CAR­TA EDI­TO­RIAL

GQ Latinoamerica - - NEWS - Ur­bano Hi­dal­go Di­rec­tor edi­to­rial

To­dos los años, la lle­ga­da del mes de sep­tiem­bre su­po­nía, des­de que ten­go me­mo­ria, un in­quie­tan­te pe­ro, al mis­mo tiem­po, di­ver­ti­do ejer­ci­cio de rein­ven­ción. Re­cuer­do a mis pa­dres ate­rro­ri­za­dos tra­tan­do de re­sol­ver cómo ves­tir de nue­vo (y equi­par pa­ra las cla­ses) a cin­co ado­les­cen­tes que te­nían la ma­la costumbre de cre­cer en ve­rano pa­ra en­ca­rar el año es­co­lar. Ya no po­día re­cu­rrir­se a los ho­mo­gé­neos uni­for­mes, y ca­da mo­men­to del cur­so y la lle­ga­da del frío im­po­nían la im­pe­rio­sa ne­ce­si­dad de re­ci­clar, re­cu­pe­rar pren­das del ar­ma­rio del al­gún pri­mo ma­yor o es­ti­rar los ba­jos de los jeans al­go más elás­ti­cos que los sa­la­rios de una fa­mi­lia de cla­se me­dia por de­ba­jo del pro­me­dio. El ca­so es que, mi­la­gro­sa­men­te, lo con­si­guie­ron. Cla­ro que ha­bía tru­cos. Las bo­tas de cue­ro cu­yas cos­tu­ras ni el más vio­len­to de los par­ti­dos de fút­bol po­dían rom­per, los cor­tes de las ca­mi­sas que nues­tro tío To­más pro­du­cía pa­ra unos gran­des al­ma­ce­nes y que a mis her­ma­nas les lle­na­ban el ar­ma­rio de pren­das a la mo­da an­tes que a na­die… To­do va­lía pa­ra re­sol­ver en la épo­ca que su­po­ne el ver­da­de­ro pa­so de un año a otro. Sep­tiem­bre era caó­ti­co, pe­ro tam­bién ca­tár­ti­co.

Po­cos ac­to­res se han rein­ven­ta­do me­jor que Ja­mie Dornan, nues­tro pro­ta­go­nis­ta de por­ta­da, a quien he­mos fo­to­gra­fia­do en Lon­dres an­te la len­te del siem­pre ima­gi­na­ti­vo Bjorn Iooss. Un pa­sa­do co­mo mo­de­lo y una sa­ga, Cin­cuen­ta som­bras de Grey, que pro­vo­có fi­las de fans en­lo­que­ci­das que crea­ban per­fi­les en Twit­ter de­di­ca­dos a ala­bar la for­ma de sus bí­ceps y ta­cha­ban con fu­ria los días que res­ta­ban an­tes del es­treno de las pe­lí­cu­las del idí­li­ca­men­te de­pra­va­do Mr. Grey. Aho­ra re­gre­sa con dos cin­tas pa­ra re­no­var­se y de­mos­trar que hay mu­cho más que mos­trar que el tor­so.

La rein­ven­ción de­be­ría ser asig­na­tu­ra obli­ga­da en la es­cue­la de la vi­da. Aca­bo de re­gre­sar de Me­de­llín y no hay me­jor ejem­plo que es­ta ciu­dad y sus ha­bi­tan­tes pa­ra re­de­fi­nir el sig­ni­fi­ca­do del tér­mino. Des­pués de años de plo­mo y san­gre, la ca­pi­tal de An­tio­quia re­su­me to­do eso que de­be­ría ser el si­glo XXI. Ar­tis­tas ca­lle­je­ros a la al­tu­ra de cual­quie­ra de los mu­seos con­tem­po­rá­neos del mun­do; un co­lec­ti­vo de di­se­ña­do­res cu­yo tra­ba­jo tam­bién ve­re­mos en es­tas pá­gi­nas, que con ima­gi­na­ción y crea­ti­vi­dad, han Y de­mos­tra­do que no ha­ce fal­ta vi­vir en Pa­rís o en Mi­lán pa­ra di­ver­tir­se, di­se­ñan­do la mo­da más cá­li­da de Amé­ri­ca; una fe­ria, Co­lom­bia­mo­da, que da idea de la pu­jan­za del sec­tor y la cual se ha con­ver­ti­do en la ci­ta más im­por­tan­te del con­ti­nen­te… El de­ba­te ya no es re­no­var­se o mo­rir. Só­lo rein­ven­tar­se. No di­gan que no se lo avi­sa­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.