Es­tra­te­gias de RSE en tiem­pos de cri­sis

En mo­men­tos en que la eco­no­mía se fre­na al­gu­nas em­pre­sas creen que de­ben re­du­cir sus ac­cio­nes de res­pon­sa­bi­li­dad so­cial. Por qué es mo­men­to de man­te­ner­las. Una en­cues­ta re­gio­nal so­bre sus­ten­ta­bi­li­dad.

Fortuna - - Sumario -

En mo­men­tos en que la eco­no­mía se fre­na, al­gu­nas em­pre­sas creen que de­ben fre­nar sus ac­cio­nes de res­pon­sa­bi­li­dad so­cial. Por qué es el mo­men­to ade­cua­do pa­ra man­te­ner­las.

La so­cie­dad exi­ge ca­da vez más que las em­pre­sas asu­man un com­pro­mi­so sos­te­ni­do en el tiem­po, con el en­torno y la co­mu­ni­dad que los ro­dea. Por lo que un es­tan­ca­mien­to en la eco­no­mía no de­be­ría im­pli­car un freno en las ac­cio­nes ni un re­tro­ce­so en la apli­ca­ción de las po­lí­ti­cas de Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial Em­pre­sa­ria que se ha­yan asu­mi­do.

De he­cho, un desa­rro­llo sos­te­ni­ble y una re­la­ción es­tre­cha con la co­mu­ni­dad pue­den sig­ni­fi­car mu­chos be­ne­fi­cios pa­ra las em­pre­sas, in­clu­so eco­nó­mi­cos. Es­tas prác­ti­cas re­pre­sen­tan la opor­tu­ni­dad de, por ejem­plo, con­se­guir o au­men­tar la efi­cien­cia en la pro­duc­ción, me­jo­rar la ima­gen fren­te a los clien­tes, lo­gran­do la pre­fe­ren­cia por en­ci­ma de otras mar­cas o com­pa­ñías ca­ren­tes de po­lí­ti­cas de RSE. Pro­mo­ver la preo­cu­pa­ción y par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va de los equi­pos de tra­ba­jo, en pos de un ob­je­ti­vo co­mún, ge­ne­ran­do un or­gu­llo de per­te­nen­cia.

MU­CHO CON PO­CO. “Se pue­den ci­tar tres ejem­plos tan­gi­bles pa­ra di­fe­ren­tes in­dus­trias, a tra­vés de los cua­les, con mí­ni­ma in­ver­sión, se pue­den im­ple­men­tar prác­ti­cas, con ex­ce­len­tes re­sul­ta­dos pro­duc­ti­vos y que van en lí­nea con el cui­da­do del me­dio am­bien­te”, ex­pli­ca Ale­jan­dro Roig, di­rec­tor de co­mu­ni­ca­cio­nes y re­la­cio­nes ins­ti­tu­cio­na­les de Ame­rex. Y las des­cri­be: “El tra­ta­mien­to de efluen­tes es una cues­tión fun­da­men­tal cuan­do ha­bla­mos de pre­ser­va­ción del me­dio y pro­ce­sos pro­duc­ti­vos, ya que el mo­do en el que se reali­ce afec­ta­rá di­rec­ta­men­te al en­torno. Tal es así que es una con­di­ción pri­mor­dial que los efluen­tes ha­yan si­do pre­via­men­te tra­ta­dos de for­ma óp­ti­ma en las uni­da­des in­dus­tria­les pa­ra po­der in­cor­po­rar, a tra­vés de pro­ce­sos de bio­rre­me­dia­ción, bac­te­rias es­pe­cí­fi­cas que pue­dan ace­le­rar el pro­ce­so de de­gra­da­ción y ha­cer que lle­guen al des­car­te sin pro­vo­car da­ños am­bien­ta­les. To­do es­to res­pon­dien­do a la le­gis­la­ción es­pe­cí­fi­ca de ca­da sec­tor”.

