La tec­no­lo­gía en fun­ción de la li­te­ra­tu­ra

Crea­da co­mo una red so­cial, Ali­bra­te reúne a una co­mu­ni­dad de más de 60.000 lec­to­res de ha­bla his­pa­na que pue­den ca­li­fi­car, re­se­ñar y com­par­tir sus opi­nio­nes so­bre 600.000 tí­tu­los edi­ta­dos en es­pa­ñol.

Fortuna - - Somario -

Ali­bra­te, la red so­cial crea­da por Car­los Tra­mu­to­la, reúne a una co­mu­ni­dad de más de 60.000 lec­to­res de ha­bla his­pa­na. Cuen­ta con 600.000 tí­tu­los edi­ta­dos en es­pa­ñol.

Car­los Tra­mu­to­la es in­ge­nie­ro in­dus­trial. Se­gún él, un in­ge­nie­ro re­ne­ga­do, que pre­fie­re leer, es­cri­bir y to­car la gui­ta­rra. Lue­go de tra­ba­jar sie­te años en Te­chint, don­de se desem­pe­ña­ba co­mo Ge­ren­te de Desa­rro­llo So­cial, sin­tió que era el mo­men­to de aban­do­nar la cor­po­ra­ción y ex­plo­rar nue­vos ca­mi­nos, aun­que no sa­bía muy bien cuá­les.

Mien­tras aguar­da­ba a que en­cuen­tren su re­em­pla­zo, ex­pe­ri­men­tó lo que des­cri­be co­mo una epi­fa­nía. Sin­tió que no exis­tía nin­gún lu­gar don­de los lec­to­res pu­die­ran des­cu­brir li­bros, y don­de, al mis­mo tiem­po, en­con­tra­ran in­for­ma­ción que pa­ra ele­gir qué leer.

“En otros ru­bros ha­bía mu­chos lu­ga­res en los que ave­ri­guar da­tos o ac­ce­der a crí­ti­cas, pe­ro pa­ra los li­bros no en­con­tra­ba un espacio don­de la tec­no­lo­gía se hu­bie­ra en­car­ga­do de jun­tar to­da esa in­for­ma­ción”, cuen­ta Tra­mu­to­la.

Así fue, con la tec­no­lo­gía co­mo pa­la­bra cla­ve, que co­men­zó a de­li­near la idea de Ali­bra­te, una pla-

ta­for­ma web y una apli­ca­ción mó­vil en don­de las per­so­nas pue­den ca­li­fi­car o re­se­ñar li­bros edi­ta­dos en ha­bla his­pa­na, y com­par­tir sus opi­nio­nes con otros usua­rios.

Con­ce­bi­da co­mo una red so­cial li­te­ra­ria, el pri­mer pa­so pa­ra su eje­cu­ción fue su­mar un pro­gra­ma­dor y un di­se­ña­dor que co­la­bo­ra­ran en el desa­rro­llo de la pla­ta­for­ma. “Arran­ca­mos en abril de 2017 a ar­mar to­do y cuan­do tu­vi­mos una ver­sión be­ta del pro­duc­to, con­vo­ca­mos a usua­rios de prue­ba pa­ra tes­tear có­mo lo usa­ban y apren­der de ese uso”, de­ta­lla su crea­dor.

A prin­ci­pios de es­te año, Ali­bra­te pre­sen­tó ofi­cial­men­te su si­tio web, que pos­te­rior­men­te se com­ple­men­ta­ría con la apli­ca­ción. Hoy, de­trás del pro­yec­to hay un equi­po de 5 per­so­nas a tiem­po com­ple­to, esen­cial­men­te tec­nó­lo­gos y pro­gra­ma­do­res, que tra­ba­jan en un pro­ce­so de me­jo­ra con­ti­nua, aten­tos a los co­men­ta­rios y su­ge­ren­cias de una co­mu­ni­dad de más de 60.000 usua­rios, lo­ca­li­za­dos ma­yo­ri­ta­ria­men­te en Mé­xi­co, Es­pa­ña, Ar­gen­ti­na, Co­lom­bia y Pe­rú.

“El pe­que­ño éxi­to que va­mos te­nien­do has­ta el mo­men­to, es una mues­tra de que la tec­no­lo­gía pue­de jun­tar a la gen­te y acom­pa­ñar a la li­te­ra­tu­ra, y no com­pe­tir con ella”, se­ña­la Tra­mu­to­la.

