MA­NUEL GAR­CÍA

GQ Latinoamerica - - CONTENIDO - TEX­TO URBANOHIDALGO FO­TÓ­GRA FO ALBER TOZANETTI ES­TI­LIS­MO GAIAFRASCHINI

Ha com­par­ti­do es­ce- nas con Den­zel Wa­sh- ing­ton, Be­ni­cio del To­ro, Jen­ni­fer Anis­ton y hoy fil­ma con Ryan Rey­nolds a las ór­de­nes de Mi­chael Bay. Tie­ne por es­tre­nar cin­tas jun­to a Gary Old­man y Tom Hanks, así co­mo Per­fec­tos des­co­no­ci- dos, de Ma­no­lo Ca­ro. Manu es­tá lla­ma­do a ser una estrella.

Ha com­par­ti­do cré­di­tos y es­ce­nas con Den­zel Washington, Be­ni­cio del To­ro, Jen­ni­fer Anis­ton, Johnny Depp, Pe­né­lo­pe Cruz y Wi­llem Da­foe y hoy fil­ma con Ryan Rey­nolds a las ór­de­nes de Mi­chael Bay. Tie­ne pen­dien­tes dos estrenos con Gary Old­man y Tom Hanks y es­te mes es­tre­na Per­fec­tos des­co­no­ci­dos, de Ma­no­lo Ca­ro. Pe­ro al tiem­po, es uno de los in­tér­pre­tes me­nos ex­pues­tos y me­diá­ti­cos. Has­ta hoy. Via­ja­mos a Ita­lia pa­ra des­cu­brir a Ma­nuel Gar­cía-rul­fo, un ac­tor de quien to­da la in­dus­tria ha­bla con or­gu­llo y de quien se pro­fe­ti­za se­rá la pró­xi­ma gran estrella la­ti­na en Holly­wood.

Ma­nuel Gar­cía-rul­fo ( Gua­da­la- ja­ra, Ja­lis­co, 1981) pa­sea se­mi- des­nu­do por una in­men­sa ca­sa mi­la­ne­sa. Su fí­si­co ro­tun­do, es­pe­cial­men­te cui­da­do pa­ra la pro­duc­ción en la que se en- cuen­tra tra­ba­jan­do´ a las ór- de­nes de Mi­chael Bay —ese in­quie­to di­rec­tor res­pon­sa­ble de block­bus­ters co­mo Ar­ma­ge

ddon (1998) o la sa­ga Trans­for

mers—, cau­sa al­go de vér­ti­go al res­to de los asis­ten­tes. Una evi- den­te atrac­ción, pe­ro al mis­mo tiem­po una cier­ta per­cep­ción de dis­tan­cia, co­mo si esa im­po- nen­te al­tu­ra fue­ra mu­ro y ba- rre­ra pa­ra el ar­tis­ta. Trans­cu­rre ca­lu­ro­sa la tar­de de fi­na­les de ve­rano y la hu­me­dad se cue­la por las ven­ta­nas de la ca­sa. Las lu­ces, la ro­pa de in­vierno y las grue­sas al­fom­bras de la­na que Ila­ria Fe­rra­ro Toueg, la due­ña, di­se­ña pa­ra la ex­qui­si­ta so­cie- dad me­neg­hi­na, con­vier­ten el es­pa­cio en un lu­gar ar­dien­te en el que la tem­pe­ra­tu­ra ha subido so­bre­ma­ne­ra. Ma­nuel va y vie­ne a la cocina y da bue­na cuen­ta de un ca­te­ri­ng tan ita­liano que fun­da­men­tal­men­te se com­po­ne de car­bohi­dra­tos. Alar­ma­dos, le pre­gun­ta­mos si no tie­ne mie­do de rom­per la es­tric­ta die­ta que un ro­da­je de ac­ción ne­ce­si­ta. Y nos con­tes­ta: “No im­por­ta. Ya ro­dé la es­ce­na de se­xo”. Con Ma­nuel es di­fí­cil sa­ber si va de ve­ras o to­do se tra­ta de una bro- ma in­fi­ni­ta.

