Ro­sen­do Fra­ga

Fortuna - - Somario - *Di­rec­tor Del cen­tro De Es­tu­dios unión pa­ra la nueva Ma­yo­ría

Bol­so­na­ro trae el nue­vo na­cio­na­lis­mo a la re­gión.

El na­cio­na­lis­mo apa­re­ce co­mo un va­lor po­lí­ti­co que se re­vi­ta­li­za en el ám­bi­to glo­bal. A tres dé­ca­das de la caí­da del Mu­ro de Ber­lín, la de­sin­te­gra­ción del blo­que co­mu­nis­ta y el ini­cio de la glo­ba­li­za­ción en la era de la “hi­per­co­nec­ti­vi­dad”, es lo que hoy une al pre­si­den­te Trump con sus co­le­gas Xi y Pu­tin, y los pri­me­ros mi­nis­tros de la In­dia (Mo­di) y de Ja­pón (Abe); es que ca­da uno de ellos tie­ne un li­de­raz­go en el cual el na­cio­na­lis­mo es un va­lor re­le­van­te.

Trump con el “Ame­ri­can First”; Xi con la reivin­di­ca­ción de la cul­tu­ra mi­le­na­ria de su país; Pu­tin con la re­cons­ti­tu­ción de la “Ma­dre Ru­sia”; Mo­di con el na­cio­na­lis­mo hin­dú fren­te a la mi­no­ría mu­sul­ma­na de 280 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, y Abe al ser el pri­mer je­fe de Go­bierno de su país que vi­si­ta el mo­nu­men­to en ho­me­na­je a sus sol­da­dos caí­dos en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

A ellos se su­man una se­rie de po­ten­cias “re­gio­na­les”, cu­yos li­de­raz­gos tam­bién ha­cen del na­cio­na­lis­mo una fuer­za de sus­ten­to po­lí­ti­co. Tal es el ca­so de Er­do­gan en Tur­quía; Sis­si en Egip­to; la teo­cra­cia que go­bier­na Irán; la ase­dia­da mo­nar­quía sau­di­ta, y Ne­tan­yahu en Is­rael.

La re­vi­ta­li­za­ción del na­cio­na­lis­mo es un fe­nó­meno glo­bal, que en Occidente coin­ci­de con el sur­gi­mien­to de la de­no­mi­na­da “an­ti­po­lí­ti­ca”, que, pa­ra exis­tir, re­quie­re de la vi­gen­cia del sis­te­ma de­mo­crá­ti­co. La “an­ti­po­lí­ti­ca” se da tan­to en el mun­do an­glo­sa­jón co­mo en la Eu­ro­pa con­ti­nen­tal, y, por lo ge­ne­ral, va acom­pa­ña­da de la cul­tu­ra po­lí­ti­ca po­pu­lis­ta.

A to­do eso se su­ma el cues­tio­na­mien­to a las eli­tes, el re­cha­zo a las fuer­zas po­lí­ti­cas tra­di­cio­na­les y la an­ti­in­mi­gra­ción, ade­más del na­cio­na­lis­mo. Tan­to el Bre­xit co­mo el triun­fo de Trump en EE.UU. fue­ron ma­ni­fes­ta­cio­nes de es­te fe­nó­meno. En Eu­ro­pa, lo es la vic­to­ria de la coa­li­ción de la Liga y de Cin­co Es­tre­llas en Ita­lia. En es­ta lí­nea es­tá la se­gun­da fuer­za fran­ce­sa li­de­ra­da por Le Pen y en Ale­ma­nia, AF, de orien­ta­ción na­cio­na­lis­ta xe­nó­fo­ba, que po­dría ser la se­gun­da fuer­za elec­to­ral del país.

