Ar­gen­ti­na y el FMI, mo­de­lo 2018

Fortuna - - Sumario - JUAN CAR­LOS DE PA­BLO

El eco­no­mis­ta Juan Car­los de Pa­blo ana­li­za los ver­da­de­ros mo­ti­vos que lle­va­ron al pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri y su equi­po eco­nó­mi­co a acer­car­se nue­va­men­te al FMI. Có­mo es es­ta nue­va re­la­ción, más es­tre­cha y per­so­nal.

El eco­no­mis­ta Juan Car­los de Pa­blo ana­li­za los ver­da­de­ros mo­ti­vos que lle­va­ron al Pre­si­den­te y su equi­po eco­nó­mi­co a acer­car­se nue­va­men­te al FMI. Có­mo es es­ta nue­va re­la­ción, más es­tre­cha y per­so­nal. La fal­ta de un plan y la ne­ce­si­dad de al­guien que al­guien cen­tra­li­ce la ges­tión eco­nó­mi­ca.

La reali­dad se en­tien­de cuan­do a la ex­pli­ca­ción se la per­so­na­li­za. Las co­sas “no ocu­rren”, sino que “al­guien las ha­ce ocu­rrir”, en ba­se a sus ob­je­ti­vos, los me­dios que tie­ne a su al­can­ce, to­do en un con­tex­to muy in­cier­to.

Por con­si­guien­te, la cues­tión de la ac­tual re­la­ción en­tre Ar­gen­ti­na y el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal, no se pue­de ana­li­zar en abs­trac­to. De la mis­ma ma­ne­ra que no tie­ne nin­gún sen­ti­do ha­blar de “Wall Street”, “el Va­ti­cano” o “Har­vard”.

Del la­do ar­gen­tino, la personalización im­pli­ca po­ner­le la lu­pa al pre­si­den­te de la Na­ción, al mi­nis- tro de ha­cien­da y al pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral; mien­tras que del la­do del FMI, la aten­ción se tie­ne que con­cen­trar en la di­rec­to­ra-ge­ren­te, el di­rec­to­rio y la bu­ro­cra­cia del or­ga­nis­mo.

Ar­gen­ti­na acu­dió al FMI el día que nin­gún in­ver­sor pri­va­do qui­so se­guir com­pran­do bo­nos emi­ti­dos por el Es­ta­do. Así de sim­ple. Se mu­rió el abue­lo que pa­ga­ba la tar­je­ta ca­da mes, y hu­bo que bus­car una al­ter­na­ti­va. La al­ter­na­ti­va a

ir al Fon­do ese día era ge­ne­rar de ma­ne­ra ins­tan­tá­nea su­fi­cien­te su­pe­rá­vit fis­cal co­mo pa­ra pa­gar los ven­ci­mien­tos de la deu­da pú­bli­ca, o de­cla­rar nue­va­men­te la im­po­si­bi­li­dad de hon­rar los com­pro­mi­sos, el fa­mo­so de­fault.

El pre­si­den­te Ma­cri uti­li­zó el ca­pi­tal po­lí­ti­co que ge­ne­ró de­lan­te de sus pa­res, pa­ra que el di­rec­to­rio del FMI apro­ba­ra un acuer­do que, tan­to por el mon­to im­pli­ca­do co­mo por las con­di­cio­na­li­da­des, re­sul­ta­ra des­pro­por­cio­na­do a la eco­no­mía ar­gen­ti­na y a su reali­dad ac­tual.

Re­sul­tó sig­ni­fi­ca­ti­vo que el mis­mo día en que el di­rec­to­rio del Fon- do dio a pu­bli­ci­dad la apro­ba­ción de la pri­me­ra re­vi­sión del acuer­do, la bu­ro­cra­cia del or­ga­nis­mo die­ra a co­no­cer las preo­cu­pa­cio­nes téc­ni­cas que le me­re­cía el re­fe­ri­do acuer­do. A pro­pó­si­to: son las mis­mas que te­ne­mos los eco­no­mis­tas ar­gen­ti­nos, por­que no hay na­da que ellos sa­ben que no­so­tros no se­pa­mos.

Di­gre­sión: Henry Kis­sin­ger ex­pli­ca en sus Me­mo­rias que los ase­so­res son juz­ga­dos de ma­ne­ra asi­mé­tri­ca, por­que nun­ca son pe­na­li­za­dos por ha­ber aler­ta­do por co­sas que no ocu­rrie­ron, pe­ro sí lo son por no ha­ber aler­ta­do por co­sas que sí ocu­rrie­ron. Así que lle­nan de ad­ver­ten­cias sus in­for­mes, co­mo los pa­pe­li­tos que vie­nen jun­to con los re­me­dios.