La in­fan­cia de es­te ac­tor tie­ne un sa­bor agri­dul­ce. En­tre sus re­cuer­dos, hay mo­men­tos malos en la es­cue­la por un tras- torno de dé­fi­cit de aten­ción que re­qui­rió te­ra­pia y cau­só con­flic- tos con las ma­te­má­ti­cas. Pe­ro tam­bién una fa­mi­lia in­men­sa de 31 pri­mos car­na­les co­mo her- ma­nos que lle­na­ban de gri­tos y aven­tu­ras La Ca­ña­da, el ran­cho del abue­lo. De aven­tu­ras vi­vi- das con la ima­gi­na­ción, ca­sas le­van­ta­das en las co­pas de los ár­bo­les, ca­rre­ras a ca­ba­llo y un ri­fle del ca­li­bre 22 que apren­dió a dis­pa­rar des­de muy pe­que- ño. He­ri­das de caí­das, pol­vo en las ma­nos, ecos de ri­sas en la le­ja­nía. El ran­cho es Ma­nuel. “Mi abue­lo Ma­buel era un den- tis­ta muy afi­cio­na­do al ci­ne. Nos reunía por la no­che pa­ra proyectarnos pe­lí­cu­las de ro- llo, de Cha­plin o al­gu­nas que él crea­ba con no­so­tros. Nos dis- fra­za­ba, nos po­nía a ac­tuar, y re­par­tía si­llas y pa­lo­mi­tas pa­ra to­dos”. Qui­zás de ahí le vino la idea de, al­gún día, po­der di­ri­gir sus pro­pias obras, pe­ro, so­bre to­do, com­pen­sa­ba una tra­yec- to­ria de fra­ca­sos en el co­le­gio. En la se­cun­da­ria, se ins­cri­bió en la Es­cue­la de Cien­cias de Gua- da­la­ja­ra, don­de en­tró a cla­ses de tea­tro. Re­sul­ta cu­rio­so que al­guien que su­da­ba y a quien le tem­bla­ba la voz cuan­do te­nía que ex­po­ner la lec­ción, rom­pie- ra sus mie­dos fren­te al pú­bli­co in­ter­pre­tan­do a al­guien que no es. “Me co­rrie­ron por bu­rro”, con­fie­sa di­ver­ti­do. Aun­que de re­pen­te se po­ne se­rio otra vez. “Los mé­to­dos de en­se­ñan­za no son bue­nos pa­ra to­do el mun- do, ni si­quie­ra me des­per­ta­ron la cu­rio­si­dad por leer un li­bro”. Por­que Ma­nuel se la pa­sa le­yen- do. Y so­ñan­do.

AL­GU­NAS PARTICIPACIO NES EN CO­MER­CIA­LES le per­mi­ten aho­rrar al­go de di­ne­ro y de­ci­de mar­char­se con unos ami­gos y es­tu­diar in­ter­pre­ta- ción y di­rec­ción en Van­cou­ver, pro­ba­ble­men­te la me­nos ci­ne- ma­to­grá­fi­ca de las ca­pi­ta­les de Amé­ri­ca, so­bre to­do pa­ra que sus pa­dres es­tu­vie­ran tran­qui- los. Só­lo asis­tió una se­ma­na, pe­ro le gus­tó. De ahí un sal­to na­tu­ral a una es­cue­la en Los Án­ge­les, aun­que él mis­mo du­da de la re­le­van­cia de la for­ma- ción. “A Wi­llem Da­foe o Gary Old­man los co­rrie­ron de la es- cue­la”, afir­ma qui­zás bus­can­do al­go de so­li­da­ri­dad. “Me gus­tan los his­trio­nes que se arries­gan, que ha­cen al­go que escapa de lo con­ven­cio­nal, da igual si sa­le bo­ni­to o no”. El eterno con­flic­to de los có­mi­cos bus­cán­do­se en el es­pe­jo de otros. O pe­lean­do con su frus­tra­ción cas­ting tras

cas­ting. “An­tes, me lo to­ma­ba per­so­nal, me ge­ne­ra­ba mu­cho con­flic­to si una au­di­ción no sa­lía bien, du­ran­te una se­ma­na es­ta­ba ca­biz­ba­jo de­pri­mi­do”. Ma­nuel a ve­ces tie­ne un ai­re tris­te, co­mo de poe­ta an­ti­guo, aun­que su son­ri­sa es siem­pre fran­ca.