En paí­ses co­mo Sue­cia, Di­na­mar­ca, Ho­lan­da y Aus­tria, esas fuer­zas na­cio­na­lis­tas ocu­pan el se­gun­do o ter­cer lu­gar elec­to­ral, y en al­gu­nos ca­sos for­man par­te de las coa­li­cio­nes de go­bierno. Los cua­tro paí­ses de Eu­ro­pa Cen­tral (Po­lo­nia, Hun­gría, Re­pú­bli­ca Che­ca y Es­lo­va­quia) tie­nen hoy go­bier­nos de orien­ta­ción na­cio­na­lis­ta, que con ma­ti­ces cues­tio­nan a la UE y son muy res­tric­ti­vos en ma­te­ria de in­mi­gra­ción.

Aun en un país bál­ti­co co­mo Le­to­nia, en la úl­ti­ma elec­ción, el pri­mer lu­gar lo ob­tu­vo un par­ti­do pro ru­so y el se­gun­do, uno de orien­ta­ción na­cio­na­lis­ta xe­nó­fo­bo.

Amé­ri­ca la­ti­na es “el ex­tre­mo occidente, pe­ro occidente al fin”, de acuer­do al po­li­tó­lo­go fran­cés Alain Tou­rai­ne, y tam­bién tie­ne ma­ni­fes­ta­cio­nes de és­te fe­nó­meno. Es así co­mo las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de Mé­xi­co y Bra­sil (am­bos paí­ses su­ma­dos son dos ter­cios de Amé­ri­ca la­ti­na en tér­mi­nos de PBI, po­bla­ción y te­rri­to­rio) mues­tran que es­ta ten­den­cia, que com­bi­na la re­vi­ta­li­za­ción

La re­vi­ta­li­za­ción del na­cio­na­lis­mo es un fe­nó­meno glo­bal, que en Occidente coin­ci­de con la de­no­mi­na­da an­ti­po­lí­ti­ca y, por lo ge­ne­ral, el po­pu­lis­mo.

del na­cio­na­lis­mo a ni­vel glo­bal con el sur­gi­mien­to de la an­ti­po­lí­ti­ca en Occidente, tam­bién es­tá lle­gan­do a es­ta re­gión.

La elec­ción pre­si­den­cial me­xi­ca­na tu­vo lu­gar a co­mien­zos de agos­to y An­drés Ló­pez Obra­dor tu­vo un triun­fo con­tun­den­te, que le per­mi­tió que­dar con ma­yo­ría pro­pia en las dos cá­ma­ras, al­go que no lo­gra­ba nin­gún pre­si­den­te des­de 2000, cuan­do el país se abrió a una de­mo­cra­cia plu­ral. Si bien es un hom­bre que pro­vie­ne del ám­bi­to po­lí­ti­co, ha si­do la fi­gu­ra más con­tes­ta­ta­ria con­tra la po­lí­ti­ca tra­di­cio­nal, que ha te­ni­do co­mo eje al Par­ti­do Re­vo­lu­cio­na­rio Ins­ti­tu­cio­nal (PRI) y des­de ha­ce dos dé­ca­das, tam­bién al Par­ti­do Ac­ción Na­cio­nal (PAN).

AMLO —al nue­vo pre­si­den­te me­xi­cano se lo sue­le lla­mar por sus si­glas— ha lo­gra­do des­truir el do­mi­nio de la po­lí­ti­ca por par­te de las fuer­zas tra­di­cio­na­les; es po­pu­lis­ta en cuan­to a que su li­de­raz­go es muy per­so­na­lis­ta, y tie­ne con­no­ta­cio­nes de “an­ti­po­lí­ti­ca”. Pe­ro al mis­mo tiem­po, en lo ideo­ló­gi­co im­pli­ca un re­torno al na­cio­na­lis­mo tra­di­cio­nal del PRI del pre­si­den­te Lá­za­ro Cár­de­nas. Des­de es­ta pers­pec­ti­va, más que cul­tu­ra po­lí­ti­ca po­pu­lis­ta, lo que apa­re­ce de­trás el nue­vo pre­si­den­te me­xi­cano, es una com­bi­na­ción de na­cio­na­lis­mo y an­ti­po­lí­ti­ca, y él se ha en­car­ga­do de sub­ra­yar am­bas si­tua­cio­nes.

