PA­NA­MÁ

QUÉ Pla­cer ex­tra­ño Ge­ne­ra Pa­na­má: Ca­sa de to­dos y Ho­gar de po­cos HAY His­to­rias de pi­ra­tas, Opor­tu­ni­da­des, Mu­cho pre­sen­te Y tam­bién fu­tu­ro DE Sus ba­luar­tes De­fen­si­vos A sus bra­zos Abier­tos VIE­JO Co­no­ci­do pe­ro Ja­más en­ten­di­do Al com­ple­to. Qué com­pli­ca­do

GQ Latinoamerica - - CONTENIDO -

MÁS allá del fa­mo­so ca­nal, Ciu­dad de Pa­na­má se pre­sen­ta co­mo una ur­be que no de­ja de cre­cer y don­de en­cuen­tras des- de his­to­rias de pi­ra­tas, has­ta el más ex­qui­si­to ca­fé.

Hay al­go in­quie­tan­te en Ciu­dad de Pa­na- má. Se res­pi­ra una cal­ma tensa. Qui­zás sea el cli­ma tro­pi­cal hú­me­do en con­vi­ven­cia con el ru­ti­na­rio tran­que (trá­fi­co), la sem­pi­ter­na pre­sen­cia de los mar­ti­llos hi­dráu­li­cos cons­tru- yen­do sin pa­rar o los ga­lli­na­zos

(bui­tres) ron­dan­do los cie­los co­mo en un eterno mal au­gu- rio. Qui­zás es la sen­sa­ción de sa­ber­nos ro­dea­dos por na­tu­ra- le­za sal­va­je, de en­con­trar­nos en me­dio de una lu­cha vo­raz en­tre el ce­men­to y el man­glar. Qui­zás las vi­bra­cio­nes del mo­tor im­pa- ra­ble de una ur­be que sir­ve de aco­gi­da a las for­tu­nas más exor- bi­tan­tes del pla­ne­ta. Una ri­que­za que pa­re­ce bro­tar de ca­si cual-

quier es­qui­na en for­ma de ras- ca­cie­los y de ca­rre­te­ras flo­tan­tes so­bre el Océano Pa­cí­fi­co. Po­si- ble­men­te sea por­que Ciu­dad de Pa­na­má cre­ce im­pa­ra­ble, co­mo una gran ne­bu­lo­sa de cris­tal y ace­ro que no aca­ba de con­jun­tar del to­do con el den­so ver­de a su al­re­de­dor. La ur­be so­bre­co­ge y te to­ma des­pre­ve­ni­do. Pe­ro hay un lu­gar en el que es­to se di­lu­ye, de­jan­do al des­cu­bier­to la ca­ra re­la­ja­da, crea­ti­va, chis­pean­te y atre­vi­da de la ciu­dad. Bien­ve­ni- dos a Cas­co Vie­jo.

La his­to­ria de es­ta pe­que­ña pe­nín­su­la es dig­na de una no­ve- la de sa­queos y bo­te­llas de ron. Na­ció en 1673, tras el abor­da­je del ga­lés Henry Mor­gan so­bre el asen­ta­mien­to ori­gi­nal de Pa- na­má, el lla­ma­do Pa­na­má Vie­jo.

Es­ta nue­va ubi­ca­ción fue ele­gi- da por con­tar con las me­jo­res ba­rre­ras na­tu­ra­les contra los cor­sa­rios y pi­ra­tas: los arre­ci­fes de co­ral. Y ca­si lo con­si­gue. Hoy, Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la Unes­co, sus ca­lles ado­qui- na­das y co­lo­nia­les son un ger- men de crea­ti­vi­dad y tra­sie­go, don­de los via­je­ros en­cuen­tran jus­to lo que bus­can: co­mo­di­dad y cal­ma ca­ri­be­ña. Pa­ra en­ten- der Cas­co Vie­jo, hay que ha­blar con aque­llos que lo ha­cen bri­llar co­mo nun­ca. Son los mis­mos que han lan­za­do un ra­yo gen­tri- fi­ca­dor so­bre el ba­rrio, con to­do lo que eso con­lle­va.

