Nou­riel Rou­bi­ni y Bru­ne­llo Ro­sa

Fortuna - - Somario -

Diez ra­zo­nes pa­ra una cri­sis fi­nan­cie­ra en 2020

Adiez años del co­lap­so de Leh­man Brothers, to­da­vía se de­ba­ten las causas y con­se­cuen­cias de la cri­sis fi­nan­cie­ra y si se apren­die­ron las en­se­ñan­zas pa­ra pre­pa­rar­nos pa­ra la pró­xi­ma. Pe­ro la pre­gun­ta más per­ti­nen­te a fu­tu­ro es qué ac­ti­va­rá la pró­xi­ma re­ce­sión y cri­sis glo­bal, y cuán­do.

Es pro­ba­ble que la ac­tual ex­pan­sión glo­bal con­ti­núe el año en­tran­te, da­do que Es­ta­dos Uni­dos man­tie­ne un gran dé­fi­cit fis­cal, Chi­na apli­ca po­lí­ti­cas fis­ca­les y cre­di­ti­cias la­xas y Eu­ro­pa si­gue en una sen­da de re­cu­pe­ra­ción. Pe­ro en 2020 es­ta­rán da­das las con­di­cio­nes pa­ra una cri­sis fi­nan­cie­ra se­gui­da de una re­ce­sión.

Hay diez ra­zo­nes pa­ra es­to. En pri­mer lu­gar, las po­lí­ti­cas de es­tí­mu­lo fis­cal que en la ac­tua­li­dad ele­van el cre­ci­mien­to anual es­ta­dou­ni­den­se por en­ci­ma del ni­vel po­ten­cial de 2% son in­sos­te­ni­bles. En 2020 el es­tí­mu­lo se ago­ta­rá, y un li­ge­ro freno fis­cal re­du­ci­rá el cre­ci­mien­to de 3% a un po­co me­nos de 2%.

En se­gun­do lu­gar, co­mo el es­tí­mu­lo se apli­có a des­tiem­po, la eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se aho­ra es­tá so­bre­ca­len­tán­do­se, con una suba de la in­fla­ción por en­ci­ma de la me­ta. De mo­do que la Re­ser­va Fe­de­ral de Es­ta­dos Uni­dos se­gui­rá su­bien­do la ta­sa de re­fe­ren­cia a por lo me­nos 3,5% en 2020, y es pro­ba­ble que eso pro­vo­que un al­za de los ti­pos de in­te­rés a cor­to y lar­go pla­zo, y tam­bién del dó­lar.

En tan­to, en otras eco­no­mías importantes tam­bién hay un au­men­to de in­fla­ción, al que se su­man pre­sio­nes in­fla­cio­na­rias de­ri­va­das del al­za del pe­tró­leo. Eso im­pli­ca que los otros gran­des ban­cos cen­tra­les se­gui­rán a la FED en la nor­ma­li­za­ción de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria, lo que re­du­ci­rá la li­qui­dez glo­bal y ge­ne­ra­rá pre­sión al­cis­ta so­bre los ti­pos de in­te­rés.

En ter­cer lu­gar, es ca­si se­gu­ro que las dispu­tas co­mer­cia­les del go­bierno de Trump con Chi­na, Eu­ro­pa, Mé­xi­co, Ca­na­dá y otros paí­ses se agra­va­rán, lo que lle­va­rá a me­nos cre­ci­mien­to y más in­fla­ción.

En cuar­to lu­gar, hay otras po­lí­ti­cas de Es­ta­dos Uni­dos que se­gui­rán aña­dien­do pre­sión es­tan­fla­cio­na­ria y obli­ga­rán a la Re­ser­va a su­bir to­da­vía más los ti­pos de in­te­rés: la res­tric­ción de los flu­jos de tec­no­lo­gía e in­ver­sio­nes des­de y ha­cia Es­ta­dos Uni­dos, que afec­ta­rá las ca­de­nas de su­mi­nis­tro; lí­mi­tes a la in­mi­gra­ción que se ne­ce­si­ta pa­ra man­te­ner el cre­ci­mien­to con­for­me la po­bla­ción es­ta­dou­ni­den­se en­ve­je­ce; el des­alien­to de in­ver­sio­nes en eco­no­mía ver­de; y la fal­ta de una po­lí­ti­ca de in­fra­es­truc­tu­ra que per­mi­ta re­sol­ver res­tric­cio­nes de la ofer­ta.

En quin­to lu­gar, es pro­ba­ble que el cre­ci­mien­to en el res­to del mun­do se des­ace­le­re, so­bre to­do cuan­do otros paí­ses con­si­de­ren ade­cua­do to­mar re­pre­sa­lias con­tra el pro­tec­cio­nis­mo es­ta­dou­ni­den­se. Chi­na de­be fre­nar el cre­ci­mien­to pa­ra

Con­for­me se su­men in­di­cios de una tor­men­ta glo­bal en los mer­ca­dos emer­gen­tes con­ti­nua­rá la co­rrec­ción de te­nen­cias de ac­cio­nes, com­mo­di­ties y ren­ta fi­ja.

ha­cer fren­te a su ex­ce­so de ca­pa­ci­dad y de apa­lan­ca­mien­to, o se pro­du­ci­rá un ate­rri­za­je for­zo­so. Y los mer­ca­dos emer­gen­tes, que ya es­tán en si­tua­ción frá­gil, se­gui­rán pa­de­cien­do el pro­tec­cio­nis­mo y el en­du­re­ci­mien­to mo­ne­ta­rio en Es­ta­dos Uni­dos.

