UNI­VER­SI­DAD DE YOU­TU­BE

Antes, los jó­ve­nes es­tu­dia­ban pa­ra con­ver­tir­se en abo­ga­dos o doc­to­res. Hoy, quieren ser los nue­vos su­per­blo­gue­ros.

GQ Latinoamerica - - LA UNIVERSIDAD DE YOUTUBE - Por Ch­ris Sto­kel-wal­ker Fo­tos Gre­go­ri Ci­ve­ra

“EN LA HIS­TO­RIA DE LA HU­MA­NI­DAD, LA CREA­CIÓN Y DIS­TRI­BU­CIÓN DE CON­TE­NI­DOS NUN­CA HA­BÍAN SI­DO TAN DE­MO­CRÁ­TI­CAS”.

me­di­da que el sol se po­ne so­bre el jar­dín de una lu­jo­sa vi­lla den­tro de una co­mu­ni­dad pri­va­da a 32 ki­ló­me­tros del cen­tro de Ma­drid, 100 jó­ve­nes en tra­je de ba­ño y bi­ki­ni can­tan a co­ro la ver­sión en es­pa­ñol de “I’ll Ma­ke a Man of You” de la pe­lí­cu­la de Dis­ney, Mu­lán. Los más jó­ve­nes –de 15 o 16 años– re­man en una pis­ci­na lle­na de enor­mes do­nas in­fla­bles cu­bier­tas con un gla­sea­do de plás­ti­co ro­sa. Aque­llos que tie­nen 18 años o más se pa­sean cer­ca de la ca­sa de dos pi­sos que ha si­do al­qui­la­da a una fa­mi­lia lo­cal. Lle­van ham­bur­gue­sas, hot dogs y botellas de cer­ve­za Des­pe­ra­do que les sir­ven en una ha­bi­ta­ción don­de una cor­ti­na blan­ca pe­ga­da con cin­ta a la pa­red es­con­de ju­gue­tes in­fan­ti­les y DVDS de los po­ten­cia­les sa­quea­do­res bo­rra­chos.

Sin em­bar­go, los jó­ve­nes que can­tan el clá­si­co de Dis­ney no se en­cuen­tran ebrios: es­tán al­bo­ro­ta­dos, aun­que só­lo por un ra­to. Es­ta no es una fies­ta de pis­ci­na cual­quie­ra. Es tra­ba­jo.

Todos los que se han reuni­do acá son you­tu­bers o es­tán re­la­cio­na­dos con uno. Son chi­cos y chi­cas que bus­can la fa­ma vol­can­do sus vi­das en una cá­ma­ra y pu­bli­can­do los re­sul­ta­dos en lí­nea. Sus vi­das –o una for­ma de sus vi­das– son mo­ti­vo de in­te­rés pa­ra una au­dien­cia ac­ti­va. “Son sus pro­pios guio­nis­tas, di­rec­to­res, edi­to­res y ges­to­res de re­des so­cia­les”, di­ce con apro­ba­ción Bas­tian Ma­nint­veld en un es­fuer­zo por ha­cer­se es­cu­char por en­ci­ma de la mú­si­ca. Ma­nint­veld, de 41 años, es el co-fun­da­dor y Di­rec­tor de 2btu­be, la com­pa­ñía que or­ga­ni­za la fies­ta. “Ellos son pe­que­ñas em­pre­sas uni­per­so­na­les”, aña­de. “¡Mí­ren­los! Yo es­ta­ba re­par­tien­do pe­rió­di­cos cuan­do te­nía 15 años”. Du­ran­te las pau­sas de la con­ver­sa­ción, en­tre los can­tos y los bai­les, sacan cá­ma­ras y smartp­ho­nes de sus mo­chi­las y bol­si­llos.afin de cuen­tas, to­do es con­te­ni­do.

“En la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad, la crea­ción y dis­tri­bu­ción de con­te­ni­dos nun­ca ha­bían si­do tan de­mo­crá­ti­cas”, alar­dea Ma­nint­veld mien­tras la mú­si­ca cam­bia ha­cia una­ver­sión en es­pa­ñol de la can­ción de Po­ké­mon. Ya no ha­ce fal­ta más que una web­cam y una co­ne­xión de­cen­te a In­ter­net pa­ra lle­gar al otro la­do del mun­do.

