“Se­gui­mos sien­do un país de al­ta co­rrup­ción”

La ti­tu­lar de la Ofi­ci­na An­ti­co­rrup­ción ana­li­za los cam­bios en la le­gis­la­ción que pe­na­li­za los ac­tos de co­rrup­ción del sec­tor pri­va­do. El rol de las gran­des y las pe­que­ñas em­pre­sas.

Fortuna - - Sumario - LAU­RA ALONSO

Lau­ra Alonso, ti­tu­lar de la Ofi­ci­na An­ti­co­rrup­ción, ana­li­za los cam­bios en la le­gis­la­ción que pe­na­li­za los ac­tos de co­rrup­ción del sec­tor pri­va­do. El rol de las gran­des y las pe­que­ñas em­pre­sas.

Asim­ple vis­ta el nú­me­ro pu­bli­ca­do en el Bo­le­tín Ofi­cial pa­re­ce no de­cir de­ma­sia­do. Pe­ro la nue­va Ley 27.401 que cas­ti­ga pe­nal­men­te los he­chos de co­rrup­ción so­bre la per­so­na ju­rí­di­ca, es de­cir la em­pre­sa mis­ma, ha ve­ni­do a mar­car un an­tes y un des­pués en la ma­ne­ra en que se abor­da­rán los ca­sos de so­borno vin­cu­la­dos a la obra pú­bli­ca o en las en­tra­ñas mis­mas del sec­tor pri­va­do.

De las pa­la­bras de Lau­ra Alonso, ti­tu­lar de la Ofi­ci­na An­ti­co­rrup­ción, sur­gen con­clu­sio­nes va­rias. Una de ellas es que la Ar­gen­ti­na ha de­ci­di­do su­mar­se a las na­cio­nes que cuen­tan con le­gis­la­ción de avan­za­da en la ma­te­ria; otra es que es­tos vien­tos re­no­va­dos que aho­ra so­plan han lle­ga­do pa­ra que­dar­se. “Si si­guen ha­cien­do de las su­yas con las vie­jas ma­ñas, tar­de o tem­prano se­rán encontrados”, ad­vier­te con en­jun­dia.

FORTUNA: ¿Las ollas des­ta­pa­das en es­tos úl­ti­mos años han si­do un mo­jón pa­ra que em­pe­ce­mos a cam­biar la vi­sión que hay so­bre la co­rrup­ción en Ar­gen­ti­na?

ALONSO: A la Ar­gen­ti­na le lle­gó ca­si 20 años des­pués que al mun­do es­ta dis­cu­sión de que las re­gu­la­cio­nes vin­cu­la­das a la pre­ven­ción y la lu­cha con­tra la co­rrup­ción de­ben abar­car tan­to al sec­tor pú­bli­co co­mo al sec­tor pri­va­do. Si se lee la Con­ven­ción de Na­cio­nes Uni­das con­tra la co­rrup­ción, que es de 2003, ya tie­ne un ca­pí­tu­lo es­pe­cí­fi­co so­bre la pre- ven­ción y la lu­cha con­tra la co­rrup­ción des­de el sec­tor pri­va­do. Si va­mos unos años an­tes, la Con­ven­ción con­tra el so­borno tras­na­cio­nal de la OCDE, am­bas ra­ti­fi­ca­das muy tem­pra­na­men­te por la Ar­gen­ti­na, ha­bla de pre­ve­nir y san­cio­nar la co­rrup­ción des­de el sec­tor pri­va­do. En Es­ta­dos Uni­dos es una vie­ja le­gis­la­ción y el mun­do la fue adop­tan­do a par­tir de los ca­sos que fue in­ves­ti­gan­do y san­cio­nan­do el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia, ade­más de la apli­ca­ción de mul­tas de la SEC (Se­cu­ri­ties and Ex­chan­ge Com­mis­sion). Las Na­cio­nes Uni­das vino a po­ner­le a ca­da Es­ta­do Na­ción la res­pon­sa­bi­li­dad pa­ra cas­ti­gar no só­lo el so­borno tras­na­cio­nal sino tam­bién el do­més­ti­co. No só­lo al fun­cio­na­rio pú­bli­co que es par­te de es­te tan­go co­rrup­to sino tam­bién a la em­pre­sa co­mo per­so­na ju­rí­di­ca.

FORTUNA: ¿Ese es el prin­ci­pal cam­bio en el en­fo­que, el he­cho de ir aho­ra con­tra la per­so­na ju­rí­di­ca, es de­cir con­tra la em­pre­sa y no só­lo con­tra la per­so­na fí­si­ca?

