LA SEL­VA DE LOS SIMIOS

LA PAL­MA OLA VI­DA

GQ Latinoamerica - - NEWS - Por Da­vid Ló­pez Ca­na­les Fo­tos Sal­va Cam­pi­llo

Los oran­gu­ta­nes se en­cuen­tran en pe­li­gro de ex­tin­ción. Via­ja­mos a la sel­va de Ka­li­man­tán, ubi­ca­da en el sud­es­te asiá­ti­co, pa­ra sa­ber cómo so­bre­vi­ve es­ta es­pe­cie, cuá­les son los pe­li­gros a los que se en­fren­ta y las aso­cia­cio­nes que la pro­te­gen.

Ca­da año, mue­ren en In­do­ne­sia y Ma­la­sia en­tre 2,000 y 4,000 oran­gu­ta­nes, una es­pe­cie de gran si­mio úni­ca en el mun­do y en gra­ve pe­li­gro de ex­tin­ción. Su ma­yor ame­na­za, la pal­ma, uno de los in­gre­dien­tes más con­su­mi­dos y me­nos co­no­ci­dos: des­de las ba­rras de cho­co­la­te, has­ta la pas­ta den­tí­fri­ca la lle­van. Via­ja­mos a la sel­va de Ka­li­man­tán, en el sud­es­te asiá­ti­co, pa­ra co­no­cer cómo so­bre­vi­ven es­tos “hom­bres del bos­que” con los que com­par­ti­mos an­te­pa­sa­dos y fu­tu­ro.

Se­lla­ma Grepy y tie­ne 12 años. Aún le fal­tan dos pa­ra con- ver­tir­se en un ma­cho adul­to. Pa­ra atraer a las hem­bras con ese gri­to que le bro­ta­rá de la gar­gan­ta y te­ner re­la­cio­nes se­xua­les. Ya ha su­pe­ra­do esa otra edad en la que de­pen­día de su ma­dre. Pe­ro Grepy se mue­ve hoy en el in­te­rior de una jau­la. Hu­ye y se ha­ce un ovi­llo cuan­do de­tec­ta la vi­si­ta. Reac­cio­na a su ol­fa­to cuan­do nos hue­le y a su oí­do con el clic de nues­tra cá­ma­ra de fo­tos. Sus ojos son co­mo ca­ni- cas. Es­tá cie­go des­de que lo en­con­tra­ron en la ori­lla del río Mang­ku­tup, en la re­gión cen­tral de Ka­li­man­tán, co­mo se lla­ma la par­te de In­do­ne­sia, la ma­yo­ri­ta­ria, de la des­co­mu­nal Is­la de Bor­neo en el sud­es­te asiá­ti­co. Te­nía la na­riz ro­ta, he­ri­das de mu­ni­cio­nes en el pe­cho y le san­gra­ba el ojo iz­quier­do. No se sa­be quién lo ata­có. Pro­ba­ble­men­te los tra­ba­ja­do­res de una zo­na de ta­la ile­gal. Aho­ra se re­cu­pe­ra en el cen­tro de res­ca­te de oran­gu­ta­nes en Nya­ru Men­teng de la fun­da­ción Bor­neo Oran­gu­tan Sur­vi­val (BOS). Allí han cu­ra­do ya sus he­ri­das fí­si­cas y continúan tra­tan­do las psi­co­ló­gi­cas. Aun­que nun­ca po­drá vol- ver a vi­vir en li­ber­tad.

