¿QUÉ MA­TÓ AL DJ AVICII?

El 20 de abril de es­te año, la no­ti­cia del sui­ci­dio del DJ sa­cu­dió al mun­do de la mú­si­ca y al pla­ne­ta entero. Aho­ra, Wi­lliam Rals­ton se en­car­ga de re­ve­lar al­gu­nas pis­tas y ele­men­tos que lle­va­ron al sue­co a to­mar es­ta de­ci­sión.

GQ Latinoamerica - - AGO:2018 -

El ta­len­to­so mú­si­co sue­co par­tió de es­te mun­do a fi­na­les del pa­sa­do mes de abril. In­nu­me­ra­bles in­te­rro­gan­tes sur­gie­ron a raíz de su muer­te. Te­ne­mos pa­ra ti la his­to­ria que te ayu­da­rá acom­pren­der me­jor có­mo fue­ron sus úl­ti­mos días.

El11 de mar­zo de 2018, la asis­ten­te ad­mi­nis­tra­ti­va del Cen­tro de Me­di­ta­ción­tras­cen­den­tal, en Lo­sán­ge­les, res­pon­dió au­na­lla­ma­da te­le­fó­ni­ca. Del otro la­do de la lí­nea, una voz fe­me­ni­na que di­jo ser el ama de lla­ves de al­guien le pi­dió agen­dar un cur­so pri­va­do de me­di­ta­ción tan pron­to fue­ra po­si­ble. El alumno se­ría un mú­si­co de 28 años de edad a quien lla­mó Tim y que “en ver­dad, desea­ba apren­der”, pe­ro que la­men­ta­ble­men­te no te­nía tiem­po de asis­tir al cur­so gru­pal de cua­tro días que se im­par­ti­ría en la se­de de la or­ga­ni­za­ción, en Holly­wood. La mu­jer in­sis­tía en que se tra­ta­ba de un asun­to ur­gen­te.

El cen­tro nor­mal­men­te no ofre­ce se­sio­nes pri­va­das por­que les in­te- re­sa des­ta­car el va­lor del apren­di­za­je en gru­pos pe­que­ños. Ade­más, Erin Skipper, la al­tay ex­tro­ver­ti­da ins­truc­to­ra, se mos­tra­ba re­ti­cen­te a im­par­tir ese ti­po de se­sio­nes a al­guien a quien no co­no­cía.

“No me gus­ta­ba el he­cho de que to­do fue­ra con tan­ta pre­mu­ra, que qui­sie­ra apren­der de­ma­sia­do rá­pi­do”, re­cuer­da. “La ver­dad es que yo pre­fe­ría co­no­cer­lo an­tes”.

Erin que­dó de ira­co­no­ce­ra­tim en su re­si­den­cia­de­west Holly­wood. Le di­je­ron que era me­jor que fue­ra por la ma­ña­na por­que él re­ser­va­ba las tar­des pa­ra sus se­sio­nes en el es­tu­dio de gra­ba­ción. Ella acu­dió a la ci­ta el 22 de mar­zo a las 11 a.m. En la ca­sa –gran­de, es­pa­cio­sa y mo­der­na– vi­vían el mú­si­co y dos ami­gos su­yos muy cer­ca­nos, con los cua­les ha­bía cre­ci­do y que pa­re­cían muy preo­cu­pa­dos por su bie­nes­tar. Tim pa­re­cía un hom­bre sano, aun­que lu­cía muy can­sa­do, co­mo si tu­vie­ra muchas preo­cu­pa­cio­nes en la ca­be­za, pe­ro su tra­to era ama­ble, in­clu­so dul­ce de ca­rác­ter, y se mos­tra­ba muy agra­de­ci­do de que Skipper se hu­bie­ra to­ma­do el tiem­po de ir avi­si­tar­lo. Él ha­bía es­ta­do le­yen­do so­bre me­di­ta- ción tras­cen­den­tal y le hi­zo muchas pre­gun­tas acer­ca de la ilu­mi­na­ción y los ni­ve­les ele­va­dos de con­cien­cia, las cua­les de­no­ta­ban que com- pren­día a fon­do el te­ma.

“He tra­ba­ja­do con mi­les de per­so­nas y na­die me ha­bía pre­gun­ta­do es­te ti­po de co­sas de ma­ne­ra tan in­me­dia­ta”, re­cuer­da ella.

Tim tam­bién le di­jo que ha­bía tra­ta­do de apren­der de mo­do au­to- di­dac­ta, pe­ro con po­co éxi­to. Erin tra­tó de con­ven­cer­lo de ser pa­cien­te y mo­de­rar sus ex­pec­ta­ti­vas. “Cuan­do pien­so en ello, me doy cuen­ta de que en reali­dad yo te­nía muy po­ca idea del do­lor tan pro­fun­do que sen­tía, de su su­fri­mien­to”.

Ella des­co­no­cía la iden­ti­dad de Tim. No sa­bía que su nue­vo alumno era Tim Ber­gling, me­jor co­no­ci­do co­mo Avicii, uno de los DJS de mú­si­ca dan­ce elec­tró­ni­ca(edm, por sus si­glas en in­glés) más fa­mo­sos del mun­do. Erin y él char­la­ron un ra­to en pri­va­do y Ber­gling le ex­pli­có que desea­ba al­can­zar ma­yor cla­ri­dad en su vi­da y desa­rro­llar he­rra­mien­tas que le per­mi­tie­ran li­diar con un es­ta­do de an­sie­dad per­ma­nen­te. In­clu­so, le di­jo que su tras­torno era tan gra­ve, que lo ha­bía ori­lla­do a be­ber en ex­ce­so y que eso le ha­bía oca­sio­na­do una pan­crea­ti­tis agu­da. Ha­bía re­cu­rri­do a la ma­ri­gua­na con usos me­di­ci­na­les pa­ra tra­tar de dis­mi­nuir el do­lor. Ella le su­gi­rió en­fo­car­se en otro ti­po de tra­ta­mien­tos, co­mo gru­pos de apo­yo y re­cu­pe­ra­ción que le ayu­da­ran a des­cu­brir la raíz de su pro- ble­ma, pe­ro Tim fue muy con­tun­den­te en afir­mar que lo que que­ría era apren­der a me­di­tar.

“Él de ver­dad es­ta­ba pa­san­do por un mal mo­men­to yyo que­ría ayu­dar­lo con to­do lo que es­tu­vie­ra a mi al­can­ce”, di­ce Skipper. “Bus­ca­ba una so­lu­ción rá­pi­da”.

El 25 de mar­zo, Erin vol­vió a la ca­sa en cues­tión pa­ra la pri­me­ra cla­se de me­di­ta­ción. El cur­so con­sis­tía de cua­tro se­sio­nes y se lle­vó a ca­bo en el pe­que­ño tea­tro de la man­sión de Tim. Ca­da­cla­se tu­vo una­du­ra­ción de al­re­de­dor de dos ho­ras, y an­tes de dar ini­cio a ca­da una de ellas, am­bos, ins­truc­to­ra y alumno, pa­sa- ban un ra­to jun­tos en un bal­cón des­de el cual se tie­ne una ex­ce­len­te vis­ta de Los Án­ge­les. Ber­gling pa­re­cía muy en­tu­sias­ma­do por­que es­ta­ba se­gu­ro de que es­ta disciplina se­ría be­né­fi­ca pa­ra su tra- ba­jo en el es­tu­dio,yle ha­cía a Erin muchas pre­gun­tas acer­ca de la ilu­mi­na­ción y de có­mo en­con­trar la “fe­li­ci­dad pro­fun­da”. Am­bos­se­co­nec­ta­ron muy bien y em­pe­za- ron a te­ner pro­gre­sos cons­tan­tes, con to­do y que Ber­gling te­nía al­gu- nos pro­ble­mas pa­ra acep­tar ins­truc­cio­nes que no es­tu­vie­ran di­rec­ta­men­te en lí­nea con lo que él ha­bía leí­do. El 28 de mar­zo, a me­di­da que au­men­ta­ban su frus­tra­ción e im­pa­cien­cia, lle­gó un mo­men­to en el que Tim rom­pió en llan­to.

“Soy muy sen­si­ble –ex­pli­có– y hay tan­tas co­sas que me due­len pro­fun­da­men­te”.

Erin de­tu­vo un mo­men­to la cla­se pa­ra tra­tar de tran­qui­li­zar­lo. Tam­bién es­ta­ban ahí los dos ami­gos de Tim, quie­nes se mos­tra­ban preo­cu­pa­dos, pe­ro no ha­bía na­da que pu­die- ran ha­cer.

Esa fue la úl­ti­ma se­sión de me­di­ta­ción tras­cen­den­tal de Tim. El 8 de abril de­jó Los Án­ge­les y no pu­do –o no qui­so– agen­dar otra cla­se an­tes de ir­se de la ciu­dad. Erin le re­co- men­dó des­can­sary le di­jo que si así lo desea­ba, po­dían ver­se de nue­vo cuan­do re­gre­sa­ra, pe­ro nun­ca fi­ja­ron una fe­cha. Erin vol­vió a es­cu­char su nom­bre has­ta el 20 de abril, cuan­do oyó la no­ti­cia de que Tim Ber­gling –cu­ya iden­ti­dad fi­nal­men­te le que­dó cla­ra– se ha­bía qui­ta­do la vi­da mien­tras es­ta­ba de vacaciones en Mus­cat, Omán. Los ti­tu­la­res le die­ron la­vuel­taal mun­do y gi­ra­ban en torno a una de las fi­gu­ras más de­fi­ni­to­rias de la mú­si­ca pop con­tem­po­rá­nea.

