¿cuá­les ro­les?

A lo lar­go de los años, el gé­ne­ro fe­me­nino ha en­tra­do más al te­rreno con­si­de­ra­do tra­di­cio- nal­men­te “mas­cu­lino”. Ha lle­ga­do el mo­men­to de rom­per las ata­du­ras.

GQ Latinoamerica - - COLUMNA -

Qué es­cán­da­lo cuan­do las mu­je­res se cor­ta­ron el pe­lo y usa­ron pan­ta­lo­nes en la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial. Más que en la oca­sión en la cual, dé­ca­das des­pués, lle­gó el bi­ki­ni o la mi­ni­fal­da, pren­das que exal­ta­ban la se­xua­li­dad, pe­ro el pan- ta­lón la “trans­gre­día”. To­da­vía hay re­li­gio­nes que lo prohí­ben en las mu­je­res: “No cam­bia­rás el rol de tu gé­ne­ro”, pa­re­cen de­cir. ¿Có­mo ha “trans­gre­di­do” el hom­bre su mas­cu­li­ni­dad? Con el pe­lo lar­go en los años 60 y 70, o con la arra­ca­da en la ore­ja muy no­ven­te­ra. Lue­go, la mo­da me­tro­se­xual, pe­ro, aún así, las mu­je­res han ju­ga­do más con la am­bi­güe­dad en sus looks.

Des­de la lu­cha por los de­re­chos de equi­dad (el vo­to, es­tu­diar, tra­ba­jar, so­li­ci­tar el di­vor­cio), el gé­ne­ro fe­me­nino ha en­tra­do más al te­rreno con- si­de­ra­do tra­di­cio­nal­men­te co­mo “mas­cu­lino,” que el hom­bre al “fe­me­nino”. Ser “hom­bre” es bas­tan­te más res­trin­gi­do y ca­si no ha cam­bia­do a lo lar­go de los si­glos. To­da­vía se le ve co­mo el pro­vee­dor de la ca­sa o el se­duc­tor em­pe­der­ni­do, am­bas fa­ce­tas fes­te­ja­das. En sus des­can­sos, ve de­por­tes y to­ma cer­ve­za, no ne­ce­si­ta “ha­blar” de lo que sien­te por- que no es “emo­cio­nal”. En po­cas pa­la­bras, el epí- to­me del feo, fuer­te y for­mal.

Un ami­go se que­ja­ba de que las mu­je­res con las que sa­lía pe­dían eso: es­ta­bi­li­dad, se­gu­ri­dad, fir­me za, sim­ple­za. Pe­ro ¿qué ti­po de mu­je­res? Las que ya asu­mi­mos los cam­bios por qué íba­mos a que­rer a al­guien que re­pre­sen­ta­ra idea­les de nues­tro ta­ta- ra­bue­lo. Cuan­do en­tra­mos a la “es­fe­ra mas­cu­li­na”, no lo hi­ci­mos con el ob­je­ti­vo de pa­re­cer­nos a ellos, sino pa­ra te­ner más equi­li­brio, ser más com­ple­tas.

Y que­re­mos hombres con li- ber­tad de ser, que con­tac­ten con sus emo­cio­nes, vis­tan de rosa o bai­len sal­sa si se les an­to- ja, que su for­ta­le­za la en­cuen­tren en la con­gruen­cia con­si- go mis­mos y en sus po­si­bi­li­da­des.

Se di­ce que el hom­bre y la mu­jer se com­ple­men­tan, y sí, pe­ro co­crean­do a rit­mos pro­pios, in­ter­cam­bian­do queha­ce­res y po­si­cio­nes (so­cia­les y se­xua­les), y no ate­nién­do­se a la ri­gi­dez bi­na­ria de fe­me­nino o mas­cu­lino. ¿O no es más ri­co pa­sar de arri­ba a aba­jo, de un la­do al otro, de iz­quier­da a de­re­cha, de 6 a 9, po­nien­do to­do de nues­tra par­te pa­ra que sal­ga bien? En­ton­ces, ha­brá que apli­car­lo en cual­quier área, ¿no?

Ser “hom­bre” es bas­tan­te más res­trin- gi­do y ca­si no ha cam­bia­do a lo lar­go de los si­glos. To­da­vía se le ve co­mo el pro­vee­dor de la ca­sa o el se­duc­tor em- pe­der­ni­do, am­bas fa­ce­tas fes­te­ja­das. En sus des­can­sos, ve de­por­tes y to­ma cer­ve­za, no ne­ce­si­ta “ha­blar” de lo que sien­te por­que no es “emo­cio­nal”. El epí­to­me del feo, fuer­te y for­mal.

Doly Ma­llet es pe­rio­dis­ta y au­to­ra de tres li­bros que ha­blan de ci­ne y gé­ne­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.