“Es­ta­mos em­pe­zan­do a es­cu­char de chi­cos de se­cun­da­ria que di­cen: ‘Cuan­do sea gran­de, quie­ro ser youtu­ber’”, co­men­ta Lau­ra Cher­ni­koff, quien du­ran­te sie­te años tra­ba­jó co­mo or­ga­ni­za­do­ra de Vid­con, la prin­ci­pal con­fe­ren­cia mun­dial de la in­dus­tria del vi­deo en lí­nea, y aho­ra es la Di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de In­ter­net Crea­tors Guild, un en­te co­mer­cial que brin­da ase­so­ría a los you­tu

bers. “Es­te es un fe­nó­meno nuevo que ni si­quie­ra era un tra­ba­jo ha­ce cin­co o 10 años”.

Ali­ce E. Mar­wick, In­ves­ti­ga­do­ra en Iden­ti­dad y Ce­le­bri­dad di­gi­tal de la Uni­ver­si­dad de Ford­ham de Nue­va York, con­cuer­da con Cher­ni­koff. “Más que tra­tar­se de lo que al­guien es, la­fa­maho­yen día se tra­ta de lo que al­guien ha­ce”.

Pe­ro ¿“fa­mo­so del fu­tu­ro” es una ca­rre­ra le­gí­ti­ma a la que pue­den as­pi­rar los ni­ños o es so­la­men­te flor de un día?

“¿Los fa­mo­sos del fu­tu­ro?”, gri­ta Ma­nint­veld. Su com­pa­ñía cum­ple las fun­cio­nes de re­pre­sen­tan­te, agen­cia de pu­bli­ci­dad y de re­la­cio­nes pú­bli­cas pa­ra la ma­yo­ría de los you­tu­bers que se en­cuen­tran acá co­mien­do ham­bur­gue­sa y be­bien­do cer­ve­za mien­tras el sol se po­ne. “Ellos son los fa­mo­sos de hoy. Hay una gran can­ti­dad de ni­ños, y pa­ra ellos, es­tos jó­ve­nes son más im­por­tan­tes que Geor­ge Cloo­ney o Matt Da­mon”. Co­mo si hu­bie­ra si­do acor­da­do pre­via­men­te, un preado­les­cen­te pa­re­ci­do al ac­tor Paul Rudd con una Go­pro ama­rra­da a la fren­te tro­ta por de­trás de Ma­nint­veld y sal­ta a la pis­ci­na, sal­pi­can­do agua por los ai­res.

El ca­mino a l a fa­ma no siem­pre es gla­mu­ro­so, y con fre­cuen­cia, pa­re­ce muy ale­ja­do de las fies­tas de pis­ci­na, las ham­bur­gue­sas y la cer­ve­za. En un sa­lón de cla­ses or­di­na­rio de la Uni­ver­si­dad Fran­cis­co de Vi­to­ria, a me­dia ho­ra en ca­rro des­de Ma­drid, nue­ve ni­ños cor­tan y edi­tan vi­deos fe­bril­men­te con sus ros­tros arru­ga­dos en un ges­to de con­cen­tra­ción, ilu­mi­na­dos por la cla­ra luz azu­la­da de las pan­ta­llas de las compu­tado­ras. En la pa­red del fon­do, vién­do­los des­de lo al­to, cuel­ga un cru­ci­fi­jo ba­ra­to. El lu­gar no tie­ne luz ni ven­ti­la­ción, las per­sia­nas es­tán ce­rra­das pa­ra que no en­tre el sol de la tar­de. En la pa­red em­bal­do­sa­da de la par­te tra­se­ra del sa­lón se en­cuen­tran pe­ga­das unas ho­jas ta­ma­ño A4 con des­crip­cio­nes ga­ra­ba­tea­das con mar­ca­dor que ilus­tran los pla­nes pa­ra sus ca­na­les.

Los ni­ños es­tán lle­gan­do al fi­nal de un cur­so in­ten­si­vo de dos se­ma­nas or­ga­ni­za­do por 2btu­be que bus­ca en­se­ñar­les có­mo con­ver­tir­se en you­tu­bers. Los pre­cios van des­de los 650 eu­ros por per­so­na úni­ca­men­te por las cla­ses, has­ta los 1,705 eu­ros por la ex­pe­rien­cia uni­ver­si­ta­ria com­ple­ta. Diez es­tu­dian­tes se ma­tri­cu­la­ron en el cur­so, aun­que, se­gún Ma­nint­veld, otros 100 pi­die­ron in­for­ma­ción. El cu­rrícu­lo in­clu­ye cla­ses pa­ra “crear la mar­ca de tu pro­pio ca­nal”, có­mo “in­cre­men­tar tu au­dien­cia” y “mo­ne­ti­zar los vi­deos subidos a tu ca­nal”. En es­te pe­núl­ti­mo día de cla­ses, es­tán arre­glan­do los úl­ti­mos de­ta­lles de sus ca­na­les de­you­tu­be antes de pre­sen­tar­los en la­ce­re­mo­nia­de gra­dua­ción –aun­que el equi­po pe­rio­dís­ti­co y la agi­ta­ción por el in­mi­nen­te fin de su aven­tu­rain­ter­fie­ren con el or­den en el sa­lón–.