Los oran­gu­ta­nes son ani­ma­les fas- ci­nan­tes. El sig­ni­fi­ca­do de su nom­bre es “hom­bre del bos­que”. Son uno de los cua­tro gran­des simios que ha­bi­tan en el mun­do, jun­to a los go­ri­las, los chim­pan- cés y los bo­no­bos. Aun­que só­lo lo ha­cen en In­do­ne­sia y Ma­la­sia. Mi­den cer­ca de me­tro y me­dio de al­tu­ra y pe­san en­tre 40 y 80 ki­los. Son so­li­ta­rios y vi­ven en los ár­bo­les, don­de cons­tru­yen los ni­dos en los que duer­men. Só­lo pi­san el sue­lo pa­ra ba­jar a bus­car los fru­tos ma­du­ros de los que se ali­men­tan. Pe­ro re­sul­tan tan ma­ra­vi­llo­sos, so­bre to­do,

ORAN­GU­TÁN SIG­NI­FI­CA “HOM­BRE DEL BOS­QUE” Y SON UNA DE LAS CUA­TRO ES­PE­CIES DE SIMIOS GRAN­DES QUE HA­BI­TAN EN TO­DO EL MUN­DO.

por­que al mi­rar­los, uno sien­te la ex­tra­ña sen­sa­ción de es­tar mi­rán­do­se a uno mis­mo.

Así lo sen­ti­mos en Ke­ta­pang, al oes­te de Ka­li­man­tán, en el re­fu­gio que la or­ga­ni­za­ción In­ter­na­tio­nal Ani­mal Res- cue (IAR) po­see allí. Un es­pa­cio aco­ta­do de sel­va en el que ca­da año aco­gen a más de tres de­ce­nas de oran­gu­ta­nes res­ca­ta­dos. El ob­je­ti­vo siem­pre es tra­tar de cu­rar­los y de reha­bi­li­tar­los pa­ra que pue­dan vol­ver a vi­vir en li­ber­tad. Pe­ro no siem­pre se con­si­gue. Al­gu­nos han su­fri­do tan­tos mal­tra­tos o es­ta­do mu­cho tiem­po cau­ti­vos, que ya no se­rán ca­pa­ces nun­ca más de so­bre­vi­vir so­los en el bos­que.

Nos aden­tra­mos en esa zo­na de sel­va y en­se­gui­da no­ta­mos sus mi­ra­das en­tre las ra­mas. Po­co a po­co, van apa­re­cien­do en­tre los ár­bo­les has­ta 10 oran­gu­ta­nes. La sen­sa­ción es la mis­ma que uno tie­ne cuan­do en­tra por pri­me­ra vez a una can­ti­na don­de to­dos los clien­tes se co­no­cen en­tre sí. Al­gún oran­gu­tán nos mi­ra con cu­rio­si­dad y se acer­ca a no­so- tros. Otros, des­con­fia­dos, man­tie­nen la dis­tan­cia. Tam­bién los hay abier­ta- men­te des­con­ten­tos con la vi­si­ta que nos lan­zan pe­que­ñas ra­mas y fru­tos, sin pun­te­ría, pa­ra que nos va­ya­mos. No­so­tros, los hu­ma­nos, com­par­ti­mos an­te­pa­sa­dos con ellos ha­ce más de 12 mi­llo­nes de años. Y lo sen­ti­mos al ver- los. De al­gu­na ma­ne­ra, en esas mi­ra- das, en esos ojos y esos ges­tos, es­ta­mos vien­do a per­so­nas co­mo no­so­tros. Y, sin em­bar­go, de al­gu­na ma­ne­ra tam- bién, no­so­tros, to­dos, a pe­sar de ello, los es­ta­mos ma­tan­do.

“Du­ran­te los úl­ti­mos años, ha si­do muy frus­tran­te. He­mos pues­to mu­cho es­fuer­zo en tra­tar de sal­var a las po­bla­cio­nes que que­dan. Y aun- que hay ca­sos gra­ti­fi­can­tes, ani­ma­les que se re­cu­pe­ran y vuel­ven a la sel­va, en ge­ne­ral es de­pri­men­te”, nos con- fie­sa Kar­me­le Llano, una es­pa­ño­la que lle­va ya una dé­ca­da vi­vien­do en In­do­ne­sia. Es la di­rec­to­ra de la or­ga­ni­za­ción IAR y tra­ba­ja a dia­rio por res­ca­tar a to­dos esos oran­gu­ta- nes que vi­ven cau­ti­vos en Ka­li­man­tán o atra­pa­dos en los te­rri­bles in­cen­dios cró­ni­cos que ca­da año se pro­du­cen en la is­la o de for­ma ais­la­da en una sel­va men­guan­te ca­da vez más ame­na­za­da por la de­fo­res­ta­ción. Y la res­pon­sa­bi­li­dad de ello, sí, en par­te es nues­tra.