ALONSO: Con la le­gis­la­ción que se apro­bó en 2017 y en­tró en vi­gen­cia el 1 de mar­zo de 2018 lo que hi­ci­mos fue po­ner­nos a tono con el res­to del mun­do y de la re­gión. En Bra­sil la ley que cas­ti­ga a las em­pre­sas por la co­rrup­ción se apro­bó du­ran­te el go­bierno de Dil­ma Rous­seff; Chi­le la tie­ne ha­ce unos cuan­tos años; Co­lom­bia tam­bién la ha­bía pa­sa­do; Mé­xi­co tam­bién la san­cio­nó. A la úni­ca eco­no­mía gran­de de Amé­ri­ca La­ti­na que le fal­ta­ba apro­bar una ley que pe­na­li­za­ra a las em­pre­sas por el so­borno do­més­ti­co y tras­na­cio­nal era la Ar­gen­ti­na. Pa­só es­to por­que du­ran­te 12 años hu­bo una sus­pen­sión de la agen­da de lu­cha con­tra la co­rrup­ción, a es­ta al­tu­ra ex­plí­ci­ta.

FORTUNA: ¿A tí­tu­lo de qué el Go­bierno an­te­rior no san­cio­nó es­te mar­co le­gal?

ALONSO: Fue una es­tra­te­gia ab­so­lu­ta­men­te po­lí­ti­ca. Se en­tien­de en el mar­co de la hi­per co­rrup­ción que vi­vió la Ar­gen­ti­na du­ran­te los años de Nés­tor y Cris­ti­na Kirch­ner.

FORTUNA: ¿Cuál es el al­can­ce de la nue­va ley?

ALONSO: Es una ley de fon­do por­que es pe­nal, en­ton­ces se apli­ca en to­das par­tes. Lo más im­por­tan­te que te­ne­mos acá es la res­pon­sa­bi­li­dad del sec­tor pri­va­do em­pre­sa­rio, no só­lo ac­tuan­do de ma­ne­ra in­de­pen­dien­te sino tam­bién de ma­ne­ra co­lec­ti­va con­tra la co­rrup­ción. Y es­te es el gran fra­ca­so que pre­sen­ta el

“Del pa­sa­do se ocu­pa la Jus­ti­cia. Las nue­vas re­glas ya es­tán vi­gen­tes, con lo cual las em­pre­sas ten­drán que adap­tar­se y cum­plir”.

ca­so de los cua­der­nos vin­cu­la­do al com­pro­mi­so del sec­tor pri­va­do con la co­rrup­ción. Una em­pre­sa so­la no pue­de com­ba­tir el en­tra­ma­do de co­rrup­ción en el sec­tor pú­bli­co, pa­ra eso es­tán las ac­cio­nes co­lec­ti­vas des­de el sec­tor pri­va­do.

FORTUNA: ¿En­cuen­tra al­gún sec­tor en el cual esa ac­ción co­lec­ti­va ha te­ni­do éxi­to?

ALONSO: Por ejem­plo, el Se­na­sa hi­zo un tra­ba­jo so­bre las com­pa­ñías del sec­tor ma­rí­ti­mo in­ter­na­cio­nal don­de se ana­li­zan los puer­tos más co­rrup­tos del mun­do. Los ar­gen­ti­nos en­tra­ron en el top 3. Des­de ese mo­men­to to­das las com­pa­ñías se or­ga­ni­za­ron pa­ra en­ten­der dón­de es­ta­ban los ries­gos má­xi­mos, có­mo era el sis­te­ma de co­rrup­ción, cuá­les eran las ven­ta­ni­llas, qué re­gu­la­ción exis­te que fa­ci­li­ta­ba el pe­di­do de la coima. El sec­tor fue tra­ba­jan­do en una se­rie de pro­pues­tas de re­for­ma re­gu­la­to­ria. Hu­bo un cam­bio drás­ti­co en la for­ma de ins­pec­ción y se re­co­no­ció al Se­na­sa por­que las pro­pias com­pa­ñías mi­die­ron que el 90% de pe­di­do de coimas ba­jó.

FORTUNA: Los pro­gra­mas de in­te­gri­dad son de apli­ca­ción vo­lun­ta­ria pa­ra los pri­va­dos. ¿Eso pue­de ser un obs­tácu­lo?

