IN­VO­CAR AL ÉXI­TO

LAS PIE­ZAS MÁ­GI­CAS EN EL UNI­VER­SO DE EL CON­JU­RO.

GQ Latinoamerica - - CINE -

UN FU­TU­RO CLA­RO

Son va­rios los pro­yec­tos con­fir­ma­dos pa­ra su­mar­se a la ma­qui­na­ria di­se­ña­da por Wan y Pe­ter Sa­fran. El pri­me­ro es The Croo­ked Man, al­re­de­dor de ese ser tor­ci­do, ca­paz de mo­di­fi­car su as­pec­to y asus­tar a los ni­ños. Por su par­te, Gary Dau­ber­man, guio­nis­ta de La mon­ja y los fil­mes de An­na­be­lle, de­bu­ta­rá co­mo di­rec­tor en el ter­cer ca­pí­tu­lo de la mu­ñe­ca que pon­drá en aprie­tos a sus com­pa­ñe­ros de cuar­to y ten­drá co­mo ob­je­ti­vo apo­de­rar­se de la pe­que­ña hi­ja del ma­tri­mo­nio Wa­rren. Ha­blan­do de ellos, El con­ju­ro 3 ya tie­ne luz ver­de pa­ra ex­plo­rar el ca­so de un bri­tá­ni­co po­seí­do por la en­ti­dad de un hom­bre lobo du­ran­te la dé­ca­da de los 80. De igual ma­ne­ra, The Nur­se es otra po­si­bi­li­dad más a partir del cor­to­me­tra­je de Ju­lian Terry, ga­na­dor de la pa­sa­da con­vo­ca­to- ria por par­te de War­ner Bros. Pic­tu­res en el mar­co del es­treno de An­na­be­lle: La crea­ción (2017).

CRO­NO­LO­GÍA DEL ES­PAN­TO

To­do uni­ver­so ci­ne­ma­to­grá­fi­co exi­ge una lí­nea tem­po­ral pre­ci­sa y bien es­truc­tu- ra­da den­tro de la fic­ción. Por ejem­plo, La mon­ja (2018) se si­túa en el año 1952, jus­to en­tre los fa­tí­di­cos he­chos de las dos pre­cue­las de An­na­be­lle, que abar­can el pe­rio­do de 1943 a 1967. El con­ju­ro (2013) ubi­ca a Ed y Lo­rrai­ne (Pa­trick Wil­son y Ve­ra Far­mi­ga) en pleno 1971, cuan­do res- pon­den al lla­ma­do de la fa­mi­lia Pe­rron, ate­rro­ri­za­da por una fuer­za os­cu­ra den­tro de su gran­ja de Ha­rris­vi­lle, Rho­de Is­land. Un lus­tro más tar­de, el fa­mo­so de­mo­nó­lo­go y su es­po­sa mé­dium acu- di­rían a Amityt­vi­lle (con­da­do de Suf­folk, Nue­va York) pa­ra, pos­te­rior­men­te, di­ri­gir­se a En­field (Lon­dres) con el fin de de­rro­tar las en­ti­da­des so­bre­na­tu­ra­les re­crea­das en El con­ju­ro 2 (2016).

AN­NA­BE­LLE Y SUS DIA­BÓ­LI­COS COM­PA­ÑE­ROS

Si Wan es fun­da­men­tal pa­ra que la crea­ti­vi­dad no se de­ten­ga, hay una mu­ñe­ca ase­si­na en­car­ga­da de aglu­ti­nar na­rra­ti­va­men­te ca­da una de las his­to­rias in­de­pen­dien­tes. Su pro­ta­go­nis­mo atra­jo mul­ti­tu­des des­de el pri­mer mo­men­to y nun­ca lo­gró pa­sar des­aper­ci­bi­da, mu­cho me­nos en aque­lla ha­bi­ta­ción don­de los Wa­rren res­guar­da­ron pe­li­gro­sos ar­te­fac­tos re­la­cio­na­dos con ma­ca­bros acon­te­ci- mien­tos. En el mun­do real, es­te es­pa­cio fue ha­bi­li­ta­do den­tro del co­ber­ti­zo de su pro­pie­dad de Mon­roe, Con­nec­ti­cut, trans­for­ma­do des­de 1952 en Mu­seo del Ocul­tis­mo pa­ra vi­gi­lar con ex­tre­mo cui­da­do otros ob­je­tos (cru­ci­fi­jos pro­fa- na­dos, pia­nos que se to­can so­los, más- ca­ras uti­li­za­das en ri­tos sa­tá­ni­cos), que muy pro­ba­ble­men­te se con­ver­ti­rán en ma­te­ria pri­ma de fu­tu­ras pe­lí­cu­las ba­jo el se­llo de New Li­ne Ci­ne­ma.

JA­MES WAN, UN VI­SIO­NA­RIO SIN MIE­DO

Al cen­tro del te­rro­rí­fi­co en­gra­na­je apa­re­ce el ci­neas­ta ma­la­yo de 41 años, res­pon­sa­ble de las mul­ti­mi­llo­na­rias fran­qui­cias Saw e In­si­dious, ade­más de su­per­pro­duc­cio­nes co­mo Rá­pi­do

y fu­rio­so 7 y Aqua­man pa­ra DC. Es­te ge­nio del ho­rror ha vis­to cre­cer a su cria­tu­ra pre­di­lec­ta en ca­da ru­bro, pues a pe­sar de só­lo di­ri­gir las dos en­tre­gas prin­ci­pa­les de El con­ju­ro, pre­su­me cré­di­tos de pro­duc­tor en to­dos sus spin-offs, pre­cue­las y se­cue­las (in­clui­da La mon­ja, don­de fun­gió co­mo co­guio­nis­ta). De he­cho, no descarta re­unir pró­xi­ma­men­te a to­dos los per- so­na­jes de di­cho uni­ver­so, al más pu­ro es­ti­lo de Mar­vel. Su si­guien­te ta­rea se­rá adap­tar a gran es­ca­la la no­ve­la de Step­hen King The Tommyk­noc­kers, a la par de los re­lan­za­mien­tos de Arac­no­fo­bia, Mor­tal Kom­bat y el gran re­gre­so de La mal­di­ción de la llo­ro­na (Mi­chael Cha­ves, 2019).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.