El pai­sa­je que de­jó la tor­men­ta cam­bia­ria

Los sec­to­res ex­por­ta­do­res son los gran­des ga­na­do­res de la me­ga­de­va­lua­ción. Por qué son ne­ce­sa­rias re­for­mas es­truc­tu­ra­les y po­lí­ti­cas de Es­ta­do. Qué pa­sa­rá con las im­por­ta­cio­nes.

Fortuna - - Somario - Gus­ta­vo Gar­cía

Los sec­to­res ex­por­ta­do­res son los gran­des ga­na­do­res de la me­ga­de­va­lua­ción. Por qué son ne­ce­sa­rias re­for­mas es­truc­tu­ra­les y po­lí­ti­cas de Es­ta­do.

La de­va­lua­ción su­fri­da es­te año por el pe­so, que lo lle­vó a de­pre­ciar­se más del 100% des­de di­ciem­bre, ese bru­tal pa­se de ma­gia que reali­zó el mer­ca­do de ma­ne­ra im­pre­vis­ta, no re­di­se­ñó el ma­pa del co­mer­cio ex­te­rior ar­gen­tino sino que re­pa­só con tra­zo grue­so las lí­neas de un es­que­ma con­so­li­da­do.

La cla­ve tras los sal­tos que el ti­po de cam­bio dio a par­tir del mes de abril es que los que an­tes ga­na­ban ven­dien­do sus pro­duc­tos en el ex­te­rior, aho­ra ga­nan más. Y los que ya te­nían di­fi­cul­ta­des por abo­car­se al mer­ca­do in­terno, han ti­ra­do la toa­lla o es­tán cer­ca de ha­cer­lo.

En es­te es­ce­na­rio de ga­na­do­res y per­de­do­res tam­bién hay zo­nas gri­ses. No to­do es li­neal ni los be­ne­fi­cios saltan de ma­ne­ra au­to­má­ti­ca cuan­do se pro­du­ce una de­va­lua­ción, adre­de o for­za­da por la des­con­fian­za del mer­ca­do. Por lo pron­to, el mo­vi­mien­to per­mi­tió que al­gu­nos sec­to­res mul­ti­pli­ca­ran su ren­ta. Ser ba­ra­tos en tér­mi­nos de dó­la­res in­cre­men­ta la de­man­da de lo que ven­de­mos, pe­ro es­to no sig­ni­fi­ca que se abran nue­vas pla­zas. Pa­ra es­to se re­quie­ren sus­ten­ta­bles po­lí­ti­cas de me­diano y lar­go pla­zo.

El eco­no­mis­ta y di­rec­tor de la con­sul­to­ra Desa­rro­llo de Ne­go­cios Internacionales (DNI), Mar­ce­lo Eli­zon­do, le ex­pli­ca a For­tu­na que “cla­ra­men­te los sec­to­res ex­por­ta­do­res son los ga­na­do­res lue­go de la fuer­te de­va­lua­ción. Aho­ra una co­sa son los gran­des ex­por­ta­do­res, los de gra­nos, acei­tes y ha­ri­nas, las com­pa­ñías de grue­so ca­li­bre que ven­den al ex­te­rior, y otra co­sa son las fir­mas me­dia­nas. Las pri­me­ras ga­na­ron mu­cho en ren­ta­bi­li­dad, aun­que no ha­ya un cre­ci­mien­to del vo­lu­men co­mer­cia­li­za­do”.

Y aña­de: “Tam­bién hay ga­na­do­res en las eco­no­mías re­gio­na­les: los pro­duc­to­res de hor­ta­li­zas en Men­do­za, la man­za­nas y peras en el Al­to Va­lle de Río Ne­gro, el li­món y el ju­go en Tu­cu­mán, y el arroz en En­tre Ríos. Ahí sí pue­de ha­ber una me­jo­ra en la

ecua­ción que ade­más le per­mi­ta un in­cre­men­to en los vo­lú­me­nes, pe­ro la he­te­ro­ge­nei­dad es al­ta”.

Los be­ne­fi­cios de la de­va­lua­ción sir­ven pa­ra ga­nar oxí­geno en tér­mi­nos de com­pe­ti­ti­vi­dad, pe­ro no son la lla­ve pa­ra abrir nue­vos mer­ca­dos. Se­gún Eli­zon­do, “no se han abier­to en tér­mi­nos de acuer­dos ge­ne­ra­les, Ar­gen­ti­na no ha fir­ma­do acuer­dos nue­vos co­mo es­pe­ra ha­cer­lo con la Unión Eu­ro­pea. Se fue­ron abrien­do pla­zas por pro­duc­to o bien con acuer- dos mi­cro. En ge­ne­ral no fue por una re­duc­ción de aran­ce­les sino por la ha­bi­li­ta­ción de nor­mas sa­ni­ta­rias que ofi­cia­ban co­mo ba­rre­ras”.

