA: Hay al­ter­na­ti­vas, pe­ro ca­nas­ta de mo­ne­das no por­que es de­ma­sia­do ar­bi­tra­rio. Se da pa­ra el ma­ni­pu­leo. ¿Quién de­ter­mi­na qué mo­ne­das van a en­trar en la ca­nas­ta? ¿Quién de­ter­mi­na la pro­por­ción de ca­da mo­ne­da? Si se fi­ja el ti­po de cam­bio en torno a la ca­nas­ta, el ti­po de cam­bio se­rá fluc­tuan­te. Ar­gen­ti­na es el reino de la ar­bi­tra­rie­dad. El pro­ble­ma eco­nó­mi­co ar­gen­tino es la ju­ris­dic­ción. En es­ta ju­ris­dic­ción las ins­ti­tu­cio­nes son emi­nen­te­men­te re­ver­si­bles. La úni­ca ins­ti­tu­ción que ha lo­gra­do man­te­ner­se es­ta­ble es la de vo­tar ca­da cua­tro años a nues­tros re­pre­sen­tan­tes. La Ar­gen­ti­na es un país bár­ba­ro. Es el mis­mo país que en­fren­ta­ron Sar­mien­to y Al­ber­di, las cir­cuns­tan­cias son igua­les.

FOR­TU­NA: ¿Im­ple­men­tar la do­la­ri­za­ción con­lle­va pro­du­cir una fuer­te de­va­lua­ción del pe­so?

AVI­LA: La de­va­lua­ción ya se pro­du­jo. Al 6 de sep­tiem­bre, el ti­po de cam­bio de con­ver­sión era de $ 41,6. Es­ta­mos en esos ni­ve­les. El ti­po de cam­bio de con­ver­sión le per­mi­te dar res­pal­do del cien­to por cien­to o can­jear los pa­si­vos mo­ne­ta­rios y no mo­ne­ta­rios del Ban­co Cen­tral por dó­la­res. Con­si­de­ro dó­la­res a los que hay allí con­tan­tes y so­nan­tes, in­de­pen­dien­te­men­te de que sea deu­da. Así pue­do can­jear to­da la Ba­se Mo­ne­ta­ria, más el stock de Le­bac y el stock de Le­liq. Es un te­ma su­ma­men­te de­li­ca­do. Si quie­re res­pal­dar tam­bién la ca­pa­ci­dad pres­ta­ble de los ban­cos por te­mor a una co­rri­da ban­ca­ria, ya em­pe­za­mos a ha­blar de nú­me­ros fan­ta­sio­sos.

FOR­TU­NA: ¿Es ne­ce­sa­rio con­tar con un pres­ta­mis­ta de úl­ti­ma ins­tan­cia?

AVI­LA: Si me di­je­sen, há­ga­se la do­la­ri­za­ción pe­ro no sé que voy a ha­cer con el pres­ta­mis­ta de úl­ti­ma ins­tan­cia, yo le di­ría que no lo ha­ga. Eso es un tic­ket al fra­ca­so. Una do­la­ri­za­ción exi­ge co­mo con­di­ción ne­ce­sa­ria en­con­trar­le al país un pres­ta­mis­ta de úl­ti­ma ins­tan­cia. Por­que el país no aguan­ta una co­rri­da ban­ca­ria por seis me­ses, pue­de ser le­tal. Una co­rri­da ban­ca­ria es in­clu­so más dra­má­ti­ca que una hi­pe­rin­fla­ción. Do­la­ri­zar

“La Ar­gen­ti­na es un país bár­ba­ro. Es el mis­mo país que en­fren­ta­ron Sar­mien­to y Al­ber­di, las cir­cuns­tan­cias son igua­les”.

un país es ju­bi­lar al Ban­co Cen­tral, es ce­rrar­lo.

FOR­TU­NA: ¿Cuá­les se­rían las con­se­cuen­cias so­bre el sec­tor pro­duc­ti­vo?

AVI­LA: Se­rían mag­ní­fi­cas. Aho­ra es­ta­mos en el in­fierno, no po­de­mos es­tar peor. Lo fun­da­men­tal es que la Ar­gen­ti­na ten­ga una uni­dad de cuen­ta es­ta­ble, que ten­ga mo­ne­da. Sin mo­ne­da no hay es­pe­cia­li­za­ción ni in­ter­cam­bio. Sin mo­ne­da no se pue­de apro­ve­char el po­ten­cial de crea­ción de ri­que­za del país.

