EN LAS CA­PI­TA­LES DEMODAMILÁN,LA Qui­zá

Pa­rís y Nue­va York. Tres de las ciu­da­des más po­pu­la­res y cos­mo­po­li­tas del pla­ne­ta, en las que la mo­da es uno de los atrac­ti­vos pa­ra mi­llo­nes de vi­si­tan­tes año tras año. Te de­ci­mos dón­de alo­jar­te pa­ra te­ner una ex­pe­rien­cia úni­ca.

GQ Latinoamerica - - BON VIVANT - Por Jo­sé For­te­za

seas de los que es­ta­mos al tan­to de lo que pa­saen la­mo­dao no, pe­ro lo que no cam­bia son las ga­nas de sa­ber de to­do un po­co pa­ra cuan­do tie­nes que ha­cer —o se­guir— una con­ver­sa­ción. Es­to nos lle­va a en­te- rar­te de que las tres gran­des ca­pi­ta­les de la mo­da fue­ra de La­ti­noa­mé­ri­ca son Mi­lán, Pa­rís y Nue­va York. Allí se pre­sen­tan las co­lec­cio­nes de ro­pa mas­cu­li­na de los nom­bres y me­ga­mar­cas del di­se­ño, y, por su­pues­to, hay ho­te­les que son los fa­vo­ri­tos de los que arri­ban a esos even­tos... Y de quie­nes continúan lle­gan­do an­tes y des­pués, du­ran­te to­do el año. ¿Quie­res sa­ber cuá­les son nues­tros en­cla­ves fa­vo­ri­tos?

Par­te de laex­clu­si­va­lu­xury­co­llec­tion de Star­wood Ho­tels, Ex­cel­sior Ho­tel Ga­llia es la puer­ta de en­tra­da a Mi­lán. El im­po­nen­te edi­fi­cio man­tie­ne un sen­ti­do ex­qui­si­to del lu­jo en sus ha­bi­ta­cio­nes y sui­tes, don­de el már­mol y una so­bria y ele­gan­te pa­le­ta cro­má­ti­ca cohe­sio­nan el con­fort y la opu­len­cia en la me­di­da per­fec­ta. Es­tá com­pues­to por dos edi­fi­cios: uno his- tó­ri­co to­tal­men­te re­no­va­do y una nue­va ala con una fa­cha­da de ace­ro y vi­drio. Los in­te­rio­res y el mo­bi­lia­rio son una mez­cla de di­se­ño art de­có. La De­sign Sui­te es­tá de­di­ca­da a los pro­ta­go­nis­tas del mun­do del di­se­ño y la ar­qui­tec­tu­ra de Mi­lán: Vico Ma­gis­tret­ti, Achi­lle Cas- ti­glio­ni, Gio Pon­ti, Lui­gi Cac­cia Do­mi­ni­oni y Fran­co Al­bi­ni. Ade­más, es­tá de­co­ra­da con pro­duc­tos icó­ni­cos rea­li­za­dos por es­tos crea­do­res.

Co­mo si to­do lo an­te­rior no bas­ta­ra, la al­ta tecno- lo­gía es­tá in­te­gra­da a los ser­vi­cios del es­ta­ble­ci­mien­to, en el que no fal­ta un im­pe­ca­ble es­pa­cio pa­ra la sa­lud en el Shi­sei­do Spa, con tra­ta­mien­tos de pun­ta, sauna y un me­nú de ma­sa­jes. Las ofer­tas de es­te cen­tro de sa­lud y re­la­ja­ción se ex­tien­den por el sex­to y sép­ti­mo pi­sos, y nun­ca va a ocu­rrir­te que lle­gues y no sien­tas que eres tan ex­clu­si­vo, pues el ser­vi­cio y las ins­ta­la- cio­nes es­tán com­ple­ta­men­te a tu dis­po­si­ción.