Por­que aquí ya se pue­den pe­dir yo­gu­res he­la­dos y ma­ca

rons de pa­tis­se­rie fran­ce­sa. In- clu­so po­de­mos em­pe­zar el día

con un brunch ha­waiano en el lo­cal ti­ki de dos her­ma­nas ca- na­dien­ses. Por­que, en es­te la­do de Ciu­dad de Pa­na­má, to­do es po­si­ble. Es la tie­rra de las po­si- bi­li­da­des, de los em­pren­de­do­res y de los que quie­ren echar raí- ces (em­pre­sa­ria­les) más allá de sus ca­sas. Es­ta es la his­to­ria de Brit­tany, Em­ma, su pe­rri­ta Oli­ve y el lo­cal Mähä­lo. Las her­ma­nas Mor­gan llegaron ha­ce ocho años e, ins­pi­ra­das por el bu­lli­cio de la zona, de­ci­die­ron abrir su ne­go- cio ha­ce dos. “Ha­bía tan­ta gen- te jo­ven, tan­tos aven­tu­re­ros... que­ría es­tar ro­dea­da de to­da esa ener­gía”, cuen­ta Brit­tany.

Esa ener­gía de las ca­lles de Cas­co Vie­jo es arre­ba­ta­do­ra, lle­na de co­lor, mú­si­ca, de lu­ces bri­llan­tes en­cen­di­das has­ta el ama­ne­cer y te­rra­zas re­bo­san­tes de bai­la­ri­nes noc­tur­nos. Es­ta zona me­re­ce pa­sear­la a fue­go len­to y em­pe­zar­la con el me­jor sa­bor de Pa­na­má: un ca­fé. La va­rie­dad estrella es el geis­ha. En ca­fe­te­rías co­mo Ba­ja­re­que Cof­fee Hou­se o Ca­fé Uni­do (den­tro del Ame­ri­can Tra­de Ho- tel), po­drás pro­bar­lo gra­cias al

sa­voir fai­re de sus ba­ris­tas, que sa­ben có­mo po­ten­ciar las no­tas de es­te grano de ori­gen etío­pe que al­can­za to­do su es­plen­dor en las fal­das de las mon­ta­ñas de Bo­que­te, pro­vin­cia de Chi­ri­quí. Sua­ve, flo­ral, di­fe­ren­te a cual- quier otro que ha­yas pro­ba­do.

Con un geis­ha en el cuer­po, nos per­de­mos en­tre los edi­fi­cios de co­lo­res pas­tel y fa­cha­das co­lo­nia­les. Por el ca­mino, un

so­ni­do in­ce­san­te al que nun­ca lle­gas a acos­tum­brar­te del to­do: bre­ves bo­ci­na­zos pro­ce­den­tes de los ta­xis. Es la irri­tan­te ma- ne­ra de lla­mar la aten­ción del tu­ris­ta. Pe­ro de re­pen­te... Pa­va- rot­ti a to­do vo­lu­men. Se­gui­mos su lla­ma­da por la fa­mo­sa ave­ni- da A, has­ta lle­gar a La­bo­ra­to­rio Ma­dri­gal. En­trar aquí es obli­ga- to­rio: su di­se­ño, su de­co­ra­ción, el es­ti­lo ca­ri­be­ño sin de­jar de la­do esa ele­gan­cia de ma­de­ra os­cu­ra, ver­de es­me­ral­da y azul ín­di­go. Allí nos en­con­tra­mos con un ma­dri­le­ño que se pe­lea por re­gu­lar el vo­lu­men del do de pe­cho del te­nor: el co­ci­ne­ro y em­pre­sa­rio An­drés Ma­dri­gal. Su pa­sa­do re­zu­ma es­tre­llas (dos Mi­che­lin) y via­jes. En uno de ellos vio la gran opor­tu­ni­dad pa­na­me­ña y no la desapro­ve- chó. El res­tau­ran­te Ochoy­me- dio (tam­bién en Cas­co Vie­jo), el ca­fé de la tien­da Ni­na Con­cept y, por su­pues­to, La­bo­ra­to­rio Ma­dri­gal. ¿Qui­zás su tra­ba­jo más per­so­nal? “To­do el La­bo- ra­to­rio lo he or­ques­ta­do yo des- de mis via­jes: el pa­pel pin­ta­do es de Lon­dres, las lám­pa­ras de Fran­cia, las si­llas son ita­lia­nas... En la plan­ta de arri­ba, en­cuen- tras Al­qui­mia, los tra­gos más cui­da­dos de es­ta zona”.