Pa­ra­le­la­men­te, el triun­fo de Jair Bol­so­na­ro es otra ma­ni­fes­ta­ción. Es la irrup­ción de la “an­ti­po- lí­ti­ca” en el país más gran­de de la re­gión. Por sí so­lo, es la mi­tad de los do­ce paí­ses sud­ame­ri­ca­nos; por PBI, te­rri­to­rio y po­bla­ción. Tie­ne to­dos los in­gre­dien­tes de la “an­ti­po­lí­ti­ca”: con­fron­ta y des­pre­cia a la po­lí­ti­ca tra­di­cio­nal, cues­tio­na a las eli­tes, di­ce y pro­po­ne lo po­lí­ti­ca­men­te “in­co­rrec­to” (en es­to pa­re­ce te­ner pun­tos de con­tac­to con Trump), se mue­ve con un es­ti­lo de lí­der po­pu­lis­ta y exal­ta el na­cio­na­lis­mo.

Co­rrup­ción, in­se­gu­ri­dad y de­sigual­dad son tres gran­des pro­ble­mas que afec­tan tan­to a Mé­xi­co co­mo a Bra­sil. A su ma­ne­ra, los tres sub­ya­cen de­trás de los re­cla­mos de la an­ti­po­lí­ti­ca en el ám­bi­to oc­ci­den­tal.

Cuan­do las fuer­zas po­lí­ti­cas de cen­tro­de­re­cha y cen­troiz­quier­da, que do­mi­na­ron la po­lí­ti­ca oc­ci­den­tal des­de la post­gue­rra, ge­ne­ran­do con­sen­so so­bre el cen­tro, se mues­tran im­po­ten­tes fren­te a esos pro­ble­mas se crean las con­di­cio­nes pa­ra la “an­ti­po­lí­ti­ca”.

Pe­ro el fe­nó­meno se desa­rro­lla de acuer­do a la má­xi­ma del fi­ló­so­fo es­pa­ñol Jo­sé Or­te­ga y Gas­set: se tra­ta de “el hom­bre y las cir­cuns­tan­cias”. Pue­den exis­tir en un país con­di­cio­nes pa­ra el sur­gi­mien­to de la “an­ti­po­lí­ti­ca”, pe­ro si no es­tá el lí­der que pue­da re­pre­sen­tar­la, el fe­nó­meno con­ti­núa sub­ya­cen­te. Así mis­mo, pue­den exis­tir lí­de­res no­ve­do­sos y dis­rup­ti­vos, pe­ro si no hay con­di­cio­nes pa­ra que apa­rez­can, no lo ha­rán.

En con­clu­sión: el na­cio­na­lis­mo es un va­lor po­lí­ti­co que se re­vi­ta­li­za en el ám­bi­to glo­bal, tan­to en po­lí­ti­ca in­ter­na co­mo en la ex­te­rior; ello en Occidente va acom­pa­ña­do de la an­ti­po­lí­ti­ca y por lo ge­ne­ral de la cul­tu­ra po­lí­ti­ca po­pu­lis­ta; en Amé­ri­ca la­ti­na es­te fe­nó­meno tie­ne ma­ni­fes­ta­cio­nes y ellas se en­cuen­tran de­trás del triun­fo de Ló­pez Obra­dor en Mé­xi­co; pe­ro es Bol­so­na­ro en Bra­sil la ex­pre­sión más aca­ba­da de es­tos fe­nó­me­nos en la re­gión.

Co­rrup­ción, in­se­gu­ri­dad y de­sigual­dad son tres gran­des pro­ble­mas que afec­tan a la re­gión. A su ma­ne­ra, los tres sub­ya­cen de­trás de los re­cla­mos de la an­ti­po­lí­ti­ca.

Ro­sen­do Fra­ga*

BRA­SIL. El capitán re­ti­ra­do Jair Bol­so­na­ro, nue­vo pre­si­den­te de Bra­sil a par­tir del 1° de enero.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.