“Ten­go la sen­sa­ción de que pu­de ha­ber­lo ayu­da­do aún más, aun­que tam­bién sien­to, muy en el fon­do de mi co­ra­zón, que él lo ha­bía es­ta­do con­si­de­ran­do (el sui­ci­dio) des­de ha­ce tiem­po”, di­ce ella. “Aho­ra que lo pien­so, es pro­ba­ble que es­to le ha­ya pe­sa­do du­ran­te bas­tan­te tiem­po”.

La muer­te de Tim Ber­gling re­pre­sen­tó un

shock mu­cho más gran­de pa­ra el res­to del mun­do. ¿Có­mo era po­si­ble que al­guien tan exi­to­so qui­sie­ra de­jar de vi­vir? Por años, dis- tin­tos me­dios ha­bían re­por­ta­do a de­ta­lle sus pro­ble­mas de sa­lud, an­tes de que fue­ran di­fun­di­dos, el año pa­sa­do, por me­dio del do­cu­men­tal

Avicii: True Sto­ries. Es­te des­ga­rra­dor fil­me mues­tra có­mo la fa­ma de Ber­gling fue cre­cien­do co­mo la es­pu­ma, y có­mo de ello se des­pren­dió una se­rie de con­flic­tos al res­pec­to de su vi­da ba­jo los re­flec­to­res, al gra­do de ver­se obli­ga­do a de­jar de sa­lir de gi­ra du­ran­te 2016, con tan só­lo 26 años de edad. Sin em­bar­go, a pe­sar de lo te­rri­ble que po­día ser ver­lo a ve­ces –tan­to por lo pro­fun­do del su­fri­mien­to, co­mo por la apa­ren­te ig­no­ran­cia de quie­nes lo ro­dea­ban–, los re­por­tes da­ban la im­pre­sión de que Tim fi­nal­men­te ha­bía to­ca­do fon­do y aho­ra es­ta­ba mu­cho me­jor, sa­lu­da­ble y en vías de re­cu­pe­ra­ción. Su sa­li­da de es­te mun­do no po­día ha­ber si­do más sor­pre­si­va.

Aún se des­co­no­ce qué fue exac­ta­men­te lo que lo hi­zo lle­gar has­ta ese pun­to. Ni si­quie­ra es­tá cla­ro qué ha­cía en Mus­cat, aun­que al­gu­nas fuen­tes su­gie­ren que es­ta­ba pa­san­do unos días en com­pa­ñía de la fa­mi- lia real de Omán, a quie­nes con­ta­ba en­tre sus amis­ta­des, y, al mis­mo tiem­po, tra­ba­ja­ba de ma­ne­ra re­mo­ta con su equi­po de re­pre­sen­tan­tes pa­ra re­clu­tar ar­tis­tas que qui­sie­ran co­la­bo­rar con él pa­ra sus si­guien­tes pro­yec­tos mu­si­ca­les. Sin em­bar­go, si só­lo nos cen­tra­mos en esos de­ta- lles, po­dría­mos no per­ca­tar­nos de al­go mu­cho más gra­ve: des­de lue­go, el he­cho de que Tim Ber­gling se ha­ya qui­ta­do la vi­da es su­ma­men­te la­men­ta­ble, pe­ro es ape­nas un ejem­plo ex­tre­mo, de al­to per­fil, de un pro­ble­ma mu­cho más am­plio, por­que los pa­de­ci­mien­tos re­la­cio­na­dos con la sa­lud men­tal en el círcu­lo de la mú­si­ca dan­ce elec­tró­ni­ca son más co­mu­nes de lo que ca­bría ima­gi­nar.

Ber­gling al­can­zó la­fa­ma­de ma­ne­rai­nes­pe­ra­da­cuan­do aún era­muy jo­ven. Na­ció en Es­to­col­mo, Sue­cia, en 1989, y po­cos años más tar­de, en 1996, em­pe­zó su ex­pe­ri­men­ta­ción mu­si­cal. Pa­sa­ba in­con­ta­bles ho­ras en su dormitorio, tra­tan­do de desa­rro­llar un so­ni­do pro­pio, y al ca­bo de cier­to tiem­po, em­pe­zó a su­bir sus de­mos a va­rios fo­ros on­li­ne in­ter­ac- ti­vos, en­tre ellos el de Lu­cas van Schep­pin­gen, me­jor co­no­ci­do co­mo Laid­back Lu­ke, un DJ da­nés.

“Yo lo aco­gí co­mo mi pro­te­gi­do y él em­pe­zó a en­viar­me un mon­tón de ma­te­rial”, re­cuer­da van Schep­pin­gen. “En un mo­men­to, in­clu­so, le pre­gun­té si no es­ta­ría des­cui­dan­do otros as­pec­tos de su vi­da”.

En me­nos de un 12 me­ses, Ber­gling ha­bía ate­rri­za­do un acuer­do pa­ra gra­bar con la ca­sa pro­duc­to­ra Dej­fitts Plays y fir­ma­do con­tra­to con el pro­mo­tor ar­tís­ti­co Arash ‘Ash’ Pour­nou­ri, quien creía fir­me­men­te que po­dría im­pul­sar­lo has­ta con­ver­tir­lo en uno de los nom­bres más des­te­llan­tes del uni­ver­so de la mú­si­ca. En aquel en­ton­ces, Tim Ber­gling te­nía tan só­lo 17 años.

Los fru­tos de la la­bor de Pour­nou­ri no tar­da­ron prác­ti­ca­men­te na­da en lle­gar. Em­pe­za­ron a cir­cu­lar te­mas de ma­ne­ra an­ti­ci­pa­da, to­dos con me­lo­días ca­rac­te­rís­ti­ca­men­te sen­ci­llas y es­truc­tu­ra de cua­tro acor­des, lo que las con­vir­tió en éxi­tos ca­si ins­tan­tá­neos. Muchas de es­tas pie­zas tem­pra­nas lle­va­ban el cré­di­to de Tim Ber­gling, Tim Berg (es­cri­to, por cier­to, co­mo Tim/berg) o Tim Hangs; a la lar­ga adop­tó el alias de Avicii por­que to­dos es­tos nom­bres­yaes­ta­ban ocu­pa­dos en Mys­pa­ce. La­pa­la­bra “avi­ci” ha­ce re­fe­ren­cia al ni­vel más ba­jo del in­fierno se­gún las creen­cias bu­dis­tas y a él le gus­tó có­mo so­na­ba, pe­ro tu­vo que agre­gar­le otra “i” por­que ese alias ya tam­bién es­ta­ba ocu­pa­do. De to­dos es­tos te­mas, el que ma­yor po­pu­la­ri­dad al­can­zó fue “Seek Bro­man­ce”, que em­pe­zó a

“TEN­GO LA SEN­SA­CIÓN DE QUE PU­DE HA­BER­LO AYU­DA­DO MÁS, AUN­QUE TAM­BIÉN SIEN­TO QUE ÉL LO HA­BÍA ES­TA­DO CON­SI­DE­RAN­DO DES­DE HA­CE TIEM­PO”, LA­MEN­TA ERIN SKIPPER, INS­TRUC­TO­RA DE ME­DI­TA­CIÓN DE AVICII.

“SU PUES­TA EN ÓR­BI­TA FUE ATÓ­MI­CA. PA­RA AL­GUIEN TAN JO­VEN, SIN LA PRO­TEC­CIÓN NI LA ORIEN­TA­CIÓN ADE­CUA­DAS, ES­TAS SON AGUAS DI­FÍ­CI­LES DE NA­VE­GAR”, RE­CUER­DA EL DJ Y LO­CU­TOR DE LA BBC, PE­TE TONG. UM_”.

di­fun­dir­se en oc­tu­bre de 2010 y lle­gó has­ta el Top 20 en va­rios paí­ses eu­ro­peos. Es un te­ma que co­nec­ta­ba a Ber­gling con la es­ce­na mu­si­cal de hou­se pro­gre­si­vo al otro la­do del Atlán­ti­co.

Pa­ra en­ton­ces, Tim ya es­ta­ba sa­lien­do de gi­ra. En 2010, se pre­sen­tó en la ciu­dad de Mia­mi an­te una au­dien­cia re­du­ci­da, pe­ro sin ca­si le­van­tar la vis­ta si­quie­ra: a to­das lu­ces, se no­ta­ba que es­ta­ba más acos­tum­bra­do al es­tu­dio que al es­ce­na­rio en vi­vo. A pe­sar de eso, sus pre­sen­ta­cio­nes em­pe­za­ron a ser ca­da vez más fre­cuen­tes y el pú­bli­co asis­ten­te más nu­me­ro­so, y lue­go no de­jó de an­dar de tour has­ta que se re­ti­ró, más de me­dia dé­ca­da des­pués.

“Le7els”, que co­men­zó a es­cu­char­se en 2011, hi­zo que el nom­bre de Avicii fue­ra pro­nun­cia­do ca­da vez con ma­yor fa­mi­lia­ri­dad. Gra­cias a sus es­tri­bi­llos re­so­nan­tes y sam­pleos de voz in cres­cen­do, se con­si­de­ra una de las me­jo­res can­cio­nes de EDM que se ha­yan gra­ba­do ja­más, y, de he­cho, lle­gó a las lis­tas de los Top 10 en to­do el pla­ne­ta. Tim ini­ció co­bran­do 250 mil dó­la­res por pre­sen­ta­ción; la su­ya era una tra­yec­to­ria ex­tre­ma e inau­di­ta.