En la mis­ma ave­ni­da A, se ha­lla­ba la pla­ta­for­ma de ar­tis­tas Lu­pa, que hoy mues­tra ce­rra­das sus puer­tas. Y ahí es don­de na- cen nue­vos ne­go­cios co­mo el de la bra­si­le­ña Aria­na Li­ma (y su pe­rri­to Apo­lo), en cu­ya bou­ti­que se mez­clan las tex­tu­ras de los lien­zos con las te­las de sus di­se- ños de ro­pa; o los chi­cos de Joe Panama, una jo­ven mar­ca lo­cal de ro­pa sur­fe­ra. Aho­ra en­ten­de- mos el por­qué de las obras, del

run­rún de las má­qui­nas: el Cas- co Vie­jo es­tá en ple­na ebu­lli­ción y los co­mer­cios, ba­res y res­tau- ran­tes apa­re­cen y des­apa­re­cen de ma­ne­ra es­pe­ran­za­do­ra y cruel a la vez. Co­mo en to­das par­tes, ga­na el más fuer­te.

Pe­ro tam­bién el más cons- cien­te per­ma­ne­ce. El pe­li­gro de la com­pe­ten­cia fe­roz ace­cha tan­to a los nue­vos lo­ca­les co­mo a las co­mu­ni­da­des más tra­di- cio­na­les. A unos me­tros de aquí, Ro­si­na Yn­zen­ga, pe­rio­dis­ta y fo- tó­gra­fa ma­dri­le­ña, nos re­ci­be en Ka­ra­van Ga­llery ( ka­ra­van-ga

llery.com). Son ya 10 años los que lle­va tra­ba­jan­do con las mu­je­res de las co­mu­ni­da­des in- dí­ge­nas y tra­tan­do de pre­ser­var las cos­tum­bres de és­tas a tra­vés de la Fun­da­ción Mua Mua: “Ka- ra­van y el Gru­po de in­ver­sión

Ver­dea­zul de­ci­di­mos unir­nos pa­ra crear el pri­mer cen­tro de res­ca­te cul­tu­ral e in­ten­tar fre­nar pro­ce­sos que pue­den en­trar en vías de ex­tin­ción, po­ten­cian­do la trans­mi­sión ge­ne­ra­cio­nal”. Así, en su ga­le­ría, el 80% de lo re­cau­da­do va di­rec­ta­men­te al ar­te­sano, ayu­dan­do a la su­per- vi­ven­cia del en­torno in­dí­ge­na.

Li­de­ra­do tam­bién por una mu­jer, Mary Quin­te­ro, nos to- pa­mos con Un­der­co­ver. El em­ble­ma de la tien­da, que lle- va abier­ta ya cua­tro años, son unas sim­ples ka­tius­kas. Ca­da par plas­ma un as­pec­to de la cul­tu­ra pa­na­me­ña y es aus­pi- cia­do por al­gu­na aso­cia­ción, co­mo las de la ra­na do­ra­da (en pe­li­gro de ex­tin­ción) por el Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción Smith- so­nian. El ne­go­cio de Quin­te­ro se en­cuen­tra en ple­na ex­pan- sión, aun­que no se ol­vi­da de que aquí, en el Cas­co Vie­jo, es don­de “se no­ta esa vi­bra de co- lo­res, ar­te y de mo­da”. Por ello, a su tien­da invita a di­se­ña­do­res y ar­tis­tas que pue­dan dar a co- no­cer sus tra­ba­jos, co­mo es el ca­so de las car­te­ras he­chas con te­las in­dí­ge­nas de Dia­na Ar­ci­la.