En el ca­so de los hi­dro­car­bu­ros, Roig ase­gu­ra que “las de­man­das de la po­bla­ción, una le­gis­la­ción que mo­ni­to­ri­za en for­ma efi­cien­te y es­tric­ta es­ta ac­ti­vi­dad, las nor­ma­ti­vas le­ga­les y una cre­cien­te con­cien­ti­za­ción re­la­cio­na­da con los da­ños am­bien­ta­les pro­vo­ca­dos han de­ter­mi­na­do un cam­bio de ac­ti­tud en re­la­ción a los pro­ce­di­mien­tos, lo cual ha con­tri­bui­do a su­pe­rar los in­con­ve­nien­tes his­tó­ri­cos de ima­gen. Y, por úl­ti­mo, pa­ra el sec­tor agro-ga­na­de­ro, el desafío ra­di­ca en to­mar con­cien­cia que es po­si­ble man­te­ner la pro­duc­ción y ren­ta­bi­li­dad re­em­pla­zan­do la uti­li­za­ción de agro­quí­mi­cos y an­ti­bió­ti­cos, pa­ra dar­le pa­so a una agro­no­mía y ga­na­de­ría ba­sa-

das en prác­ti­cas más na­tu­ra­les y sus­ten­ta­bles, te­nien­do pa­ra es­to a la mi­cro­bio­lo­gía co­mo alia­da”.

En tiem­pos de cri­sis, aún más. Es así co­mo una a una, to­das las or­ga­ni­za­cio­nes e in­dus­trias de­ben ha­cer lo pro­pio, des­de el lu­gar que ocu­pan, pa­ra que sus es­tra­te­gias de RSE, a pe­sar de los con­ti­nuos cam­bios co­yun­tu­ra­les, se pre­ser­ven y con­ti­núen en el tiem­po, pa­ra res­guar­dar el am­bien­te, mo­ti­var al per­so­nal y em­pa­ti­zar con la co­mu­ni­dad que los ro­dea.

En es­te mar­co, el Ins­ti­tu­to Ar­gen­tino de la Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial Em­pre­sa­ria (IARSE) reali­zó jun­to a IBM, una en­cues­ta so­bre sus­ten­ta­bi­li­dad de las ciu­da­des de Amé­ri­ca La­ti­na de ca­ra a 2030. Los re­sul­ta­dos in­di­ca­ron que en la re­gión se per­ci­ben cla­ras opor­tu­ni­da­des de me­jo­ra de la ges­tión sus­ten­ta­ble en torno a tres gran­des te­mas: el re­ci­cla­do y la re­uti­li­za­ción de ba­su­ra, el vi­ra­je ha­cia me­dios de trans­por­te pú­bli­co con me­jor desem­pe­ño o efi­cien­cia ener­gé­ti­ca, y me­jo­ra de los sis­te­mas de uso y re­co­lec­ción del agua.

Ade­más, la en­cues­ta in­da­gó so­bre cuá­les son las prác­ti­cas sus­ten­ta­bles que lle­van adelante las em­pre­sas de la re­gión se­gún sus em­plea­dos. El 58% ase­gu­ró que sus com­pa­ñías adop­tan me­di­das pa­ra re­du­cir, re­ci­clar y re­uti­li­zar la ba­su­ra; un 53% que con­cien­ti­zan a sus em­plea­dos acer­ca de prác­ti­cas pa­ra el cui­da­do del me­dio am­bien­te, y un 50% que ha­cen al­go pa­ra aho­rrar elec­tri­ci­dad, agua y gas. Sin em­bar­go, el 50% tam­bién ase­gu­ró que en sus em­pre­sas no se mi­den ni se ges­tio­nan los im­pac­tos am­bien­ta­les de la ope­ra­ción; que un 60% no pro­mue­ve el uso de for­mas de trans­por­te más efi­cien­tes o al­ter­na­ti­vas al au­to; y que pa­ra un 45% su com­pa­ñía no con­tra­ta a pro­vee­do­res te­nien­do en cuen­ta ni con­si­de­ra­cio­nes éti­cas, ni so­cia­les ni am­bien­ta­les.

To­da­vía hay mu­cho ca­mino por re­co­rrer, tan­to en la Ar­gen­ti­na co­mo en la re­gión. Y en mo­men­tos de cri­sis, le­jos de con­si­de­rar a las ac­cio­nes de RSE co­mo un gas­to, hay que mi­rar­las co­mo una in­ver­sión a fu­tu­ro en pos del me­dio am­bien­te, sus con­su­mi­do­res, sus tra­ba­ja­do­res y, tam­bién, su re­sul­ta­do eco­nó­mi­co.

FU­TU­RO. Re­du­cir, re­ci­clar y re­uti­li­zar ba­su­ra, el uso de me­dios de trans­por­te ami­ga­bles con el me­dio am­bien­te y la me­jo­ra en el uso y la re­co­lec­ción de agua son los tres te­mas cen­tra­les de sus­ten­ta­bi­li­dad de ca­ra al fu­tu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.