FOR­TU­NA: Sin em­bar­go, du­ran­te la Con­ver­ti­bi­li­dad bue­na par­te de la pe­que­ña y me­dia­na in­dus­tria tu­vo que ba­jar la per­sia­na.

AVI­LA: No so­la­men­te hay que ver el la­do os­cu­ro de las co­sas, tam­bién hay que ver el la­do bri­llan­te. Una do­la­ri­za­ción pri­me­ro ase­gu­ra des- de el ini­cio la es­ta­bi­li­dad del va­lor de la mo­ne­da. La in­fla­ción se­ría del 2% anual. La ta­sa de in­te­rés de cor­to pla­zo, a 3 y 6 me­ses, im­por­tan­te pa­ra el gi­ro co­mer­cial, co­lap­sa­rá al ni­vel de la ta­sa de Nueva York. Va a em­pe­zar a re­crear­se el mer­ca­do fi­nan­cie­ro. Lue­go ba­ja­rá el ries­go ar­gen­tino, que es­tá me­ti­do en la ta­sa de in­te­rés lar­ga, que es la que de­ter­mi­na la in­ver­sión y el con­su­mo. Si no se aba­te esa ta­sa no hay boom de in­ver­sión y no hay crea­ción de em­pleo. Así al­gu­nas em­pre­sas van a cre­cer más rá­pi­da­men­te que el boom, y otras van a des­apa­re­cer.

FOR­TU­NA: Los tres paí­ses do­la­ri­za­dos del con­ti­nen­te son Ecua­dor, Pa­na­má y El Sal­va­dor, muy di­fe­ren­tes a la Ar­gen­ti­na en su es­truc­tu­ra pro­duc­ti­va. ¿Es saludable es­ta­ble­cer ese pa­ran­gón?

AVI­LA: Bueno, son los ca­sos que te­ne­mos a la vis­ta. Son los úni­cos ca­sos que han te­ni­do mo­ne­das lo su­fi­cien­te­men­te ma­las co­mo pa­ra ver­se obli­ga­dos a adop­tar la mo­ne­da de Es­ta­dos Uni­dos. Los paí­ses que an­dan bien, co­mo Chi­le y Bra­sil, no se ven com­pe­li­dos a to­mar es­tas me­di­das. La Ar­gen­ti­na es un fra­ca­so. Te­ne­mos el in­gre­so per cá­pi­ta del año ’74. Aho­ra en

“Lo fun­da­men­tal es que la Ar­gen­ti­na ten­ga una uni­dad de cuen­ta es­ta­ble, que ten­ga mo­ne­da. Sin mo­ne­da no hay es­pe­cia­li­za­ción”.

dó­la­res co­rrien­tes es­tá por de­ba­jo de los u$s 10.000 anua­les. En Chi­le es de u$s 23.000; en Uru­guay de u$s 20.000; y en Bra­sil, u$s 15.000. He­mos caído muy ba­jo. No es­toy pro­po­nien­do al­go pa­ra un país nor­mal. Ar­gen­ti­na es un desas­tre.

FOR­TU­NA: La do­la­ri­za­ción no quitaría má­gi­ca­men­te la ne­ce­si­dad del equi­li­brio fis­cal.

AVI­LA: Acá el quid de la cues­tión es de­mo­ler el ries­go ar­gen­tino. Esen­cial­men­te hay que ata­car tres fren­tes: uno es el fis­cal, no se pue­de emi­tir más y hay que ir al ajus­te. De lo con­tra­rio, se de­be sa­ber y acep­tar sin dra­ma­tis­mo la po­si­bi­li­dad de que la deu­da pú­bli­ca se re­es­truc­tu­re ca­da tan­to. Eso es ma­lo por­que man­ten­dría al­to el ries­go país. Una do­la­ri­za­ción exi­to­sa de­be ir acom­pa­ña­da por cré­di­tos con­tin­gen­tes que le per­mi­tan re­fi­nan­ciar el ser­vi­cio de la deu­da, y fun­da­men­tal­men­te por el su­pe­rá­vit fis­cal. Si no tie­ne na­da de eso, inevi­ta­ble­men­te cae­rá en de­fault, pe­ro no se de­rrum­ba­rán los ban­cos ni se de­va­lua­rá la mo­ne­da.

FOR­TU­NA: ¿Cuá­les se­rían los otros pun­tos a te­ner en cuen­ta?

