JA­MIE DORNAN

GQ Latinoamerica - - NEWS - Fo­tos Bjorn Iooss Rea­li­za­ción Fernando Ca­rri­llo

Sí, al ac­tor ir­lan­dés to­dos lo ubi­ca­mos (prin­ci­pal­men­te ellas) por su pa­pel co­mo Mr. Grey. Sin em­bar­go, an­tes de que aca­be el año, lo ve­re­mos en un par de cin­tas: una nue­va ver­sión de Ro­bin Hood y la película bé­li­ca A pri­va­te war. Y, ade­más, en una nue­va cam­pa­ña con la fra­gan­cia Boss The Scent. Im­pa­ra­ble.

Se ha ale­ja­do pa­ra siem­pre de las som­bras de Grey con dos nue­vas pe­lí­cu­las: Ro­bin Hood y A Pri­va­te War, y una cam­pa­ña con Boss The Scent. Char­la­mos con el ac­tor so­bre ción, de las­so ar, yu­na se­du­ca­tew em­pre so­bre se­duc­cion, la gue­rra y de cómo per­der en el Nintendo.

"Lo que mas me im­pre­siono de tra­ba­jar en A Pri­va­te War fue sa­ber, de pri­me­ra mano, los pe­li­gres a los que se en­fren­tan los re­por­te­ros de gue­rra pa­ra que po­da­mos sa­ber lo que acu­rre".

Pue­de ser al­go pro­fé­ti­co na­cer en un lu­gar lla­ma­do Holy­wood (no, no es ty­po, es una ciu­dad en Ir­lan­da del Nor­te si­tua­da en la ori- lla de un fior­do) y de­di­car­se a las ar­tes. Pe­ro pa­ra Ja­mie Dornan, des­de lue­go, ha si­do un buen au­gu­rio. El ac­tor es hoy, sin du­da, una de las ca­ras más cé­le­bres gra­cias a su in­ter- pre­ta­ción co­mo Christian Grey, el atrac­ti­vo y mis­te­rio­so pro­ta­go­nis­ta de la tri­lo­gías uper- ven­tas Cin­cuen­ta som­bras de Grey, de E. L. Ja­mes. Pe­ro a di­fe­ren­cia de las es­tre­llas de otras sa­gas a quie­nes ha cos­ta­do años y su­dor sa­lir de los per­so­na­jes que in­ter­pre­ta­ron, el ac­tor no­rir­lan­dés re­gre­sa fres­co y re­no­va­do a las pantallas con dos cin­tas que su­po­nen su ba­ta­lla por ser con­si­de­ra­do co­mo al­go más que una ca­ra y un tor­so bo­ni­tos.

La alar­ga­da som­bra de Grey no ha eclip­sa­do a un his­trión in­quie­to que tu­vo un pa­sa­do de mo­de­lo en el que com­par­tió cam­pa­ñas con Ka­te Mo­ss y has­ta una ban­da de mú­si­ca, Sons of Jim, con Da­vid Ale­xan­der, uno de sus me­jo­res ami­gos. Des­de Lon­dres, y en pleno ro­da­je, nos com­par­tió que lo pri- me­ro en lo que se fi­ja es en el guion. “Es lo más im­por­tan­te; da igual el me­dio en el que tra­ba­je: ci­ne, te­le­vi­sión o tea­tro”. De su la­bor en la pan­ta­lla chi­ca, re­cor­da­mos uno de sus pa­pe­les fa­vo­ri­tos, el mis­te­rio­so y atrac­ti­vo ase­sino en se­rie Paul Spec­tor de

The Fall, que tu­vo en sus­pen­se a la au­dien­cia du­ran­te tres tem­po­ra­das, y que co­mo nos con­fie­sa, “si esa se­rie du­ra­ra has­ta el fin de los tiem­pos, po­dría se­guir in­ter­pre­tán­do­la; lo ma­lo es que ter­mi­nó. Es un per­so­na­je que cam­bió mi ca­rre­ra pa­ra siem­pre”. Allan Cu­bitt, el di­rec­tor del show, vol­ve­rá a con­tar con Dornan en un pro­yec­to to­tal­men­te di­fe- ren­te, Death and Nigh­tin­ga­les, del que nos re­ve­la que es “un in­creí­ble cuen­to so­bre la fa­mi­lia, la men­ti­ra, la trai­ción, la co­rrup­ción y el amor, ba­sa­do en la no­ve­la ho­mó­ni­ma de Eugene Mc­ca­be y am­bien­ta­do en la Ir­lan­da ru­ral de 1880”.

So­bre to­do, Dornan en­ca­ra dos es­tre­nos que lo co­lo­ca­rán en la ca­rre­ra al in­tér­pre­te del año y que ha­blan de su ver­sa­ti­li­dad. Por un la­do, una nue­va ver­sión de Ro­bin Hood.