Co­mo todos los ni­ños (nin­guno tie­ne más de 14 años), los asis­ten­tes al cur­so forman un gru­po pre­coz, an­dan­do de un la­do a otro en un es­ta­do de agi­ta­ción con­ti­nua, a pe­sar de que ha­cen su me­jor pa­pel de adul­tos.al­gu­nos son tí­mi­dos, otros son ma­yo­res y más seguros, y otros son fre­né­ti­ca­men­te aten­tos. En­tre los más pre­co­ces, hay un par sen­ta­do en el área tra­se­ra del sa­lón; es­tán do­bla­dos so­bre la pan­ta­lla de una compu­tado­ra, jun­tan­do imá­ge­nes del jue­go de na­ve­ga­dor slit­her.io: Alex Bortnyk, de 11 años, y Ju­lien Seny, de 12. Am­bos es­tán aquí pa­ra la ex­pe­rien­cia uni­ver­si­ta­ria com­ple­ta; to­man cla­ses de es­pa­ñol por la ma­ña­na y apren­den a mo­ne­ti­zar sus mar­cas por la no­che.

La ho­ja de pa­pel con el bo­ce­to de su ca­nal mues­tra a Seny co­mo un mu­ñe quito de pa­los con som­bre­ro de copa y las pa­la­bras “Mr. Cha­peau”. “Sig­ni­fi­ca ‘Señor Som­bre­ro’”, ex­pli­ca con el men­tón pe­ga­do al pe­choy­los ojos azul cla­ro mi­ran­do la luz fluo­res­cen­te. “Ten­go cua­tro som­bre­ros, y eso va a ser lo mío”, di­ce. “Uno de­be te­ner un distintivo en You­tu­be”.

Seny ad­mi­te no ser el cen­tro de aten­ción en su co­le­gio en Bél­gi­ca, “pe­ro eso va a cam­biar”, ase­gu­ra. “Voy a ha­cer mu­chas co­sas con You­tu­be. Es tra­ba­jo pa­ra los chi­cos. Se pue­de ga­nar di­ne­ro. La gen­te me va a re­co­no­cer cuan­do ca­mi­ne por la ca­lle”. Seny ya ha lan­za­do dos ca­na­les de You­Tu­be, en su ma­yor par­te en­fo­ca­dos en vi­deos de Mi­ne­craft, y es­pe­ra me­jo­rar sus ha­bi­li­da­des pa­ra que la ter­ce­ra sea la ven­ci­da. Pe­ro es prag­má­ti­co, ple­na­men­te cons­cien­te de que es­te es un cam­po muy com­pe­ti­do. Más de mil mi­llo­nes de per­so­nas ven cien­tos de mi­llo­nes de ho­ras de vi­deos al día, y un nú­me­ro cre­cien­te de crea­do­res cuen­ta con el res­pal­do de gran­des agen­cias que pro­mue­ven su tra­ba­jo.

“Hay mucha gen­te allí afue­ra”, di­ce, “y todos quieren estar en You­tu­be. Son pro­fe­sio­na­les; pa­ra ellos, es co­mo un tra­ba­jo. Pa­ra mí, tam­bién”.

Su nuevo ami­go, el grie­go-ucra­niano Alex Bortnyk, no

es­tá tan se­gu­ro. “Yo pen­sé en ser un youtu­ber du­ran­te mu­cho tiem­po”, su­su­rra ner­vio­sa­men­te y ape­nas au­di­ble por en­ci­ma del rui­do del sa­lón. “He es­ta­do pen­sa­do: se sien­te bien estar aquí, pe­ro no lo­gro de­ci­dir si de ver­dad quie­ro ha­cer­lo”. Bortnyk es tan tí­mi­do co­mo Seny es se­gu­ro. A su la­do, un ni­ño pe­que­ño de piel tri­gue­ña, de ape­nas 1.20 de al­tu­ra, es­tá con­cen­tra­do en su vi­deo. Se pre­sen­ta co­mo Fran­cis­co Javier Zurita, de 13 años.

Se­gún sus pro­pios cálcu­los, Zurita pa­sa dos ho­ras al día vien­do You­tu­be. “Por la ma­ña­na, voy a la pis­ci­na, pe­ro por la tar­de,veo­vi­deos –mu­chos­vi­deos–. Me ha­cen sen­tir­fe­liz”, afir­ma con en­tu­sias­mo en la mi­ra­day una son­ri­sa cán­di­da. “Yme mo­ti­van. Pien­so: ‘¿Qué pa­sa si creo mi pro­pio ca­nal?’. Si uno si­gue ha­cien­do vi­deos, pue­de con­se­guir un ca­nal exi­to­so, con 100 mil sus­crip­to­res. Pe­ro yo lo ha­go por­que me gus­ta, no por la fa­ma”.