Si ha­bla­mos de mu­je­res en el Cas­co Vie­jo, hay que nom­brar a la Fun­da­ción Ca­li­can­to, cu­ya pa­la­bra fa­vo­ri­ta es “em­po­de- rar”: a los ve­ci­nos de Cas­co Vie- jo y al pro­pio ba­rrio, tra­tan­do de crear con­cien­cia y sal­va­guar- dar­lo. Uno de sus pro­gra­mas de for­ma­ción e in­te­gra­ción, CAP­TA, lle­gó a ma­nos del re­pu- ta­do co­ci­ne­ro Ma­rio Cas­tre­llón

y así na­ció Fon­da La Sex­ta. Las em­plea­das, de di­fe­ren­tes si­tua- cio­nes de vul­ne­ra­bi­li­dad so­cial, apren­den aquí dis­tin­tos ofi­cios (ser­vi­cio en me­sa, pa­na­de­ría, cocina...), tra­tan­do de ha­llar la con­fian­za ne­ce­sa­ria pa­ra afron- tar un re­to la­bo­ral.

En una tie­rra de opor­tu­ni- da­des y flu­jo de ri­que­zas es di- fí­cil dar con lu­ga­res que lle­ven mu­chos años abier­tos, pe­ro tre­men­da­men­te sen­ci­llo en- con­trar­se con puer­tas a me­dio abrir. Tal es el ca­so de Pa­raí­so, una fon­da de re­cien­te aper­tu- ra. Por fue­ra, aca­pa­ra la aten- ción por sus lo­ros y ca­catúas de co­lo­res pin­ta­dos a bro­cha gor­da; en su in­te­rior, el crea- dor ita­liano Da­río Bea­to se ha en­car­ga­do de di­se­ñar con éxi­to

la mar­ca y el mi­se en pla­ce de un lo­cal que pro­me­te du­rar (al me­nos, en nues­tro Ins­ta­gram: @fon­da­pa­ra­iso).

En la mis­ma Pla­za He­rre­ra se al­za el Ame­ri­can Tra­de Ho­tel, na­ci­do en 2014. Años an­tes, no exis­tía ni un ápi­ce del lu­jo que ex­ha­lan aho­ra sus pa­re­des: se le co­no­cía co­mo el Cas­ti­llo de Greys­kull y era ca­sa de los pan- di­lle­ros de la ciu­dad. Hoy, tras el in­ce­san­te tra­ba­jo del Gru­po Ca­li­can­to, lo úni­co que que­da de esa épo­ca son las fo­to­gra­fías de los grafitis que inun­da­ban el edi­fi­cio. En el in­te­rior, cier­tos to­ques afran­ce­sa­dos y siem­pre co­lo­nia­les. Pu­ro lu­jo en la an­ti- gua ca­sa de la des­di­cha.

El in­ven­ta­rio de ha­bi­ta­cio- nes de Cas­co Vie­jo no de­ja de cre­cer. Los atrac­ti­vos del ba­rrio lo con­vier­ten en una go­lo­si­na pa­ra las in­ver­sio­nes ve­ni­das de to­do el mun­do. La ma­qui­na­ria no ce­sa, no pue­de ha­cer­lo: es su mo­men­to. In­clu­so, an­ti­guos edi­fi­cios dor­mi­dos vuel­ven a des­per­tar de su le­tar­go, co­mo La Con­cor­dia, un ho­tel de fi­na- les del si­glo XX que hoy re­na­ce con 10 ha­bi­ta­cio­nes y sa­bor ca- ta­lán. La fa­mi­lia For­nós de­vol- vió a la vi­da a es­ta jo­ya co­lo­nial en oc­tu­bre de 2017, que fue hos­pe­de­ría, com­pa­ñía ban­ca- ria, tien­da de vi­ni­los y com­pa- ñía ta­ba­que­ra. Hoy, una te­rra­za pa­ra re­la­jar­se y un res­tau­ran­te, Ta­rra­co, que ela­bo­ra una co­ci- na de sa­bor me­di­te­rrá­neo.