¿Sa­bes qué tie­ne en co­mún la ba­rra de cho­co­la­te que has com­pra­do en el Oxxo con un oran­gu­tán? ¿Y la pas­ta den­tí­fri­ca que uti­li­zas­te ayer por la no­che? ¿O la cre­ma hi­dra­tan­te que has usa­do es­ta ma­ña­na? La res­pues­ta es el acei­te de pal­ma. El acei­te ve­ge­tal más uti­li­za­do en el mun­do por la in­dus­tria ali­men­ta­ria y cos­mé­ti­ca. Aun­que lo des­co­noz­ca­mos, por­que no mi­ra­mos los in­gre­dien­tes y los com­po­nen­tes de los pro­duc­tos que con­su­mi­mos, su uso es tan ha­bi­tual y fre­cuen­te que nos sor­pren­de­ría­mos de cuán­to es par­te de nues­tra vi­da.

El pro­ble­ma de esa co­ne­xión en­tre am­bos mun­dos, en­tre es­te gran si­mio y esa ba­rra de cho­co­la­te, es que la pal­ma se ha con­ver­ti­do en una ame­na­za. És­ta, ade­más, tie­ne al­go en co­mún con los oran­gu­ta­nes: a am­bos les gus­ta cre- cer en las mis­mas zo­nas, en las más lla­nas. La co­exis­ten­cia, sin em­bar­go, es im­po­si­ble. Más aún cuan­do a la ame­na­za de los simios se su­ma la ca­za fur­ti­va y el trá­fi­co ile­gal, co­mo su­ce­de en es­te con­ti­nen­te.

Ca­da 12 me­ses mue­ren en In­do­ne­sia y Ma­la­sia en­tre 2,000 y 4,000 oran­gu­ta­nes, se­gún los da­tos con los que tra­ba­ja la Unión In­ter­na­cio­nal pa­ra la Con­ser­va­ción de la Na­tu­ra­le­za, que ele­vó ha­ce un par de años su es­ta­tus a es­pe­cie ‘en pe­li­gro crí­ti­co’, só­lo dos pel­da­ños por de­ba­jo de la ex­tin­ción. Hoy se es­ti­ma que que­dan en es­ta zo­na del mun­do me­nos de 80,000 ejem­pla­res.

Re­co­rrer Ka­li­man­tán es atra­ve­sar una al­fom­bra de mo­no­cul­ti­vo, otear un ho­ri­zon­te in­fi- ni­to de pal­me­ras. En 1985, ha­bía plan- ta­das 600 mil hec­tá­reas. Aho­ra, son más de ocho mi­llo­nes. Y su­bien­do. La in­dus­tria del acei­te de pal­ma, des­co- no­ci­da por el con­su­mi­dor, fue­ra del ra­dar de la opi­nión pú­bli­ca y la res- pon­sa­bi­li­dad so­cial, ha de­fo­res­ta­do du­ran­te dé­ca­das la sel­va de In­do­ne- sia de for­ma apa­bu­llan­te, con in­cen- dios pro­vo­ca­dos y apro­ve­chán­do­se tam­bién de las co­mu­ni­da­des lo­ca­les, y ha mer­ma­do así el há­bi­tat na­tu­ral del oran­gu­tán y de otras es­pe­cies úni- cas de es­ta re­gión. Só­lo du­ran­te los re­cien­tes años, ha em­pe­za­do a ha­ber una con­cien­cia cre­cien­te pa­ra fre­nar la bar­ba­rie. El pro­ble­ma aho­ra es cómo lo­grar el equi­li­brio en una in­dus­tria que, no só­lo en Asia, sino tam­bién en otras zo­nas —Mé­xi­co pro­du­ce pal­ma en Cam­pe­che y Ta­bas­co y la im­por­ta de Co­lom­bia, Ecua­dor, Cos­ta Ri­ca y Gua­te­ma­la—, es el sus­ten­to de mi­lla- res de agri­cul­to­res y co­mu­ni­da­des en el pla­ne­ta. Ade­más de que re­ti­rar la pal­ma pa­ra plan­tar otras es­pe­cies pa­ra pro­du­cir acei­tes al­ter­na­ti­vos po­dría crear un im­pac­to me­dioam­bien­tal ma­yor. “Nos en­fren­ta­mos a la in­men­si­dad. No po­de­mos ga­nar. Só­lo as­pi­rar a ha­cer que es­ta in­dus­tria sea un po­co res­pon­sa­ble, ni si­quie­ra ya sos­te­ni­ble”, me con­fie­sa re­sig­na­da Kar­me­le. Mien­tras ha­bla­mos, le da un bi­be­rón a Kan­di.