Inau­gu­ra­do en 1932, el in­mue­ble ha si­do com­ple- ta­men­te res­tau­ra­do por el cé­le­bre ar­qui­tec­to Mar­co Pi­va, y el ser­vi­cio ex­cep­cio­nal es mu­cho más de lo que es­pe­ra el más exi­gen­te. La gas­tro­no­mía mi­la­ne­sa es fa­mo­sa, y es­te en­cla­ve la ofre­ce en un es­pa­cio en la azo­tea, La Te­rraz­za Ga­llia, con au­tén­ti­ca co­ci­na lo­cal. Pa­ra una co­mi­da más rá­pi­da y cóc­te­les, es­tán el Bar Sa­lón Ga­llia y la Bo­de­ga. Más for­mal, el res­tau­ran­te prin­ci­pal cuen­ta con una gran car­ta en un am­bien­te re­fi­na­do y cá­li­do. Si to­ca­mos el te­ma de la hos­pi­ta­li­dad, en­ton­ces, te­ne­mos que de­cir que las sui­tes de es­te ho­tel son uno de sus má­xi­mos atrac­ti­vos. Las me­ga­lu- jo­sas son la Ka­ta­ra —la más es­pa­cio­sa en to­do el ma­pa ho­te­le­ro ita­liano— y la Ga­llia. La pri­me­ra es­tá en el pi­so su­periory tie­ne una ha­bi­ta­ción prin­ci­pal, una sui­te adi- cio­nal, spa pri­va­do y dos es­tan­cias adi­cio­na­les co­nec- ta­das, ade­más de área so­cial y de ser­vi­cio. Sue­le ser ocu­pa­da por per­so­na­li­da­des po­lí­ti­cas y ce­le­bri­da­des. La se­gun­da, la Ga­llia, se en­cuen­tra en el quin­to ni­vel, en el mis­mo es­pa­cio que ocu­pó la Sui­te Pre­si­den­cial ori­gi­nal cuan­do se inau­gu­ró el ho­tel, en 1932. Ade­más de es­tas dos rei­nas del lu­jo, hay 51 sui­tes adi­cio­na­les en las ca­te­go­rías de Atelier, Pa­no­rá­mi­cas, Eje­cu­ti­vas y Sig­na­tu­re, más las ha­bi­ta­cio­nes re­gu­la­res.

Con el Ga­llia co­mo pun­to de re­fe­ren­cia, se pue­de lle­gar al Bre­ra Pa­la­ce y la Ga­le­ría de Ar­te, el tea­tro La Sca­la, la igle­sia de San­ta Ma­ria De­lle Gra­zie, don­de es­tá

La úl­ti­ma ce­na, de Leo­nar­do, y el ine­lu­di­ble Duo­mo. Pa­ra ha­cer com­pras, la ve­ci­na Via Mon­te Na­po­leo­ne con­cen­tra al­gu­nas de las bou­ti­ques de las mar­cas más im­por­tan­tes de la mo­da y el lu­jo. Al­go tam­bién muy dis­tin­ti­vo es el ser­vi­cio per­so­na­li­za­do y la discreción de los co­la­bo­ra­do­res, que ha­cen de es­te si­tio uno de los pre­fe­ri­dos en­tre las ce­le­bri­da­des in­ter­na­cio­na­les. Y en cuan­to a quie­nes si­guen el ca­len­da­rio de mo­da y pre­fie­ran re­ser­var en es­te re­cin­to, só­lo en sep­tiem­bre se ce­le­bra el Bag Show, de­di­ca­do a pe­le­te­ríay ar­tícu­los de piel; Mi­lano prêt-à-por­ter (MIPAP) y tres fe­rias más des­ti­na­das al di­se­ño.

