La po­bre­za, un fla­ge­lo que Ar­gen­ti­na no su­pera

Pa­ra no ser po­bre un adul­to ne­ce­si­ta in­gre­sos pa­ra com­prar una ca­nas­ta va­lo­ra­da en ca­si u$s 300 aun­que en la re­gión se usa un pa­rá­me­tro me­nos exi­gen­te. Qué de­be­ría ha­cer el Go­bierno pa­ra cam­biar es­ta reali­dad.

Fortuna - - Somario - POR RA­MI­RO CASTI­ñEIRA *

Pa­ra no ser po­bre un adul­to ne­ce­si­ta in­gre­sos pa­ra com­prar una ca­nas­ta va­lo­ra­da en ca­si u$s 300. En la re­gión, es­te va­lor es de u$s 150. Qué de­be­ría ha­cer el Go­bierno pa­ra cam­biar es­ta reali­dad.

El I NDEC dio a co­no­cer los da­tos de po­bre­za del pri­mer se­mes­tre del 2018. Lo que si­gue es un aná­li­sis de los prin­ci­pa­les as­pec­tos di­vul­ga­dos, ade­más de una com­pa­ra­ción con paí­ses de La­ti­noa­mé­ri­ca, con Eu­ro­pa y el res­to del mun­do.

La po­bla­ción ba­jo la lí­nea de po­bre­za fue del 27,3% en los pri­me­ros seis me­ses del año, equi­va­len­te a 12,2 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes. El da­to re­fle­ja un in­cre­men­to res­pec­to al 25,7% que re­fle­jó en se­mes­tre an- te­rior, el cual fue un mí­ni­mo de po­bre­za des­de 1992, se­gún es­ti­ma­cio­nes del Ced­las de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de La Pla­ta.

El ni­vel de in­di­gen­cia fue del 4,9% de la po­bla­ción en el pri­mer se­mes­tre del 2018, su­bien­do des­de el 4,8% de fin del año pa­sa­do, que tam­bién ha­bría si­do un mí­ni­mo, al me­nos des­de el 2003, se­gún el aná­li­sis de la mis­ma ca­sa de es­tu­dios.

En­tre 2016 y 2017 la po­bla­ción en si­tua­ción de po­bre­za ha­bía ba­ja­do en 2,7 mi­llo­nes de per­so­nas, pe­ro en la pri­me­ra mi­tad del 2018 se ele­vó en 0,8 mi­llo­nes, a un to­tal de 12,2 mi­llo­nes. Del mis­mo mo­do, la po­bla­ción en si­tua­ción de in­di­gen­cia ha­bía ba­ja­do en 600 mil per­so­nas en 2016-2017, pe­ro en el pri­mer se­mes­tre se ele­vó en 100 mil per­so­nas, a un to­tal de 2,2 mi­llo­nes.

Con el desa­rro­llo de la cri­sis que se desató es­te año, es de es­pe­rar que con­ti­núe el de­te­rio­ro de los in­di­ca­do­res so­cia­les en la se­gun­da mi­tad del 2018, re­vir­tien­do la ma­yor par­te de los avan­ces que se re­gis­tra­ron du­ran­te 2016 y 2017.

LA­TI­NOA­MÉ­RI­CA. Pa­ra me­dir la po­bre­za ca­da país con­si­de­ra el cos­to de una ca­nas­ta de bie­nes y ser­vi­cios bá­si­cos, y lue­go es­ti­ma qué por­cen­ta­je de la po­bla­ción dis­po­ne de los in­gre­sos pa­ra acce- der a ella. Pe­ro es­ta ca­nas­ta di­fie­re en com­po­si­ción y cos­to en ca­da país, lo que no per­mi­te la sim­ple com­pa­ra­ción de los ín­di­ces en­tre na­cio­nes.

A mo­do de ejem­plo, se­gún la ac­tual me­to­do­lo­gía del IN­DEC, pa­ra no ser po­bre un adul­to tie­ne que dis­po­ner de in­gre­sos pa­ra com­prar una ca­nas­ta va­lo­ra­da

en ca­si u$s 300 men­sua­les por adul­to equi­va­len­te. Es­ta ca­nas­ta es 1/3 más exi­gen­te que la uti­li­za­da con la vie­ja me­to­do­lo­gía del IN­DEC, an­tes de su manipulación en­tre 2007 y 2015.

Los paí­ses de la re­gión ac­tual­men­te tie­nen ca­nas­tas de me­nor cos­to pa­ra me­dir la po­bre­za, in­clu­so al­gu­nos paí­ses de la re­gión usan ca­nas­tas cer­ca­nas a só­lo u$s 150 dó­la­res men­sua­les.

El Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal re­cien­te­men­te pu­bli­có un in­for­me don­de uti­li­za la mis­ma ca­nas­ta de u$s 120 dó­la­res men­sua­les por adul­to equi­va­len­te (u$s 4 dó­la­res dia­rios a ppp de 2005), de ma­ne­ra que per­mi­ta la com­pa­ra­ción en­tre paí­ses de la re­gión pa­ra el año 2015.