Sus pri­me­ros pa­pe­les los con­si­gue en cin­tas me­xi­ca­nas co­mo La úl­ti­ma y nos va­mos, de Eva Ló­pez Sán­chez, 180 gra­dos, de Fer­na­do Ca­rris­le, y la ópe­ra pri­ma de Adrián Burns,

La no­che de las flo­res. Y cuan­do le pre­gun­tas có­mo ha cam­bia­do des­de en­ton­ces su for­ma de en- fren­tar­se a un ro­da­je has­ta hoy,

"MI ABUE­LO ERA UN DEN­TIS­TA MUY AFI­CIO­NA­DO AL SÉP­TI­MO AR­TE. NOS REUNÍA POR LA NO­CHE PA­RA PROYECTARNOS PE­LÍ­CU­LAS DE RO­LLO, DE CHA­PLIN Q AL­GU­NAS QUE EL CREA­BA CON NO­SO­TROS".

si­gue ha­bien­do una mis­ma do- mi­nan­te: la emo­ción. “Aun­que he ma­du­ra­do, aho­ra ya no me sien­to tan pre­sio­na­do por mí mis­mo. An­tes no pen­sa­ba que el tra­ba­jo era per­fec­to. He apren- dido a perderme más”.

Gar­cía-rul­fo ha­bla y se ex­pli­ca, y aun­que es ex­tre­ma- da­men­te gen­til, ten­go la sen- sa­ción de que com­par­te po­co. De que es­tá aquí y no es­tá. Que to­da es­ta pa­ra­fer­na­lia de fo­tos y en­tre­vis­tas lo dis­traen de lo fun­da­men­tal. Y no creo que eso

fun­da­men­tal re­si­da en los lu­ga- res ar­ti­fi­cia­les que en­con­tra­mos en los dis­cur­sos de mu­cha gen­te del ci­ne: la per­ti­nen­cia, el pro- yec­to, el sig­ni­fi­can­te… Creo que to­do de­be ser más sen­ci­llo. In- ves­ti­go sus en­tre­vis­tas y no ha­llo res­pues­tas. Mi­ro sus re­des y veo que su cuen­ta de Ins­ta­gram no es de las más po­pu­la­res. Ni si- quie­ra es el pro­ta­go­nis­ta.

Pa­ra tra­tar de ave­ri­guar­lo, lla­mo a Cecilia Suá­rez, nues­tra Meryl Streep, por­que pue­de ha- cer­lo to­do y to­do lo ha­ce bien. Es una de las com­pa­ñe­ras de pro­fe­sión que me­jor lo co­no­ce. “Manu es co­mo un cow­boy”, me ex­pli­ca di­ver­ti­da. Lo co­no­ció años atrás en un via­je a Puerto Va­llar­ta. “Lo re­cuer­do en­ton- ces muy gen­til, muy ge­nuino y en­can­ta­dor. Lue­go dis­fru­ta­mos mu­cho de La vi­da in­mo­ral de la pa­re­ja ideal”, ese en­tre­te­ni

mien­to mi­llen­nial de Ma­no­lo Ca­ro. “Aun­que pa­re­ce muy se­rio, es un ti­po muy chis­to­so y na­da en­greí­do, no le gus­ta ha­blar de sí mis­mo. Yo creo que los ac­to­res ne­ce­si­ta­mos de un cier­to de ego pa­ra li­diar con los per­so­na­jes y con la reali­dad que vi­vi­mos, nos ayuda a dar la ca­ra. Ma­nuel no tie­ne ego. Es co­mo un lo­co en­can­ta­dor, siem­pre aga­rra­do a sus li­bros”. Cecilia re­cuer­da de aquel ro­da­je las lec­tu­ras de guion, con­ver­sa­cio­nes en­tre el

