CAR­TA EDI­TO­RIAL

GQ Latinoamerica - - CONTENIDO -

To­da­trans­for­ma­ción im­pli­ca al­go de do­lor, un po­co de ten- sión dra­má­ti­ca y un re­sul­ta­do, o así es­pe­ra­mos, es­pec­ta­cu­lar. Mi­ren si no el es­fuer­zo que ha- cen las ma­ri­po­sas. Los tiempos que co­rren, ace­le­ra­dos, nos obli­gan a plan­tear­nos un gi­ro que re­mue­va con­cien­cias, al­te­re emo- cio­nes y ge­ne­re ad­he­sio­nes o, ¿por qué no?, do­lo­ro­sos re­cha­zos. ¿Quién no ha te­ni­do un ‘no’ por res­pues­ta en la vi­da, el tra­ba­jo, en una ven­ta­na de la ad­mi­nis­tra­ción pú- bli­ca o en una ci­ta de Tin­der que pro­me­tía una no­che inigua­la­ble de lu­ju­ria y pa­sión? An­te ello, lo me­jor es adop­tar una piz­ca de fi­lo­so­fía es­toi­ca —ya sa­ben, aque­llo de do- mi­nar las emo­cio­nes con la ra­zón— y te­ner pre­pa­ra­da una bue­na res­pues­ta. ¿Mi fa­vo­ri- ta? Una de Mae West: “Es me­jor ser mi­ra­do que ser pa­sa­do por al­to”.

Hoy, cuan­do el mun­do que nos ro­dea cam­bia a ca­da se­gun­do y lo que ayer fun- cio­na­ba hoy ya na­die le pres­ta aten­ción, te­ne­mos la obli­ga­ción, la res­pon­sa­bi­li­dad e in­clu­so el atre­vi­mien­to de res­pon­der con un cam­bio y una evo­lu­ción. Es­te es el pri- mer ejem­plar del fu­tu­ro GQ. ¿Se­rá el úni­co cam­bio? No. Den­tro de unos cuan­tos días ten­drán la opor­tu­ni­dad de na­ve­gar por nues­tro si­tio web com­ple­ta­men­te re­no­va- do, más di­ná­mi­co, más sha­rea­ble, mu­cho más mo­bi­le orien­ted. Es el es­fuer­zo de mu- cha gen­te. Del equi­po de di­se­ño y el equi­po di­rec­ti­vo de es­te título y nues­tra em­pre­sa, de in­ge­nie­ros y di­se­ña­do­res al otro la­do del océano y otras gen­tes lis­tí­si­mas es­con­di- das tras ser­vi­do­res a las que es di­fí­cil po­ner nom­bre, pe­ro sin cu­ya con­cu­rren­cia to­do hu­bie­ra si­do mu­cho más com­pli­ca­do. A to- dos quie­ro dar­les las gra­cias por su sa­bi­du- ría y su pa­cien­cia.

La se­duc­ción, el que­rer enamo­rar­los ca­da vez más, que sien­tan el pla­cer de la lec­tu­ra de nues­tros con­te­ni­dos era una ta-

rea con­cep­tual­men­te sen­ci­lla, pe­ro en­tre no­so­tros ha oca­sio­na­do de­ba­tes en­cen­di- dos so­bre el uso del co­lor, la per­ti­nen­cia de una ti­po­gra­fía, la de­fen­sa te­naz de las me­jo­res imá­ge­nes y el com­ba­te cuer­po a cuer­po por un ad­je­ti­vo ca­li­fi­ca­ti­vo. En­tien- do que a ve­ces pa­rez­ca una lo­cu­ra, pe­ro no hay na­die más apa­sio­na­do que un di­se­ña- dor grá­fi­co de­fen­dien­do una itá­li­ca, una di­rec­to­ra de ar­te su­frien­do has­ta la ago­nía por la mi­lé­si­ma de mi­lí­me­tro que so­bre­pa­sa una ma­que­ta ba­se y un re­dac­tor ne­go­cian- do co­mo di­plo­má­ti­co unos cuan­tos ca­rac- te­res de más.

LOS HE­MOS DIS­FRU­TA­DO mu­cho: he­mos cam­bia­do sec­cio­nes, in­tro­du­ci­do nue­vas ideas, he­mos arries­ga­do en com- po­si­ción y en di­se­ño, pe­ro al tiem­po nos he­mos obli­ga­do a man­te­ner la esen­cia de lo que so­mos, por­que la tra­di­ción y la his- to­ria de es­te título y su eco­sis­te­ma di­gi­tal me­re­cen el ma­yor de los res­pe­tos y el más de­li­ca­do de los cui­da­dos. Aho­ra les to­ca a us­te­des dis­fru­tar­lo. Há­gan­lo con tan­to pla­cer co­mo no­so­tros lo he­mos pre­pa­ra­do pa­ra us­te­des. Y co­mo el go­zo y el amor es siem­pre co­sa de dos, es­pe­ra­mos con an­sie- dad sus co­men­ta­rios. #rein­ven­ta­mosgq

... Den­tro de unos cuan­tos días ten­drán la opor­tu­ni­dad de na­ve­gar por nues­tro si­tio web com­ple­ta­men­te re­no­va­do, más di­ná­mi­co, más sha­rea­ble, mu­cho más mo­bi­le orien­ted...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.