En sex­to lu­gar, el cre­ci­mien­to en Eu­ro­pa tam­bién se­rá más len­to, de­bi­do al ajus­te de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria y a fric­cio­nes co­mer­cia­les..

En sép­ti­mo lu­gar, en las bol­sas de Es­ta­dos Uni­dos y del mun­do si­gue la efer­ves­cen­cia. Los ra­tios pre­cio/ga­nan­cias en Es­ta­dos Uni­dos es­tán un 50% por en­ci­ma de la me­dia his­tó­ri­ca, el ca­pi­tal pri­va­do es­tá ex­ce­si­va­men­te so­bre­va­lua­do, y los bo­nos pú­bli­cos tam­bién es­tán de­ma­sia­do ca­ros en vis­ta de sus ba­jos ren­di­mien­tos y pri­mas a pla­zo ne­ga­ti­vas. Y el cré­di­to de al­to ren­di­mien­to tam­bién se es­tá vol­vien­do ca­da vez más ca­ro aho­ra que la ta­sa de apa­lan­ca­mien­to cor­po­ra­ti­vo en Es­ta­dos Uni­dos al­can­zó má­xi­mos his­tó­ri­cos. Ade­más, en mu­chos mer­ca­dos emer­gen­tes y al­gu­nas eco­no­mías avan­za­das hay un cla­ro ex­ce­so de apa­lan­ca­mien­to.

En oc­ta­vo lu­gar, una vez pro­du­ci­da una co­rrec­ción, ha­brá más ries­go de ili­qui­dez y ven­tas a pre­cio de re­ma­te o un­ders­hoo­ting. El ex­ce­so de transac­cio­nes de al­ta fre­cuen­cia/al­go­rít­mi­cas au­men­ta el ries­go de un derrumbe re­pen­tino.

En no­veno lu­gar, ha­ce po­co Trump ata­có a la Re­ser­va Fe­de­ral con una ta­sa de cre­ci­mien­to del 4%. ¿Qué no ha­rá en el año elec­to­ral 2020, cuan­do es pro­ba­ble que el cre­ci­mien­to ha­ya caído por de­ba­jo de 1% y apa­rez­can las pér­di­das de em­pleo? La ten­ta­ción de Trump de fa­bri­car una cri­sis de po­lí­ti­ca ex­te­rior pa­ra crear una cor­ti­na de hu­mo se­rá gran­de, es­pe­cial­men­te si es­te año los de­mó­cra­tas re­cu­pe­ran la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes.

Co­mo ya ini­ció una gue­rra co­mer­cial con Chi­na y no se atre­ve­ría a ata­car a la nu­clea­ri­za­da Co­rea del Nor­te, el si­guien­te me­jor blan­co que le que­da a Trump es Irán. Un en­fren­ta­mien­to mi­li­tar con ese país pue­de ge­ne­rar una per­tur­ba­ción geo­po­lí­ti­ca es­tan­fla­cio­na­ria si­mi­lar a las cri­sis del pe­tró­leo de 1973, 1979 y 1990. No ha­ce fal­ta de­cir que eso agra­va­ría to­da­vía más la in­mi­nen­te re­ce­sión glo­bal.

Fi­nal­men­te, en cuan­to se pro­duz­ca la tor­men­ta per­fec­ta que aca­ba­mos de bos­que­jar, ha­brá una tre­men­da es­ca­sez de he­rra­mien­tas pa­ra en­fren­tar­la. El mar­gen pa­ra el es­tí­mu­lo fis­cal ya es­tá li­mi­ta­do por el in­men­so en­deu­da­mien­to pú­bli­co. Los abul­ta­dos ba­lan­ces y la fal­ta de espacio pa­ra ba­jar las ta­sas de re­fe­ren­cia re­du­ci­rán la po­si­bi­li­dad de se­guir apli­can­do po­lí­ti­cas mo­ne­ta­rias no con­ven­cio­na­les. Y en paí­ses con mo­vi­mien­tos po­pu­lis­tas re­sur­gen­tes y go­bier­nos ca­si in­sol­ven­tes no ha­brá to­le­ran­cia a res­ca­tes del sec­tor fi­nan­cie­ro.

A di­fe­ren­cia de 2008, cuan­do los go­bier­nos te­nían las he­rra­mien­tas ne­ce­sa­rias pa­ra evi­tar un derrumbe des­con­tro­la­do, a la ho­ra de en­fren­tar la pró­xi­ma des­ace­le­ra­ción las au­to­ri­da­des ten­drán las ma­nos ata­das, con un en­deu­da­mien­to ge­ne­ral su­pe­rior al de la cri­sis an­te­rior. Cuan­do se pro­duz­ca, la si­guien­te cri­sis y re­ce­sión pue­de ser in­clu­so más gra­ve y pro­lon­ga­da que la an­te­rior.

*PRO­FE­SOR EN NYU’S STERN SCHOOL OF BU­SI­NESS E IN­VES­TI­GA­DOR EN LA LON­DON SCHOOL OF ECO­NOM ICS. COPYRIGHT: PRO­JECT SYN­DI­CA­TE, 2018

A di­fe­ren­cia de 2008, las au­to­ri­da­des ten­drán las ma­nos ata­das. Cuan­do se pro­duz­ca, la si­guien­te cri­sis pue­de ser in­clu­so más gra­ve y pro­lon­ga­da.

Nou­riel Rou­bi­ni* Bru­ne­llo Ro­sa*

TRUMP. Va­rias de las ra­zo­nes de la pró­xi­ma cri­sis, se de­ben a las po­lí­ti­cas del pre­si­den­te de EE.UU.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.