La nueva es­tre­lla en ma­te­ria de ex­por­ta­cio­nes es el sec­tor cár­ni­co, ru­bro que hi­zo pie y ya pi­sa fuer­te en Chi­na. Se­gún el úl­ti­mo in­for­me ela­bo­ra­do por la Cá­ma­ra de la In­dus­tria fri­go­rí­fi­ca, “Chi­na fue el prin­ci­pal des­tino pa­ra la car­ne ar­gen­ti­na en los pri­me­ros ocho me­ses de 2018, al igual que pa­ra los so­cios del Mer­co­sur, Bra­sil y Uru­guay. En enero-agos­to de 2018 se ex­por­ta­ron 114,5 mil to­ne­la­das de car­ne va­cu­na con­ge­la­da des­de Ar­gen­ti­na a Chi­na, las que lle­ga­ron a re­pre­sen­tar 52% del to­tal”.

“To­da la pro­duc­ción agroa­li­men­ta­ria ar­gen­ti­na es muy com­pe­ti­ti­va. So­mos uno de los 10 ma­yo­res ex­por­ta­do­res de car­ne y de vi­nos. Lí­de­res en de­ri­va­dos de la so­ja, en el li­món y sus sub­pro­duc­tos, las peras, la miel y el ma­ní -re­sal­ta Eli­zon­do. El 60%

“Los im­por­ta­do­res son los gran­des per­de­do­res de la de­va­lua­ción, en es­pe­cial las Py­MEs, que no tie­nen es­pal­da”. RU­BéN GAR­CíA

de las ex­por­ta­cio­nes es de ori­gen agro­pe­cua­rio, ya sean pro­duc­tos ma­nu­fac­tu­ra­dos o pri­ma­rios. El acei­te de so­ja es el em­ble­ma, ex­por­ta­mos el 40% de to­do lo que se ven­de en el mun­do”.

ZO­NA GRIS. Em­po­bre­cer­se en tér­mi­nos del va­lor de la mo­ne­da vuel­ve a los pro­duc­tos de ori­gen na­cio­nal más com­pe­ti­ti­vos de ca­ra al po­ten­cial com­pra­dor ex­tran­je­ro. Pe­ro si só­lo bas­ta­se con de­va­luar pa­ra ga­nar mer­ca­do, las co­sas se­rían de­fi­ni­ti­va­men­te mu­cho más sen­ci­llas. Y no lo son.

Por lo pron­to, no to­dos los pro­duc- to­res de las de­no­mi­na­das eco­no­mías re­gio­na­les han lo­gra­do su­bir­se a la ola del dó­lar en la es­tra­tós­fe­ra. Un in­for­me del Ie­ral, de la Fun­da­ción Me­di­te­rrá­nea, fir­ma­do por el eco­no­mis­ta Jor­ge Day, des­ta­ca que al­gu­nos ru­bros, so­bre to­do en fru­tas, ya ha­bían rea­li­za­do y ven­di­do la co­se­cha an­tes de pro­du­cir­se la de­va­lua­ción. En esa he­te­ro­ge­nei­dad per­die­ron quie­nes pro­du­cen uvas, y tam­bién aque­llos que abas­te­cen ma­yor­men­te al mer­ca­do lo­cal, co­mo es el ca­so de la yer­ba ma­te y el té, pues­to que se des­plo­ma­rá la de­man­da in­ter­na.

Las vo­ces de alar­ma tam­bién lle­gan des­de el la­do de las coope­ra­ti­vas. La Con­fe­de­ra­ción Ar­gen­ti­na de Tra­ba­ja­do­res Coo­pe­ra­ti­vos (Co­nar­coop), pre­si­di­da por Cris­tian Hor­ton, aler­tó por la gra­ve si­tua­ción que vi­ven a raíz de la suba del ti­po de cam­bio, que im­pac­ta fuer­te­men­te en sus es­truc­tu­ras de cos­tos de pro­duc­ción.

“Una má­qui­na que en 2015 cos­ta­ba $2.000.000, aho­ra nos cues­ta $8.000.000. De tras­la­dar esa suba a pre­cios, la de­man­da cae­ría aún más. Só­lo los for­ma­do­res de pre­cios han po­di­do au­men­tar sus pro­duc­tos de un 400 a 800%, co­mo es el ca­so de

los ru­bros de ali­men­tos y com­bus­ti­bles”, ex­pli­có el coope­ra­ti­vis­ta.