ALONSO: Es vo­lun­ta­rio sal­vo pa­ra el ca­so de los gran­des con­tra­tos, por ejem­plo los de obra pú­bli­ca. Allí las em­pre­sas es­ta­rán obli­ga­das a te­ner pro­gra­mas de in­te­gri­dad.

FORTUNA: ¿Hay bue­na vo­lun­tad por par­te de los pri­va­dos en su­mar­se a la cruzada an­ti­co­rrup­ción?

ALONSO: En mu­chos sec­to­res sí. Hay 20 em­pre­sas ar­gen­ti­nas que co­ti­zan en la Bol­sa de Nue­va York y que ya co­no­cen es­te ti­po de re­gu­la­ción y tie­nen sus pro­gra­mas de in­te­gri­dad. Al­gu­nos lo apli­can des­de ha­ce mu­cho tiem­po. Es un cam­bio cul­tu­ral, un cam­bio de re­glas y de in­cen­ti­vos. Es muy pro­ba­ble que en al­gún mo­men­to, por­que Ar­gen­ti­na si­gue sien­do un país de al­ta co­rrup­ción, sur­ja que al­gu­na em­pre­sa de­ci­da au­to­de­nun­ciar­se an­te la Jus­ti­cia. Cuan­do apa­rez­ca el pri­mer ca­so ha­brá un cam­bio de con­duc­tas muy drás­ti­co. Los es­cán­da­los sir­ven pa­ra ajus­tar nor­mas, pe­ro tam­bién pa­ra ajus­tar las con­duc­tas a las nue­vas nor­mas.

FORTUNA: ¿Ser trans­pa­ren­te trae tam­bién be­ne­fi­cios de mer­ca­do?

ALONSO: Es­ta es una ley ca­pi­ta­lis­ta, que bus­ca lim­piar al mer­ca­do de la com­pe­ten­cia des­leal que pro­du­ce el co­rrup­to. Es una ley que me­jo­ra la repu­tación del país, bus­ca in­ver­sio­nes y sa­le con sus em­pre­sas na­cio­na­les a in­ver­tir en otros paí­ses, con lo cual le me­jo­ra tam­bién la repu­tación a la em­pre­sa ar­gen­ti­na. Los ex­tran­je­ros sa­brán que si esa com­pa­ñía coimea a un fun­cio­na­rio se­rá in­ves­ti­ga­da y pe­na­li­za­da en

“Los pro­gra­mas de in­te­gri­dad son obli­ga­to­rios pa­ra los gran­des con­tra­tos, por ejem­plo los de obra pú­bli­ca”.

nues­tra pro­pia ju­ris­dic­ción. Hoy las em­pre­sas em­pie­zan a ver cuál es la ven­ta­ja de de­cir que en su país de ori­gen tie­nen es­tas nue­vas re­glas que las obli­gan a te­ner pro­gra­mas de éti­ca em­pre­sa­rial que no son un ma­qui­lla­je, sino un cam­bio de re­glas en la for­ma de in­ter­ac­tuar con el sec­tor pú­bli­co, pe­ro tam­bién con el sec­tor pú­bli­co en el ex­te­rior. Es­ta ley es una opor­tu­ni­dad, una pla­ta­for­ma nue­va, pa­ra un em­pre­sa­ria­do dis­tin­to. El ca­so de los cua­der­nos tam­bién fue una opor­tu­ni­dad pa­ra re­con­ver­tir a vie­jas em­pre­sas con ma­las prác­ti­cas, y una chan­ce pa­ra em­pre­sas me­dia­nas que quie­ran com­pe­tir.

FORTUNA: La eli­te del em­pre­sa­ria­do ar­gen­tino, mu­chos de ellos vin­cu­la­dos a la obra pú­bli­ca, tie­ne vie­jas ma­ñas. Se­rá di­fí­cil ha­cer­los cam­biar.

ALONSO: Del pa­sa­do se es­tá ocu­pan­do la Jus­ti­cia. Aho­ra, las nue­vas re­glas ya es­tán vi­gen­tes, con lo cual las em­pre­sas ten­drán que adap­tar­se y cum­plir con las nue­vas nor­mas. No les que­da otra. Las vie­jas ma­ñas que­da­rán en el anec­do­ta­rio o en la ren­di­ción de cuen­tas an­te la jus­ti­cia pe­nal ar­gen­ti­na. Des­de aho­ra la que ten­drá la pe­na­li­dad se­rá la em­pre­sa. Tras el ca­so de los cua­der­nos, las em­pre­sas in­vo­lu­cra­das han per­di­do repu­tación y hoy tie­nen un me­nor va­lor de mer­ca­do. Lo me­jor es cam­biar las vie­jas ma­ñas y com­pe­tir, ha­cien­do ga­la de que se re­con­vir­tió. Las em­pre­sas ne­ce­si­tan se­guir te­nien­do cré­di­to, ne­ce­si­tan cap­tar nue­vos mer­ca­dos y ga­nar con­tra­tos.