crew de las que Gar­cía-rul­fo pa­re­cía for­mar par­te, aun­que sin em­bar­go, en reali­dad no es­ta­ba. “Ma­nuel, re­gre­sa a Tie­rra”, le de- man­da­ba to­do el tiem­po.

Y se han vuel­to a re­unir en el elen­co del nue­vo pro­yec­to de Ca­ro, Per­fec­tos des­co­no­ci­dos, la ver­sión me­xi­ca­na del es­pa­ñol Álex de la Igle­sia (que, a su vez, fue la adap­ta­ción de un fil­me an­te­rior del ita­liano Pao­lo Ge- no­ve­se), una alo­ca­da aven­tu­ra en la que un gru­po de ami­gos pon­drá al des­cu­bier­to los se­cre- tos que con­tie­nen sus ce­lu­la­res. “Es un elen­co ex­plo­si­vo”, re- cuer­da Cecilia en­tre car­ca­ja­das. “Era in­con­tro­la­ble, no pa­rá­ba- mos de reír en el ro­da­je, y creo que vol­vi­mos lo­cos a Ma­no­lo y al res­to del equi­po. Manu siem- pre es­ta­ba ahí, en su mun­do, pe­ro igual de di­ver­ti­do, aun­que su co­mi­ci­dad es dis­tin­ta. In­clu- so con su ca­rre­ra in­ter­na­cio­nal, ha­ce lo po­si­ble por tra­ba­jar en Mé­xi­co. Yo le to­ma­ba el pe­lo con eso y le de­cía: ‘Tu pa­pá es­tá más con­ten­to de ver­te con­mi­go que con Ju­di Dench’. Y es tre­men­da- men­te atrac­ti­vo. Los grie­gos de- cían que si se con­ju­gan be­lle­za e in­te­li­gen­cia, el re­sul­ta­do pue­de ser una ca­tás­tro­fe”. Cu­rio­sas pa- la­bras, pues re­tra­tan tam­bién a la in­tér­pre­te de Paulina de Mora.

Pa­ra Ma­nuel no es dis­tin­to tra­ba­jar en Mé­xi­co que en EE.UU. “Lo que cam­bia es el bud­get”.

En­tre sus logros, un pa­pel en

Ca­ke, fil­me de Daniel Barnz en la que com­par­tió reparto con Jen­ni­fer Anis­ton, nues­tro mi­to eterno de los años 90, y de quien re­cuer­da a una ac­triz be­llí­si­ma, di­ver­ti­da y dis­traí­da. Pe­ro no más, no una anéc­do­ta ju­go­sa que re­ga­lar al re­dac­tor, co­mo si to­do lo que no fue­ra su pe­que­ño pa­pel no for­ma­ra par­te de la me­mo­ria. No hay va­ni­dad ni un de­jo de mi­to­ma­nía. ¿Lo de­más? Un cu­rrí­cu­lum de pri­me­ra. La se­rie

From Dusk till Down de Ro­bert

Ro­drí­guez, Los sie­te mag­ní­fi­cos con Den­zel Washington (“un ro­da­je de cua­tro me­ses con 1,000 ex­tras a ca­ba­llo”, re­mem­bra con una son­ri­sa),

Sol­da­do, con Be­ni­cio del To­ro,

Ase­si­na­to en el Orient Ex­press con Johnny Depp, Pe­né­lo­pe Cruz, Ju­di Dench y Mi­che­lle Pfeif­fer; Grey­hound con Tom Hanks… E in­clu­so una pe­lí­cu­la de te­rror con Gary Old­man, Mary, aun cuan­do con­fie­sa que el gé­ne­ro le ate­rra. No es lo úni­co. Tam­bién tie­ne fo­bia a las al­tu­ras y al­go de claus­tro­fo­bia. “Du­ran­te un ro­da­je, hi­cie­ron un mol­de de mi ros­tro por si lo ne­ce­si­ta­ban y me des­ma­yé”, se ex­cu­sa, co­mo si la som­bra de una de­bi­li­dad em­pa­ña­ra esa ima­gen de hom­bre fuer­te de ac­ción. Creo que eso lo ha­ce aún más tierno.