Pa­ra en­trar en las ofi­ci­nas de 2btu­be, ubi­ca­das en un es­pa­cio­so ta­ller me­cá­ni­co re­mo­de­la­do cer­ca del Par­que del Buen Re­ti­ro en Ma­drid, se de­be pa­sar jun­to a un Bu­da sen­ta­do con­tra una pa­red pin­ta­da con las pa­la­bras “Vie­nes del mun­do exterior” y un con­jun­to de glo­bos de he­lio pla­tea­dos que se des­in­flan len­ta­men­te y que lle­van la ins­crip­ción “100k”: los úl­ti­mos ves­ti­gios de una fies­ta or­ga­ni­za­da pa­ra ce­le­brar la lle­ga­da de uno de los clien­tes a los 100 mil sus­crip­to­res. Trein­ta y cua­tro em­plea­dos –mu­chos de ellos tam­bién vi­deo­blo­gue­ros, in­clui­do un jo­ven de 25 años de piel cla­ra y pe­lo co­lor ar­coí­ris que usa el nom­bre de “Su­mi­bunny” en pan­ta­lla– tra­ba­jan en sus compu­tado­ras por­tá­ti­les so­bre es­cri­to­rios y en zo­nas de des­can­so ador­na­das con co­ji­nes. En uno de ellos se lee “Per­si­gue tus sue­ños”.

La com­pa­ñía es una red mul­ti­ca­nal (MCN, por sus si­glas en in­glés), un cru­ce en­tre un ca­za­ta­len­tos tra­di­cio­nal, una pro­duc­to­ray una agen­cia pu­bli­ci­ta­ria, que bus­cay pro­mue­ve a jó­ve­nes con el don de lu­cir­se an­te las cá­ma­ras. Se­gún las úl­ti­mas ci­fras, 2btu­be er ala vi­gé­si­mo cu ar tamcn más gran­de del mun­do.

Bas­tian Ma­nint­veld fun­dó la com­pa­ñía jun­to con Fa­bienne Four­quet, ex di­rec­tor di­gi­tal en la em­pre­sa de te­le­vi­sión fran­ce­sa Ca­nal+, en sep­tiem­bre de 2014, tras no­tar que sus dos hi­jas de 13 años ha­bían de­ja­do de pres­tar aten­ción a la te­le­vi­sión. “Por com­ple­to”, ase­gu­ra Ma­nint­veld, con los tra­zos de su acen­to da­nés mar­can­do sus con­so­nan­tes. “Un día, tie­nen el mo­no­po­lio de mi sa­la y no pue­do ver te­le­vi­sión. Al día si­guien­te, de gol­pe, ya no es­tán en la sa­la. Es­tán en mi ipad vien­do vi­deos de You­tu­be”.

Ma­nint­veld, al­to y con una me­le­na de ca­be­llo dorado, tra­ba­jó en te­le­vi­sión en el Reino Uni­do antes de vol­car su aten­ción ha­cia You­tu­be. “Me di cuen­ta de que no se tra­ta­ba só­lo de mis hi­jas. Era to­da una ge­ne­ra­ción”.

“LO QUE ES­TÁ PA­SAN­DO AQUÍ ES UNA RE­VO­LU­CIÓN”, ASE­GU­RA BAS­TIAN MA­NINT­VELD.

Dos años des­pués de su fun­da­ción, 2btu­be re­pre­sen­ta a unos 150 you­tu­bers. Vein­te por cien­to tie­nen me­nos de 18 años, y 10%, más de 30. Su con­te­ni­do de You­Tu­be al­can­za las 400 mi­llo­nes de vi­si­tas men­sua­les. Ma­nint­veld ase­gu­ra que 2btu­be es­tá ins­pi­ra­da en agen­cias tra­di­cio­na­les de Holly­wood co­mo Wi­lliam Mo­rris o CAA. Pe­ro in­clu­so las com­pa­ñías tra­di­cio­na­les es­tán aden­trán­do­se en el mun­do de los me­dios en lí­nea: laem­pre­sa de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes Ve­ri­zon com­pró una par­ti­ci­pa­ción del 24.5% en la red mul­ti­ca­nal Awe­so­me­nesstv en ju­nio, va­lo­ran­do la com­pa­ñía en 650 mi­llo­nes de dó­la­res –un pre­cio si­mi­lar al que pa­gó Dis­ney pa­ra ad­qui­rir otra MCN, Ma­ker Stu­dios, en mar­zo de 2014–.

