Ken­neth Ro­goff

Fortuna - - Sumario - * Pro­fe­sor En Har­vard Uni­ver­sity, Fue Eco­nom Is­ta Je­fe Del Fmi De 2001 A 2003. Copy­right: Pro­ject Syn­di­ca­te, 2018

Qué pa­sa­rá cuan­do Chi­na en­tre en re­ce­sión.

Cuan­do Chi­na fi­nal­men­te ten­ga su re­ce­sión inevi­ta­ble —que ca­si con cer­te­za se ve­rá agra­va­da por una cri­sis fi­nan­cie­ra, da­do el apa­lan­ca­mien­to ma­si­vo de la eco­no­mía—, ¿có­mo se ve­rá afec­ta­do el res­to del mun­do? En un mo­men­to en que la gue­rra co­mer­cial del pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano, Do­nald Trump, es­tá afec­tan­do a Chi­na jus­to cuan­do el cre­ci­mien­to ya se es­ta­ba des­ace­le­ran­do, la pre­gun­ta no es ba­nal.

Las es­ti­ma­cio­nes tí­pi­cas, por ejem­plo las que apa­re­cen en las eva­lua­cio­nes del ries­go país del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal, su­gie­ren que una des­ace­le­ra­ción eco­nó­mi­ca en Chi­na afec­ta­rá a to­dos. Pe­ro el do­lor agudo, se­gún el FMI, es­ta­rá más con­cen­tra­do y con­fi­na­do re­gio­nal­men­te de lo que es­ta­ría si hu­bie­ra una re­ce­sión pro­fun­da en Es­ta­dos Uni­dos. La­men­ta­ble­men­te, és­ta po­dría ser una sim­ple ex­pre­sión de de­seo por­que el efec­to en los mer­ca­dos de ca­pi­tal in­ter­na­cio­na­les po­dría ser in­men­sa­men­te ma­yor de lo que su­ge­ri­rían los víncu­los de los mer­ca­dos de ca­pi­tal chi­nos. Más allá de lo in­quie­tos que pue­dan es­tar los in­ver­so­res glo­ba­les por las pers­pec­ti­vas de cre­ci­mien­to de la ren­ta­bi­li­dad, un gol­pe al cre­ci­mien­to chino em­peo­ra­ría mu­cho más las co­sas. Si bien es cier­to que Es­ta­dos Uni­dos si­gue sien­do por le­jos el ma­yor im­por­ta­dor de bie­nes de con­su­mo fi­nal, las em­pre­sas ex­tran­je­ras, de to­dos mo­dos, si­guen be­ne­fi­cián­do­se con in­men­sas ga­nan­cias por las ven­tas en Chi­na. A los in­ver­so­res hoy tam­bién les preo­cu­pan las cre­cien­tes ta­sas de in­te­rés, que no só­lo des­alien­tan el con­su­mo y la in­ver­sión, sino que tam­bién re­du­cen el va­lor de mer­ca­do de las em­pre­sas (par­ti­cu­lar­men­te las fir­mas tec­no­ló­gi­cas), cu­yas va­lua­cio­nes de­pen­den mar­ca­da­men­te del cre­ci­mien­to de la ren­ta­bi­li­dad en el fu­tu­ro. Una re­ce­sión chi­na, una vez más, po­dría em­peo­rar la si­tua­ción.

Apre­cio el pen­sa­mien­to key­ne­siano ha­bi­tual de que si una eco­no­mía en al­gu­na par­te se des­ace­le­ra, es­to re­du­ce la de­man­da agre­ga­da mun­dial, y por lo tan­to ejer­ce una pre­sión a la ba­ja so­bre las ta­sas de in­te­rés glo­ba­les. Pe­ro el pen­sa­mien­to mo­derno es más ma­ti­za­do. Las al­tas ta­sas de aho­rro asiá­ti­cas en las úl­ti­mas dos dé­ca­das han si­do un fac­tor im­por­tan­te en el ba­jo ni­vel ge­ne­ral de las ta­sas de in­te­rés reales (ajus­ta­das por in­fla­ción) tan­to en Es­ta­dos Uni­dos co­mo en Eu­ro­pa, gra­cias al he­cho de que los mer­ca­dos de ca­pi­tal asiá­ti­cos sub­de­sa­rro­lla­dos sim­ple­men­te no pue­den ab­sor­ber cons­truc­ti­va­men­te los aho­rros ex­ce­den­tes.

El ex pre­si­den­te de la Re­ser­va Fe­de­ral de Es­ta­dos Uni­dos Ben Ber­nan­ke so­lía de­cir que es­te fe­nó­meno tan es­tu­dia­do era un com­po­nen­te cla­ve del “ex­ce­so de aho­rro glo­bal”. En con­se­cuen­cia, en lu­gar de con­du­cir a ta­sas de in­te­rés reales glo­ba­les más ba­jas, una des­ace­le­ra­ción chi­na que se pro­pa­gue por Asia pa­ra­dó­ji­ca­men­te po­dría de­ri­var en ta­sas de in­te­rés más al­tas en otras par­tes.

Una re­ce­sión en Chi­na, am­pli­fi­ca­da por una cri­sis fi­nan­cie­ra, re­pre­sen­ta­ría la ter­ce­ra pa­ta del su­per­ci­clo de deu­da que co­men­zó en Es­ta­dos Uni­dos en 2008 y se tras­la­dó a Eu­ro­pa en 2010.

Ken­neth Ro­goff*

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.