Des­de su ex­plo­si­vo na­ci­mien­to en la dé­ca­da de los 80, la EDM ha se­gui­do vi­gen­te, sin em­bar­go, a fi­na­les de los 90, el mun­do fue tes­ti­go de un cros­so­ver con la cul­tu­ra pop co­mo nun­ca an­tes. Da­vid Guet­ta, Ax­well, In­gros­so y al­gu­nos cuan­tos pro­ta­go­nis­tas más em­pe­za­ron a apa­re­cer ca­da vez más fre­cuen­te­men­te en las lis­tas de po­pu­la­ri­dad. La es­ce­na de la mú­si­ca dan­ce elec­tró­ni­ca es­ta­ba en ple­na ex­pan­sión y Tim Ber­gling for­ma­ba par­te de la pri­me­ra ge­ne­ra­ción de mú­si­cos que en­con­tra­rían ins­pi­ra­ción en esos nom­bres. Él es­ta­ba ha­cien­do la mú­si­ca co­rrec­ta y co­no­cien­do a la gen­te ade­cua­da. “Su pues­ta en ór­bi­ta fue ató­mi­ca”, re­cuer­da el DJ y lo­cu­tor de la BBC, Pe­te Tong. “Li­te­ral­men­te, lo sa­ca­ron de su dormitorio y lo arro­ja­ron a un mun­do des­co­no­ci­do. Pa­ra al­guien tan jo­ven, sin la pro­tec­ción ni la orien­ta­ción ade­cua­das, es­tas son aguas ex­tre­ma­da­men­te di­fí­ci­les de na­ve­gar”.

Ber­gling se pre­sen­ta­baen di­fe­ren­tes lu­ga­res­va­rias­ve­ces ala­se­ma­na, in­clu­so, en oca­sio­nes, has­ta en dos ciu­da­des dis­tin­tas en la mis­ma no­che. Po­co des­pués de ter­mi­nar su pri­me­ra gi­ra mun­dial, en 2011, co­men­zó a que­jar­se de lo apre­ta­do de su agen­da y acor­dó con Ash que no lle­ga­ría a arre­glos en los que se re­qui­rie­ra su pre­sen­cia sin an­tes con­tar con un con­sen­ti­mien­to su­yo por es­cri­to.

“No­so­tros le hacíamos su­ge­ren­ciasy­le pre­sen­tá­ba­mos la­jus­ti­fi­ca­ción si aca­so la ne­ce­si­ta­ba”, ex­pli­ca Pour­nou­ri, “pe­ro a fi­nal de cuen­tas, era él quien de­ci­día qué que­ría y qué no que­ría ha­cer”.

A pe­sar de lo mu­cho que Tim Ber­gling desea­ba una vi­da nor­mal, la ver­dad era que tam­bién que­ría agra­dar a los de­más, siem­pre bus­ca­ba man­te­ner a la gen­te con­ten­ta, ya fue­ra su equi­po de tra­ba­jo o sus fans. Y tam­bién era am­bi­cio­so y ter­co, y no le da­ba la su­fi­cien­te im­por­tan­cia a lo que su cuer­po po­día so­por­tar, así que no pa­ró. Tam­po­co es que a na­die a su al­re­de­dor le in­tere­sa­ra in­sis­tir­le en que pa­ra­ra.

En enero de 2012,Tim tu­vo que ser­tras­la­da­do aun hos­pi­tal en Nue­va York, don­de fue in­ter­na­do du­ran­te 11 días de­bi­do a un do­lor ab­do­mi­nal que fue au­men­tan­do de in­ten­si­dad gra­dual­men­te. El diag­nós­ti­co fue pan­crea­ti­tis agu­da, pro­vo­ca­da por abu­so en el con­su­mo de al­cohol, al­go que qui­zá de­bió ha­ber­se vis­to ve­nir, por­que Ber­gling no man­te­nía en se­cre­to el he­cho de que so­lía to­mar en ex­ce­so: “Uno vi­ve prác­ti­ca­men­te en una ma­le­ta mien­tras via­ja por to­do el mun­do, y a don­de lle­gues, hay al­cohol a tu dis­po­si­ción; has­ta se ve ra­ro que no be­bas”, le di­jo en en­tre­vis­ta a GQ USA en 2013.

Sa­lir de gi­ray pre­sen­tar­se fren­te a mi­les de es­pec­ta­do­res no era al­go que un jo­ven in­tro- ver­ti­do asu­mie­ra­de ma­ne­ra­na­tu­ral, so­bre to­do cuan­do se hu­bie­ra­sen­ti­do mu­cho más có­mo­do ha­cien­do mú­si­ca en la in­ti­mi­dad de su es­tu- dio. El al­cohol se con­vir­tió en un apo­yo pa­ra él, al­go que le ayu­da­ba a su­pe­rar la an­sie­dad, ca­da­vez ma­yor, que ve­nía ad­he­ri­da a su nue­vo es­ti­lo de vi­da.

Un cua­dro de pan­crea­ti­tis exi­ge que el pa­cien­te se abs­ten­ga en ab­so­lu­to de be­ber al­cohol, y du­ran­te al­gún tiem­po, al me­nos re­du­jo su con­su­mo, pe­ro lo que si­guió cons- tan­te fue su agen­da. Tan só­lo en 2012, se pre­sen­tó en es­ce­na- rios 200 ve­ces. Pa­ra el lan­za­mien­to de “Wa­ke Me Up”, el sen­ci­llo con el que se pro­mo­cio- na­ba su ál­bum de­but,

True, es­ta­ba co­ti­zán- do­se en ca­si 750 mil dó­la­res por show. Se pre­sen­tó en más de 118 oca­sio­nes en 2013, y en to­tal ha­brá da­do unos 800 con­cier­tos en to­da su vi­da, la ma­yo­ría en­tre 2011 y 2015. El nú­me­ro exac­to es di­fí­cil de de­ter­mi­nar, ya que su equi­po no lle­va­ba la cuen­ta de los con­cier­tos a los que Ber­gling ac­ce­día sin con­sul­tar­los. Y de ver­dad, asus­ta pen­sar en el rit­mo de tra­ba­jo que lle­va­ba, pe­ro esa fue la nor­ma­li­dad pa­ra él a lo lar­go de un lus­tro, du­ran­te el cual via­jó por to­do el glo­bo, atra­ve­san­do con­ti­nen­tes y hu­sos ho­ra­rios, a me­nu­do in­clu­so sin sa­ber dón­de o an­te quién se iba a pre­sen­tar. Sin du­da, no era al­go sano ni sos­te­ni­ble.

En mar­zo de 2013, Tim tu­vo que ser hos- pi­ta­li­za­do nue­va­men­te, es­ta vez en Aus­tra­lia. Los mé­di­cos le re­co­men­da­ban so­me­ter­se a ci­ru­gía pa­ra ex­tir­par la ve­sí­cu­la bi­liar, pe­ro él pre­fi­rió sim­ple­men­te tra­ba­jar a un rit­mo no tan fre­né­ti­co des­de su es­tu­dio. Em­pe­zó a de­cir­le a la gen­te cer­ca­na a él que es­ta­ba “em­pe­zan­do a odiar to­do es­to de ser DJ”, co­mo nos ase­gu­ró una de nues­tras fuen­tes, y eso que es­te era un pun­to en el que él se de­fi- nía co­mo “sano” y “es­ta­ble”. La pan­crea­ti­tis agu­da fi­nal­men­te lo ha­bía obli­ga­do a de­jar el al­cohol por com­ple­to, pe­ro aho­ra se es­ta­ba vol­vien­do adic­to a los anal­gé­si­cos. Ese ve­rano sa­lió de gi­ra por Eu­ro­pa y en uno de sus via­jes, es­tu­vo en nue­ve di­fe­ren­tes paí­ses en 10 días, lo que oca­sio­nó que su an­sie­dad se dis­pa­ra­ra. A pe­sar de eso, su agen­da de pre­sen­ta­cio­nes con­ti­nua­ba al má­xi­mo. “Uno po­día no­tar de in­me­dia­to que es­to era de­ma­sia­do pa­ra él”, nos di­ce uno de nues­tros in­for­man­tes. “Era evi­den­te que se es­ta­ba ca­yen­do a pe­da­zos, fí­si­ca y men­tal­men­te”.

Al re­gre­sar a Los Án­ge­les, en agos­to, Ber­gling es­ta­ba tra­tan­do de re­du­cir su de­pen­den­cia a los anal­gé­si­cos. Su adic­ción fí­si­ca se ha­bía ex­ten­di­do al plano men­tal tam­bién, por­que siem­pre es­ta­ba bus­can­do for­mas de li­diar con la­pre­sión que le im­po­nía­via­jar. Pa­raoc­tu­bre, pa­re­cía ha­ber­se li­bra­do de esa adic­ción, pe­ro en mar­zo de ­€‚ƒ re­ca­yó, cuan­do su ve­sí­cu­la y apén­di­ce le pro­vo­ca­ron un se­ve­ro epi­so­dio po­co an­tes de via­jar a Mia­mi pa­ra una se­rie de con­cier­tos que, se su­po­nía, se­rían es­pec­ta­cu­la­res. Tu­vo que can­ce­lar su pre­sen­ta­ción ese año en el Ul­tra Mu­sic Fes­ti­val pa­ra so­me­ter­se a una ci­ru­gía de emer­gen­cia en la que le fue­ron ex­tir­pa­dos am­bos ór­ga­nos y, pos­te­rior­men­te, pa­ra la eta­pa de re­cu­pe­ra­ción, los mé­di­cos le re­ce­ta­ron Per­co­cet, un anal­gé­si­co a ba­se de opio que ge­ne­ra una adic­ción te­rri­ble. No ha­bían pa­sa­do ni dos se­ma­nas y ya es­ta­ba ac­tuan­do nue­va­men­te, en un es­ta­do de an­sie­dad to­tal y co­mo en­tre ne­bli­na de­bi­do al fár­ma­co.

“Me es­ta­ban ad­mi­nis­tran­do una gran can­ti­dad de me­di­ca­men­tos”, se le es­cu­cha de­cir en el do­cu­men­tal, “y en to­dos los ca­sos me de­cían: ‘Oh, es­tá bien que te to­mes es­to por­que no ge­ne­ra adic­ción’. El pun­to es que yo es­ta­ba con­su­mien­do de­ma­sia­das píl­do­ras que, su­pues­ta­men­te, no eran adic­ti­vas… pe­ro que me ha­cían sen­tir mu­cho más an­sio­so”.