Ma­nint­veld ins­pec­cio­na 99 fo­tos con mar­co blan­co que ali­nean una pa­red en­te­ra de la ofi­ci­na con los ta­len­tos que su em­pre­sa re­pre­sen­ta, re­fle­xio­na so­bre los chi­cos que asis­ten a su cur­so de ve­rano, al­gu­nos de los cua­les tie­nen el potencial in­tan­gi­ble que se­pa­ra a las po­cas su­per­es­tre­llas de You­tu­be de los mu­chos vi­deo­blo­gue­ros del mon­tón, y anun­cia: “Lo que es­tá pa­san­do aquí es una re­vo­lu­ción”.

Na­tu­ral­men­te, la re­vo­lu­ción se­rá te­le­vi­sa­da. Un equi­po de te­le­vi­sión de un no­ti­cie­ro lo­cal da­vuel­tas por el lu­gar, grabando frag­men­tos de en­tre­vis­tas con los par­ti­ci­pan­tes. Fue­ra de la uni­ver­si­dad, cer­ca de una cancha de ba­lon­ces­to, tres chi­cos es­tán más re­la­ja­dos al­re­de­dor de la cá­ma­ra.

Con 15 años, los Tri­lli­zo0201 son los dos hi­jos y la hi­ja de Ana y Javier de Mi­guel, de 44, y es­tán acá pa­ra ase­so­rar a los asis­ten­tes du­ran­te una sesión de pre­gun­tas con los padres; son el res­plan­de­cien­te ejem­plo al cual se su­po­ne que los vi­si­tan­tes de­ben as­pi­rar. Pa­blo, Álvaro y Paula de Mi­guel, ac­tual­men­te en esa eta­pa ex­tra­ñay un tan­to tor­pe de la ado­les­cen­cia, co­men­za­ron su ca­nal du­ran­te su tiem­po li­bre a los 13 años, grabando las pe­leas y las bro­mas de sus her­ma­nos y pu­bli­cán­do­las en lí­nea.

“No sa­bía­mos que era exi­to­so has­ta que vi­nie­ron a de­cir­nos: ‘Mi­ren, ya te­ne­mos 4 mil sus­crip­to­res’”, di­ce Javier de Mi­guel. Dos años des­pués, ya son fa­mo­sos a es­ca­la me­nor. Javier abre una apli­ca­ción en su ipho­ne. “Es­to es en tiem­po real”, di­ce. Los nú­me­ros en la pan­ta­lla au­men­tan, la ci­fra va en as­cen­so has­ta que se de­tie­ne en 174,109 sus­crip­to­res. Son­ríe. “Si uno mi­ra es­to du­ran­te cin­co mi­nu­tos, in­cre­men­ta”.

Le pre­gun­ta­mos a De Mi­guel si ha no­ta­do un cam­bio en sus

hi­jos du­ran­te los dos años que lle­van en You­tu­be. Él asien­te. “Han pa­sa­do de ser ni­ños a ser ado­les­cen­tes. No sé si los cam­bios que han vis­to son na­tu­ra­les o se de­ben a In­ter­net”.

Ma­nint­veld ob­ser­va con apro­ba­ción a me­di­da que los tri­lli­zos se tur­nan pa­ra ubi­car­se fren­te a la cá­ma­ra. ¿De­ja­ría a sus hi­jas, que es­tán al­can­zan­do la edad que te­nían los De Mi­guel cuan­do co­men­za­ron y cu­yo pa­pá es­tá vin­cu­la­do di­rec­ta­men­te a la in­dus­tria, con­ver­tir­se

en you­tu­bers?

“To­da­vía no”, con­tes­ta. “Son de­ma­sia­do jó­ve­nes. Es co­mo otro tra­ba­jo. Si quie­res ha­cer­lo bien, ne­ce­si­tas de­di­car­le tiem­po. Y lo otro es que, si lo ha­ces, es­tás muy ex­pues­to a que te cri­ti­quen”.