HA­BLAR CON MA­NO­LO Ca­ro siem­pre es una opor­tu­ni­dad es­ti­mu­lan­te. Es­te, ade­más, ha si­do su año. Jun­to a su polémica adap­ta­ción de la obra Straight de Scott El­me­green y Drew For­na­ro­la, nos ha he­cho reír con ese di­ver­ti­men­to co­ral que es

La ca­sa de las flo­res. Per­fec­tos

de­co­no­ci­dos su­po­ne su re­gre­so a la pan­ta­lla gran­de. De­ci­dió ha­cer es­ta pe­lí­cu­la tras una con­ver­sa­ción con Jua­na Acos­ta y Er­nes­to Al­te­rio, pro­ta­go­nis­tas de la ver­sión es­pa­ño­la. ¿La idea? De­mos­trar que el me­xi­cano es caó­ti­co pe­ro hi­la­ran­te. Ma­nuel co­no­ce a Ma­no­lo des­de los 17 años. In­clu­so ro­da­ron una

web­se­rie en 2004, cuan­do es­te tér­mino aún es­ta­ba en pa­ña­les. “Ma­lí­si­ma”, ríe el di­rec­tor al otro la­do del te­lé­fono. “Aun­que una oca­sión es­tu­pen­da pa­ra tra­tar de en­con­trar nues­tra voz crea­ti­va”. Los re­cuer­dos com­par­ten tar­des

"MANU ES CO­MO UN COW­BOY. AUN­QUE PA­RE­CE MUY SE­RIO, ES UN TI­PO MUY CHIS­TO­SO Y NA­DA EN­GREÍ­DO, NO LE GUS­TA HA­BLAR DE Sí MIS­MO", ASE­GU­RA CECILIA SUA­REZ..

a ca­ba­llo (“yo mon­to me­jor”, re- cla­ma), ti­ros, al­gu­na mañana de do­min­go en ca­sa de Ma­nuel, si­len- cio­so y ro­dea­do de li­bros, don­de Ma­no­lo cu­ra la cru­da con char­las so­bre el bien, el mal y el fu­tu­ro. “Es el ac­tor me­nos ex­pues­to del mun- do. Le dan flo­je­ra las al­fom­bras rojas, las fo­tos y, ade­más, es ca­paz de des­co­nec­tar de la reali­dad muy fá­cil”. Pe­ro al tiem­po, nos cuen­ta el di­rec­tor, “es un his­trión mag­ní­fi­co, muy re­cep­ti­vo. Nos he­mos pe­lea­do mu­cho en el ro­da­je. Ade­más, es­te elen­co de sie­te ac­to­res es la peor idea que he te­ni­do. Pa­ra mi des­gra- cia, aun­que los ado­ro a to­dos, me han vuel­to lo­co. Hu­bie­ra pre­fe­ri­do ro­dar con ni­ños”, nos di­ce en­tre car­ca­ja­das. Se que­dó sin voz, pe­ro el re­sul­ta­do ha me­re­ci­do la pe­na. “Los bue­nos ac­to­res se hue­len”, ex- pli­ca de for­ma muy grá­fi­ca. Y con- clu­ye: “La estrella de Ma­nuel se ri­ge en su mis­te­rio, en su enig­ma. Es su ca­rre­ra la que ha­bla de él. Y no ne- ce­si­ta más”. El ac­tor, ade­más, tie­ne cla­ras sus prio­ri­da­des: “Me en­can- ta­ría ra­ba­jar con Cua­rón, Car­los Rey­ga­das, Emi­li­ano Ro­cha, Amat Es­ca­lan­te…”.