Di­ri­gi­da por Ot­to Bat­hurst, en ella Dornan da vi­da al her­mano de Lady Ma­rian, me­dio her­mano, a su vez, de Ro­bin Hood y miem­bro de la es­cua­dra de la­dro­nes del pro­ta­go­nis­ta, un di­ver­ti­do pro­yec­to don­de re­cuer­da “las pa­li­zas que Ta­ron Eger­ton le da­ba ju­gan­do

Su­per Ma­rio Bros en un Nintendo 2DS”. Y no nie­ga que sí es­ta­ría dis­pues­to a ro­bar a los muy ri­cos pa­ra en­tre­gar el bo­tín a los po­bres, ade­más de con­fe­sar­nos que pa­ra he­roí­na de ac­ción, su es­po­sa, Ame­lia War­ner, que pue­de criar y li­diar con sus dos hi­jas, Dul­cie y El­va. Pe­ro, sin du­da, su ma­yor apues­ta va a ser

A Pri­va­te War. Di­ri­gi­da por Matt­hew Hei­ne- man y pro­ta­go­ni­za­da por Ro­sa­mund Pi­ke, el fil­me na­rra el dra­ma de la pe­rio­dis­ta Ma­rie Col­vin, la fa­mo­sa re­por­te­ra de gue­rra del

Sun­day Ti­mes, que des­de el conflicto ci­vil de Sri Lan­ka, lle­va­ba un par­che ne­gro en un ojo que per­dió de­bi­do a la ex­plo­sión de una gra­na­da y quien fue ase­si­na­da mien­tras in­for­ma­ba por las tro­pas gu­ber­na­men­ta­les en el ase­dio de la ciu­dad si­ria de Homs. El pa­pel que re­pre­sen­ta Dornan es el del fo­to- pe­rio­dis­ta Paul Con­roy, que so­bre­vi­vió al ata­que y que era ami­go de Col­vin. Am­bos se co­no­cie­ron an­tes del ro­da­je. “Lo que más me im­pre­sio­nó fue sa­ber, de pri­me­ra mano, los pe­li­gros a los que se en­fren­tan los re­por­te­ros pa­ra que po­da­mos co­no­cer lo que es­tá ocu- rrien­do en los fren­tes. Ha si­do un pro­yec­to muy ins­pi­ra­dor pe­se a su evi­den­te tra­ge­dia”. Del pro­ce­so re­cuer­da es­pe­cial­men­te la for­ma en que Paul Con­roy le ex­pli­có cómo to­mar rá­pi­das imá­ge­nes en di­gi­tal en si­tua­cio­nes de pe­li­gro, aun­que se de­la­ta aman­te de la fo­to­gra­fía clá­si­ca con película. El pro­yec­to le ha de­ja­do inevi­ta­ble­men­te una som­bra de tris­te­za. “Na­da cam­bia en mu­chos de los paí­ses que es­tán sien­do des­tro­za­dos por la gue­rra. No es­ta­mos ha­cien­do lo su­fi­cien­te pa­ra ayu­dar­les”.

Ja­mie tie­ne, ade­más, una im­por­tan­te ca­rre­ra en pu­bli­ci­dad. Aca­ba de lan­zar la úl­ti­ma cam­pa­ña pa­ra Boss The Scent. “Ha­cía tiem­po que no tra­ba­ja­ba en ese cam­po. Pe­ro ten­go una es­tu­pen­da re­la­ción con Hu­go Boss des­de mi épo­ca de mo­de­lo, así que pen­sé que era una oca­sión es­tu­pen­da”, nos cuen­ta. So­fis­ti­ca­ción, mas­cu­li­ni­dad y ele­gan­cia son ad­je­ti­vos que com­par­ten tan­to el ac­tor, co­mo es­ta nue­va fra­gan­cia de la ca­sa ale­ma­na cu­ya cam­pa­ña co­pro­ta­go­ni­za con la mo­de­lo Bir­git Kos y que se pre­sen­ta con com­po­nen­tes exó- ticos co­mo la ma­nin­ka, un fru­to afro­di­sía­co, la fru­ta de la pa­sión y el ron. Pa­re­cie­ra que al ac­tor, que tie­ne una re­la­ción com­ple­ja con la ru­ti­na de los gim­na­sios a los que acu­de pa­ra es­tar en for­ma, le per­si­guen siem­pre con­cep- tos de se­duc­ción.ynos men­cio­na que só­lo hay una co­sa que echa de me­nos de los tiem­pos en los que no era co­no­ci­do en to­do el mun­do: “La­ver­dad, me gus­ta­ría que no me de­tu­vie­ran por la ca­lle pa­ra to­mar una sel­fie”. Eso es lo que qui­zá lla­man “el pre­cio de la fa­ma”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.