“Todos los días me preo­cu­po más”, di­ce Javier de Mi­guel, pa­tean­do la are­na ba­jo sus pies mien­tras su hi­ja se sien­ta fren­te a la cá­ma­ra fue­ra de la uni­ver­si­dad. Los you­tu­bers es­tán ex­pues­tos a dos ti­pos de pro­ble­mas si­mi­la­res: los co­men­ta­ris­tas ma­li­cio­sos que cuen­tan con una pla­ta­for­ma abier­ta pa­ra cri­ti­car y los fa­ná­ti­cos ob­se­si­vos, pe­ro bie­nin­ten­cio­na­dos que pue­den lle­var su fa­na­tis­mo muy le­jos. La you

tu­ber bri­tá­ni­ca Ma­ri­na Joy­ce se vio obli­ga­da a ne­gar que hu­bie­ra si­do se­cues­tra­da por Dáesh en ju­lio por­que fans ado­les­cen­tes re­ce­lo­sos ca­ye­ron en un agu­je­ro ne­gro de es­pe­cu­la­ción. “Creo que mu­chos jó­ve­nes lo ven co­mo algo muy di­ver­ti­do y co­ol pa­ra ser fa­mo­sos”, co­men­ta Mar­wick. “Pe­ro en reali­dad, es­te ti­po de fa­ma es muy pre­ca­ria. Pue­de ser di­fí­cil pa­ra los jó­ve­nes que tie­nen éxi­to en es­to”.

Mar­wick los com­pa­ra con las estrellas in­fan­ti­les de Holly­wood que se hi­cie­ron enor­me­men­te po­pu­la­res a tem­pra­na edad. “Sa­be­mos que no tie­nen una vi­da muy fá­cil más ade­lan­te”, ex­pli­ca. “Creo que eso apli­ca do­ble­men­te pa­ra es­tos chi­cos que se es­tán vol­vien­do estrellas a tra­vés de otros me­dios que no ofre­cen las ven­ta­jas eco­nó­mi­cas que las estrellas de ci­ne y te­le­vi­sión han te­ni­do”.

“Ha­ce unos años, si le pre­gun­ta­bas a un ado­les­cen­te qué que­ría ha­cer en un fu­tu­ro, te res­pon­día: ‘Quie­ro crear una apli­ca­ción y ven­der­la por mi­llo­nes’”, di­ce Javier de Mi­guel. “Aho­ra di­cen: ‘You­tu­be’”. Sin em­bar­go, el éxi­to no es­tá garantizado –ni si­quie­ra lue­go de una ca­pa­ci­ta­ción in­ten­si­va de dos se­ma­nas en un cur­so es­pe­cia­li­za­do en You­tu­be–. Da­niel Ca­lle­jón, de 27 años, es Ge­ren­te de ta­len­to en 2btu­be y ha si­do vi­deo­blo­gue­ro des­de 2006. “Hoy en día, es más di­fí­cil”, ex­pli­ca. “Co­mo es­pec­ta­dor, aho­ra ten­go más con­te­ni­dos de dón­de es­co­ger. Mu­chos más”.

Sin du­da, al­gu­nos you­tu­bers se ha­cen mi­llo­na­rios. Fe­lix Kjell­berg, co­no­ci­do por sus 47 mi­llo­nes de sus­crip­to­res co­mo el strea­mer de jue­gos Pew­die­pie, de­cla­ró mon­tos pa­ra su pro­duc­to­ra en Sue­cia que re­fle­ja­ban ocho mi­llo­nes de dó­la­res de ga­nan­cias en 2015 por in­gre­sos de 8.6 mi­llo­nes –18% más que el año an­te­rior–. Pe­ro en un uni­ver­so en el que ni­chos ca­da vez más pe­que­ños pue­den es­co­ger a sus pro­pios fa­mo­sos pa­ra ad­mi­rar, só­lo un gru­po se­lec­to tie­ne la po­si­bi­li­dad de cons­truir una ca­rre­ra es­ta­ble.

“Por eso, me re­fie­ro a es­to co­mo una fan­ta­sía de re­des so­cia­les”, di­ce Mar­wick. “En reali­dad, pue­de ser muy es­tre­san­te, muy di­fí­cil, y no siem­pre es lu­cra­ti­vo. Uno pue­de te­ner me­dio mi­llón de se­gui­do­res en You­tu­be y se­guir tra­ba­jan­do en Star­bucks. Mu­chos los tie­nen. No exis­te un col­chón eco­nó­mi­co que pro­te­ja de las des­ven­ta­jas de es­te ti­po de fa­ma”.

Aun­que no pue­dan ob­te­ner un suel­do pa­ra ga­nar­se la vi­da pu­bli­can­do vi­deos en lí­nea, los

you­tu­bers si­guen sien­do va­lio­sos, en es­pe­cial pa­ra los pu­bli­cis­tas. El 92% de los usua­rios de In­ter­net en­tre los 16 y los 24 años fue­ra de Chi­na vi­si­tan You­tu­be todos los me­ses, se­gún la com­pa­ñía de in­ves­ti­ga­ción Glo­bal­we­bin­dex, y

HA­CE UNOS AÑOS, LOS ADO­LES­CEN­TES QUE­RÍAN HA­CER APPS Y VENDERLAS EN MI­LLO­NES; HOY, BUS­CAN SER ESTRELLAS DE YOU­TU­BE.

es­tán an­sio­sos por es­cu­char a sus com­pa­ñe­ros fa­mo­sos, ade­más de que se con­ver­ti­rán en po­ten­cia­les con­su­mi­do­res con ca­pa­ci­dad ad­qui­si­ti­va.