Des­de el pun­to de vis­ta de la ne­go­cia­ción con el di­rec­to­rio del FMI, lo que opi­na la bu­ro­cra­cia es irre­le­van­te; pe­ro és­te es un he­cho so­bre cu­ya apli­ca­ción el go­bierno ar­gen­tino no de­be abu­sar.

El prin­ci­pal pro­ble­ma eco­nó­mi­co que te­ne­mos los ar­gen­ti­nos no pa­sa por ha­ber acu­di­do al FMI, o por la con­di­cio­na­li­dad que “nos im­pu­so” (no im­por­ta lo que al res­pec­to se afir­me en el plano po­li­ti­za­do). El prin­ci­pal pro­ble­ma que te­ne­mos es la ne­ce­si­dad de ela­bo­rar un pro­gra­ma eco­nó­mi­co ¡a prue­ba de ar­gen­ti­nos!

El acuer­do con el FMI, en cual­quie­ra de sus eta­pas, no es un pro­gra­ma eco­nó­mi­co sino un es­que­ma que con­tie­ne com­po­nen­tes de un pro­gra­ma eco­nó­mi­co. Ejem­plo: que hay que ha­cer un ajus­te fis­cal, por­que na­die te pres­ta más, hay que ha­cer­lo “con o sin Fon­do”.

Pe­ro tam­bién for­man par­te de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca, qué se ha­rá con lo que fal­ta cu­brir en el pro­ce­so de re­com­po­si­ción de las ta­ri­fas pú­bli­cas, có­mo se ter­mi­na­rá de em­par­char la po­lí­ti­ca sa­la­rial, que en 2018 co­men­zó apli­can­do el ri­dícu­lo es­que­ma de me­tas de in­fla­ción, qué pa­sa­rá con las ju­bi­la­cio­nes y las pen­sio­nes, etc.

Y no im­por­ta si el di­rec­to­rio del FMI pre­gun­ta so­bre al­go de es­to o no lo ha­ce. El pro­ble­ma lo te­ne­mos no­so­tros, los ar­gen­ti­nos, por­que co­mo bien di­ce el re­frán, “en el ome­let de jamón la ga­lli­na par­ti-

El prin­ci­pal pro­ble­ma que te­ne­mos es la ne­ce­si­dad de ela­bo­rar un pro­gra­ma eco­nó­mi­co a prue­ba de ar­gen­ti­nos.

El acuer­do con el FMI no es un pro­gra­ma eco­nó­mi­co sino un es­que­ma que con­tie­ne com­po­nen­tes de un pro­gra­ma eco­nó­mi­co.

ci­pa pe­ro el chan­cho se in­vo­lu­cra di­rec­ta­men­te”.

Es muy di­fí­cil di­se­ñar e im­ple­men­tar una po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca que ten­ga en cuen­ta las dis­tin­tas por­cio­nes, a me­nos que la fun­ción sea cen­tra­li­za­da. Al­guien tie­ne que ha­cer­se car­go de coor­di­nar los pe­da­ci­tos que com­po­nen a la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca. El pre­si­den­te de la Na­ción no lo con­si­de­ra así, y él es quien ejer­ce la má­xi­ma res­pon­sa­bi­li­dad eje­cu­ti­va, y actúa en con­se­cuen­cia.

Los es­ti­los no se cam­bian, pe­ro se cam­bia den­tro del es­ti­lo. Cuan­do en mar­zo de 2018 el pre­si­den­te Ma­cri se en­te­ró que se ha­bían ce­rra­do los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les de cré­di­to pa­ra el sec­tor pú­bli­co ar­gen­tino, no du­dó en ac­tuar y Ar­gen­ti­na acu­dió al FMI. El sus­to pue­de pa­ra­li­zar o dis­pa­rar la ac­ción. En el ca­so que nos ocu­pa, afor­tu­na­da­men­te ocu- rrió lo se­gun­do.