El tra­ba­jo con­clu­ye que uti­li­zan­do la mis­ma ca­nas­ta de u$s 120 men­sua­les, Uru­guay es el país con me­nor po­bre­za de la re­gión, se­gui­do por Chi­le. Am­bos paí­ses tie­nen una po­bre­za in­fe­rior al 10% de su po­bla­ción ba­jo es­ta me­to­do­lo­gía. En ter­cer lu­gar se en­cuen­tra Ar­gen­ti­na, con una po­bre­za le­ve­men- te su­pe­rior al 10% de su po­bla­ción.

Le si­guen Pe­rú y Bra­sil con ta­sas de po­bre­za cer­ca­nas al 20%, y cul­mi­na la lis­ta Mé­xi­co y Co­lom­bia, con ta­sas su­pe­rio­res al 25%, siem­pre uti­li­zan­do la mis­ma me­to­do­lo­gía. Es de des­ta­car que Ar­gen­ti­na ya no es el país con me­nor ta­sa de po­bre­za de La­ti­noa­mé­ri­ca, se­gún es­ti­ma­cio­nes del FMI.

EU­RO­PA. La me­to­do­lo­gía pa­ra me­dir la po­bre­za en paí­ses desa­rro­lla­dos es di­fe­ren­te a la de paí­ses po­bres. Se de­ja de usar co­mo va­ra el cos­to de una ca­nas­ta de ali­men­tos y ser­vi­cios bá­si­cos, da­do que no es exi­gen­te pa­ra su ni­vel de in­gre­sos, y por­que de uti­li­zar­la, la ta­sa de po­bre­za da­ría cer­ca­na a ce­ro.

En el ca­so de Eu­ro­pa, el pi­so de in­gre­sos mo­ne­ta­rios pa­ra no ser con­si­de­ra­do po­bre se de­fi­ne co­mo el 60% de la me­dia­na de la ren­ta na­cio­nal del año an­te­rior. Es­ta me­to­do­lo­gía im­pli­ca que en paí­ses con ele­va­da ren­ta per cá­pi­ta, la exi­gen­cia mo­ne­ta­ria pa­ra no ser con­si­de­ra­do po­bre se­rá sus­tan­cial­men­te más al­ta que el cos­to de una sim­ple ca­nas­ta bá­si­ca.

En con­cre­to, pa­ra no ser po­bre en paí­ses desa­rro­lla­dos de Eu­ro­pa se ne­ce­si­ta un pi­so de in­gre­sos de 700 eu­ros men­sua­les por adul­to equi­va­len­te. A mo­do de ejem­plo, en Es­pa­ña el 22,1% de la po­bla­ción es con­si­de­ra­da po­bre por no dis­po­ner de in­gre­sos su­pe­rio­res a 723 eu­ros men­sua­les.

Pa­ra el ca­so de Ale­ma­nia, el 16,7% de su po­bla­ción es po­bre, da­do que no dis­po­nen de in­gre­sos su­pe­rio­res a 1.018 eu­ros men­sua­les por adul­to equi­va­len­te. Es­ta mis­ma me­to­do­lo­gía en paí­ses no desa­rro­lla­dos co­mo Gre­cia, igual­men­te exi­ge un in­gre­so mo­ne­ta­rio de 440 eu­ros men­sua­les pa­ra no ser con­si­de­ra­do po­bre, con­di­ción que no lo­gra cum­plir el 21,4% de su po­bla­ción.

Por úl­ti­mo, va­le ad­ver­tir que Ar­gen­ti­na ac­tual­men­te tie­ne una va­ra mo­ne­ta­ria pa­ra me­dir la po­bre­za si­mi­lar a paí­ses que sa­len del so­cia­lis­mo co­mo Ru­ma­nia o Ser­bia: las tres na­cio­nes tie­nen una exi­gen­cia mo­ne­ta­ria que no su­pera los 300 eu­ros men­sua­les pa­ra no caer ba­jo la lí­nea de po­bre­za, y los tres tie­nen más del 25% de su po­bla­ción que no lle­gan a di­cho ni­vel de in­gre­so.

IN­DEC. En el pe­rio­do de des­truc­ción de las es­ta­dís­ti­cas pú­bli­cas que vi­vió Ar­gen­ti­na en­tre 2007 y 2015 se lle­gó a de­cir ofi­cial­men­te que el país te­nía un ni­vel de po­bre­za de só­lo 4,7% de su po­bla­ción. Tras años de ma­ni­pu­lar los ín­di­ces de in­fla­ción, el cos­to de la ca­nas­ta pa­ra me­dir la po­bre­za se li­cua­ba rá­pi­da­men­te y lle­gó a ser in­fe­rior a los 50 dó­la­res men­sua­les en 2013.