“Quie­ro le­van­tar puen­tes con esas em­pre­sas”, di­ce Ma­nint­veld. “Cons­truir puen­tes en­tre nues­tro mun­do –na­ti­vos di­gi­ta­les crea­do­res que han ale­ja­do a las au­dien­cias jó­ve­nes de la te­le­vi­sión– y las com­pa­ñías te­le­vi­si­vas”. Es­bo­za una son­ri­sa. “Yo creo que les pue­do de­vol­ver su au­dien­cia”.

Des­pués de dos se­ma­nas de cla­ses, los nue­ve par­ti­ci­pan­tes en el cur­so de ve­rano de 2btu­be es­tán a pun­to de de­cir­se “adiós”. La ce­re­mo­nia de gra­dua­ción es un acon­te­ci­mien­to sen­ci­llo. Die­ci­sie­te per­so­nas –in­clui­dos los tri­lli­zos De Mi­guel y los pro­pios asis­ten­tes al cur­so– es­tán aquí pa­ra ver los fru­tos de las dos se­ma­nas de tra­ba­jo de los es­tu­dian­tes. Una ho­ra des­pués de que em­pie­za la ce­re­mo­nia, en­tran unos po­cos padres más.

La si­tua­ción no es fá­cil: en me­dio de la sesión de pre­gun­tas, du­ran­te la que los pa­pás sal­pi­can a los tri­lli­zos De Mi­guel con con­sul­tas so­bre có­mo se adap­ta­ron a la fa­ma que les tra­jo You­tu­be, un par de es­tu­dian­tes bos­te­zan y sacan sus ce­lu­la­res pa­ra car­gar Po­ké­mon Go. Alex y Ju­lien co­mien­zan a echar un pul­so. Pe­ro cuan­do suben al es­ce­na­rio, tie­nen un ai­re de or­gu­llo y rea­li­za­ción. Tras dos se­ma­nas de tra­ba­jo, es­tán a pun­to de pre­sio­nar “Pu­bli­car” a sus vi­deos, de­ján­do­los en lí­nea pa­ra que to­do el mun­do los vea.

Fran­cis­co Ja­vier­zu­ri­ta, el jo­ven bron­cea­do de laam­plia­son­ri­sa, se sien­ta con dos chi­cos, am­bos sus bue­nos 30 cen­tí­me­tros más al­tos que él, y co­mien­za a ha­blar a lo lar­go del vi­deo, que mues­tra una re­trans­mi­sión del jue­go slit­her.io en la que ca­da miem­bro del trío cam­bia de pues­to ca­da 30 se­gun­dos. La­voz de Zu­ri­ta­sa­le de lo pro­fun­do de su dia­frag­ma, se­gu­ra y cau­ti­va­do­ra; sus ojos os­cu­ros exa­mi­nan el sa­lón por unos mi­nu­tos mien­tras na­rra la ac­ción del vi­deo, que ter­mi­na con la in­vi­ta­ción “like ysus­crí­be­te”yge­ne­rau­na­vi­go­ro­sa ron­da de aplau­sos.

Alex y Ju­lien se le­van­tan an­sio­sos pa­ra pre­sen­tar su vi­deo –tam­bién con imá­ge­nes de sli

ther.io–. Alex res­pi­ra pro­fun­do cuan­do pre­sio­na el bo­tón de “Pu­bli­car vi­deo”. Am­bos mi­ran la pan­ta­lla du­ran­te el mi­nu­to lar­go que se tar­da en car­gar, ape­nas cons­cien­tes del sa­lón a su al­re­de­dor. El vi­deo em­pie­za, acom­pa­ña­do por sub­tí­tu­los con jer­ga de vi­deo­jue­gos que sal­tan so­bre un fon­do de hard rock li­bre de re­ga­lías. Cuan­do mue­re la des­li­zan­te cu­le­bra de Ju­lien, el men­sa­je “slit­her noobs” se des­pla­za por la pan­ta­lla. En un mo­men­to da­do, #Hitler res­plan­de­ce en una es­qui­na. Al fi­nal del vi­deo, apa­re­ce el ca­rac­te­rís­ti­co len­gua­je de You­tu­be: “Com­pra y sus­crí­be­te, y ex­plo­ta ese bo­tón de like”. Los ni­ños lu­cen sa­tis­fe­chos cuan­do vuel­ven a sus asien­tos.