La du­ra­ción de una cri­sis trans­for­ma to­do lo de­más. Cla­ro que lo ur­gen­te tie­ne prio­ri­dad so­bre lo im­por­tan­te, no im­por­ta la fre­cuen­cia con la cual se afir­ma lo con­tra­rio. Pe­ro no es lo mis­mo fi­jar du­ran­te un fin de se­ma­na, que du­ran­te un buen nú­me­ro de me­ses, las ta­sas de in­te­rés no­mi­na­les muy por en­ci­ma de la ta­sa es­pe­ra­da de in­fla­ción, sin ad­ver­tir los da­ños que se le pro­du­cen a la eco­no­mía real.

Los es­cla­vos de las pla­ni­llas Ex­cel ge­ne­ran res­pues­tas con­tun­den­tes pa­ra los pró­xi­mos tri­mes­tres, pe­ro en Ar­gen­ti­na só­lo tie­ne sen­ti­do dis­cu­tir los pró­xi­mos 10

Dios no nos pue­de cas­ti­gar con dos años se­gui­dos de se­quías, de ma­ne­ra que en 2019 pro­ba­ble­men­te el cam­po se re­cu­pe­re.

mi­nu­tos y los úl­ti­mos 70 años. La eco­no­mía uti­li­za la arit­mé­ti­ca y la geo­me­tría, pe­ro no tie­ne na­da de me­ca­ni­cis­ta. Los nú­me­ros re­fle­jan las de­ci­sio­nes, que se ba­san en una reali­dad con­tun­den­te y ex­pec­ta­ti­vas na­da en­tu­sias­tas.

No es pa­ra sui­ci­dar­se, sino pa­ra en­ten­der. En sus cur­sos, cuan­do un alumno afir­ma­ba al­go, Mil­ton Fried­man le pre­gun­ta­ba: ¿có­mo lo sa­be? Don Mil­ton que­ría que quie­nes asis­tían a sus cla­ses di­fe­ren­cia­ban en­tre lo que sa­bían, lo que creían y lo que desea­ban. Con res­pec­to al pre­sen­te y al fu­tu­ro de la eco­no­mía ar­gen­ti­na, te­ne­mos que ha­cer exac­ta­men­te lo mis­mo.

¿Al­gu­na vez el pre­si­den­te de la Na­ción cen­tra­li­za­rá la ges­tión eco­nó­mi­ca? Pue­de ser, pe­ro, co­mo ocu­rrie­ra con el Fon­do, pri­me­ro se tie­ne que asus­tar. ¿Qué lo pue­de asus­tar lo su­fi­cien­te co­mo pa­ra ac­tuar; la in­ten­si­dad y la du­ra­ción de la re­ce­sión; el au­men­to de la de­socu­pa­ción? Im­po­si­ble sa­ber­lo. Pe­ro has­ta que ello no ocu­rra se­gui­re­mos co­mo aho­ra, con fuer­tes vai­ve­nes. Dios no nos pue­de cas­ti­gar 2 años se­gui­dos con se­quías u otros ca­ta­clis­mos na­tu­ra­les, de ma­ne­ra que pro­ba­ble­men­te en 2019 el sec­tor re­cu­pe­re, en tér­mi­nos de ac­ti­vi­dad, lo que per­dió en 2018. El res­to es­tá en ve­re­mos.

PER­SO­NA­LI­ZAR PA­RA COM­PREN­DER. La di­rec­to­ra del FMI, Ch­ris­ti­ne La­gar­de, en una ce­na que com­par­tió con el pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri.

AC­CIóN. El pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral, Gui­do Sand­le­ris, asu­mió el rol de con­te­ner la in­fla­ción, que es­te año su­pe­rará el 42%, que fue pre­ci­sa­men­te el au­men­to pa­ri­ta­rio que con­si­guió el gre­mio con­du­ci­do por Hu­go Mo­yano.

TO­DOS JUN­TOS. En la pre­via de la cum­bre de lí­de­res del G20 que se lle­vó a ca­bo en Bue­nos Aires, se reali­zó en Ba­li la cuar­ta reunión de mi­nis­tros de Fi­nan­zas y pre­si­den­tes de Ban­cos Cen­tra­les. El en­cuen­tro fue en­ca­be­za­do por el mi­nis­tro de Ha­cien­da de la Ar­gen­ti­na, Ni­co­lás Du­jov­ne, y la vi­ce­pre­si­den­ta se­gun­da del BCRA, Ve­ró­ni­ca Rap­po­port. Los an­te­rio­res en­cuen­tros fue­ron en Bue­nos Aires (en mar­zo y ju­lio), y el ter­ce­ro se ha­bía rea­li­za­do en abril en Was­hing­ton DC.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.