Una­de las fuen­tes que con­sul­ta­mos cree que él se sen­tía“pre­sio­na­do” por su equi­po pa­ra­que­vol­vie­raa­los es­ce­na­rios lo an­tes po­si­ble, pe­ro que en reali­dad to­dos los sig­nos apun­ta­ban cla­ra­men­te a que de­bía ha­ber­se to­ma­do un tiem­po pa­ra des­can­sar. Te­nía en­ton­ces ape­nas ­— años.

Cuan­do reanu­dó sus gi­ras, Tim Ber­gling era pre­sa de las adic­cio- nes. Uno de nues­tros in­for­man­tes ase­gu­ra que ne­ce­si­ta­ba tiem­po pa­ra li­be­rar­se de la de­pen­den­cia a los me­di­ca­men­tos, pe­ro no só­lo no se le con­ce­dió, sino que se le ins­tó a con­ti­nuar con las in­ten­sas gi­ras. In­ten­tó sus­ti­tuir to­do lo que to­ma­ba­por Su­bo­xo­ne, un tra­ta­mien­to pa­ra­la­de­pen- den­cia a los opioi­des, pe­ro in­clu­so a eso se hi­zo de­pen­dien­te. En un ac­to de de­ses­pe­ra­ción, via­jó a Es­to­col­mo pa­ra pa­sar un mes con su fa­mi­lia, pe­ro no fue su­fi­cien­te. Al re­gre­sar a Los Án­ge­les ese año (­€‚ƒ), ca­yó en una “es­pi­ral de au­to­des­truc­ción”, co­mo nos di­jo una fuen­te, y se pu­so en con­tac­to con va­rios mé­di­cos de Holly­wood con quie­nes sa­bía que po­día ob­te­ner re­ce­tas pa­ra me­di­ca­men­tos a ba­se de opioi­des. “En ver- dad, ne­ce­si­ta­ba ayu­da ur­gen­te”, ase­gu­ró al­guien a quien con­sul­ta­mos. “Hu­bie­ra ne­ce­si­ta­do que lo in­ter­na­ran en una clí­ni­ca de tra­ta­mien­to de adic­cio­nes y que tra­ba­ja­ran con él díay no­che”.

Pe­ro to­do con­ti­nuó co­mo de cos­tum­bre. Pour­nou­ri y su equi­po si­guie­ron agen­dán­do­le pre­sen­ta­cio­nes.

“Las co­sas em­pe­za­ron a po­ner­se peor, en lu­gar de me­jo­rar”, di­ce al­guien cer­cano a Tim. “Yo me la pa­sa­ba di­cién­do­le que él lle­va­ba ali- men­tos a la me­sa de los de­más, pe­ro que él mis­mo se es­ta­ba des­mo­ro- nan­do. Uno es­cu­cha de tan­tos mú­si­cos que mue­ren jó­ve­nes y yo sa­bía que es­to po­día pa­sar­le a Tim si no iba a reha­bi­li­ta­ción lo an­tes po­si­ble”.

En un mo­men­to da­do, Ber­ging acor­dó no acep­tar pre­sen­ta­cio­nes sin el con­sen­ti­mien­to de la chi­ca que en­ton­ces era su no­via.

Su caí­da li­bre se ace­le­ró en el ­€‚¤. Em­pe­zó a be­ber de nue­vo y se em­bar­có en la gi­ra Sto­ries, que le obli­ga­ría a via­jar por to­do el mun­do du­ran­te seis me­ses pa­ra cum­plir con con­tra­tos de —¤ pre­sen­ta­cio­nes en dis­tin­tos lu­ga­res. Se cree que un es­pe­cia­lis­ta en el tra­ta­mien­to de adic­cio­nes lo acom­pa­ñó por al­gu­nos pe­rio­dos, pe­ro quie­nes lo vie­ron en aquel en­ton­ces se die­ron cuen­ta de lo mal que es­ta­ba.

“Era cla­ro que al­go an­da­ba muy mal”, di­ce Kas­ka­de, un ar­tis­ta ami­go su­yo. “Se le veía de­ma­cra­do, ha­bía per­di­do mu­chí­si­mo pe­so”.

Van Schep­pin­gen re­cuer­da ha­ber­lo vis­to en agos­to de ­€‚¤: “Lu­cía te­rri­ble, ca­mi­na­ba co­mo zom­bie. Fue en­ton­ces que me di cuen­ta de que era muy po­si­ble que no lo­gra­ra su­pe­rar sus adic­cio­nes… (que) iba a ser el pri­mer ar­tis­ta de mú­si­ca elec­tró­ni­ca en unir­se al tris­te­men­te fa­mo­so Club de los ­¨, de mú­si­cos y es­tre­llas de ci­ne fa­lle­ci­dos a esa edad”.

Al­gu­nos me­ses des­pués, Ber­gling pu­bli­có va­rias fotografías en re­des so­cia­les que le ha­bían si­do to­ma­das por pe­rio­dis­tas de es­pec­tácu­los: “Her­mano, pa­re­ce que en­ve­je­ces ‚¤ años en tan só­lo ‚­ me­ses”, es­cri­bió una per­so­na. “Bus­ca ayu­da”. No que­da cla­ro qué tan­tos opioi­des es­ta­ba con­su­mien­do Tim en aquel en­ton­ces.

En mar­zo de ­€‚©, Avicii anun­ció en su si­tio web que pen­sa­ba de­jar las gi­ras. Era al­go ne­ce­sa­rio, pe­ro mu­chos sen­tían que es­te era un pa­so que ten­dría que ha­ber da­do an­tes. Al­gu­nas fuen­tes cer­ca­nas ase­gu­ran que, en efecto, tra­tó de re­la­jar su rit­mo de tra­ba­jo y en el do­cu­men­tal se ve que in­ten­tó can­ce­lar al­gu­nas pre­sen­ta­cio­nes, lo que apa­ren­te­men­te per­ju­di­có su re­la­ción con al­gu­nos de quie­nes lo ro­dea­ban, por­que no que­da muy cla­ro si es­ta­ban o no de acuer­do con esa de­ci­sión.

“Yo es­ta­ba en­can­ta­do con la idea de que de­ja­ra de sa­lir de tour”, di­ce

Kas­ka­de. “Era lo que ne­ce­si­ta­ba”.

Ye­se sen­ti­mien­to era com­par­ti­do por muchas per­so­nas en la in­dus- tria mu­si­cal. Po­co des­pués, de­jó de tra­ba­jar con At Night Ma­na­ge­ment, de Pour­nou­ri.

To­do mun­do es­tá de acuer­do en que los be­ne­fi­cios de es­ta de­ci­sión fue­ron muy pro­fun­dos.

“Me sien­to más con­ten­to, mu­cho me­nos es­tre­sa­do de lo que me he sen­ti­do en mu­cho tiem­po”, le di­jo a la re­vis­ta Bill­board po­co des­pués de ha­ber he­cho el anun­cio.

En­ton­ces, se de­di­có a via­jar por el mun­do y a ha­cer mú­si­ca. Las fotografías lo mos­tra­ban del­ga­do, pe­ro en mu­cha me­jor for­ma. To­do apun­ta­ba a que iba por buen ca­mino rum­bo a una reha­bi­li­ta­ción to­tal.

El DJ da­nés Tijs Mi­chiel Ver­west (Tiës­to) ce­nó con Tim en el Wal­dorf As­to­ria de Be­verly Hills el ­¯ de sep­tiem­bre del año pa­sa­do, y re­cuer­da ha­ber­lo vis­to “sano” y “en un buen pun­to en su vi­da”. Ber­gling le con­tó que es­ta­ba ini­cian­do una nue­va re­la­ción con al­guien, que tra­ba­ja­ba en su pró­xi­mo ál­bum y que, tal vez, pen­sa­ría más ade­lan­te en rea­li­zar una se­rie de pre­sen­ta­cio­nes.

“Se veía muy con­ten­to”, agre­ga Tiës­to.

En­ton­ces, ¿por qué tan só­lo ocho se­ma­nas más ade­lan­te de­ci­dió qui­tar­se la vi­da?

Aho­ra es ob­vio que no ha­bía re­suel­to sus pro­ble­mas de sa­lud men- tal, lo que qui­zá ha­bría ca­bi­do es­pe­rar: la an­sie­dad y la de­pre­sión no des­apa­re­cen así tan fá­cil cuan­do uno se des­ha­ce de los es­tí­mu­los que las ori­gi­na­ron. Mu­chos pien­san que Ber­gling de­bió ha­ber ido a ver a un te­ra­peu­ta pa­ra iden­ti­fi­car la raíz de su an­sie­dad, y que só­lo así po­dría ha­ber pen­sa­do en al­gún día re­cu­pe­rar­se por com­ple­to. Tiës­to cree que vi­vir en una ciu­dad co­mo Los Án­ge­les pu­do ha­ber si­do un fac­tor de­ter- mi­nan­te: “L.A. es pe­li­gro­sa por­que en­cuen­tras a mu­cha gen­te que bus­ca apro­ve­char­se de ti”. Tam­bién se con­si­de­ra que pue­de que Avicii se ha­ya ro­dea­do de gen­te que no ne­ce­sa­ria­men­te que­ría lo me­jor pa­ra él y que lo in­ci­ta­ra a mo­ver­se en am­bien­tes que fo­men­ta­ban sus adic­cio­nes. El año pa­sa­do, fue al fes­ti­val de Bur­ning Man, nos di­ce una fuen­te, “y ese de­fi­ni­ti­va­men­te no es lu­gar pa­ra un al­cohó­li­co en reha­bi­li­ta­ción”.