Tal co­mo se­ña­la Eli­zon­do a es­ta re­vis­ta, “el ti­po de cam­bio no co­rri­ge mu­chos de los prin­ci­pa­les pro­ble­mas que tie­ne la Ar­gen­ti­na. Un ti­po de cam­bio li­cua in­efi­cien­cias, pe­ro si uno mi­ra el ín­di­ce de com­pe­ti­ti­vi­dad del World Eco­no­mic Fo­rum, Ar­gen­ti­na ocu­pa el lu­gar 92, es de­cir que es­tá bas­tan­te aba­jo”.

“En­tre las prin­ci­pa­les fa­llas de­tec­ta­das, se­gún es­te ín­di­ce, no apa­re­cía el pro­ble­ma cam­bia­rio sino la pre­sión tri­bu­ta­ria, le­yes la­bo­ra­les, la ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca, la in­fla­ción y las di­fi­cul­ta­des pa­ra ob­te­ner fi­nan­cia­mien­to. Cla­ra­men­te, la prin­ci­pal ven­ta­ja del ajus­te cam­bia­rio es que qui­ta el atra­so, que era una di­fi­cul­tad. Pe­ro no re­suel­ve los de­más pro­ble­mas”, ad­vier­te el ex­per­to.

PER­DE­DO­RES. El sal­to del ti­po de cam­bio fue ca­si co­mo un gol­pe de no­caut pa­ra al­gu­nos em­pre­sa­rios. Aque­llos que com­pran in­su­mos en el ex­te­rior han te­ni­do que re­plan­tear su es­tra­te­gia. Los que di­rec­ta­men­te co­mer­cia­li­za­ban bie­nes fi­na­les pues­tos en gón­do­la, han te­ni­do que cam­biar de ru­bro.

“El ti­po de cam­bio es una va­ria­ble ne­ce­sa­ria que in­te­gra el pro­duc­to. El dó­lar, po­dría­mos de­cir, es un par­ti­ci­pan­te ne­ce­sa­rio. En es­te ca­so hay un pro­ble­ma gra­ví­si­mo que nos afec­ta y es que el 80% de las im­por­ta­cio­nes son in­su­mos que van des­ti­na­dos al sec­tor pro­duc­ti­vo”, en­fa­ti­za Ru­bén Gar­cía, pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Im­por­ta­do­res de la Re­pú­bli­ca Ar­gen­ti­na.

Y agre­ga: “Si la eco­no­mía tu­vie­ra una trac­ción pro­pia se lle­va­ría pues­tos to­dos los pre­cios del mer­ca­do, pe­ro el pro­ble­ma acá es que no hay mer­ca­do in­terno, que el con­su­mo ca­yó y en­ton­ces sin esa de­man­da no hay mu­cho que dis­cu­tir. La eco­no­mía tie­ne pre­cios, no va­lo­res reales.

Y acá ca­da uno po­ne el pre­cio que quie­re”. El di­ri­gen­te em­pre­sa­rial re­cal­ca que, co­mo siem­pre, el pro­ble­ma no lo tie­nen los gran­des ju­ga­do­res del mer­ca­do, aque­llos con es­pal­das an­chas pa­ra so­por­tar la si­tua­ción. “La ma­triz im­por­ta­do­ra ar­gen­ti­na es­tá com­pues­ta por 400 gran­des em­pre­sas que com­pran in­su­mos en el ex­te­rior. La ma­yo­ría si­gue com­pran­do, si­gue es­tan­do pre­sen­te por­que lo ne­ce­si­ta pa­ra pro­du­cir. En el ca­so de las Py­MEs la si­tua­ción es dis­tin­ta por­que el que com­pró al­go a $ 20, y al mo­men­to del em­bar­que lo tie­ne a $ 40, tie­ne que pa­rar to­do. Ade­más, las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas no tie­nen ca­pa­ci­dad fi­nan­cie­ra. No hay cré­di­to y así la eco­no­mía no ca­mi­na”.

Si el sec­tor agroa­li­men­ta­rio au­men­tó su ta­ja­da lue­go de la de­va­lua­ción, pa­ra Eli­zon­do no hay du­da de quié­nes son los gran­des per­de­do­res tras la escalada cam­bia­ria: “Son los im­por­ta­do­res, to­do es más ca­ro. La re­trac­ción de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca y el nue­vo ti­po de cam­bio afec­ta­rán la com­pra de in­su­mos quí­mi­cos, plás­ti­cos, in­su­mos in­dus­tria­les, ener­gía, y la in­dus­tria au­to­mo­triz”.

EN PUN­TA. La de­va­lua­ción im­pul­só a los pro­duc­tos ar­gen­ti­nos que se ex­por­tan, co­mo la so­ja, la car­ne, el ace­ro y las man­za­nas. Pe­ro, no es la lla­ve pa­ra abrir nue­vos mer­ca­dos ni sir­ve, por sí so­la, pa­ra man­te­ner la com­pe­ti­ti­vi­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.