Un 2019 a la ba­ja por un pé­si­mo 2018

El arras­tre es­ti­ma­do pa­ra el pró­xi­mo año es de, por lo me­nos, tres pun­tos por­cen­tua­les ne­ga­ti­vos. Por qué la co­yun­tu­ra es po­co fa­vo­ra­ble pa­ra la eco­no­mía que vie­ne. El rol del FMI y la “he­ren­cia” de Ma­cri.

Fortuna - - Sumario - POR EDUAR­DO L. FRACCHIA*

El arras­tre es­ti­ma­do de es­te año pa­ra el pró­xi­mo es de, por lo me­nos, tres pun­tos por­cen­tua­les ne­ga­ti­vos. Por qué la co­yun­tu­ra es po­co fa­vo­ra­ble pa­ra la eco­no­mía que vie­ne.

Lue­go de un año de cier­ta re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca en 2017, en el se­gun­do tri­mes­tre de 2018 los mer­ca­dos pa­re­cie­ron ce­rrar­se al ad­ver­tir que Ar­gen­ti­na no rea­li­za­ba los ajus­tes ma­cro­eco­nó­mi­cos ne­ce­sa­rios. La per­for­man­ce de la ma­cro do­més­ti­ca se bi­fur­có abrup­ta­men­te ha­cia el ca­mino con­trac­ti­vo.

El sen­de­ro de re­ce­sión que atra­vie­sa el PBI evi­den­cia mul­ti­pli­ci­dad de cau­sas y efec­tos con dis­tin­ta in­ten­si­dad. Uno de esos efec­tos se­rá el arras­tre de la re­ce­sión ha­cia el año pró­xi­mo. La in­ten­si­dad del mis­mo es­ta­rá re­la­cio­na­da cier­ta­men­te con el ni­vel de caí­da de la ac­ti­vi­dad en el año co­rrien­te.

En es­te sen­ti­do, la pro­por­ción del arras­tre es­ti­ma­da del 2018 al 2019 en el PIB se­ría de 3 pun­tos por­cen­tua­les ne­ga­ti­vos, lo que in­flui­rá en una caí­da del PIB el año pró­xi­mo. Si bien se es­ti­ma que en el se­gun­do se­mes­tre de 2019 ha­brá cier­ta re­cu­pe­ra­ción, la eco­no­mía ar­gen­ti­na cae­rá un 2% en pro­me­dio el año en­tran­te res­pec­to al mis­mo pe­río­do de 2018.

La re­cu­pe­ra­ción se­rá me­nos en for­ma de V que en U. Res­pec­to a la in­fla­ción de es­te año los pro­nós­ti­cos no fue­ron co­rrec­tos. Se es­pe­ra­ba ofi­cial­men­te el 27 de di­ciem­bre del año pa­sa­do una in­fla­ción del 10% y se­rá muy su­pe­rior en 2018. En es­te sen­ti­do, es ne­ce­sa­rio re­fle­xio­nar pa­ra el pró­xi­mo go­bierno en un plan in­te­gral de es­ta­bi­li­za­ción que la lle­ve de 30% anual a 5% anual en un pe­río­do de 6 años.

Se su­man cier­tos as­pec­tos co­yun­tu­ra­les adi­cio­na­les po­co fa­vo­ra­bles en la evo­lu­ción de la eco­no­mía ar­gen­ti­na que que­re­mos se­ña­lar:

■ Cre­ce en Ar­gen­ti­na, co­mo lo es­tu­dia el BID y co­mo ocu­rre en la re­gión, el gas­to pú­bli­co co­rrien­te más que el gas­to de ca­pi­tal.

■ La ta­sa de aho­rro es es­ca­sa co­mo acon­te­ce en la re­gión. Es­to in­flu­ye en ba­jos ni­ve­les de in­ver­sión.

■ Se re­du­jo el in­gre­so de ca­pi­ta­les de la ba­lan­za de pa­gos y es­to in­flu­yó en el sal­to de­va­lua­to­rio. La cuen­ta co­rrien­te de­fi­ci­ta­ria en 30.000 mi­llo­nes de dó­la­res en 2017 pue­de pa­sar a un va­lor ne­ga­ti­vo de 10.000 mi­llo­nes en 2019 que su­po­ne cier­ta co­rrec­ción.

■ El ajus­te fis­cal com­pro­me­ti­do con el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal se ha­ce en par­te con re­ten­cio­nes a las ex­por­ta­cio­nes que son di­fí­ci­les de man­te­ner en el tiem­po, re­duc­ción

de la obra pú­bli­ca y con­trac­ción del gas­to de las pro­vin­cias.