Un da­to qui­zá re­ve­la­dor fue el he­cho de que se le vio be­bien­do, a bor­do de un ya­te, el día an­te­rior a su sui­ci­dio.

La muer­te de Tim Ber­gling par­te de un con­jun­to de cir­cuns­tan­cias que pa­re­cen sa­li­das de una no­ve­la. Era una per­so­na que se re­cono- cía co­mo in­tro­ver­ti­da y que no se sen­tía a gus­to en en­tor­nos de clu­bes noc­tur­nos o fes­ti­va­les, ya no se di­ga sa­lir al es­ce­na­rio fren­te a mi­les de per­so­nas. To­da­vía era un chi­co fá­cil­men­te im­pre­sio­na­ble cuan­do fue a dar de lleno en un am­bien­te que po­ne a prue­ba, in­clu­so, a los adul­tos

“UNO ES­CU­CHA DE TAN­TOS MÚ­SI­COS QUE MUE­REN JÓ­VE­NES Y YO SA­BÍA QUE ES­TO PO­DÍA PA­SAR­LE A ÉL SI NO IBA A REHA­BI­LI­TA­CIÓN LO AN­TES PO­SI­BLE”, AFIR­MA AL­GUIEN CER­CANO A AVICII.

más cur­ti­dos, y se le dio muy po­co tiem­po de adap­ta­ción.

“No pue­do ima­gi­nar­me la pre­sión a la que se vio so­me­ti­do”, di­ce Kas­ka­de. “Es­to me ha es­ta­do pa­san­do a mí du­ran­te 25 años, pe­ro Tim no tu­vo tiem­po pa­ra re­ca­li­brar­se”.

¿Có­mo es po­si­ble que al­guien tan jo­ven y tan inex­per­to le hi­cie­ra fren­te a se­me­jan­te pre­sión y se man­tu­vie­ra fir­me an­te to­do un equi­po, mu­chos de cu­yos miem­bros de­pen­dían de que él fue­ra pro­duc­ti­vo pa­ra man­te­ner su tren de vi­da?

Tam­bién lla­ma la aten­ción la po­ca pro­tec­ción con la que con­ta­ba. Ber­gling se en­con­tra­ba ro­dea­do de gen­te cu­yo jui­cio es­ta­ba per­mea­do por su necesidad eco­nó­mi­ca.

“No te­nía nin­gún ti­po de pro­tec­ción”, di­ce Tiës­to. “Na­die lo cui­da­ba. Él de­bió ha­ber te­ni­do a al­guien que es­tu­vie­ra pen­dien­te de su sa­lud, pe­ro no te­nía a na­die y él to­da­vía no era lo su­fi­cien­te­men­te fuer­te pa­ra ha­cer­se car­go él so­lo”.

“To­da es­ta in­dus­tria es­tá di­se­ña­da pa­ra des­truir­te”, aña­de Kas­ka­de. “Re­pre­sen­tan­tes, ad­mi­nis­tra­do­res pa­tri­mo­nia­les, agen­tes, abo­ga­dos; to­dos es­tán pre­sio­nán­do­te pa­ra­que tra­ba­jes por­que así es co­mo se ga­nan la vi­da”, y aña­de: “No que­ría que na­die tu­vie­ra di­fi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas por su cul­pa, así que acep­ta­ba pre­sen­ta­cio­nes, aun­que ha­bía oca­sio­nes en que no que­ría”.

Si pen­sa­mos en que los in­gre­sos anua­les de Tim Ber­gling eran del or­den de los 20 mi­llo­nes de dó­la­res, uno en­tien­de el por­qué de lo an­te­rior.

En vis­ta de su po­si­ción, es fá­cil se­ña­lar a Pour­nou­ri con de­do fla­mí- ge­ro. Se di­ce que aca­pa­ra­ba al­re­de­dor del 50% de los cré­di­tos de Ber­gling por com­po­si­ción y pro­duc­ción, y un 20% adi­cio­nal de sus in­gre­sos por pre­sen­ta­ción, aun­que él nie­ga lo an­te­rior.

“Ja­más me apro­pié del 50% de los cré­di­tos de Tim co­mo com­po- si­tor. Só­lo se me pa­ga­ba un mar­gen por las can­cio­nes que yo coes- cri­bí y co­pro­du­je”, le ase­gu­ró a GQ en en­tre­vis­ta. “Ade­más de eso, sí le co­bré un 20% por pre­sen­ta­ción, lo que es el es­tán­dar en el me­dio, aun­que el tra­ba­jo que yo reali­cé pa­ra él es­ta­ba muy por en­ci­ma de los ni­ve­les de un re­pre­sen­tan­te ar­tís­ti­co. Y, apar­te, yo cu­bría mis pro­pios gas­tos adi­cio­na­les, así que mi ga­nan­cia era tan só­lo una frac­ción de sus in­gre­sos”.

Pour­nou­ri tam­bién era jo­ven y es­ta­ba apren­dien­do: des­cu­brió a Ber- gling cuan­do te­nía ape­nas 26 años y tra­ta­ba de re­par­tir su tiem­po en­tre la fa­cul­tad de de­re­cho y la pro­mo­ción de clu­bes noc­tur­nos. Él tam­bién se vio so­me­ti­do a una enor­me pre­sión pa­ra cum­plir con los re­pre­sen­tan­tes de los ar­tis­tas que se pre­sen­ta­ban en vi­vo, pa­ra sa­tis­fa­cer a los fans, pa­ra ha­cer coin­ci­dir a agen­tes y pro­mo­to­res… To­dos, ob­via­men­te, que­rían una ta­ja­da del pas­tel, pe­ro lo que de ma­ne­ra in­di­vi­dual pue­de ser ra­cio­nal, cuan­do se tras­la­da al plano co­lec­ti­vo, es po­si­ble que sig­ni­fi­que la rui­na.

Pour­nou­ri ac­ce­dió a con­ver­sar con GQ acer­ca del pa­pel que desem- pe­ña­ba. En el do­cu­men­tal, que re­sur­gió lue­go de la muer­te de Avicii, se le acu­sa de ser el ver­da­de­ro res­pon­sa­ble de la ca­da vez más frá­gil sa­lud de Tim, y co­mo con­se­cuen­cia de ello se vio obli­ga­do a bo­rrar to­das sus cuen­tas de re­des so­cia­les. Él y su fa­mi­lia han si­do ob­je­to de ata­ques en Es­to­col­mo, pe­ro re­cha­za to­da cul­pa­bi­li­dad y ale­ga que el lar­go­me­tra­je es­tá pla­ga­do de im­pre­ci­sio­nes. Pour­nou­ri di­ce que la cin­ta se hi­zo des- pués de que él y Ber­gling ha­bían de­ci­di­do po­ner­le fin a su co­la­bo­ra­ción, y que, de he­cho, mu­cho del ma­te­rial que con­tie­ne pro­vie­ne de sus pro­pios ar­chi­vos, que él mis­mo com­par­tió con Tim, por­que era su clien­te y era par­te de la tran­si­ción. Se de­fien­de ase­gu­ran­do que nun­ca ex­pre­só su con­sen­ti­mien­to pa­ra ver­se in­vo­lu­cra­do en di­cha fil­ma­ción, ni tam­po­co con­sin­tió en el uso del ma­te­rial en él con­te­ni­do, mis­mo que, ase­ve­ra, fue edi­ta­do pa­ra ha­cer­lo pa­re­cer un mons­truo. La en­tre­vis­ta de Ash, por ejem­plo, tu­vo lu­gar en 2014, y en ella apa­re­ce él dis­cu­tien­do con Ber­gling por can­ce­la­cio­nes de úl­ti­mo mi­nu­to, le ex­pli­ca las con­se­cuen­cias que eso tie­ne pa­ra los pro­mo­to­res, pa­ra los fans, pa­ra el staff, y le di­ce que no en­tien­de las re­per­cu­sio­nes fi­nan­cie­ras pa­ra tan­tas per­so­nas por­que él ja­más ha te­ni­do un tra­ba­jo nor­mal. Sin em­bar­go, la es­ce­na fue re­cor- ta­da y edi­ta­da pa­ra ha­cer­la coin­ci­dir con un vi­deo pos­te­rior don­de se ve a Ber­gling di­cien­do que sien­te que es­tá a pun­to de mo­rir. La im­pli­ca­ción ob­via es que a Pour­nou­ri le im­por­ta­ba más el di­ne­ro que el bie­nes­tar de Tim Ber­gling.

Ash es­tu­vo de acuer­do en res­pon­der nues­tras pre­gun­tas vía co­rreo elec­tró­ni­co, y al­gu­nas per­so­nas cer­ca­nas a él nos di­je­ron que “es­ta­ba muy agra­de­ci­do” por la opor­tu­ni­dad de “acla­rar aque­llo de lo que tan­tos lo acu­sa­ban”. Esas mis­mas per­so­nas nos di­je­ron que Ber­gling hi­zo pú­bli­co es­te do­cu­men­tal por­que te­nía mie­do de que “Ash le con­ta­ra a to­do el mun­do lo que en reali­dad ocu­rríaen­tre bam­ba­li­nas”. al­guien me co­men­ta que la re­la­ción en­tre ellos se fue de­te­rio­ran­do por­que Pour­nou­ri in­sis­tía en “eli­mi­nar to­das las in­fluen­cias ne­ga­ti­vas” al­re­de­dor de Tim, y él, en res­pues­ta, em­pe­zó a des­co­no­cer la au­to­ri­dad de Arash, quien, a la lar­ga, pre­fi­rió dar por ter­mi­na­da la re­la­ción de tra­ba­jo. Y mi fuen­te agre­ga:

“Cuan­doash can­ce­la­ba tours y pre­sen­ta­cio­nes, Ber­gling en­con­tra­ba la ma­ne­ra de acep­tar­los a sus es­pal­das, y en­ton­ces Pour­nou­ri le de­cía que ya no po­día se­guir ha­cien­do eso. Lo que él pen­sa­ba era que Tim se es­ta­ba au­to­des­tru­yen­do. Y Avicii lo sa­bía, pe­ro a su al­re­de­dor ha­bía gen­te que lo mal acon­se­ja­ba por­que si él no se­guía tra­ba­jan­do, ellos no ga­na­ban di­ne­ro”.