Otro de los ho­te­les in­sig­nia del ba­rrio es Tán­ta­lo, que ya ha cum­pli­do seis años (es uno de los ve­te­ra­nos). En su roof­top se cue­cen las fies­tas más di­ver­ti- das e in­fi­ni­tas de la ciu­dad; en sus co­ci­nas, un mix de pro­duc­to tra­di­cio­nal con ela­bo­ra­cio­nes in­ter­na­cio­na­les; en sus ha­bi­ta- cio­nes, ca­da cual di­se­ña­da por un ar­tis­ta di­fe­ren­te, las fan­ta- sías de sus hués­pe­des (no en vano una de ellas es la fa­mo­sa Lo­ve. Ouch!, una oda bon­da­ge del ar­tis­ta Gladys Tur­ner).

El gru­po Tán­ta­lo va más allá en la no­che pa­na­me­ña e invita a re­ma­tar el via­je con una ce­na con los me­jo­res cóc­te­les en su Ca­lío­pe y una ve­la­da de bai­le en el Tea­tro Ama­dor, den­tro del mis­mo edi­fi­cio. En la car­ta hay “cocina sin lí­mi­tes”, pla­tos muy ela­bo­ra­dos y que cam­bian ca­da

dos me­ses, “ha­ce­mos lo que nos da la ga­na, pro­ban­do con co- ci­na mo­le­cu­lar y pa­san­do por pla­tos de ins­pi­ra­ción fran­ce­sa”, re­ma­ta Pie­rre de Ja­non, su chef eje­cu­ti­vo. En la ca­rre­ta se sien­te la mis­ma fi­lo­so­fía que en el res­to de los lo­ca­les del gru­po: ri­sas, diversión y ese “de­jar­se ha­cer” por el rit­mo que mar­ca la no­che pa­na­me­ña, esa no­che en la que to­do pa­re­ce po­si­ble. Cuan­do cae el sol nos da­mos cuen­ta de que la lu­na guía Cas­co Vie­jo. A ho­ras intempestivas el ba­rrio se cre­ce en es­te rei­na­do de las te­rra­zas.

¿Y por el día? Vi­ni­los, li- bros, cho­co­la­te... ¿na­va­jas? Ya que to­do pue­de ocu­rrir en Cas- co Vie­jo, in­ten­te­mos cum­plir nues­tra lis­ta de de­seos. Em- pe­za­mos con un pla­to fuer­te, con el epí­to­me de lo híps­ter,

Tío Na­va­ja: es­té­ti­ca old school, pla­tos co­mo su bes­tse­ller Puer- qui­to Chi­na­town, ham­bur­gue- sas (pre­mia­das) y, por su­pues­to, mú­si­ca. Nos cuen­ta uno de sus so­cios, JR Pé­rez, que es el úni­co si­tio de la zona en don­de pue- des com­prar un vi­ni­lo, co­mo el de Fe­li­pe Arias, más cono- ci­do co­mo ‘Fli­pao’, en bo­ca de to­dos los pa­na­me­ños con su dis­co Mind in Bloom. ¿Y li­bros, dón­de es­tán los li­bros? Pa­pa­ya Pla­net tie­ne me­nos de un año de vi­da y es ese re­co­do al que ha ve­ni­do a pa­rar la li­te­ra­tu- ra de es­ta par­te de la ciu­dad. “Quien nos vi­si­ta busca cul­tu­ra, ar­te, re­la­jar­se, si­len­cio... aquí no hay na­da de rum­ba”, co­men­ta or­gu­llo­sa­men­te Au­ra Trom­piz, ad­mi­nis­tra­do­ra del lu­gar. Con- ti­nua­mos el re­co­rri­do con una ex­pe­rien­cia al más pu­ro es­ti­lo de la pe­lí­cu­la Cho­co­lat. En es­ta oca­sión no nos re­ci­be Ju­liet­te Bi­no­che sino Ca­ro­li­na Bu­glio­ne, una ita­lia­na que abrió Tro­pi­cal Cho­co­la­te Ca­fé ha­ce un año. Su fi­lo­so­fía from tree to bar