EL FMI. Si bien el FMI brin­da apo­yo al go­bierno, lo cual es­tá fa­ci­li­tan­do el cum­pli­mien­to de los pa­gos com­pro­me­ti­dos de la deu­da, el nue­vo go­bierno arran­ca­rá en des­ven­ta­ja por te­ner me­nor fi­nan­cia­mien­to. Es­te pun­to su­po­ne fra­gi­li­dad pa­ra la pró­xi­ma ges­tión.

El Fon­do no ha re­cla­ma­do re­for­mas es­truc­tu­ra­les. Es evi­den­te cier­ta inac­ción res­pec­to a la re­for­ma tri­bu­ta­ria, pre­vi­sio­nal y la­bo­ral, lo que es com­pren­si­ble por el gra­dua­lis­mo. Si se re­cau­da­ra el IVA con la efi­cien­cia tri­bu­ta­ria chi­le­na, por ejem­plo, ten­dría­mos su­pe­rá­vit pri­ma­rio fis­cal. Es­ta in­efi­cien­cia con la recaudación de IVA es equi­va­len­te al ajus­te de 3% que bus­ca el mi­nis­tro Ni­co­lás Du­jov­ne pa­ra el año.

A esos as­pec­tos que con­tri­bu­yen en la ge­ne­ra­ción de fra­gi­li­dad eco­nó­mi­ca, se agre­gan otros. Sin du­das, el fu­tu­ro del ti­po de cam­bio real es uno de ellos. El po­si­ble efec­to de una in­fla­ción re­le­van­te es de­jar des­cen­der el ti­po de cam­bio real da­do que la in­fla­ción del año que vie­ne pue­de re­tra­sar­lo, si lle­ga a $ 50 el dó­lar co­mo es­tá pre­vis­to a fin de 2019.

Con el nue­vo es­que­ma de ban­das mó­vi­les del ré­gi­men cam­bia­rio, esa po­si­ble di­ná­mi­ca ha­cia la apre­cia­ción real de­be­ría es­tar más con­tro­la­da. Es­ta ban­da cam­bia­ra no es bueno que sea fi­ja. Es ra­zo­na­ble que el sis­te­ma sea mó­vil co­mo es­tá pen­sa­do. A ese nue­vo es­que­ma, lo com­ple­men­ta el ob­je­ti­vo del Ban­co Cen­tral de me­ta de agre­ga­dos mo­ne­ta­rios que pue­de me­jo­rar el sis­te­ma de me­tas de in­fla­ción an­tes im­ple­men­ta­do.

El con­ge­la­mien­to de la ba­se mo­ne­ta­ria es una apues­ta fuer­te. Se va en con­tra con los “dos ce­ros” (dé­fi­cit pri­ma­rio y ba­se al cero) del gra­dua­lis­mo. Por lo tan­to, es­ta apues­ta de con­ten­ción a la ba­se mo­ne­ta­ria tie­ne ries­gos ya que el es­que­ma de ta­sa de in­te­rés al­ta de­be ser un plan­teo de cor­to pla­zo por­que da­ña la ca­de­na de pa­gos, en es­pe­cial de las py­mes.

La au­to­ri­dad mo­ne­ta­ria to­da­vía tie­ne un desafío sus­tan­cial: des­in­flar sus pa­si­vos o, al me­nos, tra­tar de mo­de­rar­los. Las Le­liq son “pri­mas” de las Le­bacs y pue­den ser un do­lor de ca­be­za co­mo fue­ron es­tas úl­ti­mas. El im­pac­to mo­ne­ta­rio y cam­bia­rio de las Le­bacs se sub­es­ti­mó. Na­die ad­vir­tió es­te te­ma con fuer­za. Hay que evi­tar la “bo­la de Le­liqs”. En ese es­que­ma financiero po­co frá­gil tam­bién es cla­ve que se re­nue­ven las le­tras en dó­la­res.

Una de las con­se­cuen­cias es el ba­jo desa­rro­llo financiero que ha­ce que el en­deu­da­mien­to en Ar­gen­ti­na sea más pro­ble­má­ti­co de­bi­do a que el Te­so­ro no pue­de fi­nan­ciar­se in­ter­na­men­te co­mo ocu­rre en otros paí­ses. Le­jos de un de­fault, es­tá siem­pre pre­sen­te el plan B de re­es­truc­tu­rar la deu­da pú­bli­ca.