FORTUNA: ¿ El com­pro­mi­so de trans­pa­ren­cia lle­ga a las Py­MEs?

ALONSO: Las Py­MEs fue­ron gran­des de­fen­so­ras y pro­mo­to­ras de es­ta ley. En es­te ca­mino he­mos des­cu­bier­to que los gran­des han uti­li­za­do a las Py­MEs pa­ra ha­cer el tra­ba­jo su­cio. Hoy las em­pre­sas gran­des tie­nen una res­pon­sa­bi­li­dad con la ca­de­na de va­lor de ha­cer do­cen­cia y al mis­mo tiem­po ga­ran­ti­zar la trans­pa­ren­cia. Es­ta ley ge­ne­ra un con­trol mu­tuo en­tre el sec­tor pú­bli­co y pri­va­do, pe­ro tam­bién in­tra sec­tor pri­va­do. Es­to se com­ple­men­ta con la ley del arre­pen­ti­do, pa­ra per­so­nas fí­si­cas, con nom­bre y ape­lli­do. Es­to ge­ne­ra un in­cen­ti­vo la­ten­te que, si exis­tie­se al­gún ti­po de prác­ti­ca es­pu­ria, pue­de apa­re­cer en al­gún mo­men­to un arre­pen­ti­do y de­nun­ciar a la em­pre­sa. Hoy nin­gún em­pre­sa­rio ar­gen­tino que se por­te mal pue­de es­tar se­gu­ro de que ma­ña­na no le apa­rez­ca un arre­pen­ti­do. La co­rrup­ción en­tre pri­va­dos en la Ar­gen­ti­na es otro ca­pí­tu­lo, pe­ro es muy im­pac­tan­te.

FORTUNA: Los li­nea­mien­tos de la Ofi­ci­na An­ti­co­rrup­ción mar­can que el con­trol puer­tas aden­tro de la em­pre­sa de­be ser per­ma­nen­te.

ALONSO: Con es­ta ley hay que te­ner una in­fra­es­truc­tu­ra ins­ti­tu­cio­nal, pe­ro no es un com­bo que le com­pro a una con­sul­to­ra y me ma­qui­llo de trans­pa­ren­te. Si si­guen ha­cien­do de las su­yas con las vie­jas ma­ñas, tar­de o tem­prano se­rán encontrados. O por un arre­pen­ti­do del sec­tor pú­bli­co o por un se­ñor que era cho­fer y ano­ta­ba en los cua­der­nos, o por un em­plea­do de la pro­pia em­pre­sa que re­por­ta esa si­tua­ción an­te la Jus­ti­cia. Son nue­vas re­glas, hay que ca­mi­nar­las y dar­les tiem­po de ma­du­ra­ción e im­ple­men­ta­ción. Aquel em­pre­sa­rio que en­tien­da la nue­va ló­gi­ca de ha­cer ne­go­cios en la Ar­gen­ti­na, va a es­tar más se­gu­ro. El que pien­se ‘aho­ra ten­go un có­di­go de éti­ca, es­toy sal­va­do y si­go ha­cien­do ne­go­cios co­mo lo ha­cía an­tes de los cua­der­nos’, va a es­tar jo­di­do. Es­ta­rá po­nien­do en ries­go el ne­go­cio, la fuen­te de tra­ba­jo y el ac­ce­so al cré­di­to.

“La nue­va ley es ca­pi­ta­lis­ta por­que bus­ca lim­piar al mer­ca­do de la com­pe­ten­cia des­leal del co­rrup­to”.

CON­TROL. Los puer­tos ar­gen­ti­nos en­tra­ron en el top 3 de los más co­rrup­tos del mun­do. Los Cua­der­nos de la Co­rrup­ción de­ja­ron al des­nu­do los des­ma­ne­jos en la obra pú­bli­ca.

MANO A MANO. Lau­ra Alonso en su ofi­ci­na du­ran­te la en­tre­vis­ta que le reali­zó Gus­ta­vo Gar­cía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.