Ash ad­mi­te ha­ber es­ta­do al tan­to de la an­sie­dad de Ber­gling, pe­ro se rehú­sa a acep­tar que era un pro­ble­ma de sa­lud men­tal. Él di­ce que Tim te­nía el “don de la sen­si­bi­li­dad”, que le per­mi­tía “co­nec­tar pun­tos más allá de lo que pa­ra los de­más era ob­vio”. Sin em­bar­go, Pour­nou­ri ase­gu­ra que es­te don te­nía tam­bién un la­do os­cu­ro, que era que Ber­gling se ob­se­sio­na­ba por cier­tas co­sas y “se es­tre­sa­ba de­ma­sia­do por asun­tos in­sig­ni­fi­can­tes”. tam­bién ase­ve­ra­que los ma­yo­res con­flic­tos eran aque­llos acer­ca de los cua­les Tim sa­bía po­co o na­da, y que a Ash y su equi­po “se les man­te­nía en la os­cu­ri­dad” al res­pec­to de un mon­tón de co­sas, en­tre ellas, la de­pen­den­cia de Ber­gling al al­cohol y a los anal­gé­si­cos. “Yo me sen­tía ex­tre­ma­da­men­te frus­tra­do con la gen­te a su al­re­de­dor que creía que lo iban a man­te­ner a sal­vo si nos ocul­ta­ban la ver­dad acer­ca de lo mal que es­ta­ba, y que pen­sa­ban que esos eran asun­tos pri­va­dos de los que no­so­tros no te­nía­mos por qué es­tar en­te­ra­dos”, di­ce.

De lo an­te­rior se de­du­ce que era Ber­gling quien siem­pre es­ta­ba bus­can­do tra­ba­jar más, y que ha­bía miem­bros de su fa­mi­lia y ami­gos cer­ca­nos que lo im­pul­sa­ban en ese sen­ti­do, por­que al­gu­nos de ellos re­ci­bían una pa­ga (al­gu­nos se reunían con él en su ca­sa de Los Án­ge­les), y tam­bién cier­tos in­te­gran­tes de su equi­po de tra­ba­jo. Al­guien nos di­ce que par­te de las mo­ti­va­cio­nes de Tim pro­ve­nían del te­mor de de­jar de gus­tar­le a sus fans; era muy sen­si­ble a la “inun­da­ción de co­rreos de odio” que re­ci­bía ca­da vez que can­ce­la­ba al­gu­na pre­sen­ta­ción.

Pour­nou­ri se­ña­la que se en­te­ró de que Ber­gling era adic­to a los anal­gé­si­cos has­ta no­viem­bre de 2014. Di­ce que fue cuan­do in­sis­tió en lle­var a ca­bo las pri­me­ras dos in­ter­ven­cio­nes y acor­dó con Ber­gling en reagen­dar to­das las fe­chas pró­xi­mas pa­ra que él pu­die­ra re­cu­pe­rar­se en Es­to­col­mo, pe­ro que Tim rom­pió el acuer­do, com­pró su pro­pio bi­lle­te de re­gre­so y se fue. Ha­bía lle­ga­do a un pun­to en el que su es­ta­do de sa­lud era

tan ma­lo, que Ash Pour­nou­ri a me­nu­do de­bía can­ce­lar con­cier­tos, co­sa que él res­pal­da con una lis­ta de las pre­sen­ta­cio­nes no lle­va­das a ca­bo a lo lar­go de 2013, 2014 y 2015. Ash se ha­bía da­do cuen­ta, des­de ha­cía tiem­po, de que su clien­te te­nía pro­ble­mas con su in­ges­ta de al­cohol, así que op­tó por “re­vi­sar las cláu­su­las del con­tra­to que te­nían que ver con el con­su­mo de li­co­res, prohi­bir­les ter­mi­nan­te­men­te a los pro­mo­to­res que le ofre­cie­ran be­bi­das de es­te ti­po, eli­mi­nar to­do ras­tro de al­cohol del mi­ni­bar y su­pli­car­le que pu­sie­ra to­do su esfuerzo en re­cu­pe­rar­se. Sin em­bar­go, sus pro­ble­mas se agra­va­ron por­que no te­nía quien lo vi­gi­la­ra”. Pour­nou­ri di­ce que can­ce­ló dos tours mun­dia­les en con­tra de los de­seos de Tim y afir­ma que eso sig­ni­fi­có re­nun­ciar a un in­gre­so cal­cu­la­do en 4.9 mi­llo­nes de dó­la­res, su­ma­do a 2 mi­llo­nes más por con­cep­to de gas­tos.

La­se­gun­dain­ter­ven­ción tu­vo lu­gar afi­na­les del­ve­rano de 2015,yes­ta vez se reali­zó con la par­ti­ci­pa­ción de to­do el equi­po. De­bi­do a es­te ejer- ci­cio, Ber­gling ac­ce­dió a pa­sar va­rios me­ses en una clí­ni­ca de reha­bi­li­ta­ción.ash di­ce que le prohi­bió atim acep­tar pre­sen­ta­cio­nes sin an­tes con­sul­tar­lo con él, pe­ro en 2016 si­guió pro­gra­man­do fe­chas de shows, em­pe­zan­do por Ul­tra Mu­sic Fes­ti­val, en Mia­mi, en mar­zo.

“Es­te eraun pro­ble­ma­ya­cons­tan­te en­tre no­so­tros por­que los agen­tes le ha­cían ca­so a él; lo con­si­de­ra­ban co­mo el que te­nía la úl­ti­ma pa­la­bra”, di­ce Pour­nou­ri. “In­clu­so en­ton­ces, yo tra­té de al­can­zar un pun­to me­dio y le per­mi­tí pro­gra­mar una pre­sen- ta­ción anó­ni­ma en Es­to­col­mo, só­lo pa­ra que me de­mos­tra­ra que en efecto es­ta­ba lis­to. Él acep­tó, pe­ro can­ce­ló de úl­ti­mo mo­men­to di­cien­do que no ne­ce­si­ta­ba de­mos­trar na­da yque es­ta­baen me­jor­for­ma­que nun­ca, pre- pa­ra­do pa­ra vol­ver a sa­lir de gi­ra. Ob­via- mente, na­da de eso es­tá en el do­cu­men­tal por­que no co­rres­pon­de con el án­gu­lo que que­rían pro­yec­tar”.

Des­pués del Ul­tra,ash co­men­ta­quea­vi- cii em­pe­zó a can­ce­lar sus pro­pias pre­sen­ta- cio­nes­yaa­cep­tar com­pen­sar ato­dos los que –apar­te de Pour­nou­ri– se vie­ran afec­ta­dos co­mo con­se­cuen­cia de ello. Aun­que sus in­gre­sos eran bue­nos co­mo re­sul­ta­do de su co­la­bo­ra­ción con Ber­gling, Ash ale­ga que era uno de los po­cos que no de­pen­dían de él eco­nó­mi­ca­men­te.

Son bien co­no­ci­dos los ries­gos in­he­ren­tes a la ca­rre­ra mu­si­cal, y co­mo ejem­plos de los que cual­quie­ra ha oí­do ha­blar es­tán los ca­sos de Jim Mo­rri­son, Ji­mi Hen­drix, Kurt Co­bain y Amy Wi­nehou­se, los cua­les mu­rie­ron a los 27 años de edad. Por otro la­do, en me­nos de 12 me­ses, ha ha­bi­do mu­chos otros que se han qui­ta­do la­vi­da, víc­ti­mas de la an­sie­dad, la de­pre­sión o una fa­tal com­bi­na­ción de am­bas: Ch­ris Cor­nell, Ches- ter Ben­ning­ton, Jongh­yun y, más re­cien­te­men­te, Scott Hut­chi­son, de la ban­da es­co­ce­sa Frigh­te­ned Rab­bit. Y es­tos son só­lo nom­bres de per­so- nas fa­mo­sas.

Kathryn Fra­zier, de la agen­cia Biz 3, es una in­flu­yen­te pu­bli­cis­ta mu­si­cal. A lo lar­go de 26 años de ca­rre­ra, ha fun­da­do su pro­pia agen­cia de re­la­cio­nes pú­bli­cas, un se­llo dis­co­grá­fi­co con el DJ y pro­duc­tor mu­si­cal Skri­llex, y tra­ba­ja­do con clien­tes co­mo Daft Punk, Run The Je­wels, J Co­le, Mi­gos, G-eazy y cien­tos de ar­tis­tas más. Des­de ha­ce po­co, des­pués de ver có­mo múl­ti­ples ar­tis­tas con los que tie­ne con­tac­to son presas de tras- tor­nos por an­sie­dad, de­pre­sión, adic­cio­nes y, a me­nu­do, una mez­cla de to­das las an­te­rio­res, ha de­di­ca­do par­te de su tiem­po a ca­pa­ci­tar­se co­mo

coach per­so­nal y pro­fe­sio­nal. “En los 26 años que lle­vo en la in­dus­tria, me he en­fren­ta­do cons­tan­te­men­te a la adic­ción, a la de­pre­sión, a la an­sie­dad y a muchas otras afec­cio­nes men­ta­les”, ex­pli­ca. “Son fe­nó­me­nos muy fre­cuen­tes y no en­fer­me­da­des ‘ra­ras’, co­mo se pien­sa. A ve­ces, in­clu­so, di­ría que pa­re­cen par­te de una epi­de­mia”.