Le pre­gun­to por 6 Un­der­ground, el ro­da­je de Mi­chael Bay con guion de los au­to­res de Dead­pool, que es un mis­te­rio. Só­lo sa­be­mos que Flo­ren­cia se en­cuen­tra en lla­mas, que hay ex­plo­sio­nes, sus­pen­so en los mu­seos y po­co más. “Me lle­gó el pa­pel por au­di­ción”. Y na­da más, na­da se pue­de re­ve­lar del fil­me. Y la cuen­ta de Ins­ta­gram de Ma­nuel (�ma­nu_­rul­fo) no da nin­gu­na pis­ta. “A ve­ces bo­rro mis re­des y em­pie­zo de nue­vo”, nos cuen­ta fren­te a una cer­ve­za mien­tras en el bar del ho­tel una DJ tra­ta, in­fruc­tuo­sa­men­te, de ani­mar una no­che de sábado. Bus- co en su feed y só­lo en­cuen­tro un re­ga­lo de bo­te­llas de gi­ne­bra que le ha he­cho Ryan Rey­nolds, un en­tre- na­mien­to con los SEAL, fo­to­gra­fías que úni­ca­men­te re­ve­lan prue­bas de luz y de co­lor de una cá­ma­ra

Ni­kon d610. Pa­re­cie­ra que las som- bras son más im­por­tan­tes que te­ner co­mo modelo a Adria Ar­jo­na, la otra pró­xi­ma gran estrella la­ti­noa­me­ri- ca­na, que po­dría rom­per el ob­je­ti­vo con su be­lle­za y de quien nos di­ce que es “ta­len­to­sa, gua­pa, in­te­li­gen- te”. Y en­tre los fir­man­tes de sus li­kes to­da la pro­fe­sión: Car­los Bar­dem, el mis­mo Rey­nolds, Ma­ria­na Tre­vi­ño, Erick Elías... Ma­nuel no va a es­tar so­lo en su fu­tu­ro.

Ale­xan­dra de la Mora me ha- bla un do­min­go des­de Los Án­ge- les, mien­tras su be­bé llo­ra en sus bra­zos tra­tan­do de que su ma­dre le pres­te al­go de aten­ción. La pro- ta­go­nis­ta de La pa­tro­na es tam­bién una cier­ta out­si­der de la in­dus­tria. Es­tu­dió en la pres­ti­gio­sa aca­de­mia de Lee Stras­berg, es tam­bién ac­ti- vis­ta y va a di­ri­gir pron­to su pri­mer lar­go­me­tra­je. “Más que al ac­tor, yo co­noz­co a la per­so­na”, nos di­ce. Ella tam­bién cree que la aler­gia de Ma- nuel por los ador­nos del es­tre­lla­to no res­pon­de a na­da cal­cu­la­do. “Su ver­dad es muy sim­ple”. Se cono- cie­ron en un call y des­de en­ton­ces son ami­gos y com­par­ten ve­la­das fa­mi­lia­res de bar­ba­coa y cer­ve­za. “Es cu­rio­so que en me­dio de un ro- da­je tan im­por­tan­te con ac­to­res tan gran­des co­mo el de Mi­chael Bay me lla­me por­que quie­re ro­dar un poe- ma. Es un ni­ño­te. Y le gus­tan mu­cho las mu­je­res, la cer­ve­za y los ma­ria- chis”, ex­pli­ca di­ver­ti­da. ¿Ma­nuel es un hom­bre sen­ci­llo de gus­tos co- rrien­tes? ¿Es al­guien com­ple­jo e in- tro­ver­ti­do? Ella cree que es al­guien cen­tra­do y cer­cano, que “co­me co­mo si no hu­bie­ra mañana, odia el gym y que no so­por­ta­ba po­ner­se al sol por­que Bay lo que­ría mo­reno; que le gus­ta es­tar en­tre hombres y te­nía que con­tro­lar su emo­ción en una es­ce­na ar­dien­te con una fa­mo- sa ac­triz de Holly­wood”, nos re­ve­la en­tre car­ca­ja­das. Y a quien en la pro­duc­ción de Bay, pa­ra evi­tar el