Pa­rís es el otro gran des­tino del uni­ver­so de la mo­da. De he­cho, des­de el si­glo XVIII, en el rei­na­do de Luis XIV, cuan­do el va­ni­do­so mo­nar­ca con­vo­có a los me­jo­res mo­dis­tos, se ha co­no­ci­do co­mo la ca­pi­tal del es­ti­lo. A partir de en­ton­ces, lo que se dic­ta­ba en los sa­lo­nes pa­ri­si­nos se co­pió en to­da Europa. En la pri­me­ra gran eta­pa, los co­mer­cian­tes lle­va­ban mu­ñe- cas y mu­ñe­cos ves­ti­dos à la mo­de, y así di­fun­dían lo que de­bía lle­var­se. Una gran dis­tan­cia des­de en­ton­ces has­ta nues­tros días de sel­fies y co­mu­ni­ca­ción ins­tan- tá­nea, cier­to, pe­ro tam­bién una lí­nea de tiem­po que ha he­cho que en esa ciu­dad se ce­le­bre lo más im­por- tan­te de la al­ta cos­tu­ra y el prêt-à-por­ter, ade­más de la más im­por­tan­te se­ma­na de la mo­da mas­cu­li­na en el mun­do. Aun si no es­tá lle­ván­do­se a ca­bo un even­to par­ti­cu­lar, en Pa­rís es­tán las com­pras. Y no se tra­ta só­lo de los pre­cios de bou­ti­ques ex­clu­si­vas, sino de tien­das de­par­ta­men­ta­les lle­nas de ofer­tas e his­to­ria, co­mo Le Bon Mar­ché, con las úl­ti­mas ten­den­cias de ca­da tem- po­ra­da, o las ga­le­rías La­fa­yet­te, las de la in­con­fun­di­ble cú­pu­la de cris­tal y lo me­jor en ro­pa pa­ra ca­ba­lle­ro. El ho­tel per­fec­to pa­ra vi­vir la mo­da es el Park

Hyatt Pa­rís-ven­dô­me. Des­de ahí, en la Rue de la Paix, to­do es­tá al al­can­ce de un pa­seo: el Lou­vre, la Pla­za Ven­dô­me, la Rue du Fau­bourg Saint Ho­no­ré y to­do lo que ha­ce de la Ciu­dad Luz lo que es. Lo pri­me­ro que im­pac­ta en es­te in­mue­ble es el im­pre­sio­nan­te ves­tí- bu­lo y las di­men­sio­nes de sus pre­dios. Las op­cio­nes de alo­ja­mien­to las cu­bren 158 ha­bi­ta­cio­nes y sui­tes, di­se­ña­das con to­do lo que se es­pe­ra de una tra­di­ción de ele­gan­cia fun­cio­nal, lu­jo y tec­no­lo­gía. En­tre ellas, 43 son sui­tes de­co­ra­das con una fu­sión de lo con- tem­po­rá­neo y lo clá­si­co con la fir­ma del di­se­ña­dor Ed Tuttle. Ca­da ba­ño in­clu­ye los ele­men­tos re­la­jan­tes de un spa, co­mo pa­re­des de pie­dra ca­li­za, una ba­ñe­ra pro­fun­da, du­cha, sue­los cli­ma­ti­za­dos y ar­tícu­los de to­ca­dor ex­clu­si­vos di­se­ña­dos por el fa­mo­so per­fu­mis­ta Blai­se Mau­tin. Es­tar en ellas es dis­fru­tar lo que se­ría la vi­da en un de­par­ta­men­to pa­ri­sino de lu­jo.

La gas­tro­no­mía fran­ce­sa, ya sa­be­mos, es co­mo la bi­blia de los pa­la­da­res bien en­tre­na­dos. En el Park Hyatt Pa­rís-ven­dô­me, hay cin­co res­tau­ran­tes. En­tre ellos es­tá el pres­ti­gio­so Pur', con co­ci­na in­no­va­do­ra y de al­ta ca­li­dad de una es­tre­lla Mi­che­lin; Les Or­chi­dées pa­ra­de­sa­yu­nos, al­muer­zosy brunch; La­che­mi­née, pa­ra re­fri­ge­rios y be­bi­das, y La Te­rras­se, per­fec­ta pa­ra dis- fru­ta­re al­muer­zos in­for­ma­les al ai­re li­bre en pri­ma­ve­ra y ve­rano. Elss­pa cuen­ta con gim­na­sio, sauna y ba­ño de va­por pa­ra hom­bres y mu­je­res, y cua­tro sa­las de tra- ta­mien­tos, que in­clu­yen una­des­ti­na­da aa te­ra­pias en pa­re­ja pa­ra un ser­vi­cio de aten­ción más per­so­na­li­za­do.