Es­ta ca­nas­ta se­ría equi­va­len­te a u$s 1,5 dia­rio, mon­to que uti­li­za el Ban­co Mun­dial pa­ra me­dir la po­bre­za en las re­gio­nes más ne­ce­si­ta­das del con­ti­nen­te afri­cano. La ta­sa en Ar­gen­ti­na era ofi­cial­men­te in­fe­rior a la de Ale­ma­nia (4,7% vs 16,7%), con la su­til di­fe­ren­cia que Ar­gen­ti­na, tras más de un lus­tro de dis­tor­sio­nar las es­ta­dís­ti­cas pú­bli­cas, lle­gó a lo irri­so­rio de usar una ca­nas­ta equi­va­len­te a 50 eu­ros men­sua­les pa­ra me­dir la po­bre­za, mien­tras que Ale­ma­nia exi­ge un in­gre­so su­pe­rior a los 1.000 eu­ros men­sua­les pa­ra no ser con­si­de­ra­do po­bre.

Du­ran­te las úl­ti­mas dé­ca­das Ar­gen­ti­na vi­vió un no­to­rio es­tan­ca­mien­to eco­nó­mi­co. Paí­ses que fue­ron de­vas­ta­dos por dos gue­rras mun­dia­les, en los úl­ti­mos años se re­cons­tru­ye­ron y hoy dis­po­nen de un in­gre­so per cá­pi­ta, que de mí­ni­ma, du­pli­ca al de Ar­gen­ti­na.

Pe­ro in­clu­so en la com­pa­ra­ción con­tra emer­gen­tes se ob­ser­va el es­tan­ca­mien­to. Tras la muer­te de Mao en Chi­na (1976) y ma­si­va­men­te tras la caí­da del mu­ro de Ber­lín (1989), los emer­gen­tes ini­cia­ron el éxo­do des­de el so­cia­lis­mo, de­jan­do las ham­bru­nas atrás y co­men­za­ron a sa­car a la gen­te de la po­bre­za de a mi­llo­nes por año, pro­ce­so que con­ti­núa hoy día.

En el mis­mo pe­rio­do en que el mun­do sa­có no me­nos de 1.500 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes de la po­bre­za ex­tre­ma, y en que Ale­ma­nia lle­gó a po­bre­za ce­ro ba­jo cual­quier pa­rá­me­tro la­ti­noa­me­ri­cano, Ar­gen­ti­na fue uno de los po­cos paí­ses que ele­vó su ta­sa, se­gún las es­ti­ma­cio­nes del Ban­co Mun­dial.

En nú­me­ros, uti­li­zan­do una ca­nas­ta de 5,5 dó­la­res dia­rios (165 dó­la­res men­sua­les), a PPP del 2011, Ar­gen­ti­na pa­só de una ta­sa de po­bre­za del 8,5% en 1980, a una del 12,4% en 2014. En ese mis­mo pe­rio­do el mun­do ba­jó de una po­bre­za del 66,9% a una del 48,4%, y Ale­ma­nia lle­gó a ce­ro.

Ar­gen­ti­na de­ci­dió no su­bir­se al tren de la glo­ba­li­za­ción que el mun­do re­to­mó cuan­do cul­mi­nó la Se­gun­da Gue­rra. Pre­fi­rió con­ti­nuar li­mi­ta­do al mer­ca­do in­terno, es­tra­te­gia que rá­pi­da­men­te en­con­tró un te­cho y lle­gó el es­tan­ca­mien­to. Pe­ro le­jos de re­plan­tear ob­je­ti­vos an­te la fal­ta de re­sul­ta­dos, pre­fi­rió ta­par su es­tan­ca­mien­to con el pla­ce­bo de un cre­cien­te gas­to pú­bli­co. El gas­to pú­bli­co tra­jo el dé­fi­cit fis­cal, y co­mo se fi­nan­cia emi­tien­do mo­ne­da o deu­da ex­ter­na, rá­pi­da­men­te lle­gó a es­ce­na una in­fla­ción cró­ni­ca y un ele­va­do ni­vel de en­deu­da­mien­to, ci­clo que ya lle­va más de 75 años.

Mer­ca­do in­terno, es­tan­ca­mien­to, gas­to pú­bli­co, dé­fi­cit fis­cal, in­fla­ción y deu­da ex­ter­na, Ar­gen­ti­na es­tá atra­pa­da en su pro­pia tram­pa des­de fin de la pos­gue­rra. Su re­sul­ta­do fue no só­lo per­der una gran opor­tu­ni­dad en las úl­ti­mas dé­ca­das, sino au­men­tar su ni­vel de po­bre­za en un mun­do que en igual pe­rio­do só­lo sa­có gen­te de esa con­di­ción.

El asis­ten­cia­lis­mo, en el me­jor de los ca­sos, apor­ta pa­lia­ti­vos pe­ro no es una he­rra­mien­ta efi­caz pa­ra la pro­mo­ción so­cial.

AL­ZA. La po­bre­za, que ha­bía ba­ja­do en el se­gun­do se­mes­tre de 2017, vol­vió a su­bir, al 27,3%.

BúS­QUE­DA. La crea­ción de nue­vos pues­tos de tra­ba­jo de­be­ría ser una po­lí­ti­ca de Es­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.