Se tra­ta de una his­to­ria que ya he­mos vis­to en muchas oca­sio­nes an­tes. “La an­sie­dad y la de­pre­sión pue­den no ser muy gra­ves, pe­ro sí pre­va­len­tes des­de el prin­ci­pio, y tien­den a exa­cer­bar­se de­bi­do a la fa­ma, la pre­sión y las ex­pec­ta­ti­vas”, di­ce Fra­zier. “En con­se­cuen­cia, la gen­te que su­fre es­tos pa­de­ci­mien­tos tra­ta de amor­ti­guar­los por me­dio del al­cohol, las dro­gas, el se­xo o to­do jun­to”. Y aña­de, en un tono de ur­gen- cia: “A me­nu­do, quie­nes vi­ven con es­tos pro­ble­mas es­tán ro­dea­dos de gen­te que no tie­ne la ca­pa­ci­dad pa­ra ayu­dar­los a sa­lir de esa os­cu­ri­dad”.

Vic Men­sa, el ta­len­to­so ra­pe­ro es­ta­dou­ni­den­se, sa­be es­to de pri­me­ra mano. Sus pro­ble­mas men­ta­les em­pe­za­ron cuan­do te­nía 15 años. Lo lle­va­ron con un psi­quia­tra, pe­ro po­co des­pués em­pe­zó a au­to­me­di­car­se. A me­di­da que las pre­sio­nes en su vi­da au­men­ta­ban, Men­sa fue ca­yen­do “más y más pro­fun­do” en el círcu­lo vi­cio­so de la adic­ción a las dro­gas. “Cuan­to ma­yor era mi pro­pio sen­ti­mien­to de in­con­for­mi­dad con mi reali­dad, más de­pen­día de esas sus­tan­cias pa­ra que me ayu­da­ran a eva­dir­me”.

En­tre los fár­ma­cos que in­ge­ría dia­ria- mente ha­bía Le­xa­pro, MDMA y Ad­de­rall, y lo que ha­cía era as­pi­rar­los por la na­riz. Su to­le­ran­cia se dis­pa­ró de tal ma­ne­ra, que los me­di­ca­men­tos de­ja­ron de ha­cer­le efecto y lle­gó a pen­sar en el sui­ci­dio.

El ál­bum de­but de Vic, The Au­to­bio­gra

phy (2017), es un tes­ti­mo­nio de su lu­cha y mar­ca un gran pa­so den­tro de una co­mu­ni- dad ra­pe­ra en la que las afec­cio­nes men­ta­les des­de ha­ce mu­cho tiem­po se con­si­de­ran un signo de de­bi­li­dad. Él nos cuen­ta que tu­vo la in­men­sa­for­tu­na­de te­ne­ra­la­gen­te ade­cua­da al­re­de­dor su­yo; ellos lo ayu­da­ron a li­be­rar­se de las adic­cio­nes, pe­ro aún hoy de­be cui- dar­se mu­cho pa­ra pre­ser­var la cor­du­ra. “Es un asun­to que re­quie­re te in­vo­lu­cres ac­ti­va- mente”, nos re­ve­la. “Si­yo no de­di­ca­ra­tiem­po a cui­dar­me, vol­ve­ría a caer en ello”.

A Fra­zier le preo­cu­pa la ma­ne­ra en que al­gu­nos equi­pos se ocu­pan de ar­tis­tas que, co­mo Men­sa, atra­vie­san por es­tas di­fí­ci­les cir­cuns­tan­cias. “He vis­to gru­pos de tra­ba­jo que lo que ha­cen es em­pu­jar a sus ar­tis­tas a em­bar­car­se en gi­ras in­ter- mi­na­bles, a via­jar, cuan­do só­lo de­be­rían bus­car un tra­ta­mien­to”, di­ce. “He co­no­ci­do a mu­chos ar­tis­tas ca­si com­ple­ta­men­te des­trui­dos, a los que, a pe­sar de ello, ha­cen via­jar de aquí pa­ra allá y des­pués su­bir a un es­ce­na­rio; na­die cree que sea ne­ce­sa­rio de­te­ner­se, y es en­ton­ces cuan­do es­tas per­so­nas em­pie­zan a mo­rir”.

Es­ta cla­se de si­tua­cio­nes ra­ra vez se abor­dan de mo­do di­rec­to u ho­nes­to. En el mun­do de la mú­si­ca es di­fí­cil, in­clu­so, de­fi­nir qué es la adic­ción, por­que el con­su­mo de dro­gas es acep­ta­do en lu­gar­de cas­ti­gar­lo.

“El fe­nó­meno de la adic­ción abun­da pre­ci­sa­men­te don­de la gen­te no con­si­de­ra que exis­te un pro­ble­ma de adic­ción”, con­clu­ye Fra­zier.

Mu­cho más gra­ve re­sul­ta el he­cho de que hay una fal­ta crí­ti­ca de in­for­ma­ción al­re­de­dor de la se­ve­ri­dad de las en­fer­me­da­des men­ta­les (so­bre to­do en va­ro­nes), amén de que en la ac­tua­li­dad, muchas pro- fe­sio­nes re­la­cio­na­das con la pro­duc­ción ar­tís­ti­ca no re­quie­re es­tu­dios for­ma­les ni ca­pa­ci­ta­ción de nin­gún ti­po. Es­to re­sul­ta par­ti­cu­lar­men­te pal­pa­ble en el ca­so de jó­ve­nes de es­te ru­bro que em­pie­zan a crear en sus dor­mi­to­rios y de la no­che a la ma­ña­na, se ven ca­ta­pul­ta­dos a una fa­ma de di­men­sio­nes im­pen­sa­bles.

Alu­na Fran­cis, co­no­ci­da pro­fe­sio­nal­men­te co­mo la mi­tad del dúo in­glés de mú­si­ca elec­tró­ni­ca Alu­na Geor­ge, di­ce que “ha te­ni­do que tra- ba­jar­muy­du­ro pa­ra­con­ser­var­su sa­lud men­tal”. Ex­pli­ca­que ame­nu­do ha si­do “ma­ni­pu­la­da”pa­ra­acep­tar pre­sen­ta­cio­nes u otros com­pro­mi­sos: “La gen­te que ha­ce eso es real­men­te bue­na pa­ra ven­der­te la im­por­tan­cia de es­te si­guien­te gran pro­yec­to”. Y aña­de que “el equi­po que es­tá de­trás de

“NO PUE­DO IMA­GI­NAR­ME LA PRE­SIÓN A LA QUE SE VIO SO­ME­TI­DO. ES­TO ME HA ES­TA­DO PA­SAN­DO A MÍ DU­RAN­TE 25 AÑOS, PE­RO TIM NO TU­VO TIEM­PO PA­RA RE­CA­LI­BRAR­SE”, ASE­GU­RA KAS­KA­DE.

ti ba­sa su ne­go­cio en pro­mo­ver un pro­duc­to, su ne­go­cio no es­tá ba­sa­do en ti co­mo ser hu­mano. Na­die de tu crew va a ob­te­ner un be­ne­fi­cio por ayu­dar­te a cui­dar tu sa­lud”.

Mark Law­ren­ce, CEO de la Aso­cia­ción de Mú­si­ca Elec­tró­ni­ca, men- cio­na que la EDM ne­ce­si­ta vol­tear a mi­rar a otras in­dus­trias cuan­do se tra­ta de cui­dar de sus DJS. “Si uno ana­li­za lo que ha­cen en los ám­bi­tos de­por­ti­vos, o de neu­ro­cien­cias, o in­clu­so en ins­ti­tu­cio­nes ban­ca­rias, pue­de ver que en es­tos sec­to­res cuen­tan con re­des de apo­yo (llá­men­se ge­ren­tes con ca­pa­ci­ta­ción apro­pia­da, men­to­res, psi­co­te­ra­peu­tas o mé­di- cos), así que ni si­quie­ra te­ne­mos que ir muy le­jos pa­ra en­con­trar mo­de­los a se­guir pa­ra im­ple­men­tar la mis­ma in­fraes­truc­tu­ra”. Con­ti­núa di­cien­do que “lain­dus­tria­mu­si­cal les ofre­ce mon­to­nes de di­ne­ro­yex­ce­len­tes opor- tu­ni­da­des a los jó­ve­nes ta­len­tos, y de­be­mos es­tar cons­cien­tes de que, a ve­ces, las co­sas sa­len mal; hay que adop­tar una ac­ti­tud más res­pon­sa­ble”.