Kan­di ape­nas ha vi­vi­do unos me­ses aun­que ob­ser­va al­re­de­dor y se acues­ta so­bre su oso na­ran­ja de pe­lu­che, con la ba­rri­ga in­fla­da, con pos­tu­ra de se­ñor ma­yor. Ha si­do res­ca­ta­da po­cas se­ma­nas an­tes cer­ca de Ke­ta­pang. La te­nían co­mo mascota en una mi­na ile­gal de oro. Los mi­ne­ros de­bie­ron ma­tar a su ma­dre, co­mér­se­la y que­dar­se con la cría en el cam­pa­men­to. Lle­gó al cen­tro de IAR unas se­ma­nas an­tes y aún es­tá en cua­ren­te­na, el pe­rio­do ne­ce- sa­rio pa­ra com­pro­bar su sa­lud y ga­ran­ti­zar que no pa­de­ce nin­gu­na en­fer­me­dad que pue­da con­ta­giar a otros oran­gu­ta-

“¿SE PUE­DE CUAN­TI­FI­CAR LA VI­DA HU­MA­NA? ¡NO! PUES ES­TO ES LO MIS­MO. TAM­PO­CO LA DEL ORAN­GU­TÁN”, ASE­GU­RA EL BIÓ­LO­GO BER­NAT RI­POLL.

nes. Des­pués se­rá tras­la­da­da a una jau­la con otros be­bés co­mo ella. Cre­ce­rán jun­tos. Dor­mi­rán en­la­za­dos co­mo un ra­ci­mo de uvas. Se da­rán el con­tac­to ne­ce­sa­rio pa­ra su­plir el va­cío de sus ma­dres muer­tas. Pa­sa­rán los días en una de esas zo­na de sel­va va­lla­da. Apren­de­rán po­co a po­co a cons­truir los ni­dos en los ár­bo­les pa­ra dor­mir. Uno di­fe­ren­te ca­da no­che. Y a dis­tin­guir los fru­tos y los in­sec­tos que co­mer. Ellos po­drán vol­ver a ser li­bres. Si la pal­ma no lo im­pi­de.

“¿Va­le la pe­na pro­te­ger un oran­gu­tán? ¿Qué va­lor tie­ne?”. Ber­nat Ri­poll lan­za las pre­gun­tas se­cas al ai­re. Él es otro bió­lo­go es­pa­ñol que tra­ba­ja en Ka­li­man­tán, co­mo di­rec­tor de cam­po de la or­ga­ni­za­ción Ou­trop en la ciu­dad de Pa­lang­ka­ra­ya, en el cen­tro de la is­la. An­te la mi­ra­da de sor­pre­sa por sus in­ter­ro- gan­tes, se apre­su­ra a res­pon­der. “La gen­te sue­le que­rer po­der cuan­ti­fi­car siem­pre. So­bre to­do cuan­do se ha­bla de lo que se co­no­ce co­mo economía eco­ló­gi­ca. Pe­ro es que en reali­dad no se pue­de ha­cer eso. ¿Se pue­de cuan­ti­fi­car la vi­da hu­ma­na? ¡No! Pues es­to es lo mis­mo. Tam­po­co la del oran­gu­tán. Por- que, ade­más, es tan im­por­tan­te es­ta sel­va de Bor­neo co­mo la del Congo o la de Gua­te­ma­la, por­que re­gu­lan los ci­clos de la at­mós­fe­ra. Y cuan­do no las ten­ga­mos, nos da­re­mos cuen­ta de ello”, sen­ten­cia.