EX­POR­TA­CIO­NES. El co­mer­cio ex­terno se ha vuel­to esen­cial pa­ra trac­cio­nar del PIB. Se tor­na re­la­ti­va­men­te im­por­tan­te con sec­to­res de ma­yor pro­yec­ción co­mo la mi­ne­ría, el agro, las eco­no­mías re­gio­na­les, el tu­ris­mo, la ener­gía y los ser­vi­cios ba­sa­dos en el co­no­ci­mien­to.

El Po­der Eje­cu­ti­vo no des­co­no­ce es­tas po­ten­cia­les fuen­tes de di­vi­sas. Qui­zás el go­bierno so­bre­es­ti­me pa­ra 2018 y 2019 el cre­ci­mien­to de las ex­por­ta­cio­nes y es­te sea me­nor. Por lo tan­to el in­gre­so fis­cal por re­ten­cio­nes dis­mi­nu­ye res­pec­to al ob­je­ti­vo.

Las ex­por­ta­cio­nes su­po­nen sin

du­da un shock ne­ga­ti­vo a la eco­no­mía des­de 2013. Bien­ve­ni­do el plan del mi­nis­tro de Pro­duc­ción y Tra­ba­jo Dan­te Si­ca de tri­pli­car­las al 2030. En el ho­ri­zon­te de me­diano pla­zo, se per­ma­ne­ce en una tran­si­ción ener­gé­ti­ca cla­ve pa­ra el co­mer­cio ex­te­rior que trae­rá mu­chos dó­la­res de ex­por­ta­ción ha­cia un ré­gi­men con Va­ca Muer­ta en plena pro­duc­ción.

Co­mo re­fle­xión com­ple­men­ta­ria es cla­ve se­guir la evo­lu­ción ma­cro de la pro­vin­cia de Bue­nos Aires por la cues­tión so­cial. Ha­bía re­cur­sos por 28% de la ma­sa co­par­ti­ci­pa­ble en la pro­vin­cia de Bue­nos Aires en 1988 y, en la ac­tua­li­dad, es mu­cho me­nor la pro­por­ción a pe­sar de lo que se re­ci­be del nue­vo Fon­do del Co­nur­bano. La pro­vin­cia de Bue­nos Aires es­tá en or­den, se co­lo­có po­ca deu­da y se es­tá ne­go­cian­do la ac­tua­li­za­ción del Fon­do del co­nur­bano con cier­to con­flic­to con el Po­der Eje­cu­ti­vo na­cio­nal. A su vez, la po­lí­ti­ca fis­cal bo­nae­ren­se per­ma­ne­ce res­tric­ti­va. La obra pú­bli­ca en des­cen­so es un fac­tor con­trac­ti­vo de to­da la eco­no­mía pro­vin­cial. Par­te del en­deu­da­mien­to de la pro­vin­cia de Bue­nos Aires fue a obra pú­bli­ca, pe­ro, co­mo es ha­bi­tual, el en­deu­da­mien­to tie­ne lí­mi­tes.

En su­ma, las cau­sas co­yun­tu­ra­les y es­truc­tu­ra­les acu­san efec­tos po­co alen­ta­do­res pa­ra el res­to del año y el pri­mer se­mes­tre de 2019. El es­pa­cio de ges­tión de las po­lí­ti­cas mo­ne­ta­ria y fis­cal es­tá afec­ta­do por el au­men­to de la in­fla­ción y la vo­la­ti­li­dad la­ten­te del ti­po de cam­bio.

En la es­tra­te­gia, los efec­tos del in­ten­to de es­ta­bi­li­zar las va­ria­bles no­mi­na­les de la ma­cro con­du­cen a una fa­se de en­fria­mien­to del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. El ajus­te fis­cal en un con­tex­to re­ce­si­vo es un gran pun­to de dis­cu­sión que va en con­tra de lo que plan­tean los li­bros de tex­tos con­ven­cio­na­les.

FRENO. La eco­no­mía du­ran­te el año elec­to­ral vol­ve­rá a mos­trar nú­me­ros ro­jos. Las obras de in­fra­es­truc­tu­ra su­fri­rán un im­por­tan­te pa­ra­te.

AGRO. El ofi­cia­lis­mo apues­ta a que el cam­po li­de­re la sa­li­da de la re­ce­sión. ¿Se­rá una V, una U o una L?

EX­POR­TA­CIO­NES. El Go­bierno apues­ta a un cre­ci­mien­to tal vez exa­ge­ra­do de las ven­tas al ex­te­rior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.