Las afec­cio­nes men­ta­les no son ex­clu­si­vas de quie­nes han al­can- za­do la fa­ma. Un re­cien­te es­tu­dio con­du­ci­do por los in­ves­ti­ga­do­res Sally Gross y el Dr. Geor­ge Mus­gra­ve pa­ra Help Mu­si­cians UK (HMUK), que es la or­ga­ni­za­ción de be­ne­fi­cen­cia pa­ra la mú­si­ca in­de­pen­dien­te más im­por­tan­te de Gran Bre­ta­ña, se­ña­la que quie­nes se de­di­can a es­te ru­bro po­drían ser tres ve­ces más pro­pen­sos a su­frir de de­pre­sión, com­pa­ra­dos con la po­bla­ción en ge­ne­ral. Se­gún Mus­gra­ve, la cau­sa pro­ba­ble, que aplica pa­ra to­dos los mú­si­cos, es la cons­tan­te “no­ción de pre­ca­rie­dad” que lle­van a cues­tas. Él y Gross ex­pli­can lo an­te­rior di­vi­dién­do­lo en tres com­po­nen­tes: el “es­ta­tus de tra­ba­jo”, el “es­ta­tus de me­di­da” y el “es­ta- tus de re­la­cio­nes”. Am­bos in­ves­ti­ga­do­res creen que es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas aplican a di­fe­ren­tes ar­tis­tas en di­ver­sas pro­por­cio­nes. Re­sul­ta que es­tas afec­cio­nes son peo­res en el ca­so de los DJS de mú­si­ca­dan­ce elec­tró­ni­caen vir­tud de que la fal­ta de sue­ño y la interrupción de los ci­clos cir­ca­dia­nos, por ejem­plo, son apli­ca­bles a los DJS de clu­bes noc­tur­nos que tra­ba­jan to­da la no­che, y no tan­to a mú­si­cos clá­si­cos que ha­cen pre­sen­ta­cio­nes a ho­ras nor­ma­les, du­ran­te la tar­de. Mo­ver­se cons­tan­te­men­te a tra­vés de zo­nas ho­ra­rias, el con­su­mo de al­cohol y es­ti­mu­lan­tes, que con fre­cuen­cia se ne­ce­si­tan pa­ra ayu­dar­les a los ar­tis­tas a man­te­ner­se des­pier­tos, con- tri­bu­yen a agra­var el pro­ble­ma. Pa­ra re­ma­tar, es­tán las re­des so­cia­les, que son en par­te bue­nas y en par­te ma­las, por­que im­pli­can acep­ta­ción y afir­ma­ción, pe­ro, al mis­mo tiem­po, de ellas ema­nan crí­ti­cas y es­cru­ti­nio, y en con­se­cuen­cia, ha­cen más pro­fun­dos los con­flic­tos tra­di­cio­na­les de to­do mú­si­co: re­la­cio­nes per­so­na­les pre­ca­rias de­bi­do a las cons­tan­tes gi­ras y una lar­ga fi­la de vi­cios al al­can­ce de la mano. Los DJS de EDM sim­ple­men­te sa­len más a me­nu­do de via­je y cuen­tan con una ofer­ta de vi­cios mu­cho más am­plia.

Kat­ha­ri­na Blum es fiel tes­ti­go de lo an­te­rior, ya que su pa­re­ja du­ran­te 10 años era el po­pu­lar pro­duc­tor bri­tá­ni­co de drum and bass Ro­bert Dic- ke­son, me­jor­co­no­ci­do co­moa­pex. Dic­ke­son de­ci­dió sui­ci­dar­se to­man­do una do­sis le­tal de fár­ma­cos y al­cohol a fi­na­les de sep­tiem­bre del año pa­sa­do. Su his­to­rial de na­ve­ga­ción re­ve­ló que du­ran­te los me­ses pre­vios a su muer­te ha­bía es­ta­do bus­can­do ase­so­ría en ma­te­ria de en­fer­me­da- des men­ta­les.

Blum des­cri­be có­mo fue que la­vi­daen lain­dus­tria­mu­si­cal “fue arrin- co­nan­do a Dic­ke­son has­ta hun­dir­lo en la in­se­gu­ri­dad”. Ella nos ex­pli­ca que a su es­po­so le cos­ta­ba mu­cho tra­ba­jo li­diar con la “ines­ta­ble” na­tu- ra­le­za de la vi­da den­tro de es­te sec­tor. La úni­ca ma­ne­ra que él en­con­tró pa­ra apa­ci­guar esas sen­sa­cio­nes fue “vol­car­se de ca­be­za” en su tra­ba­jo, has­ta­que prác­ti­ca­men­te de­jó de te­ner­vi­da­pro­pia. Co­mo em­pe­zó ate­ner di­fi­cul­ta­des fi­nan­cie­ras, su so­lu­ción fue tra­ba­jar más arduamente, co­sa que lo de­ja­ba ex­haus­to y tam­bién lo ha­cía sen­tir­se “ais­la­do” de sus ami- gos y fa­mi­lia. Blum aña­de que, a me­nu­do, Dic­ke­son “se sen­tía cul­pa­ble” por­que te­nía que pe­dir­les di­ne­ro pres­ta­do a miem­bros de su fa­mi­lia.

No es tan di­fí­cil ver el pro­ble­ma; otra co­sa es dar con el re­me­dio. Más de la mi­tad de quie­nes par­ti­ci­pa­ron en el es­tu­dio HMUK sos­te­nían que exis­te una gran necesidad de con­tar con un ser­vi­cio es­pe­cia­li­za­do en ayu­dar a quie­nes tra­ba­jan en la in­dus­tria mu­si­cal; hay muy po­cos sec­to­res con re­des tan ano­di­nas y de tan po­ca ayu­da pa­ra quie­nes la ha­cen po­si­ble. En vis­ta de es­tos re­sul­ta­dos, HMUK lan­zó Mu­sic Minds Mat­ter, un ser­vi­cio de apo­yo en en­fer­me­da­des men­ta­les que fun­cio­na las 24 ho­ras, los sie­te días de la se­ma­na, y que es­tá a dis­po­si­ción de cual­quie­ra que tra­ba­je en la in­dus­tria mu­si­cal. Des­de su lan­za­mien­to, el 4 de diciembre de 2017, más de 250 per­so­nas han con­tac­ta­do el ser­vi­cio. “Ya ha de­mos­tra­do que te pue­de cam­biar la vi­da”, di­ce Ch­ris­ti­ne Brown, di­rec­to­ra de asun­tos ex­ter­nos del HMUK.

Sin em­bar­go, es­to es tan só­lo una pie­za del rom­pe­ca­be­zas. “Cons­tan­te­men­te, nos con­cen­tra­mos en los ca­sos de per­so­nas fa­mo- sas y pa­sa­mos por al­to el he­cho de que las en­fer­me­da­des men­ta­les son pro­ble­mas co­mu­nes en to­da la in­dus­tria”.

Es­to es lo que sa­be­mos acer­ca de los úl­ti­mos días de Tim Ber­gling. Al des­pe­gar su avión de Los Án­ge­les pa­ra di­ri­gir­se a Omán, el 8 de abril, le en­vió un men­sa­je a su ex­re­pre­sen­tan­te, Ash Pour­nou­ri, pa­ra con­tar­le de lo emo­cio­na­do que es­ta­ba con sus pro­yec­tos mu­si­ca­les a fu­tu­ro. Tam­bién le di­jo que es­pe­ra­ba pron­to po­der vi­si­tar­lo en Es­to­col­mo o, bien, re­ci­bir­lo en Los Án­ge­les. Es­te in­ter­cam­bio tu­vo lu­gar lue­go de un en­cuen­tro ame­dia­dos de fe­bre­ro, cuan­do con­vi­vie­ron “por­ho­rasy­ho­ras”, co­mo re­cuer­da Pour­nou­ri. “Fue co­mo vol­ver a ver a un pa­rien­te al que ha­ce mu­cho no vi­si­tas”.

Fue la pri­me­ra vez que am­bos se co­nec­ta­ban en más de un año. Ber­gling lle­gó a Omán tras un in­ten­so pe­rio­do de tra­ba­jo en es­tu­dio. Se hos­pe­dó en el lu­jo­so Mus­cat Hills Re­sort cu­yos di­rec­ti­vos afir­ma­ron, pos­te­rior­men­te, en una de­cla­ra­ción, que “pa­re­cía de muy buen hu­mor y es­ta­ba dis­fru­tan­do de una es­tan­cia muy pla­cen­te­ra”. Tam­bién di­je­ron que “fue muy amis­to­so con to­do el mun­do”. Du­ran­te su es­tan­cia, prac- ti­có ki­te­sur­fing, sa­lió a ha­cer ve­le­ris­mo con sus ami­gos y acep­tó to­mar­se fo­tos con sus fans. Tam­bién es­tu­vo pla­ti­can­do mu­cho con su equi­po de re­pre­sen­tan­tes, so­bre to­do acer­ca de los ar­tis­tas a los que le gus­ta­ría re­clu­tar pa­ra los nue­vos pro­yec­tos que es­ta­ba pre­pa­ran­do.

La con­ver­sa­ción con­ti­nuó vía co­rreo elec­tró­ni­co a lo lar­go de los si­guien­tes días.

“To­dos sus men­sa­jes te­nían un tono ale­gre”, di­ce Per Sun­din, quien es­tá al fren­te de Uni­ver­sal Mu­sic en Sue­cia.

Tam­bién le pi­dió a Pree­tam Ghos­hi, que tra­ba­ja en el ho­tel, que le re­co­men­da­ra los me­jo­res si­tios pa­ra vi­si­tar en Omán. “Yo le di to­da la in­for­ma­ción que ne­ce­si­ta­ba. Es una lás­ti­ma que no ha­ya po­di­do ha­cer to­do lo que que­ría”, di­ce.

Se cree que el es­ta­do emo­cio­nal y men­tal de Tim fue muy ines­ta­ble du­ran­te su es­tan­cia. Hay tes­ti­gos de que su fa­mi­lia se alar­mó mu­cho en una oca­sión en que ha­bló con ellos por te­lé­fono, y de he­cho, uno de sus pa­rien­tes via­jó a Omán pa­ra acom­pa­ñar­lo, pe­ro lle­gó de­ma­sia­do tar­de.

Ber­gling fue­vis­to por úl­ti­ma­vez la­tar­de del jue­ves, 19 de abril. Sa­miha Al Aboo­di lo vio en el área de re­cep­ción del ho­tel.

“Es­ta­ba de muy buen hu­mor, fue muy ama­ble”, re­cuer­da. “Se en­con- tra­ba en la re­cep­ción y yo me acer­qué a pre­gun­tar si de ver­dad era él”.

Al día si­guien­te, se con­fir­mó la muer­te de Tim Ber­gling.

Avicii en la fies­ta Hou­se For Hun­ger, ce­le­bra­da en Mia­mi Beach el 21 de mar­zo de 2013.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.