LA EVO­LU­CIÓN DE UN CLÁ­SI­CO

To­man­do co­mo ins­pi­ra­ción al­gu­nas pie­zas de los años 20 y 30, así co­mo el mon­ta­ñis­mo, Mont­blanc pre­sen­tó su co­lec­ción 1858. Y na­die me­jor pa­ra re­pre­sen­tar los va­lo­res y ADN de es­tos re­lo­jes, que el ac­tor aus­tra­liano Hugh Jack­man.

GQ Latinoamerica - - STYLE -

Rca un pun­to eca­pi­tu­lar qué de ha re­fe­ren­cia he­cho de no una es mar- na­da com­pli­ca­do cuan­do la sus­ten­ta más de un si­glo de his­to­ria, y Mont­blanc es una de es­tas fir­mas. Años des­pués de su fun­da­ción, en 1858, cuan­do Char­les-yvan Ro­bert es­ta­ble­ció un ta­ller de re­lo­jes en el va­lle de Saint-imier, llegaron es­tas pie­zas pa­ra me­dir el tiem­po a la com­pa­ñía. “Siem­pre me asom­bra el ni­vel de ar­te­sa­nía que en­cie­rran los mo­de­los de Mont­blanc”, afir­ma Hugh Jack­man, quien ha si­do un efi­caz em­ba­ja­dor.

La nue­va co­lec­ción Mont­blanc 1858 se ins­pi­ra en va­rias pie­zas que mar­ca­ron el uni­ver­so de la re­lo­je­ría en las dé­ca­das de los 20 y 30. Na­ci­dos en la Eu­ro­pa de en­tre gue­rras, es ló­gi­co que aque­llos ca­ba­llos de Troya ori­gi­na­les fue­ran cons­trui­dos pa­ra uso mi­li­tar, pe­ro la vi­sión op­ti­mis­ta de sus crea­do­res tam­bién de­tec­tó que eran los alia­dos per­fec­tos de quie­nes se de­di­ca­ban a uno de los de­por­tes que más alu­de a la paz, la me­di­ta­ción y la quie­tud: el mon­ta­ñis­mo. La ma­nu­fac­tu­ra Mi­ner­va in­ven­tó en­ton­ces uno de los pri­me­ros cro­nó­gra­fos de cuer­da ma­nual. Mar­ca­ba así un nue­vo ca­pí­tu­lo en la his­to­ria, gra­cias a un ta­ma­ño más re­du­ci­do del mo­vi­mien­to: el icó­ni­co puen­te en for­ma de V. Ade­más del ca­li­bre 13.20, el ca­li­bre 17.29 fue pro­du­ci­do ha­cia 1930, con­vir­tién­do­se en uno de los cro­nó­gra­fos más fi­nos de la épo­ca.

La ver­sión que los re­crea aho­ra re­pli­ca aque­lla ro­bus­tez y pre­ci­sión, a la vez que les adi­cio­na com­pli­ca­cio­nes y ma­te­ria­les, en lo que la tec­no­lo­gía ha re­vo­lu­cio­na­do to­das las es­fe­ras de la vi­da. La co­lec­ción es­tá for­ma­da por cin­co di­se­ños di­fe­ren­tes. Así, 160 años des­pués, es­tas pie­zas nos em­po­de­ran y dis­tin­guen. “Con la nue- va 1858 Co­llec­tion, sin du­da, se cap­ta el es­pí­ri­tu del pa­sa­do y el del pre­sen­te. Es­tán di­se­ña­dos pa­ra el ex­plo­ra­dor de los tiempos mo­der­nos”, re­ma­ta el his­trión aus­tra­liano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.