— del ár­bol, en su plan­ta­ción de Bo­cas del To­ro, al pro­duc­to fi­nal— se no­ta en el am­bien- te, en el rui­do in­ce­san­te de las má­qui­nas de cho­co­la­te y en el in­ten­so olor, mez­cla de ca­cao y ca­fé. Es­tos so­ni­dos ayu­dan a neu­tra­li­zar las obras del ex- te­rior. Cas­co Vie­jo siem­pre en cons­truc­ción. Abrien­do lo­ca­les, ce­rran­do otros, re­vi­vien­do edi- fi­cios, atra­yen­do al em­pren­de- dor. “Ca­ro­li­na, es­to no pa­ra de cre­cer, con sus car­te­les de ‘Fu- tu­ra apertura’. ¿Eres fe­liz aquí?”, le pre­gun­to. Ella res­pon­de, no sin an­tes ex­ha­lar un pro­fun­do sus­pi­ro: “Hay que aguan­tar un po­co el rui­do de las obras, el trá­fi­co... pe­ro me­re­ce­rá la pe­na, va­mos en bue­na di­rec­ción”.

En la pá­gi­na opues­ta: Gra­fi­ti cer­ca del es­pa­cio cre­ta­ti­vo Dia­blo Ros­so. En es­ta pá­gi­na: Vis­ta del Cas­co Vie­jo des­de el mar y som­bre­ro pa­ja-to­qui­lla de Ka­ra­van Ga­llery.

En la pá­gi­na opues­ta: Tien­da Joe Panama, he­la­de­ría Ay Mi Ne­gra y el Ca­fé Uni­do, par­te del Ame­ri­can Tra­de Ho­tel. En es­ta pá­gi­na: Ca­lle del Cas­co Vie­jo, Fa­cha­da del Ho­tel La Con­cor­dia y Co­lla­ge he­cho con las fo­tos de los grafitis que inun­da­ban las pa­re­des del Cas­ti­llo de Greys­kull an­tes de que fue­ra trans­for­ma­do en el Ame­ri­can Tra­de Ho­tel.

En la pá­gi­na opues­ta, de arri­ba ha­cia aba­jo y de iz­quier­da a de­re­cha: En­tra­da del Ho­tel Ca­sa Pa­na­má, el ma­dri­le­ño An­drés Ma­dri­gal, de­ta­lle del pa­pel de pa­red del res­tau­ran­te La­bo­ra­to­rio Ma­dri­gal, una de las obras de ar­te que pro­ta­go­ni­zan el Tán­ta­lo Ho­tel, ale­gría ca­ri­be­ña y lo­cu­ra híps­ter en Tro­pi­cal Cho­co­la­te Ca­fé, ta­blas de surf en Joe Panama, car­te­ras ela­bo­ra­das con pa­ru­mas em­be­rás en la tien­da Ka­ra­van Ga­llery, cocina del re­sa­tu­ran­te Ca­lío­pe, ho­jal­dra con que­so del país y sal­sa crio­lla del res­tau­ran­te Fon­da La Sex­ta. En es­ta pá­gi­na: Cer­ve­ce­ría ar­te­sa­nal La Ra­na Do­ra­da, in­te­rior de la tien­da Un­der­co­ver con di­se­ña­do­res lo­ca­les.

En la pá­gi­na de opues­ta: Una de las ha­bi­ta­cio­nes del ho­tel bou­ti­que La Con­cor­dia, pro­pie­dad de la fa­mi­lia For­nós; pa­si­llo que da ac­ce­so a las ha­bi­ta­cio­nes del Ho­tel Ca­sa Pa­na­má y Brit­tany Mor­gan y su pe­rri­ta Oli­ve en Mähä­lo, el res­tau­ran­te y coc­te­le­ría ti­ki que fun­dó jun­to a su her­ma­na Em­ma. En es­ta pá­gi­na: Pis­ci­na en la azo­tea del Ame­ri­can Tra­de Ho­tel, ca­fé va­rie­dad geis­ha de Ba­ja­re­que Cof­fee Hou­se y sa­la prin­ci­pal de la li­bre­ría y ca­fé Pa­pa­ya Pla­net.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.