AVI­LA: Se­gun­do, hay que bus­car o crear el pres­ta­mis­ta de úl­ti­ma ins­tan­cia. De­be­ría­mos des­re­gu­lar el sis­te­ma ban­ca­rio co­mer­cial y alen­tar la ins­ta­la­ción de su­cur­sa­les de los ban­cos ex­tran­je­ros de pri­me­ra lí­nea. De ma­ne­ra que el ba­lan­ce de la su­cur­sal se con­so­li­de con el ba­lan­ce de la ca­sa cen­tral. Y las pér­di­das que hu­bie­ra se­rán cu­bier­tas por la ca­sa cen­tral. Esos ban­cos de­be­rían pres­tar in­dis­tin­ta­men­te a clien­tes lo­ca­les o clien­tes ex­tran­je­ros. De esa ma­ne­ra se di­ver­si­fi­ca el ries­go de los de­pó­si­tos. El úl­ti­mo pun­to es abrir la eco­no­mía.

FOR­TU­NA: ¿Qué opi­nión le me­re­ce el es­que­ma ac­tual de ban­das de flo­ta­ción li­bre del ti­po de cam­bio y emi­sión ce­ro?

AVI­LA: Me pa­re­ce un en­gen­dro. Con es­to no di­go que le va­ya a ir mal. Es un pro­duc­to de la con­cep­ción an­ti­in­fla­cio­na­ria que tie­ne el FMI. El Fon­do tie­ne dos pi­la­res en sus po­lí­ti­cas: la pri­me­ra es el equi­li­brio fis­cal, y ha­cia allí es­tá yen­do la Ar­gen­ti­na. Se­gun­do, el Fon­do quie­re la flo­ta­ción del ti­po de cam­bio, y eso im­pli­ca un con­trol de la ofer­ta mo­ne­ta­ria. Lo que es­tán ha­cien­do es con­ge­lar la Ba­se Mo­ne­ta­ria. Nun­ca vi en mi vi­da una ex­pe­rien­cia co­mo ésa. La úni­ca que co­noz­co por el es­ti­lo es la que leí en los li­bros y se lle­vó ade­lan­te a la sa­li­da del Pá­ni­co Ba­ring en 1891, cuan­do go­ber­na­ba Car­los Pe­lle­gri­ni. La ofer­ta mo­ne­ta­ria cre­cía al 25% anual a fi­nes de 1880, se con­ge­ló y se man­tu­vo así has­ta el año ’98. Lue­go de al­gu­nos años de re­ce­sión, tras 8 años el PBI cre­ció 40% y el ni­vel de pre­cios ca­yó 40%.

FOR­TU­NA: Es de­cir que us­ted le abre cier­to cré­di­to a es­ta me­di­da de con­ge­lar la Ba­se Mo­ne­ta­ria.

AVI­LA: Le doy cré­di­to en la me­di­da en que el Go­bierno cum­pla, que no se achi­que, por­que es una po­lí­ti­ca vio­len­ta. Con­du­ce a un in­cre­men­to de la ta­sa de in­te­rés y pro­lon­ga la re­ce­sión. Va­mos a te­ner des­in­fla­ción y se apre­cia­rá ya en di­ciem­bre. Es lo con­tra­rio a lo que yo pre­di­co, pe­ro no es ri­dícu­lo.

“Te­ne­mos el in­gre­so per cá­pi­ta de 1974. Es­tá por de­ba­jo e los u$s 10.000 anua­les, la mi­tad que Uru­guay. En Chi­le es de u$S 23.000”.

LI­BE­RAL. Ávi­la es un de­fen­sor de las ideas de la Ge­ne­ra­ción del Ochen­ta. Mi­ra­da crítica so­bre el país ac­tual.

MO­NE­DA. Pa­ra Ávi­la, es fun­da­men­tal que el país re­cree su mo­ne­da. Si­gue de­fen­dien­do la Con­ver­ti­bi­li­dad de Me­nem y Ca­va­llo y se mues­tra muy de­silu­sio­na­do por la sa­li­da de 2001/2002. Tie­ne una mi­ra­da crítica so­bre la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria que pro­pi­cia el FMI, aun­que le asig­na po­si­bi­li­da­des de éxi­to en la me­di­da en que “el Go­bierno no se achi­que”.

EN­TRE­VIS­TA. Ávi­la en su ofi­ci­na jun­to con el pe­rio­dis­ta Gus­ta­vo Gar­cía. Res­pues­tas di­rec­tas y fran­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.