De acuer­do al in­for­me de pro­duc­ción ela­bo­ra­do por La Cá­ma­ra Ar­gen­ti­na del Li­bro en 2017, la can­ti­dad de tí­tu­los pu­bli­ca­dos por edi­to­res lo­ca­les ese año fue de 28.440. Es­ta va­ria­da ofer­ta li­te­ra­ria, se su­ma a la ex­ten­sa can­ti­dad de obras ya exis­ten­tes dis­po­ni­bles en las li­bre­rías o que cir­cu­lan por in­ter­net.

An­te tan­tas po­si­bi­li­da­des, el ob­je­ti­vo de la pla­ta­for­ma es sim­pli­fi­car el pro­ce­so de se­lec­ción.“Ali­bra­te te ayu­da a de­ci­dir qué leer. A ve­ces bus­ca­mos la opi­nión de un lec­tor más pa­re­ci­do a uno, en vez de las crí­ti­cas pro­fe­sio­na­les. Acá po­dés en­con­trar eso, otros lec­to­res

afi­nes, con los mis­mos gus­tos”, re­su­me Tra­mu­to­la.

Ade­más de mar­car y ca­li­fi­car li­bros so­bre una ba­se de da­tos con más de 600.000 tí­tu­los en es­pa­ñol, ca­da usua­rio pue­de ar­mar su biblioteca vir­tual en la que re­gis­trar to­dos los ejem­pla­res que le­yó, que es­tá le­yen­do, y se­ña­lar aque­llos que le gus­ta­ría leer, por or­den de prio­ri­dad.

A su vez, al mis­mo tiem­po que pro­veen a otros lec­to­res de in­for­ma­ción útil, los usua­rios pue­den se­guir­se en­tre sí de acuer­do a sus pre­fe­ren­cias, su­bir ci­tas de au­to­res o de li­bros que les gus­ta­ron, o ac­ce­der a lis­tas te­má­ti­cas o su­ge­ren­cias rea­li­za­das por la mis­ma pla­ta­for­ma, en fun­ción a los gé­ne­ros o es­cri­to­res pre­fe­ri­dos.

Es más, re­co­no­ci­dos au­to­res de la re­gión, co­mo Juan Vi­llo­ro o Ma­ría Ko­da­ma, ya hi­cie­ron su apor­te a la co­mu­ni­dad y gra­ba­ron sus re­se­ñas so­bre al­guno de los li­bros que más les gus­ta­ron.

EN ETA­PA INI­CIAL Ali­bra­te se pu­so en mar­cha con una in­ver­sión ini­cial de u$s 200.000, apor­ta­da en­tre tres so­cios. A me­nos de un año de su lan­za­mien­to, la mo­ne­ti­za­ción de la pla­ta­for­ma es una de las cuen­tas pen­dien­tes.

“Hoy ge­ne­ra­mos pe­que­ños in­gre­sos que no cu­bren ni por ca­sua­li­dad los cos­tos. Es­ti­ma­mos que los in­gre­sos reales van a ve­nir de dos fuen­tes prin­ci­pa­les: pu­bli­ci­dad y ven­ta de li­bros”, co­men­ta Tra­mu­to­la, quien anun­cia que la com­pa­ñía ya ha ce­rra­do un acuer­do con Li­bran­da, uno de los prin­ci­pa­les dis­tri­bui­do­res de e-books en es­pa­ñol en el mun­do, lo que le per­mi­ti­rá co­men­zar a ofre­cer un ser­vi­cio de ven­ta di­rec­ta pa­ra cier­tos tí­tu­los.

Mien­tras tan­to, el pro­yec­tos se en­cuen­tra en eta­pa de in­ver­sión, y se pre­vé que con­ti­núe en la mis­ma ins­tan­cia du­ran­te los pró­xi­mos dos o tres años, pa­ra lue­go co­men­zar a ge­ne­rar ga­nan­cias. “Es­ta­mos ce­rran­do la bús­que­da de in­ver­so­res pa­ra 2019. En al­gún mo­men­to ve­re­mos si va­le la pe­na in­cor­po-

DE IN­GE­NIE­RO A EM­PREN­DE­DOR. Des­pués de sie­te años en una cor­po­ra­ción, Car­los Tra­mu­to­la se abrió al mun­do li­te­ra­rio.

MA­TE­RIA PRI­MA. Li­bre­rías y edi­to­ria­les fue­ron las en­car­ga­das de apor­tar in­for­ma­ción pa­ra ela­bo­rar una ba­se de da­tos que reúne más de 600.000 tí­tu­los edi­ta­dos en es­pa­ñol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.