Lue­go de un par de ho­ras de pre­sen­ta­cio­nes de­vi­deo, dis­cu­sio­nes y aplau­sos, los chi­cos sa­len del sa­lón yvan a ju­gar al ai­re li­bre ba­jo el sol de la tar­de que ba­ña el cam­pus uni­ver­si­ta­rio. Le pre­gun­ta­mos a Ju­lien por qué cree que You­tu­be es tan po­pu­lar. “Es di­ver­ti­do”, res­pon­de, al­zan­do los hom­bros. “Uno tie­ne la po­si­bi­li­dad de ha­cer lo que quie­ra. Cuan­do uno ha rea­li­za­do un vi­deo, se sien­te muy or­gu­llo­so”. Por un ins­tan­te, mi­ra al va­cío; una mano sos­te­nien­do la otra, un ni­ño de 12 años en bus­ca de más pa­la­bras pa­ra de­cir. Co­mo no las en­cuen­tra, asien­te. Y se va a ju­gar.

2btu­be pla­nea lle­var a ca­bo el cur­so otra vez el pró­xi­mo año. “So­mos una com­pa­ñía de me­dios pa­ra la nue­va ge­ne­ra­ción”, men­cio­na Ma­nint­veld. “No es­tá mu­cho más ade­lan­ta­da que la an­te­rior, pe­ro no­so­tros ha­ce­mos con­te­ni­dos pa­ra la ge­ne­ra­ción más jo­ven”.

Aún que­dan unos cí­ni­cos. Mien­tras guar­da sus no­tas des­pués de en­tre­vis­tar a los tri­lli­zos De Mi­guel, le pre­gun­tan a Ar­tu­ro Lo­po, un pe­rio­dis­ta te­le­vi­si­vo es­pa­ñol de 26 años, si su tra­ba­jo es­tá en ries­go. “No creo”, se ríe. “Hu­bo dos pro­gra­mas de te­le­vi­sión pre­sen­ta­dos por you

tu­bers en Es­pa­ña, pe­ro no du­ra­ron mu­cho”.

¿Si You­tu­be hu­bie­ra si­do tan importante ha­ce 10 años, cuan­do él era ado­les­cen­te, lo ha­bría he­cho? “Nun­ca”, con­tes­ta des­de­ño­sa­men­te. Se ras­ca la ca­be­za. “To­da­vía me es­toy pre­gun­tan­do có­mo pue­den te­ner tan­to éxi­to es­tos chi­cos”.

El día an­te­rior, les pre­gun­té a Alex Bortnyk y Ju­lien Seny si sus pa­pás en­ten­dían qué es You­tu­be.

“¡No!”, con­tes­ta­ron al mis­mo tiem­po. “Cuan­do te­nían nues­tra edad, no ha­bía es­ta tec­no­lo­gía”, si­guió Alex. “Hay co­sas aho­ra que no exis­tían antes. Es di­fe­ren­te”.

To­da­vía es­tá por ver­se si los adul­tos que se mue­ven en es­te mun­do de ni­ños pue­den cons­truir y me­jo­rar la in­dus­tria o si el so­lo pe­so de sus cálcu­los de ne­go­cio trae­rá su co­se­cha. Por el mo­men­to, los chi­cos so­ña­do­res con­ti­nua­rán pen­dien­tes de sus compu­tado­ras per­so­na­les y sus

smartp­ho­nes, es­pe­ran­do la in­vi­ta­ción a la fies­ta de al­ber­ca.

Arri­ba, de iz­quier­da a de­re­cha: Los tri­lli­zos Pa­blo, Paula y Álvaro de Mi­guel, co­no­ci­dos co­mo los Tri­lli­zos0201.

Ju­lien Seny

Da­niel Sa­les

Ra­fael Gue­rre­ro

Álvaro Ut­ges

Cé­sar Arranz

Paula Ron­ce­ro

Fran­cis­co Javier Zurita

Arri­ba: Glo­bos con la ins­crip­ción “100K” te dan la bien­ve­ni­da a las ofi­ci­nas de 2btu­be.

Mar­co Ayo­ra

Alex Bortnyk

En la otra pá­gi­na: Paula de Mi­guel –de los Tri­lli­zos0201– se pre­pa­ra pa­ra la cá­ma­ra en 2btu­be.

Bas­tian Ma­nint­veld, Di­rec­tor de 2btu­be.

Da­niel Ca­lle­jón, Ge­ren­te de ta­len­to se­nior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.