En ese equi­li­brio hoy pre­ca­rio, en ese rom­pe­ca­be­zas de pie­zas co­nec­ta­das, el oran­gu­tán es, ade­más de la pun­ta de lan­za de es­ta lar­ga ba­ta­lla por la vi­da, co­mo lo lla­man los cien­tí­fi­cos, una “es­pe­cie pa­ra­guas”, un es­la­bón fun­da­men­tal del en­gra­na­je de la na­tu­ra­le­za. “Un eco­sis­te­ma que fun­cio­na co­rrec­ta­men­te ne­ce­si­ta de cier­tas fun­cio­nes co­mo, por ejem­plo, la dis­per­sión de las se­mi­llas. Y los oran­gu­ta­nes cumplen esa mi­sión, en­tre otras. A partir de ahí, el eco­sis­te­ma se­gui­rá fun­cio­nan­do en sus si­guien­tes ni­ve­les, has­ta pro­veer de zo­nas de agua lim­pia o pa­ra el cul­ti­vo a las per­so­nas”, ex­pli­ca Ser­ge Wich, bió­lo­go de la Uni- ver­si­dad John Moo­res de Li­ver­pool.

La su­per­vi­ven­cia de es­te gran si­mio es cru­cial pa­ra el de­sa- rro­llo de es­ta is­la des­co­mu­nal de Asia. Y és­ta, a su vez, lo es en la cam­pa­ña glo­bal con­tra el cambio cli­má­ti­co. Co­mo lo re­su­me Wich, no só­lo se tra­ta de sal­var las es­pe­cies que ha­bi­tan en ella, sino que ne­ce­si­ta­mos ase­gu­rar­nos de que los ga­ses que al­ma­ce­na el sub­sue­lo de es­ta sel­va con­ti­núen ahí. Que la de­fo­res­ta­ción no só­lo no des­tru­ya há­bi­tat yvi­da, sino que no con­tri­bu­ya tam­bién al ca­len­ta­mien­to glo­bal.ye­se es uno de los ries­gos me­nos co­no­ci­dos de es­ta com­pli­ca­da ecua­ción.ahí, so­lo, co­mo siem­pre, co­mo vi­ve, co­mo siem­pre lo ha he­cho, co­mo ne­ce­si­ta se­guir ha­cién­do­lo, el oran­gu­tán, el “hom­bre del bos­que”, se en­fren­ta al hom­bre de la ciu­dad y al hom­bre de la pal­ma. A no­so­tros. Y, así, 12 mi­llo­nes de años des­pués, nues­tros pre­sen­tes vuel­ven a es­tar uni­dos. Y, so­bre to­do, nues­tros fu­tu­ros.

A la iz­quier­da, vis­ta aé­rea de la plan­ta­ción de pal­ma en la is­la de Ka­li­man­tán. De­ba­jo de es­tas lí­neas, Kandy, una cría de oran­gu­tán res­ca­ta­da. Aba­jo, así que­da la sel­va tras los in­cen­dios.

Arri­ba, la es­pa­ño­laKar­me­le Llano. So­bre es­tas lí­neas,un oran­gu­tán re­cu­pe­rán­do­se en el BOS y una cui­da­do­ra de IAR con va­rios oran­gu­ta­nes. A la de­re­cha, ca­rre­te­raro­dea­da de plan­ta­cio­nes de pal­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.