Sep­tiem­bre es in­ten­so en el ca­len­da­rio de fe­rias y even­tos de­di­ca­dos a la mo­da en Pa­rís, y eso te da la me­jor ex­cu­sa pa­ra alo­jar­te en es­te in­te­gran­te de la fa­mi­lia Hyatt. Pre­miè­re Clas­se pre­sen­ta en el re­cin­to Ex­po Por­te de Ver­sai­lles ro­pa y com­ple­men­tos mas- cu­li­nos, ac­ce­so­rios de cue­ro, ar­te­sa­nía y re­lo­jes. Pa­ra quie­nes es­tán in­tere­sa­dos en los pro­ce­sos tec­no­ló­gi­cos vin­cu­la­dos a la mo­da y los tex­ti­les, o si es­to es par­te de tu ne­go­cio, Avan­tex Pa­ris se con­vo­ca del 17 al 20 de sep­tiem­bre, en Le Bour­guet. Co­mo cie­rre del mes, Pa­ris Sur Mo­de Tui­le­ries pue­de ser un es­pa­cio pa­ra des­cu­brir mar­cas emergentes y su­per­crea­ti­vas.

Y por úl­ti­mo, lle­ga­mos a Nuevayork, la me­tró­po­li que ha si­do La Me­ca de ca­si to­do des­de la se­gun­da mi­tad del si­glo XIX, y que pu­die­ra se­guir sién­do­lo si la soez tor­pe­za so­cial y la mio­pía po­lí­ti­ca de al­gu­nos círcu­los de po­der lo per­mi­tie­ran. La Gran Man­za­na es el cen­tro de mo­da más in­me­dia­to y ac­ce­si­ble que te­ne­mos en es­te he­mis­fe­rio. Allí con­ver­gen to­das las ten­den­cias del di­se­ño, ca­da uno de los es­ca­lo­nes de po­si­bi­li­dad de in­gre­so dis­po­ni­ble pa­ra dar­se gus­to... Y, jus­to eso, el más am­plio dia­pa­són de “gus­tos” di­ver­sos que se pue­dan ima­gi­nar.

La es­ce­na de la mo­da neo­yor­qui­na es tan abar­ca- do­ra hoy día, que cu­bre to­da la ex­ten­sión de la is­la de Man­hat­tan. New York Fas­hion Week, que se ce­le­bra dos ve­ces al año, una de ellas en sep­tiem­bre, es in­ten­sa, frus­tran­te, ins­pi­ra­do­ra, ago­bian­te, vi­go­ri­zan­te, fa­tua y trascendental, to­do al mis­mo tiem­po. La ex­tra­va­gan­te fies­ta que se en­mar­ca es­ta vez en­tre el 6 y el 15 del mes, te lle­va a to­das par­tes y, por eso, es con­ve­nien­te alo­jar­te en un pun­to de la ciu­dad que sea mar­ca­dor de par­ti­da ha­cia el nor­te, y que cuan­do re­gre­ses a él, lo ten­gas to­do a tu dis­po­si­ción has­ta que re­car­gues ba­te­rías. De eso se tra­ta The Beek­man Ho­tel and

Re­si­den­ces, en el Ba­jo Man­hat­tan.

