Carta

Fortuna - - Somario - POR CE­FE­RINO REATO

Al capitán re­ti­ra­do y diputado Jair Bol­so­na­ro le fal­tan va­rias se­ma­nas pa­ra asu­mir la pre­si­den­cia de Bra­sil pe­ro ya es­tá pro­vo­can­do fuer­tes cim­bro­na­zos en la re­la­ción en­tre su país y el nues­tro así co­mo en el Mer­co­sur, que, des­de 1995, es una unión adua­ne­ra aun­que im­per­fec­ta.

Tan­to Bol­so­na­ro co­mo su fu­tu­ro su­per­mi­nis­tro de Eco­no­mía, el neo­li­be­ral Pau­lo Gue­des, son muy di­rec­tos, na­da di­plo­má­ti­cos, y ya han de­ja­do muy cla­ro va­rias co­sas: 1) La re­la­ción con la Ar­gen­ti­na no es prio­ri­ta­ria en Amé­ri­ca del Sur, lo cual, si se con­cre­ta, im­pli­ca to­do un cam­bio es­tra­té­gi­co pa­ra la di­plo­ma­cia bra­si­le­ña; 2) Chi­le ocu­pa aho­ra ese lu­gar; 3) En cam­bio, a tono con la tra­di­cio­nal po­lí­ti­ca ex­te­rior de Bra­sil, el prin­ci­pal alia­do en el he­mis­fe­rio y en el mun­do es Es­ta­dos Uni­dos, con cu­yo pre­si­den­te, Do­nald Trump, Bol­so­na­ro po­dría en­ta­blar una re­la­ción aún más es­tre­cha que la que ha po­di­do en­he­brar Mau­ri­cio Ma­cri.

Los pla­nes de Bol­so­na­ro y de Gue­des son fle­xi­bi­li­zar el Mer­co­sur pa­ra que Bra­sil pue­da con­cre­tar acuer­dos co­mer­cia­les bi­la­te­ra­les con otros paí­ses y blo­ques.

En reali­dad, tam­bién los so­cios ori­gi­na­les de Bra­sil (Ar­gen­ti­na, Pa­ra­guay y Uru­guay) son pro­cli­ves des­de ha­ce tiem­po a es­ta fle­xi­bi­li­za­ción, que, has­ta aho­ra, ha­bía cho­ca­do con la du­re­za de Bra­sil.

Uno de los pro­ble­mas del Mer­co­sur es que, co­mo de­ri­vó en una unión adua­ne­ra, tie­ne un aran­cel ex­terno co­mún fren­te a las ex­por­ta­cio­nes que pro­vie­nen de otros paí­ses, que, en pro­me­dio, es del 14 por cien­to.

Bol­so­na­ro y Gue­des ar­gu­men­tan que el Mer­co­sur se ha po­li­ti­za­do mu­cho con las in­cor­po­ra­cio­nes, co­mo es­ta­dos aso­cia­dos, de Ve­ne­zue­la y Bo­li­via. Tie­nen ra­zón.

Sin em­bar­go, la evo­lu­ción co­mer­cial del blo­que mues­tra que des­de 2003 —con la ges­tión de Luiz Iná­cio Lu­la da Sil­va— Bra­sil ha po­di­do re­ver­tir su dé­fi­cit y ha lo­gra­do su­pe­rá­vits en sus in­ter­cam­bios no so­lo con la Ar­gen­ti­na sino tam­bién con Pa­ra­guay y Uru­guay.

En con­cre­to, l os nú­me­ros del año pa­sa­do mues­tran que ca­si la mi­tad del in­ter­cam­bio co­mer­cial en­tre los dos paí­ses es­tá mo­no­po­li­za­do por la in­dus­tria au­to­mo­triz: vehícu­los, par­tes y ac­ce­so­rios, que es ad­mi­nis­tra­do por las mar­cas ubi­ca­das a uno y otro la­do de la fron­te­ra. Con un fuer­te dé­fi­cit pa­ra la Ar­gen­ti­na, que ex­pli­có ca­si el cien­to por cien­to del dé­fi­cit to­tal, que fue de 8.555 mi­llo­nes de dó­la­res.

El otro gran com­po­nen­te de la pau­ta de nues­tras ex­por­ta­cio­nes es el tri­go. En cam­bio, la pau­ta ex­por­ta­do­ra bra­si­le­ña es­tá he­ge­mo­ni­za­da por pro­duc­tos ma­nu­fac­tu­ra­dos.

Los nú­me­ros re­ve­lan, en con­clu­sión, que el Mer­co­sur ha be­ne­fi­cia­do más las ex­por­ta­cio­nes de Bra­sil, tan­to en vo­lu­men y pre­cio co­mo en ca­li­dad.

So­plan vien­tos de cam­bios en el Mer­co­sur. Pa­ra la Ar­gen­ti­na, pue­de ser tam­bién una opor­tu­ni­dad de abrir­se más al mun­do pa­ra ven­der más y com­prar me­jor.

Al­gu­nos miem­bros del Mer­co­sur ya ha­bían pro­pues­to que vol­vie­ra a ser un acuer­do de li­bre co­mer­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.