sex ha­rass­ment en los tiempos del Me Too, los pro­duc­to­res tu­vie­ron que ex­pli­car­le que a los otros ac- to­res ni se les to­ca ni se les abra­za. Y que él lo en­ten­dió muy con­flic- tua­do. ¿Pa­sar se­ma­nas ro­dea­do de gen­te con la que com­par­tes cien­tos de ho­ras, mo­men­tos delicados, con quie­nes tra­ba­jas tus emo­cio­nes y no po­der dar un abra­zo? Así es Ho- lly­wood… •••

HOY MA­NUEL es­tá preo­cu­pa­do por si le lle­vo a ce­nar a un si­tio ele- gan­te. Me di­ce que en la mo­chi­la só­lo lle­va ca­mi­se­tas y unos pants. A lo lar­go de los mi­nu­tos los si­len­cios se van es­pa­cian­do y en­tien­do que es, qui­zá, el mo­men­to de de­jar­le so­lo. He­mos pa­sa­do un día jun­tos, he ha­bla­do con sus ami­gos y aún no ten­go cla­ro a quién ten­go de- lan­te. So­lo sé que hay un pro­fun­do mis­te­rio y que él no va a co­la­bo­rar mu­cho en des­ve­lar­lo. Que el éxi­to pro­fe­sio­nal es só­lo al­go por lo que es­tá pa­san­do aho­ra y que qui­zá sea mu­cho más fe­liz vol­vien­do al ran­cho. Ya lo hi­zo una vez en un mo­men­to de crisis. Pe­ro a la ma- na­ña si­guien­te, en el desa­yuno, se acer­ca a mi me­sa y tras un saludo cor­dial me cuen­ta: “¿Sabes? Es­ta no­che me des­per­té llo­ran­do a las cin­co de la mañana. Y no sé por qué. Ha­cía tiem­po que no me ocu- rría”. No sé qué con­tes­tar. Esa grie­ta emo­cio­nal no es al­go que al­guien com­par­ti­ría con un des­co­no­ci­do. Pe­ro Ma­nuel es así. Mien­tras tra­to de en­ten­der­lo, re­ci­bo va­rios men- sa­jes su­yos. Es­tá vi­si­tan­do el Duo- mo y me pre­gun­ta por la es­ta­tua de San Bartolomé, el de­solla­do. Y pien­so que, de al­gu­na ma­ne­ra, in- ten­tar des­ve­lar su mis­te­rio es co­mo que­rer arran­car­le la piel.

"LA ESTRELLA DE MANIEL SE RI­GE EN SU MIS­TE­RIO, EN SU ENIG­MA. ES SU CA­RRE­RA LA QUE HA­BLA DE EL. Y NO NE­CE­SI­TA MAS", ASE­GU­RA EL DI­REC­TOR MA­NO­LO CA­RO.

Ac­tual­men­te, Ma­nuel Gar­cía- Rul­fo se en­cuen­tra ro­dan­do una cin­ta de la mano del Rey Mi­das de Holly­wood, Mi­chael Bay.

DI­REC­CIÓN CREA­TI­VA: FER­NAN­DO CA­RRI­LLO. DI­REC­CIÓN DE AR­TE: CLAU­DIA FER­NÁN­DEZ. GROOMING: LO­REN­ZO ZAVATTA @ FA­CE TO FA­CE AGENCY UTI­LI­ZAN­DO MAC COSMETICS. ASIS­TEN­TES DE MO­DA: ROBERTA ASTARITA Y DARIO GRILLO. AGRADECIMIENTOS ES­PE­CIA­LES A ILA­RIA FE­RRA­RO TOUEG – TED STU­DIO MI­LANO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.