Des­de 1761 co­men­zó a crear his­to­ria el si­tio don­de hoy se le­van­ta es­ta jo­ya de la co­ro­na del gru­po ho­te- le­ro Thom­pson. Pa­só por ser si­tio de un tea­tro, lue­go fue bi­blio­te­ca, un cen­tro aca­dé­mi­co, des­pués el sue­lo so­bre el que cre­ció uno de los pri­me­ros ras­ca­cie­los y, fi­nal­men­te, en 2016, se inau­gu­ró el in­mue­ble que aho­ra co­no­ce­mos. Res­pe­tan­do la fa­cha­da, los in­te- rio­res han si­do res­tau­ra­dos en to­do su es­plen­dor por Mar­tin Brud­niz­ki, uno de los más im­por­tan­tes nom- bres del in­terio­ris­mo, sin es­ca­ti­mar na­da cuan­do se tra­ta de mos­trar opu­len­cia, des­de már­mol y ma­de- ras preciosas, has­ta al­fom­bras per­sas. En cuan­to a los ser­vi­cios, que sue­le ser al­go que la ma­yo­ría no­ta­mos mu­cho an­tes que los de­ta­lles de de­co­ra­ción, la asis- ten­cia per­so­na­li­za­da de con­cier­ge es­tá dis­po­ni­ble las 24 ho­ras. Asi­mis­mo, se cuen­ta con un sis­te­ma de tras- la­dos ofre­ci­dos por Le­xus úni­ca­men­te con so­li­ci­tar­los.

Las ha­bi­ta­cio­nes, sui­tes y pent­hou­ses ofre­cen al­ter­na­ti­vas a la hora de es­co­ger el alo­ja­mien­to. Por su­pues­to, en tér­mi­nos de ame­ni­da­des, exis­ten di­fe- ren­cias, pe­ro el ser­vi­cio, la con­ve­nien­cia y el con­fort es­tán ga­ran­ti­za­dos en to­das las op­cio­nes. Ob­via- men­te, no po­de­mos evi­tar la ten­ta­ción de des­cri­bir de qué se tra­tan los dos pent­hou­ses. Ubi­ca­dos en las dos to­rre­ci­llas que co­ro­nan el edi­fi­cio, es­tos es­pa­cios

pre­mium tie­nen su en­tra­da in­de­pen­dien­te, te­rra­zas y vis­tas im­pre­sio­nan­tes a City Hall Park y al edi­fi­cio Wool­worth. En­tre los ser­vi­cios que vie­nen in­clui­dos de ma­ne­ra com­ple­men­ta­ria, si te que­das en una de es­tas es­pec­ta­cu­la­res ha­bi­ta­cio­nes, es­tá la re­co­gi­da y el re­gre­so al ae­ro­puer­to, de­sa­yu­nos con ser­vi­cio, to­do el con­te­ni­do del bar de la ha­bi­ta­ción y las lla­ma­das te­le­fó­ni­cas lo­ca­les e in­ter­na­cio­na­les.

Los res­tau­ran­tes cons­ti­tu­yen otro de los pun­tos al­tos de ex­cep­ción en The Beek­man. The Tem­ple Court es un res­tau­ran­te con la vi­sión de Tom Co­lic­chio, ofre- cien­do una mez­cla de re­ce­tas clá­si­cas in­ter­na­cio­na­les, co­mo la lan­gos­tat­her­mi­dor y el pos­tre por ex­ce­len­cia, la Tar­te Ta­tin, con ver­sio­nes con­tem­po­rá­neas lo­gra- das só­lo con pe­que­ños de­ta­lles. El Bar Room tie­ne una car­ta de cóc­te­les im­pe­ca­ble y pla­tos más li­ge­ros, mien­tras que Au­gus­ti­ne es una bras­se­rie, con la fir­ma de Keith Mc­nally, y The Alley Cat es el es­pa­cio más in­for­mal y bohe­mio.

Ya tie­nes las ciu­da­des, los ca­len­da­rios y los ho­te- les... Lo de­más que­da en tus ma­nos.

A la iz­quier­da y en la par­te su­pe­rior, unode los rin­co­nes de The Beek­man Ho­tel and Re­si­den­ces enNue­va York.

es­tas lí­neas, el Shi­sei­do Spa del Ex­cel­sior Ho­tel Ga­llia de Mi­lán. A la de­re­cha, uno de los res­tau­ran­tes del Park Hyatt Pa­rís-ven­do­me.

Di­se­ño y con­fort se fun­den en las ins­ta­la­cio­nes delEx­cel­sior Ho­tel Ga­llia en Mi­lán. Aquí,la pis­ci­na te­cha­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.